PEÑAESCRITA. El enig­ma de las PIN­TU­RAS RU­PES­TRES

El enig­ma de las pin­tu­ras ru­pes­tres

Clio Historia - - SUMARIO - POR ESTHER NÚ­ÑEZ PA­RIEN­TE DE LEÓN

PEÑAESCRITA GUAR­DA UNO DE LOS TE­SO­ROS MÁS PRE­CIA­DOS DE LA AN­TI­GÜE­DAD. Y ES QUE, PE­SE A LA PO­CA PROFUNDIDA EN LA QUE SE EN­CUEN­TRAN, ALLÍ EXIS­TEN AL­GU­NAS DE LAS PIN­TU­RAS RU­PES­TRES ME­JOR CON­SER­VA­DAS.

EN LA RE­GIÓN FOR­MA­DA POR SIE­RRA MA­DRO­NA Y VA­LLE DE LA AL­CU­DIA, al sur de la pro­vin­cia de Ciu­dad Real y pró­xi­ma a la de Cór­do­ba, nos en­con­tra­mos con nu­me­ro­sos abri­gos con pin­tu­ras ru­pes­tres. Es­tas, que, tras su es­tu­dio han si­do agru­pa­das en di­fe­ren­tes con­jun­tos, pre­sen­tan, no obs­tan­te, ca­rac­te­rí­si­ti­cas co­mu­nes en­tre sí, ta­les co­mo su es­que­ma­tis­mo (sim­bó­li­cas y con­cep­tua­les), cro­ma­tis­mo (ro­jo vi­no­so a ocre), cro­no­lo­gía (Cal­co­lí­ti­co: 2500/1800 a Bron­ce Fi­nal: 1800/750 a.C.) y téc­ni­ca (tra­zos con­tí­nuos, fir­mes, de dis­tin­to gro­sor).

RE­NOM­BRE MUN­DIAL

De en­tre to­dos es­tos en­cla­ves lla­man es­pe­cial­men­te la aten­ción los de Peñaescrita y la Ba­ta­ne­ra, que por su in­te­rés fue­ron de­cla­ra­dos Mo­nu­men­to His­tó­ri­co-Ar­tís­ti­co ya en 1924. Da­dos a co­no­cer por Ló­pez de Cár­de­nas en 1783 (pen­sa­ba que eran sig­nos fe­no­pú­ni­cos y egip­cios), cuan­do es­tu­dia­ba la zo­na pa­ra el Con­de de Flo­ri­da­blan­ca. No fue has­ta prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do que ad­qui­rie­ron re­nom­bre mun­dial, de­bi­do a la di­vul­ga­ción que, tras nu­me­ro­sas in­ves­ti­ga­cio­nes, hi­cie­ron de ellos prehis­to­ria­do­res de la ta­lla de Breuil y Ober­maier.

El abri­go de Peñaescrita se com­po­ne de ocho pa­ne­les, de los cua­les al­gu­nos de ellos con­tie­nen lla­ma­ti­vas e in­quie­tan­tes pin­tu­ras, en ge­ne­ral, muy bien con­ser­va­das. En la ac­tua­li­dad –des­de 1980– es­tá pro­te­gi­do de afec­cio­nes an­tró­pi­cas por una ver­ja, que no im­pi­de en ab­so­lu­to la bue­na vi­sua­li­za­ción de los mo­ti­vos. Se ubi­ca en un re­pe­cho de la sie­rra, a al­go más de 900 me­tros de al­tu­ra, ve­cino al arro­yo que lle­va su mis­mo nom­bre. Es­te pe­que­ño va­lle es de sin­gu­lar be­lle­za pai­sa­jís­ti­ca: el exi­guo cur­so flu­vial, que, sin du­da, en otras eras geo­ló­gi­cas con­ta­ría con mu­cho más cau­dal y vo­lu­men, ha ido en­ca­jan­do su cau­ce de suer­te que, so­bre to­do por uno de sus la­dos, lo flan­quea un al­to fa­ra­llón.

Es­tos ro­que­da­les mol­dean ex­tra­ñas for­mas cua­dra­das y an­gu­la­res, que, a ve­ces, más pa­re­cen es­tar tra­ba­ja­das por ma­nos in­te­li­gen­tes que ge­ne­ra­das por ca­pri­cho de la na­tu­ra­le­za. Ade­más, en es­te ya de por sí su­ges­ti­vo en­torno, nos en-

EL ABRI­GO DE PEÑAESCRITA se com­po­ne de ocho pa­ne­les, de los cua­les al­gu­nos de ellos con­tie­nen lla­ma­ti­vas e in­quie­tan­tes pin­tu­ras, en ge­ne­ral, muy bien con­ser­va­das.

