La HECHICERA, víc­ti­ma de la IN­QUI­SI­CIÓN

Clio Historia - - SUMARIO -

SI BIEN ES CIER­TO QUE LA MA­YOR PAR­TE DE LOS ACU­SA­DOS POR LA IN­QUI­SI­CIÓN EN ES­PA­ÑA FUE­RON PER­SO­NAS ACU­SA­DAS DE JUDAIZANTE­S, y que en su de­fec­to hu­bo otras co­mo Ma­ría So­li­ña, cu­yo ob­je­ti­vo al ser de­nun­cia­das fue apro­piar­se de sus bie­nes, tam­bién es cier­to que los más des­fa­vo­re­ci­dos eran blan­co ha­bi­tual de acu­sa­cio­nes de lo más pe­re­gri­nas.

Así ocu­rrió en Lu­go, en 1646, con una po­bre des­gra­cia­da lla­ma­da Lu­cía Fi­dal­go.

Y es que, Lu­cía era hi­ja de una pros­ti­tu­ta na­tu­ral de San Martiño Dan­llo, una fe­li­gre­sía lu­cen­se. Pro­ba­ble­men­te las co­sas le iban muy mal a la ma­dre, pues cuan­do Lu­cía con­ta­ba so­lo tre­ce o ca­tor­ce años la ven­dió al pri­me­ro que qui­so acos­tar­se con ella.

El re­la­to de es­ta ven­ta, tal co­mo apa­re­ce en el pro­ce­so, es bas­tan­te sór­di­do. Se ex­pli­ca que, una no­che de San Juan, ca­mi­na­ban la ma­dre y la hi­ja jun­to con una ami­ga de la pri­me­ra jun­to a la ori­lla del río cuan­do de pron­to apa­re­ció an­te ellas un hom­bre. Y fue él el que des­flo­ró a la po­bre Lu­cía, pre­vio co­bro por la ma­dre, que ayu­dó en la te­rri­ble es­ce­na jun­to con su ami­ga.

El au­to con­ti­núa dan­do de­ta­lles cuan­do tras el pri­mer en­cuen­tro con la ni­ña, aquel hom­bre pa­sa la no­che acos­tán­do­se con las dos adul­tas en re­pe­ti­das oca­sio­nes.

Por su­pues­to, el in­di­vi­duo no era otro que el dia­blo, que co­mo to­do el mun­do sa­bía en esa épo­ca era de­pra­va­do, borracho y afi­cio­na­do a las pros­ti­tu­tas.

Cer­ca ya de la ma­dru­ga­da, y siem­pre se­gún el re­la­to del au­to, el hom­bre se vol­vió de nue­vo ha­cia Lu­cía y pre­ten­dió for­zar­la, a lo que la po­bre chi­qui­lla co­men­zó a llo­rar de tal for­ma que el “dia­blo” tu­vo que desis­tir de sus in­ten­cio­nes.

Muy pro­ba­ble­men­te, el dia­blo no fue­ra más que al­gún po­de­ro­so de la zo­na, que ocul­to ba­jo las su­pers­ti­cio­nes de los más pobres se apro­ve­cha­ba de si­tua­cio­nes co­mo es­ta.

Y así trans­cu­rrió el pri­mer con­tac­to de Lu­cía con la pros­ti­tu­ción, ac­ti­vi­dad a la que tu­vo que de­di­car­se el res­to de su vida pa­ra po­der ga­nar­se el pan.

Tam­po­co nos sor­pren­de que las pros­ti­tu­tas siem­pre ha­yan te­ni­do ma­la fa­ma,

de mo­do que es nor­mal que la ma­dre de Lu­cía fue­ra co­no­ci­da en­tre las gen­tes co­mo hechicera. Es po­si­ble in­clu­so que la po­bre mu­jer fo­men­ta­ra esa opi­nión con tal de cui­dar­se de sus ve­ci­nos. La cues­tión es que, a su muer­te, la fa­ma de la ma­dre pa­só a la hi­ja.

Pa­re­ce que Lu­cía no era es­pe­cial­men­te agra­cia­da, así que a su ac­ti­vi­dad de pros­ti­tu­ción te­nía que aña­dir la de li­mos­ne­ra. De mo­do que tu­vo la ma­la suer­te de pe­dir li­mos­na a la puer­ta de un ve­cino que, si bien le dio al­gún di­ne­ro, dos días des­pués se dio cuen­ta de que te­nía un par de le­cho­nes que pa­re­cían des­orien­ta­dos y a los que la ma­dre no que­ría ama­man­tar. ¿Y qué pen­só es­te buen hom­bre? Pues que, sin du­da, la pros­ti­tu­ta ha­bía he­chi­za­do a sus cer­dos, de mo­do que ni cor­to ni pe­re­zo­so se fue a de­nun­ciar­la.

