La GRI­PE DE 1918. Una pan­de­mia mar­ca­da por la po­lé­mi­ca

UNA PAN­DE­MIA MAR­CA­DA POR LA PO­LÉ­MI­CA SE CAL­CU­LA QUE LA PAN­DE­MIA DE GRI­PE QUE ASOLÓ AL MUN­DO HA­CE AHO­RA UN SI­GLO ACA­BÓ CON MÁS VI­DAS HU­MA­NAS QUE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL. SU ORI­GEN GEO­GRÁ­FI­CO SI­GUE DE­BA­TIÉN­DO­SE, PE­SE A QUE DE MA­NE­RA PO­PU­LAR SE HA VE­NI­DO

Clio Historia - - SUMARIO - POR JOR­GE MUNNSHE, ES­CRI­TOR Y PE­RIO­DIS­TA CIEN­TÍ­FI­CO UNA SEC­CIÓN DE AMAZINGS (NOTICIASDELACIENCIA.COM) SO­BRE EL PA­SA­DO DE LA CIEN­CIA, LA TEC­NO­LO­GÍA Y SUS PRO­TA­GO­NIS­TAS

LA CREEN­CIA DE QUE LA EPI­DE­MIA CO­MEN­ZÓ EN ES­PA­ÑA DE­RI­VA DE LAS CIR­CUNS­TAN­CIAS PO­LÍ­TI­CAS DEL MO­MEN­TO. La Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial to­da­vía es­ta­ba en mar­cha y la apa­ri­ción de la epi­de­mia en las na­cio­nes con­ten­dien­tes se man­tu­vo si­len­cia­da por ra­zo­nes es­tra­té­gi­cas. No con­ve­nía re­ve­lar­le al enemigo una si­tua­ción de de­bi­li­dad de la que pu­die­ra apro­ve­char­se. Es­pa­ña, en cam­bio, sien­do neu­tral, no es­ta­ba so­me­ti­da a las exi­gen­cias del es­ta­do de gue­rra y, por ello, la pren­sa sí in­for­mó del au­ge en el país de la nue­va y preo­cu­pan­te gri­pe. Las pri­me­ras no­ti­cias del sur­gi­mien­to de la pan­de­mia apa­re­cie­ron, por tan­to, ha­cien­do re­fe­ren­cia a ca­sos en Es­pa­ña, y de ahí que se trans­mi­tie­ra a la opi­nión pú­bli­ca in­ter­na­cio­nal la idea de que la de­vas­ta­do­ra pan­de­mia ha­bía co­men­za­do allí.

SU PO­SI­BLE ORI­GEN GEO­GRÁ­FI­CO

An­tes de que se co­no­cie­ra el al­can­ce glo­bal de es­ta gri­pe, la apa­ri­ción cre­cien­te de ca­sos de ella en las tro­pas de uno y otro ban­do no pa­só des­aper­ci­bi­da pa­ra los mi­li­ta­res de los res­pec­ti­vos ejér­ci­tos. Des­de el ban­do de la Tri­ple En­ten­te, se ba­ra­jó la hi­pó­te­sis de que el enemigo es­tu­vie­se usan­do ar­ma-

men­to de gue­rra bio­ló­gi­ca fa­bri­ca­do por Ale­ma­nia, co­mo el si­guien­te pa­so ló­gi­co tras ejer­cer la gue­rra quí­mi­ca. Tam­po­co fal­ta­ron quie­nes cre­ye­ron que la en­fer­me­dad no era una gri­pe au­tén­ti­ca, sino un con­jun­to de efec­tos se­cun­da­rios de­ri­va­dos de la ac­ción de esas ar­mas quí­mi­cas.

El ori­gen geo­grá­fi­co es­pa­ñol no tar­dó en co­men­zar a ser cues­tio­na­do des­de el ám­bi­to cien­tí­fi­co, si bien se ne­ce­si­ta­ron mu­chas dé­ca­das pa­ra ha­cer avan­ces im­por­tan­tes en el es­cla­re­ci­mien­to de di­cho ori­gen geo­grá­fi­co. Pe­se a ello, no se ha lle­ga­do a con­clu­sio­nes que go­cen de su­fi­cien­te con­sen­so cien­tí­fi­co. En­tre los paí­ses que las dis­tin­tas teo­rías se­ña­lan co­mo ubi­ca­ción del fo­co ini­cial, fi­gu­ran Es­ta­dos Uni­dos, Fran­cia y Chi­na.

IN­VES­TI­GAN­DO EL LI­NA­JE DEL VI­RUS

En cuan­to al ori­gen bio­ló­gi­co, es de­cir, a par­tir de qué va­rie­dad o va­rie­da­des del vi­rus de la gri­pe sur­gió la ver­sión res­pon­sa­ble de la epi­de­mia de 1918, el mis­te­rio y la controversia tam­bién han si­do no­to­rios. Las ce­pas de vi­rus de la gri­pe pue­den des­apa­re­cer de la cir­cu­la­ción tan de­pri­sa co­mo apa­re­cen, y de­bi­do a ello, en épo­cas pre­té­ri­tas, cuan­do la tec­no­lo­gía de aná­li­sis ge­né­ti­co era inexis­ten­te o no es­ta­ba tan avan­za­da

co­mo la ac­tual, se per­dió la pis­ta de bas­tan­tes de ellas, in­clu­yen­do la de 1918.