con­tra­mos con am­plios sec­to­res del cor­ta­do re­cu­bier­tos de una subs­tan­cia to­tal­men­te ne­gra, co­mo el be­tún, que real­men­te no es otra co­sa que una ca­pa de bio­film, es de­cir, una fi­na pe­lí­cu­la bió­ti­ca com­pues­ta por mi­cro­or­ga­nis­mos y sus se­cre­cio­nes, que cre­cen so­bre las pie­dras adap­tán­do­se a sus su­per­fi­cies. Lo ex­tra­ño es, ade­más de su co­lo­ra­ción, es su com­po­si­ción bio­ló­gi­ca, ya que a par­tir de los nu­me­ro­sos es­tu­dios cien­tí­fi­cos que se han rea­li­za­do so­bre ella, pa­re­cen ser al­gas uni­ce­lu­la­res, si bien pre­sen­tan ca­rac­te­rís­ti­cas tan es­pe­cí­fi- cas, que han lle­va­do a al­guno de sus in­ves­ti­ga­do­res a pen­sar que son pro­duc­to de la pans­per­mia, es de­cir, que se tra­ta de una for­ma de vi­da exo­pla­ne­ta­ria que lle­gó a la Tie­rra via­jan­do en un as­te­roi­de u otro cuer­po ce­les­te.

EX­TRA­ÑAS FI­GU­RAS

Res­pec­to a las re­pre­sen­ta­cio­nes de las que va­mos a tra­tar, se si­túan so­bre las pa­re­des dié­dri­cas de una oque­dad cuar­cí­ti­ca, cu­ya má­xi­ma pro­fun­di­dad no lle­ga a los 3 me-

tros. Es­to ha­ce que las in­cle­men­cias me­teo­ro­ló­gi­cas les afec­tEn de pleno, no obs­tan­te lo cual, se con­si­de­ra uno de los me­jo­res ya­ci­mien­tos de ar­te ru­pes­tre a ni­vel eu­ro­peo de­bi­do, pre­ci­sa­men­te, a su ex­ce­len­te es­ta­do de con­ser­va­ción.

En­tre los 8 pa­ne­les que for­man es­te clus­ter se han po­di­do re­co­no­cer un to­tal de 104 imá­ge­nes. Los pa­ne­les prin­ci­pa­les son el nú­me­ro 1 (de Las Pa­ri­do­ras), con has­ta 27 ele­men­tos, don­de se pue­den re­co­no­cer 7 pa­re­jas hu­ma­nas –aso­cia­ción hom­bre itifálico/mu­jer pa­rien­do– y di­bu­jos sim­bó­li­cos. Y en el nú­me­ro 2, con mo­ti­vos an­tro­po­mor­fos y con otras fi­gu­ras de di­fí­cil ads­crip­ción, tam­bién se ob­ser­van po­si­bles ani­ma­les, plan­tas, so­li­for­mes… Por to­do ello, se le re­co­no­ce co­mo una es­ce­na má­gi­co-re­li­gio­sa vin­cu­la­da con el ci­clo de la re­pro­duc­ción y la pro­crea­ción.

Has­ta aquí, la hi­pó­te­sis cien­tí­fi­ca y ar­queo­ló­gi­ca so­bre es­tas pin­tu­ras pe­ro… ¿y si ha­cien­do un ejer­ci­cio de ima­gi­na­ción fué­ra­mos ca­pa­ces de per­ge­ñar otra lec­tu­ra mas eso­té­ri­ca y an­ti­con­ven­cio­nal? Di­ga­mos, una in­ter­pre­ta­ción de cien­cia fic­ción.

TEO­RÍAS

En el pa­nel nú­me­ro 1 –Las Pa­ri­do­ras– ha­lla­mos so­la­men­te dos ti­pos de imá­ge­nes: unas las an­tro­po­mor­fas (su­pues­ta­men­te aso­cia­ción de hom­bres ma­cro­fá­li­cos con mu­je­res par­tu­rien­tas), que es­ta­rían re­la­cio­na­das con el plano pu­ra­men­te fí­si­co, y otras re­pre­sen­ta­cio­nes mas abs­trac­tas, que se con­cre­tan en pec­ti­for­mes/ra­mi­for­mes y una es­pe­cie de ido­li­llo que nos re­cuer­da va­ga­men­te a un cér­vi­do, que es­ta­rían vin­cu­la­das con el plano es­pi­ri­tual.

Aun­que no son raras en la prehis­to­ria las fi­gu­ra­cio­nes del mo­men­to del par­to, lo fre­cuen­te es plas­mar al re­cién na­ci­do en­tre las pier­nas de la mu­jer acu­cli­lla­da, es de­cir, se in­ten­ta fi­jar la “ins­tan­tá­nea” del pre­ci­so mo­men­to en que el be­bé sa­le del úte­ro ma­terno. Así lo ha­ce la par­tu­rien­ta del abri­go de la Hi­gue­ra (Car­ta­ge­na), o las pin­tu­ras de Mon­te Bo­rra­dai­le, Par­que Na­cio­nal Ka­ka­du (Aus­tra­lia) –don­de hay un cu­rio­so di­mor­fis­mo hu­mano/ar­tro­po­do–, Gö­ble­ki Te­pe, nu­me­ro­sas ce­rá­mi­cas pre­co­lom­bi­nas, etc... Se tra­ta, pues, de un te­ma re­cu­rren­te en mu­chas cul­tu­ras y épo­cas.

