Clio Historia - - FO­TO HIS­TÓ­RI­CA -

VAN GOGH ES YA UN MI­TO EN MA­YÚS­CU­LAS, AUN­QUE NUN­CA SE BE­NE­FI­CIÓ DE SUS PIN­TU­RAS DU­RAN­TE SU VI­DA, VI­VIEN­DO EN LA PO­BRE­ZA DU­RAN­TE LA MA­YOR PAR­TE DE SU VI­DA. PE­RO SU HIS­TO­RIA SI­GUE OFRE­CIEN­DO LU­CES Y SOM­BRAS, QUE NO SO­LO DES­PIER­TAN EL IN­TE­RÉS DE LOS AMANTES DEL AR­TE, TAM­BIÉN DE LOS QUE BUS­CAN RESPUESTAS PA­RA LOS MISTERIOS DE NUES­TRA HIS­TO­RIA MÁS UNIVERSAL.

Así en los pró­xi­mos me­ses las sa­las de la TATE BRITAIN de Lon­dres con una mues­tra que nos re­ve­la los se­cre­tos de la vi­da del maes­tro en Gran Bre­ta­ña y una subas­ta pa­ri­si­na real­men­te es­pe­cial, des­em­pol­van sus enig­mas.

VAN GOGH Y GRAN BRE­TA­ÑA.

SEÑAS DE IDENTIDAD

Y es que las obras que es­ta­rán ex­pues­tas en la ciu­dad lon­di­nen­se bien me­re­cen una vi­si­ta. No en vano, la ex­po­si­ción Van Gogh y Gran Bre­ta­ña pre­sen­ta, has­ta el pró­xi­mo 11 de agos­to, la ma­yor co­lec­ción de pin­tu­ras de Van Gogh en el Reino Uni­do du­ran­te ca­si una dé­ca­da. Al­gu­nos de sus lien­zos más fa­mo­sos pro­ve­nien­tes de los más va­ria­dos des­ti­nos, in­clui­dos Za­pa­tos, No­che es­tre­lla­da so­bre el Ró­da­lo, L'Ar­lé­sien­ne y dos obras que reali­zó mien­tras era pa­cien­te en el Saint Paul Paul –At Eter­nity´s Ga­te y Pri­so­ners Exer­ci­sing (ba­sa­do en su im­pre­sión de la pri­sión de New­ga­te en Lon­dres)– es­ta­rán pre­sen­tes. Ade­más se con­ta­rá con una de sus crea­cio­nes más em­ble­má­ti­cas, Los Gi­ra­so­les, que se en­cuen­tra ac­tual­men­te en­tre los fon­dos de la Ga­le­ría Na­cio­nal de Lon­dres.

Van Gogh vi­vió en In­gla­te­rra en sus años de ju­ven­tud más im­por­tan­tes, lle­gó a es­te país cuan­do con­ta­ba con la edad de 20 y pa­só tres in­ten­sos años. An­tes de que la fundación de la Unión Eu­ro­pea per­mi­tie­ra la li­bre cir­cu­la­ción a tra­vés de sus fron­te­ras, Van Gogh ya via­jó a Gran Bre­ta­ña co­mo in­mi­gran­te. Fue un enamo­ra­do de la cul­tu­ra bri­tá­ni­ca, es­pe­cial­men­te de las no­ve­las de Char­les Dic­kens y Geor­ge Eliot. Y se ins­pi­ró en el ar­te que vio aquí, in­clui­das las pin­tu­ras de Cons­ta­ble y Mi­llais, que tam­bién se pre­sen­tan en la ex­po­si­ción. Tra­ba­jó en Co­vent Gar­den co­mo dis­tri­bui­dor de fo­to­gra­fía ar­tís­ti­ca y gra­ba

