JES­SE JA­MES Te­so­ros per­di­dos en el salvaje Oes­te

EN EL CON­TEX­TO DE LA GUE­RRA DE SE­CE­SIÓN AME­RI­CA­NA NA­CIÓ EL MI­TO DE JES­SE JA­MES, UN FO­RA­JI­DO RE­COR­DA­DO CO­MO UN BUEN HOM­BRE. NA­DA MÁS LE­JOS DE LA REALI­DAD. SIN EM­BAR­GO, AÚN EXIS­TE UN ENIG­MA SO­BRE SU VI­DA: ¿DÓN­DE ES­TÁ LA RI­QUE­ZA QUE ACU­MU­LÓ EN SUS ATRA­COS?

Clio Historia - - HISTORIA DE AMÉRICA SALVAJE OESTE - POR JA­VIER MAR­TÍ­NEZ-PINNA, AU­TOR DE GRAN­DES TE­SO­ROS OCUL­TOS

TRAS LA VIC­TO­RIA SO­BRE LOS IN­GLE­SES DU­RAN­TE SU GUE­RRA DE IN­DE­PEN­DEN­CIA, los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca ini­cia­ron un pro­ce­so de ex­pan­sión te­rri­to­rial a par­tir de dos pro­ce­di­mien­tos. El pri­me­ro con­sis­tió en la ad­qui­si­ción de nue­vos do­mi­nios a cam­bio de di­ne­ro, tal y co­mo su­ce­dió en el ca­so de Lui­sia­na en 1803, Flo­ri­da en 1819 y, más re­cien­te­men­te, Alas­ka en 1867. El otro pro­ce­di­mien­to se ba­só en la con­quis­ta mi­li­tar, ca­si siem­pre a ex­pen­sas de Mé­xi­co a quien arre­ba­tó Te­xas en 1845 y nu­me­ro­sos es­ta­dos co­mo Ari­zo­na, Nue­vo Mé­xi­co, Ne­va­da, Co­lo­ra­do y Ca­li­for­nia. El con­trol de es­tos vas­tos te­rri­to­rios fue po­si­ble gra­cias al cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal de los Es­ta­dos Uni­dos, mul­ti­pli­ca­do co­mo con­se­cuen­cia de la lle­ga­da de un am­plio con­tin­gen­te de nue­vos in­mi­gran­tes de ori­gen eu­ro­peo y, muy es­pe­cial­men­te, por la ex­pan­sión del fe­rro­ca­rril, un me­dio de trans­por­te esen­cial pa­ra co­no­cer la his­to­ria del gi­gan­te ame­ricano y ha­cer po­si­ble la con­quis­ta del Salvaje Oes­te, un pro­ce­so que ter­mi­nó for­jan­do lo que se in­ter­pre­tó co­mo el nue­vo es­pí­ri­tu ame­ricano, en­car­na­do en el hom­bre de la Fron­te­ra ca­paz de afron­tar to­do ti­po de re­tos y gra­ves pro­ble­mas en un te­rri­to­rio hos­til.

LA FRON­TE­RA

El des­pla­za­mien­to ha­cia el Oes­te de mi­les de co­lo­nos en bus­ca de nue­vas opor­tu­ni­da­des sus­ci­tó im­por­tan­tes avan­ces eco­nó­mi­cos co­mo el ini­cio del gran cre­ci­mien­to in­dus­trial ame­ricano y la me­jo­ra de las co­mu­ni­ca­cio­nes. Al mis­mo tiem­po, se ges­ta­ba el na­ci­mien­to del gran mi­to na­cio­nal de los Es­ta­dos Uni­dos, la Fron­te­ra, que sir­vió de ba­se pa­ra el desa­rro­llo del fé­rreo pa­trio­tis­mo ame­ricano ca­rac­te­ri­za­do por el prag­ma­tis­mo, el in­di­vi­dua­lis­mo y el fo­men­to del éxi­to.

