La EX­PE­DI­CIÓN es­pa­ño­la de MA­LAS­PI­NA

Clio Historia - - SUMARIO - POR PE­DRO GARGANTILLA

EL SI­GLO XVIII HA PA­SA­DO A LA HIS­TO­RIA POR EL MO­VI­MIEN­TO ILUS­TRA­DO, QUE APA­RE­CIÓ EN TO­DOS LOS ÁM­BI­TOS DE LA SO­CIE­DAD, IN­CLUI­DA LA VI­DA MI­LI­TAR. HU­BO UNA GE­NE­RA­CIÓN DE MI­LI­TA­RES ILUS­TRA­DOS, HOM­BRES DE MAR Y GUE­RRA, PE­RO TAM­BIÉN DE CIEN­CIA, QUE PRO­TA­GO­NI­ZA­RON AL­GU­NAS DE LAS GES­TAS CIEN­TÍ­FI­CAS MÁS IM­POR­TAN­TES DE TO­DOS LOS TIEM­POS.

EN EL SI­GLO XVIII, EL PA­CÍ­FI­CO HA­BÍA DE­JA­DO DE SER EL “LA­GO ES­PA­ÑOL”, Y DIS­TIN­TAS PO­TEN­CIAS EU­RO­PEAS RIVALIZABAN EN EL DES­CU­BRI­MIEN­TO DE IS­LAS, ASÍ CO­MO EN LA BÚS­QUE­DA DE PUN­TOS ES­TRA­TÉ­GI­COS PA­RA LA DE­FEN­SA Y EL CO­MER­CIO. En ese con­tex­to, ju­ga­ron un pa­pel des­ta­ca­do las ex­pe­di­cio­nes bri­tá­ni­cas y fran­ce­sas, bas­te re­cor­dar fi­gu­ras co­mo Cook, Pé­rou­se o Bou­gain­vi­lle. En nues­tro país hay un per­so­na­je que bri­lla con nom­bre pro­pio, Ma­las­pi­na. Ale­jan­dro Ma­las­pi­na y Me­li­lu­pi (1754-1809) fue un no­ble y ma­rino ita­liano al ser­vi­cio de la Co­ro­na Es­pa­ño­la. Na­ció en Mu­laz­zo, por aquel en­ton­ces per­te­ne­cien­te al Gran Du­ca­do de Toscana. En 1774 in­gre­só en la Ma­ri­na Real es­pa­ño­la, dis­tin­guién­do­se en va­rias ac­cio­nes ar­ma­das en el nor­te de Áfri­ca –una de ellas en la de­fen­sa de Me­li­lla–, en un via­je a Fi­li­pi­nas y fren­te a la te­mi­da ar­ma­da bri­tá­ni­ca.

En 1788, jun­to a Jo­sé de Bus­ta­man­te y Gue­rra (1759-1825), pro­pu­so al Go­bierno es­pa­ñol or­ga­ni­zar una ex­pe­di­ción po­lí­ti­co-cien­tí­fi­ca. Su ob­je­ti­vo era muy am­bi­cio­so: di­bu­jar un lien­zo de to­dos los do­mi­nios de la mo­nar­quía es­pa­ño­la; in­cre­men­tar el co­no­ci­mien­to bo­tá­ni­co, zoo­ló­gi­co y geo­ló­gi­co, así co­mo rea­li­zar car­tas hi­dro­grá­fi­cas y ob­ser­va­cio­nes as­tro­nó­mi­cas.

AVEN­TU­RA CIEN­TÍ­FI­CA

En 1789 par­tie­ron del puer­to de Cá­diz dos fra­ga­tas con as­tró­no­mos, hi­dró­gra­fos, bo­tá­ni­cos, di­bu­jan­tes, na­tu­ra­lis­tas y ma­ri­nos de ca­rre­ra. Los bu­ques fue­ron di­se­ña­dos pa­ra la oca­sión y fue­ron bau­ti­za­dos con los nom­bres de “Atre­vi­da” y “Des­cu­bier­ta”, en ho­nor a los dos na­víos de Ja­mes Cook (“Re­so­lu­tion” y “Dis­co­very”).

