La des­apa­ri­ción del EJÉR­CI­TO del REY CAMBISES

Clio Historia - - SUMARIO - POR JA­VIER RA­MOS DE LOS SAN­TOS

LA HIS­TO­RIA ES­TÁ RE­PLE­TA DE EPI­SO­DIOS MISTERIOS QUE AÚN HOY NO HAN EN­CON­TRA­DO EX­PLI­CA­CIÓN. SIN DU­DA, UNO DE LOS MÁS ENIG­MÁ­TI­COS ES AQUEL QUE NOS HA­BLA DE LA SOR­PREN­DEN­TE DES­APA­RI­CIÓN DE TO­DO EL EJÉR­CI­TO DEL REY PER­SA CAMBISES II. ¿REAL­MEN­TE FUE TRA­GA­DO POR LA ARE­NA DEL DE­SIER­TO CO­MO RE­LA­TA EL HIS­TO­RIA­DOR GRIE­GO HERÓDOTO? O ¿SE OCUL­TÓ SU VER­DA­DE­RO FI­NAL POR MO­TI­VOS PO­LÍ­TI­COS?

LOS TEX­TOS DEL HIS­TO­RIA­DOR GRIE­GO HERÓDOTO HA­BLAN CLA­RO. Se­gún es­te au­tor, en el año 525 an­tes de Cris­to el rey per­sa Cambises II, tras con­quis­tar el va­lle del Ni­lo, pla­neó am­pliar su im­pe­rio con nue­vas cam­pa­ñas con­tra los car­ta­gi­ne­ses, los etío­pes y los amo­nios. Mien­tras que la ex­pe­di­ción con­tra los pri­me­ros nun­ca se lle­vó a ca­bo, el ata­que a los etío­pes, li­de­ra­do por el pro­pio mo­nar­ca, fra­ca­só es­tre­pi­to­sa­men­te. Pe­ro es la úl­ti­ma cam­pa­ña, la de los amo­nios, la que vein­ti­cin­co si­glos des­pués aca­pa­ra la aten­ción de ar­queó­lo­gos e in­ves­ti­ga­do­res. Se­gún Heródoto, quien re­co­rrió la re­gión tan so­lo 75 años des­pués de los he­chos, los amo­nios vi­vían jun­to al oa­sis de Si­wa, al oes­te del ac­tual Egip­to. Eran los en­car­ga­dos de man­te­ner el orácu­lo del dios Zeus-Amón. El ejér­ci­to, com­pues­to por 50.000 hom­bres, par­tió de la ciu­dad de Te­bas. Tras un tra­yec­to de sie­te días al­can­zó los ac­tua­les oa­sis de Khar­ga y Baha­ri­ya.

A par­tir de ahí su pis­ta des­apa­re­ce por com­ple­to. Nun­ca re­co­rrie­ron los 325 ki­ló­me­tros de are­na que los se­pa­ra­ba de Si­wa y nun­ca re­gre­sa­ron a su ho­gar: Egip­to. Heródoto in­di­ca, to­man­do co­mo fuen­te a los pro­pios amo­nios, que las tro­pas de Cambises des­pa­re­cie­ron ba­jo una tor­men­ta de are­na sin de­jar nin­gún ti­po de ras­tro.

BÚS­QUE­DA IN­FRUC­TUO­SA

Des­de en­ton­ces, nu­me­ro­sas ex­pe­di­cio­nes a lo lar­go de la His­to­ria han bus­ca­do in­fruc­tuo­sa­men­te los res­tos de tan mag­ní­fi­co ejér­ci­to. En 1935, el con­de hún­ga­ro Lasz­lo Al­másy, ins­pi­ra­dor del pro­ta­go­nis­ta de la pe­lí­cu­la El pa­cien­te in­glés,y el ba­rón ale­mán Von der Esch lan­za­ron una ex­pe­di­ción pa­ra de­ter­mi­nar las po­si­bles ru­tas se­gui­das por las tro­pas de Cambises. La em­pre­sa fra­ca­só, co­mo mu­chas otras en el pa­sa­do, y a pun­to es­tu­vo de cos­tar­les la vi­da tras ver­se sor­pren­di­dos por el qi­bli, el te­rri­ble vien­to del sur. Su ex­pe­rien­cia, sin em­bar­go, les sir­vió pa­ra pro­bar la ve­ro­si­mi­li­tud del re­la­to de Heródoto.