Pe­ro, en su par­te ne­ga­ti­va, la con­quis­ta del Salvaje Oes­te pro­vo­có el des­pla­za­mien­to, opre­sión e in­clu­so ani­qui­la­mien­to de im­por­tan­tes mi­no­rías ét­ni­cas, cu­yas an­ces­tra­les for­mas de vi­da ex­pe­ri­men­ta­ron un pro­fun­do trau­ma­tis­mo del que nun­ca pu­die­ron re­cu­pe­rar­se. Mien­tras pro­se­guía la con­quis­ta del Le­jano Oes­te, Es­ta­dos Uni­dos se fue for­jan­do co­mo na­ción, pe­ro en es­te si­glo XIX se ma­ni­fes­ta­ron dos for­mas de en­ten­der la nue­va re­pú­bli­ca fe­de­ral. Los es­ta­dos del nor­te de­fen­dían el pre­do­mi­nio de las ins­ti­tu­cio­nes fe­de­ra­les y el po­der

JES­SE JA­MES fue uno de los más re­cor­da­dos fo­ra­ji­dos del Salvaje Oes­te. Con el pa­so del tiem­po ad­qui­rió una au­reo­la mí­ti­ca al ser re­cor­da­do co­mo una es­pe­cie de Ro­bin Hood ame­ricano, que ro­ba­ba a los ri­cos pa­ra re­par­tir su bo­tín con los po­bres.

de de­ci­sión del Pre­si­den­te, el Go­bierno y el Con­gre­so, al igual que un mo­de­lo eco­nó­mi­co ba­sa­do en el desa­rro­llo in­dus­trial. Por su par­te, los es­ta­dos del sur abo­ga­ban por un ma­yor au­to­go­bierno y el pre­do­mi­nio de la agri­cul­tu­ra tra­di­cio­nal de ba­se es­cla­vis­ta.

En es­te con­tex­to de ten­sión en­tre las ten­den­cias cen­tra­li­za­do­ras del nor­te y las que ten­dían al au­to­go­bierno en el sur se pro­du­jo la Gue­rra de Se­ce­sión en­tre el 1861 y 1865. En es­te mo­men­to es cuan­do se em­pe­zó a for­jar la le­yen­da de Jes­se Ja­mes, uno de los más re­cor­da­dos fo­ra­ji­dos del Salvaje Oes­te que con el pa­so del tiem­po ad­qui­rió una au­reo­la mí­ti­ca al ser re­cor­da­do co­mo una es­pe­cie de Ro­bin Hood ame­ricano que ro­ba­ba a los ri­cos pa­ra re­par­tir sus ga­nan­cias en­tre los po­bres. Na­da más le­jos de la reali­dad.

EL ORI­GEN DE LA LE­YEN­DA

Jes­se Ja­mes na­ció el 5 de sep­tiem­bre de 1847 en un pe­que­ño pue­blo del con­da­do de Clay, en Mis­sou­ri. Fue el se­gun­do hi­jo de Ro­bert Ja­mes, un co­mer­cian­te de cá­ña­mo y mi­nis­tro de la Igle­sia bau­tis­ta de Ken­tucky, y de Ze­rel­da Ja­mes, sien­do su her­mano ma­yor Ale­xan­der Fran­klin y la me­nor, Su­san La­ve­nia.

An­tes de te­ner a sus hi­jos el ma­tri­mo­nio Ja­mes de­ci­dió mar­char ha­cia Brad­ford, Mis­sou­ri, en don­de ayu­da­ron a fun­dar la Wi­lliam Je­well Co­lle­ge Li­berty, pe­ro la pre­ca­ria si­tua­ción eco­nó­mi­ca lle­vó al pa­dre a po­ner­se nue­va­men­te en mar­cha, en es­ta oca­sión ha­cia Ca­li­for­nia, ya que al pa­re­cer se ha­bía de­ja­do con­ta­giar por la Fie­bre del Oro y las no­ti­cias pro­ce­den­tes del Oes­te le hi­cie­ron abri­gar la es­pe­ran­za

de con­se­guir una pe­que­ña for­tu­na. Su sue­ño no pu­do ver­se cum­pli­do, pues­to que Ro­bert Ja­mes en­con­tró la muer­te muy pron­to, cuan­do su hi­jo Jes­se te­nía so­lo tres años de edad. Tras el fa­lle­ci­mien­to del pa­dre, la viu­da Ze­rel­da tra­tó de re­com­po­ner lo más rá­pi­da­men­te po­si­ble su vi­da, por lo que vol­vió a ca­sar­se en dos oca­sio­nes. La pri­me­ra, en 1852, con Benjamin Simms, y la se­gun­da, en 1855, con Reu­ben Sa­muel, con quien tu­vo otros cua­tro hi­jos, for­man­do una fa­mi­lia nu­me­ro­sa que al fi­nal lo­gró sa­lir ade­lan­te gra­cias a una pe­que­ña plan­ta­ción de ta­ba­co en la que lle­ga­ron a tra­ba­jar sie­te es­cla­vos.

