En la re­ta­guar­dia. Cien años de la PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL

Clio Historia - - SUMARIO - POR SAN­DRA FE­RRER www.mu­je­re­sen­lahis­to­ria.com

CUAN­DO ES­TA­LLÓ LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL EN EL VE­RANO DE 1914, NA­DIE PEN­SA­BA QUE SE PROLONGARÍA CUA­TRO AGÓ­NI­COS AÑOS. EN UN PRIN­CI­PIO, LA LLA­MA­DA A FI­LAS DE MI­LES DE SOL­DA­DOS NO PA­RE­CIÓ AFEC­TAR A LA IN­DUS­TRIA Y LA ECO­NO­MÍA DE LOS PAÍ­SES EN CON­FLIC­TO, QUE CREÍAN PO­DER SUBSISTIR CON LAS RE­SER­VAS IN­DUS­TRIA­LES. PE­RO CUAN­DO SE ASU­MIÓ QUE LA GUE­RRA NO IBA A FI­NA­LI­ZAR EN PO­COS ME­SES, LOS PUES­TOS DE TRA­BA­JO ABAN­DO­NA­DOS POR LOS HOM­BRES QUE AHO­RA ES­TA­BAN EN EL FREN­TE, DE­BÍAN SER OCU­PA­DOS CON UR­GEN­CIA. LAS NUE­VAS IN­DUS­TRIAS ARMAMENTÍSTICAS TAM­BIÉN NE­CE­SI­TA­BAN MANO DE OBRA. LAS MU­JE­RES SE IBAN A CON­VER­TIR EN­TON­CES EN UNA SO­LU­CIÓN.

LAS AU­TO­RI­DA­DES GU­BER­NA­MEN­TA­LES Y MI­LI­TA­RES acep­ta­ron que las mu­je­res ejer­cie­ran su pa­pel de ser­vi­cio a la cau­sa na­cio­nal con obras de ca­ri­dad o co­mo en­fer­me­ras de la Cruz Ro­ja.

EN LOS AL­BO­RES DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL, LAS MU­JE­RES ES­TA­BAN PRO­TA­GO­NI­ZAN­DO IM­POR­TAN­TES MO­VI­MIEN­TOS EN FA­VOR DE SUS DE­RE­CHOS. Mu­je­res de paí­ses co­mo los Es­ta­dos Uni­dos, In­gla­te­rra o Fran­cia, lle­va­ban tiem­po ar­ti­cu­lan­do sus de­man­das des­de or­ga­ni­za­cio­nes fe­mi­nis­tas que ha­cia 1914 ya es­ta­ban con­so­li­da­das. Ha­bían sa­li­do a las ca­lles de ma­ne­ra ma­si­va y ha­bían pro­ta­go­ni­za­do in­clu­so ac­tos vio­len­tos y huel­gas de ham­bre de­mos­tran­do que es­ta­ban dis­pues­tas a cual­quier co­sa pa­ra al­can­zar sus ob­je­ti­vos. Pe­ro la gue­rra tras­to­có, tam­bién, sus pla­nes reivin­di­ca­ti­vos.

Las bom­bas y los dis­pa­ros aca­lla­ron las vo­ces que lle­va­ban años, dé­ca­das, gri­tan­do en fa­vor del vo­to fe­me­nino o del ac­ce­so de las mu­je­res a la edu­ca­ción. Los hom­bres mar­cha­ban al fren­te y sus ma­dres, es­po­sas, hi­jas, her­ma­nas, asu­mie­ron su pa­pel de ser­vi­cio a la pa­tria. Ellas mis­mas en sus pro­pias pu­bli­ca­cio­nes fe­mi­nis­tas trans­mi­tie­ron el men­sa­je: “Mu­je­res, vues­tro país os ne­ce­si­ta. Mos­tré­mo­nos dig­nas de la ciu­da­da­nía, se atien­da o no nues­tras re­cla­ma­cio­nes”. SER­VI­CIO A LA CAU­SA

