En­tre­vis­ta a AN­TO­NIO PUEN­TE MA­YOR

Clio Historia - - SUMARIO -

CON "EL ENIG­MA DEL SA­LÓN VIC­TO­RIA" (AL­GAI­DA), AN­TO­NIO PUEN­TE MA­YOR HA­CE UN RE­CO­RRI­DO POR LOS AM­BIEN­TES QUE DIE­RON VI­DA A SHER­LOCK HOL­MES, PE­RO TAM­BIÉN POR EL IM­PE­RIO DON­DE SE CRIÓ MA­RÍA CRIS­TI­NA DE HABSBURGO, LA REI­NA DE ES­PA­ÑA ME­NOS CO­NO­CI­DA POR LOS ES­PA­ÑO­LES. AUN­QUE EL AU­TÉN­TI­CO HO­ME­NA­JE ES AL PRO­PIO SI­GLO XIX, UNA ÉPO­CA FAS­CI­NAN­TE QUE PO­SEE NU­ME­RO­SOS PUN­TOS EN CO­MÚN CON LA AC­TUA­LI­DAD.

"NO SE PUE­DE OL­VI­DAR EL TIEM­PO MÁS QUE SIR­VIÉN­DO­SE DE ÉL". Es­tas pa­la­bras, pro­nun­cia­das por el poe­ta fran­cés Char­les Bau­de­lai­re, tal vez po­drían ser­vir­nos pa­ra glo­sar la la­bor del es­cri­tor de no­ve­la his­tó­ri­ca, un gé­ne­ro que es­tá vi­vien­do una de sus eta­pas do­ra­das y que, en oca­sio­nes, nos re­ga­la epi­so­dios iné­di­tos o po­co co­no­ci­dos por el gran pú­bli­co, a quie­nes el en­sa­yo no ha po­di­do o sa­bi­do ac­ce­der con la su­fi­cien­te em­pa­tía. Y es que mer­ced al tra­ba­jo de do­cu­men­ta­ción, la cui­da­da am­bien­ta­ción y las "li­cen­cias na­rra­ti­vas", de au­to­res co­mo Um­ber­to Eco, Ro­bert Gra­ves o Jo­sé Luis Co­rral, los lec­to­res han po­di­do aden­trar­se en el pen­sa­mien­to de un mon­je fran­cis­cano del si­glo XIV, un em­pe­ra­dor de la An­ti­gua Ro­ma o del mis­mí­si­mo Cid Cam­pea­dor, y to­do ello con ca­li­dad y ri­gor.

Una la­bor ar­dua y a ve­ces po­co re­co­no­ci­da que ha ser­vi­do pa­ra que mu­chos des­creí­dos de la His­to­ria vuel­van a in­tere­sar­se por ella. El enig­ma del sa­lón Vic­to­ria (Al­gai­da), obra del es­cri­tor se­vi­llano An­to­nio Puen­te Ma­yor, es una de las pro­pues­tas más re­cien­tes del gé­ne­ro, y sus 408 pá­gi­nas nos in­vi­tan a re­co­rrer la Eu­ro­pa de fi­na­les del si­glo XIX de un mo­do tan su­ge­ren­te co­mo atrac­ti­vo. En­vuel­ta en un ha­lo de sus­pen­se pro­pio de las no­ve­las de Ray­mond Chand­ler, Wil­kie Co­llins o Agat­ha Ch­ris­tie, su tra­ma arran­ca en el Hô­tel du Pa­lais, jo­ya de los es­ta­ble­ci­mien­tos tu­rís­ti­cos del mo­men­to, ubi­ca­do a pie de la Gran­de Pla­ge, en Bia­rritz. Allí, cin­co in­vi­ta­dos de ta­lla mun­dial des­cu­bren por azar el ca­dá­ver de una mu­jer es­tran­gu­la­da y con la piel re­cu­bier­ta de oro, lo que re­que­ri­rá de sus do­nes pa­ra re­sol­ver el mis­te­rio. Un who­du­nit (quién-lohi­zo) en to­da re­gla, tras cu­ya su­per­fi­cie se es­con­de un ati­na­do retrato de una épo­ca fas­ci­nan­te.

–¿Qué ha si­do lo más di­fí­cil de cons­truir en es­ta no­ve­la?

