La úl­ti­ma ajus­ti­cia­da de la IN­QUI­SI­CIÓN en Se­vi­lla

Clio Historia - - SUMARIO - Es­cri­tor de no­ve­la his­tó­ri­ca. Au­tor de Hi­jos de He­ra­cles (Edhasa), La Pre­dic­ción del As­tró­lo­go (Edi­cio­nes B), El Trono de Ba­rro (Edhasa) y Muer­te y ce­ni­zas (Edhasa). teo­pa­la­cios.com TEO PA­LA­CIOS

TESCIENTOS AÑOS Y UNOS PO­COS ME­SES. Ese es el tiem­po que trans­cu­rrió des­de el pri­mer au­to de fe, el de Die­go Su­són del que ha­blá­ba­mos en es­ta mis­ma co­lum­na ha­ce un mes, y la úl­ti­ma ho­gue­ra que la In­qui­si­ción en­cen­dió en Se­vi­lla pa­ra pu­ri­fi­car un al­ma.

Fue, co­mo no po­día ser de otra for­ma, una mu­jer la úl­ti­ma en ser ajus­ti­cia­da. Pa­sa­ría a la me­mo­ria po­pu­lar co­mo la bea­ta Do­lo­res. Y lle­gó a ser tan co­no­ci­da, que se ha­bló de ella in­clu­so en otros paí­ses, co­mo Fran­cia.

Por su­pues­to, ha­bía opi­nio­nes pa­ra to­dos los gus­tos: unos de­cían que era una jo­ven her­mo­sa, mien­tras que otros la iden­ti­fi­ca­ban co­mo una an­cia­na mal en­ca­ra­da y con mal alien­to. Y es que las ha­bla­du­rías nun­ca duer­men...

Do­lo­res Ló­pez na­ció en una fa­mi­lia de cris­tia­nos vie­jos a me­dia­dos del si­glo XVIII. De he­cho, su her­mano era sa­cer­do­te, y su her­ma­na car­me­li­ta des­cal­za. Do­lo­res, sin em­bar­go, mos­tró des­de muy pe­que­ña un es­pí­ri­tu re­bel­de que po­co te­nía que ver con su fa­mi­lia. El he­cho de que fue­ra cie­ga se­gu­ra­men­te con­tri­bu­ye­ra de al­gún mo­do, ya fue­ra acre­cen­tan­do su re­be­lión, ya sua­vi­zan­do el tra­to que re­ci­bía de par­te de la fa­mi­lia, que le pro­cu­ró co­no­ci­mien­tos de mú­si­ca a fin de que pu­die­ra ga­nar­se la vi­da sin te­ner que re­cu­rrir a la men­di­ci­dad.

Lo cier­to es que, con­tan­do ape­nas do­ce años, Do­lo­res aban­do­nó a sus pa­dres. Y no de cual­quier mo­do, sino pa­ra aman­ce­bar­se na­da me­nos que con su con­fe­sor, con quien vi­vió has­ta la muer­te de es­te, unos cua­tro años más tar­de. Se cuen­ta que el con­fe­sor, a las puer­tas de la muer­te, gri­tó que se la lle­va­ran de allí y pedía per­dón por los pe­ca­dos que la po­bre cie­ga le ha­bía ins­ti­ga­do a co­me­ter.

Do­lo­res in­ten­tó en­ton­ces se­guir los pa­sos de su her­ma­na e in­gre­só en el con­ven­to de Car­me­li­tas de Nues­tra Se­ño­ra de Be­lén en ca­li­dad de or­ga­nis­ta. De al­go le sir­vie­ron los es­tu­dios de ju­ven­tud... Pe­ro no le fue allí mu­cho me­jor, pues fue ex­pul­sa­da al po­co tiem­po, pa­re­ce que por caer con fa­ci­li­dad en el pe­ca­do de la car­ne y al­bo­ro­tar al res­to de her­ma­nas.

En­ton­ces to­mó un há­bi­to de bea­ta y di­ri­gió sus pa­sos has­ta Lu­ce­na, don­de vol­vió a pro­bar con lo co­no­ci­do: bus­car un cu­ra con el que aman­ce­bar­se. Allí co­men­zó a desa­rro­llar una es­pi­ri­tua­li­dad pro­pia. Ya lle­va­ba tiem­po ase­gu­ran­do que re­ci­bía pro­fe­cías y vi­sio­nes, y ade­más te­nía ac­ti­tu­des bas­tan­te ex­tra­ñas: se la veía a me­nu­do ha­blan­do con su án­gel de la Guar­da, o in­clu­so con el ni­ño Je­sús, al que ella lla­ma­ba “el ti­ño­si­to”. Ase­gu­ra­ba ser ami­ga ín­ti­ma de la Vir­gen Ma­ría, a quien ha­bía ayu­da­do a li­be­rar a mi­lla­res de al­mas del in­fierno. Se ga­nó fa­ma de san­ta, pe­ro tam­bién de bru­ja. Po­cos han si­do ca­pa­ces de au­nar tan fá­cil­men­te el bien y el mal en su in­te­rior co­mo la bea­ta Do­lo­res.