dos. Vi­vió en el sur de Lon­dres, pri­me­ro en Brix­ton y lue­go en Oval. Y dis­fru­ta­ba ca­mi­nan­do por sus ca­lles, to­man­do su ru­ta ha­bi­tual por el puen­te de West­mins­ter, in­clu­so más tar­de le es­cri­bi­ría a su her­mano, re­cor­dan­do con ca­ri­ño es­tos pa­seos por ese lu­gar. Es­te am­bien­te y es­tos au­to­res le mar­ca­ron pa­ra el res­to de su ca­rre­ra. Pe­ro, ade­más, la mues­tra se cen­tra igual­men­te en los ar­tis­tas bri­tá­ni­cos que se ins­pi­ra­ron en la fi­gu­ra de Van Gogh, en­tre ellos, Fran­cis Ba­con, Da­vid Bom­berg y los jó­ve­nes pin­to­res de Cam­den Town. No en vano, mues­tra có­mo su vi­sión pu­so a los ar­tis­tas bri­tá­ni­cos en el ca­mino ha­cia un ge­nial ar­te mo­derno. Fran­cis Ba­con y sus com­pa­ñe­ros po­si­cio­na­rían a Van Gogh co­mo un pin­tor de la es­pe­ran­za des­pués de la des­truc­ción de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Lon­dres fue un es­ce­na­rio nue­vo, sor­pren­den­te y re­ve­la­dor pa­ra Van Gogh, su­po­nía una reali­dad com­ple­ta­men­te nue­va a lo que ha­bía vi­vi­do en su ciu­dad na­tal ru­ral. Que­dó im­pre­sio­na­do y asi­mi­ló pa­ra su ar­te to­do el mo­der­nis­mo de la ciu­dad, la tec­no­lo­gía avan­za­da y el trans­por­te.

UN AR­MA QUE ES­CON­DE

MU­CHOS SE­CRE­TOS

Pe­ro la tra­ge­dia en­vol­vió su vi­da años des­pués. Aho­ra una ca­sa pa­ri­si­na de subas­tas, Drouot, ha anun­cia­do que el 19 de ju­nio pon­drá a la ven­ta la pis­to­la, del ca­li­bre 7 mm, con la que Van Gogh en­con­tró su fi­nal. Se tra­ta del ar­ma con la que pre­sun­ta­men­te el pin­tor se dis­pa­ró en el pe­cho el 27 de ju­lio de 1890, pro­vo­can­do su muer­te des­pués de pa­sar dos días ago­ni­zan­do. Es­ta pis­to­la no fue en­con­tra­da has­ta 1965. Un agri­cul­tor des­cu­brió el ar­ma, que se tra­ta de un mo­de­lo Le­fau­cheux, en el pa­ra­je de Au­vers-su­rOi­se en el que ocu­rrie­ron los te­rri­bles he­chos ha­ce 75 años. Se la en­tre­gó a la ma­dre del due­ño ac­tual, quien la man­tu­vo en se­cre­to du­ran­te mu­cho tiem­po. El re­vól­ver se pre­sen­tó al pú­bli­co por pri­me­ra vez en 2012 en el mo­men­to de la pu­bli­ca­ción del li­bro de Alain Rohan, "¿Ha­bría­mos en­con­tra­do el ar­ma del sui­ci­dio?".

Es­ta mí­ti­ca ar­ma ya pu­do ser vis­ta ade­más cuan­do fue ex­pues­ta en 2016 en el Mu­seo Van Gogh de Áms­ter­dam. Aho­ra sa­le a la ven­ta con un pre­cio es­ti­ma­do de en­tre 40.000 y 60.000 eu­ros, un pre­cio muy acor­de a la his­to­ria que, sin du­da, es­con­de.

VAN GOGH GI­RA­SO­LES, 1888. NA­TIO­NAL GA­LLERY.

VAN GOGH EN LA OTRA PÁ­GI­NA, AU­TO­RRE­TRA­TO, OTO­ÑO, 1889. NA­TIO­NAL GA­LLERY OF ART (WA­SHING­TON, EE.UU.).

FRAN­CIS BA­CON. ARRI­BA, ES­TU­DIO PA­RA RE­TRA­TO DE VAN GOGH IV, 1957. TATE. © ES­TA­TE OF FRAN­CIS BA­CON.

VAN GOGH. ABA­JO, ZA­PA­TOS, 1886. VAN GOGH MU­SEUM (ÁMS­TER­DAM, HO­LAN­DA).

VAN GOGH LA HA­BI­TA­CIÓN, 1889 MU­SÉE D'OR­SAY, PA­RÍS.

PIS­TO­LA, DEL CA­LI­BRE 7 MM, CON LA QUE PRE­SUN­TA­MEN­TE SE DIS­PA­RÓ EN EL PE­CHO EL 27 DE JU­LIO DE 1890, PRO­VO­CAN­DO SU MUER­TE TRAS DOS DÍAS DE AGO­NÍA. SE SUBAS­TA EN PA­RÍS CON UN PRE­CIO DE SA­LI­DA ES­TI­MA­DO EN­TRE 40.000 Y 60.000 EU­ROS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.