–Sin du­da al­gu­na los personajes, da­do que es un ejer­ci­cio co­ral pro­ta­go­ni­za­do por al­gu­nas de las men­tes más bri­llan­tes del si­glo XIX, a las que se su­man una plé­ya­de de se­cun­da­rios im­pres­cin­di­bles pa­ra la tra­ma e igual­men­te im­por­tan­tes. No en vano, los pro­ta­go­nis­tas de El enig­ma del sa­lón Vic­to­ria —to­dos de car­ne y hue­so— lle­van un si­glo co­pan­do las es­tan­te­rías de bi­blio­te­cas y li­bre­rías de me­dio mun­do con sus an­dan­zas, nor­mal­men­te a tra­vés de ma­nua­les de His­to­ria o en­sa­yos bio­grá­fi­cos. De ahí que la res­pon­sa­bi­li­dad fue­se aún ma­yor. Es­ta­mos ha­blan­do, na­da más y na­da me­nos, que del doc­tor que dio for­ma al psi­coa­ná­li­sis, del in­ge­nie­ro de la to­rre de Pa­rís o del crea­dor de Sher­lock Hol­mes… O lo que es lo mis­mo, de Sig­mund Freud, Gus­ta­ve Eif­fel y Art­hur Co­nan Doy­le. Un pó­ker de ases que se com­ple­ta con el ge­nial pin­tor de

Al­bi, Hen­ri de Tou­lou­se-Lau­trec, y el crea­dor de ópe­ras inol­vi­da­bles co­mo Ma­da­me But­terfly, Tos­ca o La Bohè­me, Gia­co­mo Puc­ci­ni. Ellos cin­co se ten­drán que en­fren­tar a un enig­ma de tal en­ver­ga­du­ra que les obli­ga­rá a su­mar sus ta­len­tos, o de lo con­tra­rio su repu­tación se ve­rá se­ria­men­te da­ña­da.

–¿A qué ta­len­tos se re­fie­re exac­ta­men­te?

–Pues a la ca­pa­ci­dad crí­ti­ca y psi­co­ló­gi­ca del doc­tor Freud, cu­ya dis­ci­pli­na ra­ya­ba lo en­fer­mi­zo; a los co­no­ci­mien­tos en me­di­ci­na fo­ren­se

"LOS PRO­TA­GO­NIS­TAS DE 'EL ENIG­MA DEL SA­LÓN VIC­TO­RIA' lle­van un si­glo co­pan­do las es­tan­te­rías de bi­blio­te­cas y li­bre­rías de me­dio mun­do con sus an­dan­zas, nor­mal­men­te a tra­vés de ma­nua­les de His­to­ria o en­sa­yos bio­grá­fi­cos".

y mé­to­dos po­li­cia­les de in­ves­ti­ga­ción de Co­nan Doy­le, o a la in­ven­ti­va des­bor­dan­te y ex­pe­rien­cia en ae­ro­di­ná­mi­ca de Eif­fel. Pe­ro tam­bién, y en gran me­di­da, a la sen­si­bi­li­dad de dos ar­tis­tas ge­nia­les co­mo Puc­ci­ni y Lau­trec, quie­nes aún des­pier­tan nues­tra ad­mi­ra­ción. En re­su­men, una es­pe­cie de Li­ga de la Jus­ti­cia, cu­ya aven­tu­ra ca­lei­dos­có­pi­ca bus­ca des­de el pri­mer mi­nu­to la com­pli­ci­dad del lec­tor.

UN IN­DIA­NA JO­NES, A LA

ES­PA­ÑO­LA

–Gru­po al que se in­cor­po­ra un sex­to per­so­na­je ve­ni­do del otro la­do del Atlán­ti­co. ¿Pue­de ex­pli­car­nos de quién se tra­ta?