Al ca­bo del tiem­po, el cu­ra lu­cen­se fue de­te­ni­do, acu­sa­do de man­te­ner cos­tum­bres es­can­da­lo­sas, con lo que Do­lo­res que­dó nue­va­men­te so­la y de­ci­dió re­gre­sar a Se­vi­lla. No apren­dió de su ex­pe­rien­cia, pues vol­vió a las andadas y ter­mi­nó en ca­sa de un nue­vo cu­ra con el que vi­vió do­ce lar­gos años. Du­ran­te es­te tiem­po su fa­ma de bru­ja se acre­cen­tó. Ase­gu­ra­ban que pre­pa­ra­ba be­be­di­zos, te­nía tra­tos con el de­mo­nio e in­clu­so era ca­paz de po­ner hue­vos, una ima­gen re­cu­rren­te en­tre las bru­jas.

Fi­nal­men­te, el sa­cer­do­te le­van­tó acu­sa­ción con­tra ella y con­tra sí mis­mo. Y el pue­blo en ma­sa se apre­su­ró a ha­blar en con­tra de la bea­ta a la que, po­co an­tes, le en­tre­ga­ba re­ga­los. Co­rría ju­lio de 1779 cuan­do fue de­te­ni­da en su ca­sa, si­tua­da en la ac­tual ca­lle Puen­te y Pe­llón de Se­vi­lla.

El pro­ce­so con­tra ella fue lar­go. Se la acu­só de pro­po­si­cio­nes y de fin­gir re­ve­la­cio­nes, en­tre otras mu­chas co­sas. Pe­ro tam­bién de ser una hereje que prac­ti­ca­ba y pro­mo­vía el mo­li­no­sis­mo, la prác­ti­ca de la pa­si­vi­dad es­pi­ri­tual, y per­te­ne­cía al mo­vi­mien­to de los fla­ge­lan­tes. La bea­ta Do­lo­res era ya car­ne de ca­ñón.

La retuvieron du­ran­te dos años du­ran­te los cua­les fue tor­tu­ra­da en va­rias oca­sio­nes. Sin em­bar­go, ella no fla­queó. Ase­gu­ró que re­ci­bía fa­vo­res divinos des­de que era pe­que­ña; que se fla­ge­la­ba y pa­sa­ba ayu­nos, pe­ro a cam­bio dis­po­nía del fa­vor de la Vir­gen.

In­ten­ta­ron ha­cer­la cam­biar. Le en­via­ron a teó­lo­gos, co­mo Fray Die­go de Cá­diz, y ame­na­za­ron con da­ñar a su fa­mi­lia, a lo que ella con­tes­tó que en reali­dad su fa­mi­lia le im­por­ta­ba bien po­co. De na­da sir­vió. La bea­ta Do­lo­res no se re­trac­tó de sus ideas.

La sen­ten­cia ter­mi­nó ocu­pan­do unas cien­to cin­cuen­ta pá­gi­nas y se ne­ce­si­ta­ron cua­tro ho­ras pa­ra su lec­tu­ra. Fue ne­ce­sa­rio amor­da­zar a Do­lo­res, pues, aun­que al prin­ci­pio se man­tu­vo tran­qui­la, ter­mi­nó blas­fe­man­do con­tra el tri­bu­nal. Fue ex­co­mul­ga­da, se le ex­pro­pia­ron sus bie­nes y fue lle­va­da a la pla­za, don­de ya es­ta­ba pre­pa­ra­da la ho­gue­ra.

El lu­gar fue un her­vi­de­ro de gen­te. El pro­pio Jo­sé Ma­ría Blan­co Whi­te fue tes­ti­go de ex­cep­ción, co­mo re­co­no­ce­ría es­tan­do ya en In­gla­te­rra. Y de pron­to, la bea­ta Do­lo­res rom­pió a llo­rar en la jau­la que la lle­va­ba al pa­tí­bu­lo. Los in­sul­tos y blas­fe­mias pro­fe­ri­dos por la acu­sa­da pa­sa­ron a ser pe­ti­cio­nes de per­dón.

Es­te arre­pen­ti­mien­to fi­nal le sir­vió pa­ra ob­te­ner tres ho­ras de gra­cia en las que se con­fe­só, y tam­bién pa­ra mo­rir a ga­rro­te evi­tan­do el do­lor de la ho­gue­ra, a la que arro­ja­ron, eso sí, el ca­dá­ver de la bea­ta Do­lo­res, Do­lo­res Ló­pez, la úl­ti­ma víc­ti­ma de la In­qui­si­ción en Se­vi­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.