La vi­da de los Ja­mes y sus her­ma­nas­tros no tar­dó en en­som­bre­cer­se, ya que des­de 1854 se em­pe­za­ron a pro­pa­gar vio­len­tos en­fren­ta­mien­tos en Mis­sou­ri pro­ta­go­ni­za­dos por unos es­cla­vos cu­yo úni­co ob­je­ti­vo era li­be­rar­se de la bru­tal re­pre­sión a la que se en­con­tra­ban so­me­ti­dos por par­te de sus co­di­cio­sos amos. Era el pre­lu­dio de lo que es­ta­ba a pun­to de su­ce­der: el es­ta­lli­do de la Gue­rra Ci­vil en­tre los es­ta­dos del nor­te y los con­fe­de­ra­dos del sur, un con­flic­to en el que se vie­ron in­vo­lu­cra­dos tan­to Jes­se co­mo su her­mano Frank al unir­se en 1862 a la gue­rri­lla su­dis­ta de Wi­lliam C. Quan­trill.

Tras el fi­nal del con­flic­to, Jes­se Ja­mes se vio obli­ga­do a ren­dir­se an­te los sol­da­dos de la Unión, pe­ro po­co des­pués, en 1866, de­ci­dió re­to­mar las ar­mas pa­ra con­ver­tir­se en un te­mi­do fo­ra­ji­do (co­mo otros mu­chos sol­da­dos su­dis­tas que se sin­tie­ron des­am­pa­ra­dos una vez aca­ba­da la gue­rra). Ja­mes fue el for­ja­dor de la le­gen­da­ria ban­da Ja­mes-Youn­ger, in­te­gra­da por Jes­se y su in­se­pa­ra­ble her­mano Frank, los Youn­ger (Co­le, Jim y Bob) y los dos Mi­ller (Clell y Ed).

JES­SE JA­MES se vio obli­ga­do a ren­dir­se an­te los sol­da­dos de la Unión, pe­ro po­co des­pués, en 1866, se con­vir­tió en un te­mi­do fo­ra­ji­do que dio ori­gen a la le­gen­da­ria ban­da Ja­mes-Youn­ger.

LA BAN­DA JA­MES-YOUN­GER

Muy pron­to el gru­po em­pe­zó a ad­qui­rir no­to­rie­dad por la au­da­cia con la que lle­va­ron a ca­bo los múl­ti­ples asaltos a los tre­nes que con­ti­nua­men­te cru­za­ban el me­dio-oes­te ame­ricano. Los ban­cos tam­po­co se sal­va­ron de los ata­ques pro­ta­go­ni­za­dos por los mez­qui­nos in­te­gran­tes de la ban­da Ja­mes-Youn­ger. Los ac­tos van­dá­li­cos per­ge­ña­dos por Jes­se y los su­yos fue­ron tan nu­me­ro­sas que lle­ga­ron a oí­dos del Go­bierno Fe­de­ral, por lo que se in­ten­tó ata­jar el pro­ble­ma de la for­ma más ex­pe­di­ti­va po­si­ble con­tra­tan­do los ser­vi­cios de la prestigiosa agen­cia de de­tec­ti­ves Pin­ker­ton con el ob­je­ti­vo de ter­mi­nar con es­tos pe­li­gro­sos fo­ra­ji­dos. A pun­to es­tu­vie­ron de con­se­guir­lo, por­que un día de 1875 va­rios hom­bres de la agen­cia lo­gra­ron ti­rar una bom­ba en la ca­sa de los Ja­mes, pe­ro qui­so el des­tino que ni Jes­se ni Frank se en­con­tra­sen en su in­te­rior, no así uno de sus her­ma­nas­tros de ocho años, Ar­chie Ja­mes, que re­sul­tó muerto, y su ma­dre, que per­dió el bra­zo co­mo con­se­cuen­cia de la ex­plo­sión.

Un año des­pués, en 1876, la ban­da Ja­mes-Youn­ger su­frió un du­ro gol­pe. En es­ta oca­sión el ob­je­ti­vo era un pe­que­ño pue­blo del Le­jano Oes­te, North­field, ha­bi­ta­do por des­cen­dien­tes de in­mi­gran­tes sue­cos. Cuan­do los fo­ra­ji­dos lle­ga­ron con la in­sa­na in­ten­ción de des­va­li­jar el pue­blo se en­con­tra­ron con unos hom­bres que de­ci­die­ron ser va­lien­tes y, por eso, con­si­guie­ron re­pe­ler a ti­ros a

una ban­da que que­dó muy mal pa­ra­da. So­lo Jes­se y su her­mano Frank lo­gra­ron po­ner­se a sal­vo, mien­tras que el res­to de los miem­bros fue­ron apre­sa­dos por las au­to­ri­da­des o, en el peor de los ca­sos, mor­dien­do el pol­vo tras re­ci­bir un ti­ro en­tre las ce­jas.