–En to­da aven­tu­ra que se pre­cie –y a mí me en­can­tan las no­ve­las clá­si­cas de Ju­lio Ver­ne o Ro­bert Louis Ste­ven­son– de­be so­bre­sa­lir un ar­que­ti­po de ac­ción con el que po­der iden­ti­fi­car­nos. En es­te ca­so no tu­ve que es­tru­jar­me la ca­be­za, pues el azar pu­so en mis ma­nos a un ar­queó­lo­go y bi­blió­fi­lo nor­te­ame­ri­cano que po­seía la edad, el ros­tro y las ca­rac­te­rís­ti­cas que yo an­da­ba Me es­toy re­fi­rien­do a

Ar­cher Mil­ton Hun­ting­ton, hi­jo de uno de los cua­tro gran­des mag­na­tes del fe­rro­ca­rril en Es­ta­dos Uni­dos, cu­yo afán co­lec­cio­nis­ta dio lu­gar a la His­pa­nic So­ciety of Ame­ri­ca, una ins­ti­tu­ción de­di­ca­da al es­tu­dio de las ar­tes y la cul­tu­ra de Es­pa­ña ¡en pleno Man­hat­tan!

–Per­so­na­je que se con­vier­te en una suer­te de In­dia­na Jo­nes del si­glo XIX…

-Así es. Pe­ro a di­fe­ren­cia del per­so­na­je ci­ne­ma­to­grá­fi­co, la tra­yec­to­ria de Hun­ting­ton se cen­tró ca­si ex­clu­si­va­men­te en nues­tro país, don­de lle­gó a ex­ca­var jun­to al gran ar­queó­lo­go fran­cés Jor­ge Bon­sor, res­pon­sa­ble de sa­car a la luz la ne­cró­po­lis ro­ma­na de Car­mo­na (Se­vi­lla) o el con­jun­to de Baelo Clau­dia (Cá­diz). Una la­bor muy des­agra­de­ci­da que su­pu­so el ini­cio de la ar­queo­lo­gía mo­der­na en el sur de Eu­ro­pa y que hoy po­cos re­cuer­dan. Si aca­so, a Hun­ting­ton se le co­no­ce por el en­car­go que hi­zo en 1911 al pin- tor Joa­quín So­ro­lla: un con­jun­to de lien­zos de gran ta­ma­ño ti­tu­la­do Vi­sión de Es­pa­ña, que des­de en­ton­ces se ex­hi­be en su ins­ti­tu­ción neo­yor­qui­na.

TO­QUE FE­ME­NINO

–Y jun­to a es­te re­per­to­rio de nom­bres mas­cu­li­nos –a los ya men­cio­na­dos se su­man se­cun­da­rios de lu­jo co­mo Clé­ment Ader, el in­ven­tor del avión, o Bram Sto­ker, pa­dre de Drá­cu­la–, sur­ge una mu­jer de ex­cep­ción lla­ma­da Ma­ría Cris­ti­na.

–Da­da la fuer­za y el ca­ris­ma de es­tos in­di­vi­duos no po­día con­for­mar­me con una pro­ta­go­nis­ta fe­me­ni­na cual­quie­ra. De ahí que op­ta­se por la rei­na Ma­ría Cris­ti­na de Habsburgo, quien, pa­ra­dó­ji­ca­bus­can­do.

"EN MI NO­VE­LA NO PO­DÍA FAL­TAR el per­so­na­je de Ar­cher Mil­ton Hun­ting­ton, cu­yo afán co­lec­cio­nis­ta dio lu­gar a la 'His­pa­nic So­ciety of Ame­ri­ca', de­di­ca­da al es­tu­dio de las ar­tes y la cul­tu­ra de Es­pa­ña ¡en pleno Man­hat­tan!".

men­te, tu­vo que ejer­cer un pa­pel nor­mal­men­te re­ser­va­do a los va­ro­nes. Así, y en con­tra de lo es­pe­ra­do, la ma­dre de Al­fon­so XIII ocu­pó el trono co­mo re­gen­te has­ta la ma­yo­ría de edad de su hi­jo, lo que le per­mi­tió co­no­cer los en­tre­si­jos de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la del mo­men­to, a la par que su­frir sus con­se­cuen­cias. No ol­vi­de­mos que el 1 de enero de 1899, seis me­ses an­tes de los acon­te­ci­mien­tos que na­rro en mi no­ve­la, Cu­ba se ha­bía in­de­pen­di­za­do ofi­cial­men­te de Es­pa­ña, por lo que la si­tua­ción no era pre­ci­sa­men­te bo­yan­te.