UNA MAG­NÍ­FI­CA ES­CE­NA PICTÓRICA de ha­ce va­rios mi­le­nios mues­tra có­mo va­rios hom­bres acom­pa­ñan a sus mu­je­res du­ran­te el tran­ce de dar a luz.

Sin em­bar­go, en es­ta oca­sión so­lo hay un ca­so –y du­do­so– en el cual apa­re­ce­ría el su­pues­to ni­ño en el sue­lo, ba­jo la ma­dre, si bien su co­lo­ra­ción es­tá mu­cho más des­vaí­da y pue­de –así lo pen­só la do­co­tra Acos­ta, la ma­yor es­tu­dio­sa del ar­te es­que­má­ti­co en Es­pa­ña– que no es­té di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con el te­ma cen­tral.

Por otra par­te, en to­das las ma­ni­fes­ta­cio­nes ru­pes­tres, des­de el Pa­leo­lí­ti­co has­ta la Prehis­to­ria Re­cien­te, se sue­len di­bu­jar los atri­bu­tos se­xua­les de am­bos gé­ne­ros: en es­te pa­nel ve­mos a los va­ro­nes cla­ra­men­te re­pre­sen­ta­dos, pe­ro en las hem­bras, no hay atis­bo de se­nos, sien­do lo ha­bi­tual que se les re­sal­te ex pro­fe­so: por po­ner ejem­plos cro­no­ló­gi­ca­men­te cer­ca­nos, las “Dan­zan­tes” de Cogul, la “Ve­nus de la Vall­tor­ta", las mu­je­res del abri­go de Ti­rig, y mu­chos más.

Y, lo mas ex­tra­ño de to­do: las for­mas in­sec­toi­des de las mu­je­res. En una te­rri­ble pa­rei­do­lia, no po­de­mos de­jar de ver “re­tra­tos” de man­tis re­li­gio­sa en su fi­so­no­mía; in­clu­so el to­ca­do, sin du­da, con­fec­cio­na­dos en la reali­dad con vis­to­sas plu­mas, pe­ro que, en nues­tro sub­cons­cien­te, nos re­vier­te a las lar­gas an­te­nas de mu­chos in­sec­tos. Y, co­mo ellos, en­con­tra­mos va­rios hom­bres con seis ex­tre­mi­da­des... ¿Se re­pre­sen­ta una es­ce­na de hi­bri­da­ción? Y otro acé­fa­lo, pe­ro ¿no de­vo­ran usual­men­te las man­tis la ca­be­za de sus ma­chos una vez efec­tua­da la có­pu­la?

En fin, de­jan­do a un la­do la irrea­li­dad pa­ra ali­near­nos con la pro­pues­ta aca­dé­mi­ca, sin gé­ne­ro de du­das, la co­rrec­ta y cu­ya in­ter­pre­ta­ción ve­raz no des­me­re­ce en na­da a la in­ven­ta­da, nos en­con­tra­mos con una mag­ní­fi­ca es­ce­na pictórica de ha­ce va­rios mi­le­nios, en la que ob­ser­va­mos có­mo va­rios hom­bres acom­pa­ñan a sus mu­je­res en el di­fí­cil tran­ce de dar a luz, evo­can un an­ces­tral ri­to de fer­ti­li­dad.

A LA IZ­QUIER­DA, EX­TRA­ÑA CA­PA DE BIO­FILM NE­GRO QUE RE­CU­BRE LAS PA­RE­DES RO­CO­SAS. A LA DE­RE­CHA, DE­TA­LLE DEL MIS­MO PA­NEL CON UN EX­TRA­ÑO MO­TI­VO VE­GE­TAL.EN LA OTRA PÁ­GI­NA, DE IZ­QUIER­DA A DE­RE­CHA, ASO­CIA­CIÓN HOM­BRE ITIFÁLICO-MU­JER PA­RIEN­DO YVA­RIAS MU­JE­RES DE ENIG­MÁ­TI­CA FI­SO­NO­MÍA, EN EL MO­MEN­TO DE ALUM­BRAR.

FOR­MA­CIO­NES NA­TU­RA­LES QUE PA­RE­CEN ES­TAR REA­LI­ZA­DAS POR MA­NOS DE GI­GAN­TES.

JUN­TO A ES­TAS LÍ­NEAS, LAS "DAN­ZAN­TES" DE COGUL.

A LA IZ­QUIER­DA, ES­CE­NA RE­PRE­SEN­TAN­DO A MU­JE­RES EN EL MO­MEN­TO DEL PAR­TO JUN­TO A HOM­BRES ITIFÁLICOS. A LA DE­RE­CHA, DE­TA­LLE DE UNA DE ES­TAS HEM­BRAS. EN LA OTRA PÁ­GI­NA, DE­TA­LLE DE HOM­BRES CON SEIS EX­TRE­MI­DA­DES.

JUN­TO A ES­TAS LÍ­NEAS, LA PIN­TU­RA RU­PES­TRE CO­NO­CI­DA CO­MO LA "VE­NUS DE LA VALL­TOR­TA".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.