En­tre los años 1950 y 1960 va­rias com­pa­ñías pe­tro­lí­fe­ras co­men­za­ron sus pros­pec-

SE­GÚN HERÓDOTO, el ejér­ci­to del rey Cambises es­ta­ba com­pues­to por 50.000 hom­bres. Es­te par­tió de la ciu­dad de Te­bas y, tras un tra­yec­to de sie­te días, al­can­zó los ac­tua­les oa­sis de Khar­ga y Baha­ri­ya.

en la zo­na sin en­con­trar na­da sig­ni­fi­ca­ti­vo que die­ra una pis­ta de qué ha­bía pa­sa­do con el ejér­ci­to des­apa­re­ci­do. Nue­va­men­te, en 1990, una ex­pe­di­ción ame­ri­ca­na vol­vió a in­ten­tar­lo con un re­sul­ta­do si­mi­lar. Más re­cien­te­men­te, un equi­po de geó­lo­gos de la Uni­ver­si­dad de Hel­wan, en Egip­to, en­con­tró por ca­sua­li­dad res­tos de ro­pas, fle­chas y uten­si­lios ba­jo las du­nas, los cua­les en un pri­mer mo­men­to se pen­só que po­drían per­te­ne­cer al ejér­ci­to per­di­do.

Por su par­te, el Con­se­jo Ge­ne­ral de An­ti­güe­da­des egip­cio lle­vó a ca­bo una nue­va ex­pe­di­ción pa­ra con­fir­mar que di­chos res­tos po­drían per­te­ne­cer a los sol­da­dos de Cambises, aun­que la au­sen­cia de no­ti­cias y fo­to­gra­fías ha­ce pen­sar que no lo eran, ya que no se ha te­ni­do más in­for­ma­ción al res­pec­to.

DE­RRO­TA­DOS POR LOS EGIP­CIOS Exis­te otra hi­pó­te­sis no tan mis­té­ri­ca co­mo las an­te­rio­res que echa por tie­rra la teo­ría pro­pues­ta por Heródoto. El equi­po del egip­tó­lo­go Olaf Ka­per, de la Uni­ver­si­dad de Lei­den, en los Paí­ses Ba­jos, ha des­cu­bier­to lo que la des­apa­ri­ción del ejér­ci­to po­dría ca­li­fi­car­se co­mo un pac­to de si­cio­nes

len­cio pro­mo­vi­do por in­tri­gas po­lí­ti­cas de aque­lla épo­ca. Y es que ha lle­ga­do a una ex­pli­ca­ción del to­do dis­tin­ta a las ba­ra­ja­das has­ta aho­ra: Aquel ejér­ci­to no des­apa­re­ció tra­ga­do por una du­na, sino que fue derrotado por el enemigo, y el go­bierno de en­ton­ces no qui­so que se su­pie­ra la ver­dad de los he­chos.

Ka­per ar­gu­men­ta que sus úl­ti­mos ha­llaz­gos de­mos­tra­rían que el ejér­ci­to no es­ta­ba sim­ple­men­te cru­zan­do por el de­sier­to; su des­tino fi­nal era el oa­sis de Da­chla, don­de es­ta­ban des­ple­ga­das las tro­pas de Pe­tu­bas­tis III, el lí­der re­bel­de egip­cio.

Es­te con­si­guió ten­der una con­tun­den­te em­bos­ca­da al ejér­ci­to de Cambises, y de es­ta for­ma lo­gró, des­de su ba­se de ope­ra­cio­nes en el oa­sis, re­con­quis­tar una gran par­te de Egip­to, des­pués de lo cual se co­ro­nó co­mo fa­raón en la ca­pi­tal, Men­fis.

El he­cho de que el des­tino del ejér­ci­to de Cambises no se ha­ya acla­ra­do du­ran­te dos mi­le­nios y me­dio se de­be pro­ba­ble­men­te al rey per­sa Da­río I, quien so­fo­có la re­vuel­ta egip­cia con un gran de­rra­ma­mien­to de san­gre, dos años des­pués de la de­rro­ta de Cambises. Com­pren­dien­do el al­to va­lor pro­pa­gan­dís­ti­co de al­te­rar la his­to­ria

EN­CUEN­TRO EN­TRE CAMBISES II Y PSAMMÉTICO III. PIN­TU­RA DE ADRIEN GUIGNET.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.