En aque­llos pri­me­ros mo­men­tos del con­flic­to, en el que el mun­do contuvo la res­pi­ra­ción y creía sin­ce­ra­men­te que to­do ter­mi­na­ría pron­to, las au­to­ri­da­des gu­ber­na­men­ta­les y mi­li­ta­res acep­ta­ron que las mu­je­res ejer­cie­ran su pa­pel de ser­vi­cio a la cau­sa na­cio­nal con obras de ca­ri­dad o co­mo en­fer­me­ras en or­ga­nis­mos co­mo la Cruz Ro­ja. Pe­ro frun­cie­ron el ce­ño an­te las pri­me­ras que pi­die­ron par­ti­ci­par en la gue­rra de ma­ne­ra más ac­ti­va. Las fá­bri­cas y el cam­po man­te­nían una cal­ma ten­sa, con las má­qui­nas al mí­ni­mo ren­di­mien­to, es­pe­ran­do que obre­ros y cam­pe­si­nos vol­vie­ran pron­to a su tra­ba­jo.

En las ca­sas tam­bién se man­te­nía la ten­sión, no so­lo es­pe­ran­do con an­gus­tia la pron­ta vuel­ta de sus fa­mi­lia­res, sino por la si­tua­ción eco­nó­mi­ca. El di­ne­ro de las fa­mi­lias se vio re­du­ci­do y la co­mi­da pron­to es­ca­sea­ría. Las ayu­das que en un pri­mer mo­men­to apro­ba­ron al­gu­nos paí­ses en con­flic­to pa­ra las mu­je­res con hi­jos a su car­go eran es­ca­sas y lle­ga­ban tar­de.

An­te es­ta si­tua­ción, y asu­mien­do que la gue­rra no era al­go pa­sa­je­ro, los due­ños de las fá­bri­cas y de las pro­duc­cio­nes agrí­co­las pu­sie­ron la vis­ta en las mu­je­res. La in­dus­tria ar­ma­men­tís­ti­ca tam­bién tu­vo que re­co­no­cer que, an­te la de­man­da im­pe­rio­sa de ar­se­nal de gue­rra, ne­ce­si­ta­ba in­ten­si­fi­car la pro­duc­ción con mano de obra ex­tra. La gue­rra, que ya no iba a ter­mi­nar pron­to, se iba a li­brar en dos fren­tes, el battle­front y el ho­me­front.

LA MU­JER EN LA IN­DUS­TRIA En po­cas se­ma­nas, las mu­je­res lle­na­ron el va­cío que los hom­bres ha­bían de­ja­do en las du­ras ta­reas del cam­po, en las in­dus­trias de to­do ti­po y en tra­ba­jos con­si­de­ra­dos tra­di­cio­nal­men­te mas­cu­li­nos. De la no­che a la ma­ña­na, ciu­da­des co­mo Lon­dres o Pa­rís, vie­ron có­mo las mu­je­res con­du­cían sus au­to­bu­ses o tran­vías, eran con­tra­ta­das en la ban­ca, en las ofi­ci­nas de co­rreos o tra­ba­ja­ban en fá­bri­cas me­ta­lúr­gi­cas, quí­mi­cas y

eléc­tri­cas. Sol­te­ras, ca­sa­das, con hi­jos, de­ja­ron en ca­sa los cor­sés y las lar­gas fal­tas y se en­fun­da­ron los mo­nos de tra­ba­jo. El en­tu­sias­mo ini­cial dio pa­so a la du­ra reali­dad de las lar­gas jor­na­das la­bo­ra­les que, a ve­ces, se alar­ga­ba has­ta do­ce ho­ras dia­rias que de­bían com­pa­gi­nar con el tra­ba­jo do­més­ti­co y, las que eran ma­dres, con el cui­da­do de sus hi­jos. En al­gu­nos ca­sos, se crea­ron guar­de­rías in­fan­ti­les y se ha­bi­li­ta­ron sa­las de lac­tan­cia den­tro de las zo­nas de tra­ba­jo, pe­ro el pe­so del tra­ba­jo den­tro y fue­ra de ca­sa no des­apa­re­ció.