Las cor­be­tas fue­ron fa­bri­ca­das de una for­ma ri­gu­ro­sa y efi­caz, pres­tan­do es­pe­cial aten­ción a as­pec­tos co­mo su li­ge­re­za, es­ta­bi­li­dad y que con­ta­ran con ca­sos re­sis­ten­tes que pu­die­ran in­tro­du­cir­se en zo­nas an­gos­tas y de po­co calado.

La ex­pe­di­ción es­ta­ba in­te­gra­da por un bri­llan­te equi­po que acep­tó ex­plo­rar de for­ma sis­te­má­ti­ca las cos­tas oc­ci­den­ta­les de Amé­ri­ca del Nor­te y del li­to­ral de Fi­li­pi­nas. Ca­da bar­co trans­por­ta­ba cien­to dos hom­bres, en­tre ellos ha­bía un ci­ru­jano y un ca­pe­llán, en­car­ga­dos de aten­der las he­ri­das del cuer­po y del al­ma. En la elec­ción de los ma­ri­ne­ros se pre­fi­rie­se a ga­lle­gos, as­tu­ria­nos y viz­caí­nos, por de­lan­te de an­da­lu­ces, al con­si­de­rar­los más “flo­jos” y con ma­yor pro­pen­sión a la de­ser­ción.

Ca­da em­bar­ca­ción se mon­tó, ade­más, con die­ci­séis ca­ño­nes –a pe­sar de que te­nían ca­pa­ci­dad pa­ra vein­ti­séis– y se las do­tó de pararrayos de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, que con­sis­tía bá­si­ca­men­te en una pie­za de hie­rro de un me­tro de lon­gi­tud con for­ma de cono trun­ca­do, co­ro­na­do por un alar­ga­do es­ti­le­te de la­tón.

LA EX­PE­DI­CIÓN es­ta­ba in­te­gra­da por un bri­llan­te equi­po que acep­tó ex­plo­rar de for­ma sis­te­má­ti­ca las cos­tas oc­ci­den­ta­les de Amé­ri­ca del Nor­te y del li­to­ral de Fi­li­pi­nas. Ca­da bar­co trans­por­ta­ba cien­to dos hom­bre, en­tre los que ha­bía un ci­ru­jano y un ca­pe­llán.

An­tes de la par­ti­da se es­ti­vó to­do el su­mi­nis­tro, co­les agrias, vi­na­gre, acei­te, me­nes­tra, pan, to­cino, le­ña, cor­da­jes, be­tu­nes, vino de San­lú­car, me­di­ci­nas, re­cam­bio de ar­bo­la­du­ra, ins­tru­men­tal cien­tí­fi­co… No se de­jó na­da al azar.

Las dos cor­be­tas sol­ta­ron ama­rras el 30 de ju­lio. Ma­las­pi­na –con el gra­do de ca­pi­tán de fragata– pu­so rum­bo al río de la Pla­ta, des­pués de ha­cer una pa­ra­da téc­ni­ca en las is­las Ca­na­rias. Lle­ga­ron a Mon­te­vi­deo el 20 de sep­tiem­bre, des­de allí pro­si­guie­ron has­ta las is­las Mal­vi­nas, pa­ra lue­go do­blar el ca­bo de Hor­nos y pe­ne­trar en el mar del Sur. A con­ti­nua­ción, Ma­las­pi­na se ci­ñó a las cos­tas oc­ci­den­ta­les de Su­da­mé­ri­ca has­ta lle­gar a Aca­pul­co –abril de 1791–, des­de don­de se aden­tra­ron en el mar ha­cia las cos­tas no­roc­ci­den­ta­les de Nor­tea­mé­ri­ca.

Lle­ga­ron a Alas­ka en don­de bus­ca­ron sin éxi­to el pa­so del no­roes­te, des­pués de aden­trar­se has­ta el fior­do Prin­ce Wi­lliam. Des­de allí par­tie­ron nue­va­men­te ha­cia el sur, has­ta Aca­pul­co, pa­san­do por el puer­to Nut­ka (is­la de Vancouver) y Mon­te­rrey en Ca­li­for­nia.

Pu­sie­ron rum­bo ha­cia Fi­li­pi­nas, fon­dean­do en Ma­ni­la. Allí, las fra­ga­tas se se­pa­ra­ron: “Atre­vi­da” se di­ri­gió ha­cia Ma­cao, mien­tras que “Des­cu­bier­ta” ex­plo­ró la cos­ta fi­li­pi­na. En no­viem­bre de 1792 se vol­vie­ron a re­unir pa­ra ex­plo­rar Nue­va Ze­lan­da y Aus­tra­lia, re­tor­nan­do has­ta el puer­to de El Ca­llao (Pe­rú) y nue­va­men­te ha­cia Es­pa­ña por el ca­bo de Hor­nos.