–Sin em­bar­go, su retrato de Ma­ría Cris­ti­na va más allá de su pa­pel co­mo rei­na y se aden­tra en lo per­so­nal y hu­mano. ¿Qué po­dría des­ta­car­nos de ella?

–Pa­ra em­pe­zar que fue una mu­jer com­ple­ta­men­te des­co­no­ci­da e in­fra­va­lo­ra­da por sus súb­di­tos. Ello se de­bió fun­da­men­tal­men­te a su rol de se­gun­da es­po­sa de Al­fon­so XII -es­te en­viu­dó de la se­vi­lla­na Ma­ría de las Mer­ce­des de Or­leans tras diez me­ses de ma­tri­mo­nio–. Pe­ro tam­bién a la ima­gen que pro­yec­ta­ba en­tre los es­pa­ño­les: la de una mu­jer ex­tran­je­ra, se­ria y ul­tra con­ser­va­do­ra, que cho­ca­ba fron­tal­men­te con el ideal de la mu­jer cas­ti­za. De he­cho, rá­pi­da­men­te fue apo­da­da "Do­ña Vir­tu­des", ex­ten­dién­do­se el ru­mor de que pro­ce­día de un con­ven­to –na­da más le­jos de la reali­dad–. Si bien es cier­to que "Cris­ta", que es co­mo la lla­ma­ba su fa­mi­lia, fue una mu­jer cul­ti­va­da des­de su ju­ven­tud (to­ca­ba el piano, ha­bla­ba va­rios idio­mas y era pri­ma del em­pe­ra­dor Fran­cis­co Jo­sé de Aus­tria), no he­mos de ob­viar su enor­me hu­ma­ni­dad y en­tre­ga ha­cia los ne­ce­si­ta­dos, así co­mo su por­ten­to­sa vi­sión de fu­tu­ro. En gran par­te, la ciu­dad de San Se­bas­tián le de­be su en­can­to a la im­pli­ca­ción de es­ta mu­jer.

DE ANIVER­SA­RIO

–Una ciu­dad que es­te año ce­le­bra el 125 Aniver­sa­rio del Pa­la­cio de Mi­ra­mar, el lu­gar don­de Ma­ría Cris­ti­na ve­ra­nea­ba con sus hi­jos, y que, ade­más, apa­re­ce en la por­ta­da de su no­ve­la.

–Un lu­gar ma­ra­vi­llo­so, ubi­ca­do fren­te a la pla­ya de La Con­cha, que la rei­na man­dó cons­truir con su pro­pia do­te en 1893, y que hoy es un icono de la ca­pi­tal do­nos­tia­rra. Yo he te­ni­do la suer­te de re­co­rrer­lo in­fi­ni­dad de ve­ces gra­cias a mi tra­ba­jo co­mo guía de tour ope­ra­dor, y pue­do dar fe de su be­lle­za y de las his­to­rias que ate­so­ra. Y es que en San Se­bas­tián la rei­na Ma­ría Cris­ti­na vi­vió al­gu­nos de los epi­so­dios más en­tra­ña­bles de su vi­da, co­mo la co­lo­ca­ción de la pri­me­ra pie­dra de la ca­te­dral del Buen Pas­tor o el em­be­lle­ci­mien­to de las ca­lles al es­ti­lo pa­ri­sino. Y, por su­pues­to, ver cre­cer a su vás­ta­go, el pe­que­ño Al­fon­so XIII, en un pe­río­do es­pe­cial­men­te de­li­ca­do pa­ra la mo­nar­quía. En su­ma, Ma­ría Cris­ti­na, San Se­bas­tián y el pro­pio si­glo XIX me­re­cían un ho­me­na­je en el 125 Aniver­sa­rio de Mi­ra­mar, y creo que mi no­ve­la pue­de apor­tar un pe­que­ño grano de are­na.

"EN SAN SE­BAS­TIÁN, la rei­na Ma­ría Cris­ti­na vi­vió al­gu­nos de los epi­so­dios más en­tra­ña­bles de su vi­da, co­mo la co­lo­ca­ción de la pri­me­ra pie­dra de la ca­te­dral del Buen Pas­tor o el em­be­lle­ci­mien­to de las ca­lles al es­ti­lo pa­ri­sino".

CIU­DAD DE SAN SE­BAS­TIÁN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.