Lu­cía Fi­dal­go fue ci­ta­da an­te el juez, y la po­bre mu­cha­cha na­rró toda su te­rri­ble vida. No pa­re­ció ser­vir de mu­cho, por­que el juez la ame­na­zó con te­rri­bles cas­ti­gos, e in­clu­so con la ho­gue­ra, si no con­fe­sa­ba lo que ha­bía he­cho con los cer­dos. Lu­cía con­fe­só, y se ofre­ció a qui­tar la mal­di­ción. El juez acep­tó aque­llo y la jo­ven que­dó li­bre.

No sa­be­mos qué pa­só con los le­cho­nes, lo que sí sa­be­mos es que el mis­mo hom­bre la de­nun­ció an­te la In­qui­si­ción en 1646. Se abrió nue­va in­ves­ti­ga­ción, y al com­pro­bar que Lu­cía era po­bre y que no ha­bía te­ni­do la cul­pa de lo ocu­rri­do aque­lla in­faus­ta no­che de San Juan ni ser muy creí­ble la acu­sa­ción de los le­cho­nes, se aban­do­nó la cau­sa.

El que no aban­do­nó fue el due­ño de los cer­dos, que vol­vió a de­nun­ciar­la de nue­vo al año si­guien­te. El in­qui­si­dor tam­po­co si­guió con la cau­sa, tal vez pen­san­do que las des­gra­cias de aque­lla mu­jer pro­ve­nían de ha­ber­se ne­ga­do a ya­cer de nue­vo con el dia­blo aque­lla le­ja­na no­che de San Juan.

Pe­ro las de­nun­cias con­ti­nua­ron du­ran­te va­rios años has­ta que al fin, en ma­yo de 1650, el nom­bre de Lu­cía Fi­dal­go apa­re­ce en el libro de en­tra­da de las cár­ce­les del San­to Ofi­cio de San­tia­go. Pa­ra en­ton­ces te­nía 30 años.

El ca­so pre­sen­ta­ba al­gu­nas otras de­nun­cias bas­tan­te im­pre­ci­sas, co­mo las de una mu­jer que de­cía que no te­nía le­che pa­ra dar de ma­mar a su be­bé y Lu­cía le ha­bía di­cho que to­ma­ra cier­tas hier­bas pa­ra so­lu­cio­nar su pro­ble­ma.

Lu­cía se arras­tró an­te los jue­ces im­plo­ran­do pie­dad, y di­jo tal can­ti­dad de dis­pa­ra­tes cuan­do la co­lo­ca­ron en el po­tro de tor­men­to que pen­sa­ron que es­ta­ba lo­ca, por lo que so­li­ci­ta­ron nue­va in­for­ma­ción so­bre la mu­jer.

Las di­li­gen­cias mos­tra­ron que es­ta­ba en su sano jui­cio, y que tan­to su ma­dre co­mo ella te­nían fa­ma de he­chi­ce­ras, por lo que se la con­de­nó a su­frir tor­men­to, que con­sis­tió en apli­car­le vein­te cua­tro cuer­das en pier­nas, mus­los y bra­zos y apre­tar­las con tor­ni­que­tes. La idea era que la pre­sión apli­ca­da a las cuer­das las hi­cie­ra cor­tar la car­ne has­ta lle­gar al hue­so.

Tras es­te su­pli­cio, se la con­mi­nó a ab­ju­rar de Le­ví, y además se la con­de­nó a re­ci­bir dos­cien­tos azo­tes, pa­ra fi­nal­men­te ser des­te­rra­da.

¿Por qué aquel ve­cino se de­ci­dió a acu­sar­la? Nun­ca lo sa­bre­mos. Qui­zá qui­so apro­ve­char­se de una jo­ven en una si­tua­ción ex­tre­ma y no lo con­si­guió. O qui­zá cre­yó fir­me­men­te que le ha­bía he­chi­za­do los cer­dos. Lo que sí sa­be­mos es que la po­bre de Lu­cía Fi­dal­go tu­vo la peor de las vi­das po­si­bles, y que pro­ba­ble­men­te por eso mis­mo, fue víc­ti­ma de la In­qui­si­ción.

teo pa­la­cios Es­cri­tor de no­ve­la his­tó­ri­ca. Au­tor de Hi­jos de Her­cha­les (Ed­ha­sa), La Pre­dic­ción del As­tró­lo­go (Edi­cio­nes B), El Trono de Ba­rro (Ed­ha­sa) y Muer­te y ce­ni­zas (Ed­ha­sa).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.