La ex­pe­di­ción no lle­gó a cul­mi­nar la cir­cun­na­ve­ga­ción te­rrá­quea pre­vis­ta ini­cial­men­te, es­to es­tu­vo mo­ti­va­do por la pe­li­gro­si­dad de la si­tua­ción pro­vo­ca­da por la in­tro­mi­sión de los bu­ques in­gle­ses en el nor­te del Vi­rrei­na­to de Nue­va Es­pa­ña. Fue­ron cin­co años de du­ro tra­ba­jo, en los que hu­bo to­dos los in­gre­dien­tes pa­ra una bue­na pe­lí­cu­la de aven­tu­ras: es­pio­na­je, in­tri­gas, muer­tes, ham­bre, des­tie­rros, ideales y en­fer­me­da­des.

LOS CÍ­TRI­COS VS LA PES­TE DEL MAR Uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas al que de­bían en­fren­tar­se los ma-

ri­ne­ros de una ex­pe­di­ción trans­o­ceá­ni­ca era al en­torno in­hós­pi­to, con tem­pe­ra­tu­ras ex­tre­mas que po­dían os­ci­lar des­de el frío gla­cial has­ta el ca­lor tro­pi­cal, y a una ali­men­ta­ción de­fi­cien­te. Una de las ma­yo­res preo­cu­pa­cio­nes de Ma­las­pi­na era que su tri­pu­la­ción enfermara de es­cor­bu­to –cau­sa­do por dé­fi­cit de vi­ta­mi­na C–, el azo­te de la ma­ri­na.

La pes­te de las naos, nom­bre con el que se co­no­ció du­ran­te mu- cho tiem­po a es­ta en­fer­me­dad en Es­pa­ña, po­día aso­lar tri­pu­la­cio­nes en­te­ras. So­lía co­men­zar con apa­tía y fal­ta de mo­ti­va­ción, a lo que se­guía de­bi­li­dad, fal­ta de coor­di­na­ción, do­lor ar­ti­cu­lar e in­fla­ma­ción en las ex­tre­mi­da­des. Los ma­ri­nos se­guían em­peo­ran­do de for­ma inexo­ra­ble has­ta que se pro­du­cía fi­nal­men­te el fa­lle­ci­mien­to.

Gra­cias a uno de los mé­di­cos de la ex­pe­di­ción –el doc­tor Pe­dro Gon­zá­lez–, y si­guien­do las re­co­men­da­cio­nes del doc­tor Ja­mes Lind (1716-1794), de la ma­ri­na bri­tá­ni­ca, se abas­te­ció a las cor­be­tas con una gran can­ti­dad de na­ran­jas y li­mo­nes –ri­cos en vi­ta­mi­na C–, reapro­vi­sio­nán­do­las ca­da vez que to­ca­ban puer­to. Con es­ta me­di­da, con­si­guie­ron ser la pri­me­ra gran ex­pe­di­ción que no tu­vo ba­jas a con­se­cuen­cia del dé­fi­cit vi­ta­mí­ni­co.

UN RE­GRE­SO COM­PLI­CA­DO Du­ran­te la tra­ve­sía los ex­pe­di­cio­na­rios atra­ca­ron en trein­ta y cin­co puer­tos, y al­gu­nos –co­mo el de Aca­pul­co, El Ca­llao o las Mal­vi­nas– fue­ron vi­si­ta­dos en más de una oca­sión. Los ex­pe­di­cio­na­rios le­van­ta­ron ma­pas, ela­bo­ra­ron ca­tá­lo­gos de mi­ne­ra­lo­gía y de flo­ra, acu­mu­lan­do una in­gen­te can­ti­dad de ma­te­ria­les. Lle­ga­ron a con­fec­cio­nar se­ten­ta nue­vas car­tas náu­ti­cas, di­bu­jos, cro­quis, bo­ce­tos y pin­tu­ras. Las co­lec­cio­nes bo­tá­ni­cas fue­ron las más com­ple­tas de la épo­ca, con un inventario de unas 1.400 plan­tas.

