A CON­TRA­CO­RRIEN­TE

Clio Historia - - GUERRA MUNDIAL CHURCHILL -

TRAS EL FI­NAL DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL, Chur­chill se con­vir­tió en una de las ca­be­zas más vi­si­bles de la po­lí­ti­ca in­gle­sa, pri­me­ro den­tro del Par­ti­do Li­be­ral y, pos­te­rior­men­te, en 1925, de nue­vo co­mo miem­bro del Par­ti­do Con­ser­va­dor.

Una de sus gran­des preo­cu­pa­cio­nes fue la lu­cha con­tra la re­vo­lu­ción bol­che­vi­que, mo­ti­vo por el cual se mos­tró co­mo un de­ci­di­do par­ti­da­rio de que In­gla­te­rra in­ter­vi­nie­se en la Gue­rra Ci­vil Ru­sa pa­ra lu­char con­tra el Ejér­ci­to Ro­jo. Su des­con­fian­za ha­cia la bru­tal dic­ta­du­ra co­mu­nis­ta es­ta­ble­ci­da en la Unión So­vié­ti­ca por Sta­lin, le lle­vó a pro­nun­ciar po­lé­mi­cas de­cla­ra­cio­nes, co­mo cuan­do di­jo que Mus­so­li­ni ha­bía pres­ta­do un gran ser­vi­cio al mun­do por ha­ber­se con­ver­ti­do en un au­tén­ti­co ba­luar­te con­tra el ré­gi­men bol­che­vi­que. No me­nos con­tro­ver­ti­da fue su pos­tu­ra a fa­vor del rey Eduar­do VIII, a quien de­fen­dió a ca­pa y es­pa­da fren­te a la ma­yo­ría de par­la­men­ta­rios que pe­dían su di­mi­sión cuan­do es­te ini­ció su re­la­ción con Wa­llis Sim­pson. De igual for­ma, Wins­ton Chur­chill de­ci­dió na­ve­gar con­tra­co­rrien­te cuan­do em­pe­zó a aler­tar so­bre el pe­li­gro que su­po­nía pa­ra In­gla­te­rra y pa­ra to­da Eu­ro­pa el rear­me de la Ale­ma­nia na­zi, pe­ro sus ad­ver­ten­cias ca­ye­ron en sa­co ro­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.