MU­JE­RES SOL­DA­DOS

Clio Historia - - MUJERES EN LA HISTORIA -

LOS EJÉR­CI­TOS

ALIA­DOS ACEP­TA­RON QUE LAS MU­JE­RES PAR­TI­CI­PA­RAN EN LA­BO­RES AU­XI­LIA­RES

y per­mi­tie­ron, an­te la evi­den­cia de fal­ta de re­cur­sos e in­sis­ten­cia de or­ga­ni­za­cio­nes fe­me­ni­nas que que­rían co­la­bo­rar con sus paí­ses, que am­plia­ran sus res­pon­sa­bi­li­da­des más allá del pa­pel tra­di­cio­nal de en­fer­me­ra de gue­rra. Con­ver­tir­se en sol­da­dos era otra cues­tión. A ex­cep­ción de al­gu­nos ejér­ci­tos, co­mo el ser­bio o el ru­so que acep­ta­ron a mu­je­res en sus fi­las, en su gran ma­yo­ría ve­ta­ron el ac­ce­so de las mu­je­res a con­ver­tir­se en sol­da­dos.

Por eso, las mu­je­res que em­pu­ña­ron un ar­ma en las trin­che­ras de la vie­ja Eu­ro­pa eran muy ex­cep­cio­na­les y lo hi­cie­ron ves­ti­das de hom­bres. Ese fue el ca­so de Do­rothy Law­ren­ce

(1896-1968), una jo­ven in­gle­sa que pre­ten­dió sin éxi­to con­ver­tir­se en re­por­te­ra de gue­rra y de­ci­dió dis­fra­zar­se de hom­bre pa­ra in­fil­trar­se en el ejér­ci­to. Con la ayu­da de unos sol­da­dos, se trans­for­mó en Denis Smith

y se in­cor­po­ró a la 51ª Di­vi­sión de la Com­pa­ñía Tu­ne­la­do­ra de In­ge­nie­ros Reales que ope­ra­ba en una zo­na cer­ca­na al Som­me, ex­ca­van­do tú­ne­les. Su aven­tu­ra du­ró ape­nas diez días. Cuan­do los al­tos man­dos mi­li­ta­res des­cu­brie­ron que una mu­jer ha­bía bur­la­do to­dos los con­tro­les y se ha­bía co­la­do en la zo­na de con­flic­to la en­via­ron de vuel­ta a In­gla­te­rra con la prohi­bi­ción de ha­cer pú­bli­co su ca­so.

Si­tua­ción muy dis­tin­ta fue la que vi­vió Flo­ra San­des (1876-1956), la úni­ca mu­jer sol­da­do in­gle­sa que par­ti­ci­pó ac­ti­va­men­te en la gue­rra sin es­con­der su iden­ti­dad. Hi­ja de un re­ve­ren­do de ori­gen ir­lan­dés, Flo­ra cre­ció en una fa­mi­lia aco­mo­da­da y via­jó to­da su vi­da en bus­ca de aven­tu­ras. Los pri­me­ros pa­sos de Flo­ra en el mun­do mi­li­tar fue­ron de la mano de la FANY, don­de apren­dió co­no­ci­mien­tos bá­si­cos de en­fer­me­ría. En 1910 se unió al Wo­men’s Sick & Woun­ded Con­voy, otra or­ga­ni­za­ción de ayu­da en el fren­te que dos años des­pués ten­dría un im­por­tan­te pa­pel en la pri­me­ra gue­rra de los Bal­ca­nes. Cuan­do la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial es­ta­lló, Flo­ra era una mu­jer de trein­ta y ocho años que vi­vía con un so­brino ado­les­cen­te y con su an­ciano pa­dre en Lon­dres. Sin pen­sár­se­lo dos ve­ces se en­ro­ló co­mo vo­lun­ta­ria en el ser­vi­cio de am­bu­lan­cias Saint John y ocho días des­pués, el 12 de agos­to de 1914, mar­cha­ba con el pri­mer con­voy bri­tá­ni­co de ayu­da al fren­te ser­bio jun­to a una trein­te­na de mu­je­res.

En la ciu­dad en la que se ins­ta­la­ron, Kra­gu­je­vac, Flo­ra em­pe­zó a co­la­bo­rar con la Cruz Ro­ja ser­bia. Su pe­ri­plo con las am­bu­lan­cias si­guien­do el fren­te de gue­rra la lle­vó has­ta Al­ba­nia, don­de apro­ve­chó una oca­sión en la que fue se­pa­ra­da de su gru­po pa­ra en­ro­lar­se co­mo sol­da­do en el ejér­ci­to ser­bio, don­de las mu­je­res te­nían un pa­pel ac­ti­vo.

Su ca­rre­ra mi­li­tar fue en­ton­ces imparable y lle­gó a os­ten­tar el rango de sar­gen­to ma­yor y de ofi­cial. Cuan­do una gra­na­da la hi­rió y le im­pi­dió con­ti­nuar en pri­me­ra lí­nea de ba­ta­lla, le­jos de re­ti­rar­se, per­ma­ne­ció en Ser­bia or­ga­ni­zan­do un hos­pi­tal de cam­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.