Las mo­der­nas téc­ni­cas fo­ren­ses y de aná­li­sis ge­né­ti­co han per­mi­ti­do en años re­cien­tes in­ves­ti­gar res­tos mor­ta­les de víc­ti­mas de aque­lla epi­de­mia. Pe­se a lle­var ca­si un si­glo fa­lle­ci­das, ha si­do po­si­ble en­con­trar en ellas ves­ti­gios re­co­no­ci­bles del vi­rus de la gri­pe que las ma­tó.

En­tre las teo­rías pre­sen­ta­das a raíz de es­tos aná­li­sis, ca­be des­ta­car la de que el vi­rus de 1918 se creó cuan­do un ti­po de vi­rus de la gri­pe hu­ma­na, el cual ha­bía es­ta­do cir­cu­lan­do por la po­bla­ción des­de al­re­de­dor del año 1900, ab­sor­bió ma­te­rial ge­né­ti­co de un vi­rus de gri­pe aviar; di­cha ab­sor­ción dio co­mo re­sul­ta­do la ge­ne­ra­ción de la nue­va y fa­tí­di­ca va­rian­te de 1918.

MOR­TAN­DAD Y PER­FIL EX­TRA­ÑO 1918 fue el año en que la epi­de­mia de la nue­va gri­pe gol­peó a la Hu­ma­ni­dad con más fuer­za, pe­ro en 1919 y 1920 con­ti­nuó ha­bien­do ci­fras sig­ni­fi­ca­ti­vas de ca­sos y tam­bién de muer­tes, si bien en can­ti­da­des mu­cho me­no­res que en 1918. Se es­ti­ma que su­frie­ron la en­fer­me­dad unos 500 mi­llo­nes de per­so­nas, apro­xi­ma­da­men­te la ter­ce­ra par­te de la po­bla­ción mun­dial de la épo­ca.

En Es­pa­ña, los fa­lle­ci­mien­tos anua­les por gri­pe, que du­ran­te 1915-1917 es­ta­ban en torno a los 7.000, sal­ta­ron en 1918 a cer­ca de 150.000, se­gún los re­gis­tros ofi­cia­les. E in­clu­so al­gu­nas es­ti­ma­cio­nes au­men­tan la ci­fra de muer­tes has­ta unas 300.000. En 1919, la ci­fra ofi­cial de muer­tes por gri­pe ba­jó has­ta unas 21.000, y en 1920 has­ta cer­ca de 18.000.

Se ha de­ba­ti­do mu­cho acer­ca de por qué es­ta gri­pe cau­só tan­tos fa­lle­ci­mien­tos. A la mor­tan­dad con­tri­bu­ye­ron di­ver­sas cir­cuns­tan­cias, co­mo el hacinamiento de los sol­da­dos y sus des­pla­za­mien­tos in­ter­na­cio­na­les en el mar­co de la gue­rra, que fa­ci­li­ta­ron mu­cho el con­ta­gio, pe­ro tam­bién la es­truc­tu­ra del vi­rus, par­ti­cu­lar­men­te da­ñi­na. So­lo en años re­cien­tes ha si­do po­si­ble re­cons­truir­la y ave­ri­guar así qué ras­gos del vi­rus de 1918 pu­die­ron ha­cer­lo tan pe­li­gro­so y cuá­les de­bie­ron ser res­pon­sa­bles de los sín­to­mas más ca­rac­te­rís­ti­cos de es­ta gri­pe.

Un as­pec­to muy lla­ma­ti­vo de la pan­de­mia fue el ex­tra­ño per­fil de su mor­tan­dad. Tí­pi­ca­men­te, en las en­fer­me­da­des co­mo la gri­pe se re­gis­tra un por­cen­ta­je mu­cho ma­yor de fa­lle­ci­mien­tos de en­fer­mos en ni­ños pe­que­ños y en an­cia­nos que en cual­quier otro seg­men­to de edad de la po­bla­ción. Sin em­bar­go, la gri­pe de 1918 tam­bién se co­bró una can­ti­dad anor­mal­men­te al­ta de vi­das en­tre per­so­nas in­fec­ta­das de 20 a 40 años de edad apro­xi­ma­da­men­te.

Hay va­rias teo­rías pro­pues­tas pa­ra ex­pli­car es­ta ra­re­za. Por ejem­plo, la de que las per­so­nas de esa fran­ja de edad te­nían una res­pues­ta in­mu­ni­ta­ria inade­cua­da an­te es­ta ce­pa de gri­pe, por no ha­ber es­ta­do ex­pues­tas en un pe­río­do cla­ve de su in­fan­cia a ce­pas lo bas­tan­te pa­re­ci­das en cier­tos ras­gos a la de 1918. Sin em­bar­go, la controversia cien­tí­fi­ca so­bre es­ta cues­tión y otras to­da­vía no ha ce­sa­do.

SE ES­TI­MA QUE SU­FRIE­RON LA EN­FER­ME­DAD unos 500 mi­llo­nes de per­so­nas, apro­xi­ma­da­men­te la ter­ce­ra par­te de la po­bla­ción mun­dial de la épo­ca.

PA­CIEN­TES DE LA GRI­PE DE 1918 EN CA­MAS DE UNAS INS­TA­LA­CIO­NES MÉ­DI­CAS MI­LI­TA­RES DE ES­TA­DOS UNI­DOS EN NO­VIEM­BRE DE AQUEL AÑO.

EN­FER­MOS DE LA GRI­PE DE 1918 EN UNA SA­LA DEL CAM­PA­MEN­TO MI­LI­TAR FUNSTON, EN KAN­SAS, ES­TA­DOS UNI­DOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.