En las fá­bri­cas de ar­ma­men­to, la pro­duc­ción que fue in­ten­si­fi­can­do a me­di­da que la gue­rra avan­za­ba. Co­no­ci­das po­pu­lar­men­te co­mo Mu­ni­tio­net­tes, a las mu­je­res que pa­sa­ron lar­gas jor­na­das de tra­ba­jo fa­bri­can­do ar­mas, fue­ron bau­ti­za­das tam­bién co­mo “ca­na­rias”. El con­tac­to reite­ra­do con el TNT pro­vo­ca­ba que su piel se tor­na­ra ama­ri­llen­ta, co­mo la de los pá­ja­ros. Sin nin­gún ti­po de pro­tec­ción es­pe­cí­fi­ca y es­ca­sos con­tro­les quí­mi­cos, se cal­cu­la que unas cua­tro­cien­tas mu­je­res fa­lle­cie­ron en las fá­bri­cas por in­to­xi­ca­ción por el con­tac­to con el TNT y mu­chas otras su­frie­ron en­fer­me­da­des, ja­que­cas, ma­reos, pal­pi­ta­cio­nes o vó­mi­tos.

IGUAL­DAD LA­BO­RAL

A pe­sar de las du­ras jor­na­das la­bo­ra­les, las mu­je­res ga­na­ban un sa­la­rio y em­pe­za­ron a con­si­de­rar la po­si­bi­li­dad de vi­vir eman­ci­pa­das. Al­go que los em­pre­sa­rios no con­tem­pla­ban, pues en to­do mo­men­to tu­vie­ron cla­ro que aque­lla era una si­tua­ción tem­po­ral y ex­cep­cio­nal cau­sa­da por un con­flic­to bé­li­co. Los hom­bres se em­pe­ña­ron en in­sis­tir una y otra vez en el ca­rác­ter ex­cep­cio­nal de la si­tua­ción, en la que las mu­je­res eran me­ras sus­ti­tu­tas. Y cuan­do los in­dus­tria­les o em­pre­sa­rios re­co­no­cie­ron las cua­li­da­des de las tra­ba­ja­do­ras, asa­la­ria­das res­pon­sa­bles y mi­nu­cio­sas, to­pa­ron con el re­cha­zo de sus com­pa­ñe­ros en las fá­bri­cas, el cam­po o las ofi­ci­nas.

Pe­ro la gue­rra dio a las mu­je­res la opor­tu­ni­dad de de­mos­trar­se a sí mis­mas que eran ca­pa­ces de rea­li­zar las mis­mas ta­reas que los hom­bres. To­ma­ron con­cien­cia de su va­lía, al­go que ya no po­drían fre­nar los hom­bres aun­que, fi­na­li­za­da la con­tien­da, las obli­ga­ran a de­jar sus tra­ba­jos asa­la­ria­dos y vol­ver a con­ver­tir­se en án­ge­les del ho­gar. Las mu­je­res ha­bían de­mos­tra­do al mun­do que po­dían ser ca­pa­ces de ser tan­to o más efi­cien­tes en tra­ba­jos con­si­de­ra­dos mas­cu­li­nos.

SIN NIN­GÚN TI­PO DE PRO­TEC­CIÓN y es­ca­sos con­tro­les quí­mi­cos, se cal­cu­la que unas cua­tro­cien­tas mu­je­res fa­lle­cie­ron en las fá­bri­cas por in­to­xi­ca­ción por el con­tac­to con el TNT.

AL PRIN­CI­PIO LAS MU­JE­RES TRA­BA­JA­RON CO­MO EN­FER­ME­RAS PA­RA PA­SAR LUE­GO A OCU­PAR PUES­TOS DE RES­PON­SA­BI­LI­DAD EN LAS FÁ­BRI­CAS.

MU­JE­RES TRA­BA­JAN­DO EN UNA FÁ­BRI­CA DU­RAN­TE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.