A pe­sar del fra­ca­so, es­te no fue el fi­nal pa­ra Jes­se ya que jun­to a su her­mano ter­mi­nó for­man­do una nue­va ban­da, la Ja­mes Band, pe­ro su ca­be­za ya es­ta­ba ta­sa­da en 10.000 dó­la­res, una can­ti­dad real­men­te ju­go­sa que muy po­cos que­rían de­jar pa­sar. La re­com­pen­sa se in­cre­men­tó cuan­do el 15 de ju­lio de 1881 Jes­se Ja­mes reali­zó uno de sus úl­ti­mos gol­pes, el asal­to al tren de Wins­ton, que le ter­mi­nó cos­tan­do la vi­da al con­duc­tor, Wi­lliam West­fall. Esa fue la go­ta que hi­zo col­mar el va­so.

En 1882 el go­ber­na­dor del es­ta­do de Mis­sou­ri lo­gró en­trar en con­tac­to con al­guno de los miem­bros de la ban­da y les pro­me­tió el cobro de la re­com­pen­sa a cam­bio de en­tre­gar o ma­tar al fo­ra­ji­do. El 3 de abril de es­te mis­mo año, Ro­bert Ford ma­ta­ba de un ti­ro por la es­pal­da a Jes­se Ja­mes. La vi­da del más co­no­ci­do fo­ra­ji­do del Le­jano Oes­te lle­ga­ba a su fin, pe­ro des­de ese mis­mo mo­men­to se em­pe­zó a for­jar una le­yen­da que ha­bla­ba so­bre un im­por­tan­te te­so­ro for­ma­do por las in­con­ta­bles ri­que­zas acu­mu­la­das du­ran­te los atra­cos de la ban­da, un te­so­ro que, por cier­to, ha­bría que­da­do es­con­di­do des­pués del trá­gi­co fi­nal de Ja­mes. EL TE­SO­RO DE JES­SE JA­MES

Se­gún nos na­rra la le­yen­da, al­gu­nos años des­pués de la muer­te de Jes­se, un vie­jo sa­cer­do­te acu­dió a dar la ex­tre­maun­ción a su her­mano, Frank Ja­mes. Es­te, jus­to an­tes de fa­lle­cer, le en­tre­gó un ex­tra­ño ma­pa, prác­ti­ca­men­te in­des­ci­fra­ble, que es­ta­ba pre­si­di­do por la ima­gen de un lo­bo, mo­ti­vo por el cual se le em­pe­zó a co­no­cer co­mo el Ma­pa Wolf. No po­de­mos co­no­cer el re­co­rri­do que pro­ta­go­ni­zó el ma­pa des­de ese mo­men­to, pe­ro po­cos años des­pués el ma­pa se en­con­tra­ba ya en ma­nos de un mi­ne­ro lla­ma­do Ben Mor­ton, quien ha­bría de­di­ca­do mu­chos años de su vi­da a bus­car el por­ten­to­so te­so­ro por las le­ja­nas y ári­das mon­ta­ñas de Mis­sou­ri, has­ta el 1930, en el que se pro­du­jo su muer­te. Al pa­re­cer, en­tre las per­te­nen­cias del an­ciano mi­ne­ro se en­con­tró el ma­pa y des­de en­ton­ces una gran can­ti­dad de ca­za­te­so­ros ha­brían he­cho to­do los po­si­ble por en­con­trar las ri­que­zas de los Ja­mes. To­do pa­re­ce in­di­car que el ma­pa es un sim­ple frau­de, pe­ro es­to no ha des­ani­ma­do a los que si­guen so­ñan­do con el ha­llaz­go de un te­so­ro per­di­do.

LA DES­APA­RI­CIÓN DE JES­SE JA­MES sir­vió pa­ra dar ori­gen a una le­yen­da que ha­bla­ba so­bre un im­por­tan­te te­so­ro for­ma­do por las in­con­ta­bles ri­que­zas acu­mu­la­das du­ran­te los atra­cos de la ban­da, un te­so­ro es­con­di­do.

EL JO­VEN JES­SE JA­MES.

JUN­TO A ES­TAS LÍ­NEAS, JES­SE JA­MES, EL SE­GUN­DO POR LA DE­RE­CHA.

FO­TO DE FA­MI­LIA DE JES­SE JA­MES.

FRANK Y JES­SE JA­MES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.