Los es­tu­dios anató­mi­cos y fi­sio­ló­gi­cos in­clu­ye­ron más de qui­nien­tas es­pe­cies de es­pe­cies, con un va­lor zoo­ló­gi­co in­cal­cu­la­ble. Se des­cu­brie­ron 537 es­pe­cies de aves, 124 pe­ces, 36 cua­drúpe­dos y 21 an­fi­bios des­co­no­ci­dos has­ta ese mo­men­to. Fue un tra­ba­jo im­pre­sio­nan­te y el ni­vel cien­tí­fi­co al­can­zó el mis­mo bri­llo que las ex­pe­di­cio­nes bri­tá­ni­cas o fran­ce­sas de la épo­ca.

UNA DE LAS MA­YO­RES PREO­CU­PA­CIO­NES DE MA­LAS­PI­NA era que su tri­pu­la­ción de ma­ri­ne­ros enfermara de es­cor­bu­to –cau­sa­do por dé­fi­cit de vi­ta­mi­na C–, el azo­te de la ma­ri­na.

En sep­tiem­bre del año 1794, cuan­do re­gre­sa­ron a Es­pa­ña, la si­tua­ción mo­nár­qui­ca ha cam­bia­do: Car­los III ha fa­lle­ci­do, le ha su­ce­di­do Car­los IV y el hom­bre fuer­te el Ma­nuel Go­doy, el Prín­ci­pe de la Paz. En la Cor­te el des­po­tis­mo ilus­tra­do ha da­do pa­so al ser­vi­lis­mo pa­la­cie­go.

Es­ta si­tua­ción no fue óbi­ce pa­ra que un año des­pués se pre­sen­ta­ra un in­for­me por­me­no­ri­za­do ti­tu­la­do “Via­je po­lí­ti­co-cien­tí­fi­co al­re­de­dor del mun­do”. Un do­cu­men­to po­co opor­tuno, ya que se in­cluían ob­ser­va­cio­nes po­lí­ti­cas con mar­ca­do ca­rác­ter crí­ti­co acer­ca de las ins­ti­tu­cio­nes del vi­rrei­na­to, mos­trán­do­se fa­vo­ra­ble a con­ce­der la au­to­no­mía de las pro­vin­cias ame­ri­ca­nas y del Pa­cí­fi­co.

En no­viem­bre de ese mis­mo año Ma­las­pi­na fue acu­sa­do de re­vo­lu­cio­na­rio y cons­pi­ra­dor, des­pués de un jui­cio más que du­do­so fue con­de­na­do a diez años de pri­sión en el cas­ti­llo co­ru­ñés de San An­tón. Afor­tu­na­da­men­te, no cum­plió la con­de­na en su to­ta­li­dad. Y es que, a fi­na­les del año 1802, fue pues­to en li­ber­tad gra­cias a las pre­sio­nes de Na­po­león Bo­na­par­te, sien­do de­por­ta­do a Ita­lia, en don­de aca­ba­ría fa­lle­cien­do un tiem­po des­pués.

El le­ga­do cien­tí­fi­co de la ex­pe­di­ción se aca­bó dis­per­san­do por va­rios pun­tos del pla­ne­ta, don­de la apre­cie­ron: la Bri­tish Li­brary com­pró la car­to­gra­fía –allí si­gue–, el fran­cés Louis Née, el úni­co bo­tá­ni­co que re­gre­só, in­ten­tó sin éxi­to ven­der por su cuen­ta el her­ba­rio, el res­to fue amon­to­na­do en dis­tin­tos al­ma­ce­nes...

Du­ran­te ca­si dos­cien­tos años la His­to­ria no ha sa­bi­do apre­ciar la ver­da­de­ra mag­ni­tud que lo­gró con­se­guir la ex­pe­di­ción en­ca­be­za­da por Ma­las­pi­na, cum­bre de la Ilustración es­pa­ño­la, que su­peró con cre­ces las ex­pe­di­cio­nes de Cook, de La Pé­rou­se y de Bou­gain­vi­lle.

RU­TAS DE LA EX­PE­DI­CIÓN MA­LAS­PI­NA.

JUN­TO A ES­TAS LÍ­NEAS, RETRATO DE ALE­JAN­DRO MA­LAS­PI­NA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.