Thé­roig­ne de Mé­ri­court, la ama­zo­nas de la RE­VO­LU­CIÓN FRAN­CE­SA

Clio Historia - - SUMARIO - POR SANDRA FE­RRER www.mu­je­re­sen­lahis­to­ria.com

A PRIN­CI­PIOS DEL SI­GLO XX, UNA EXUL­TAN­TE SARAH BERNHARDT SA­LÍA AL ESCENARIO DE PA­RÍS PA­RA RE­CREAR LA VIDA DE UNA DE LAS HE­ROÍ­NAS MÁS CO­NO­CI­DAS DE LA RE­VO­LU­CIÓN FRAN­CE­SA. THÉ­ROIG­NE DE MÉ­RI­COURT PA­SA­RÍA A LA HIS­TO­RIA CO­MO UNA DE LAS GUE­RRE­RAS RE­VO­LU­CIO­NA­RIAS MÁS AGUERRIDAS, SUBIDA EN SU CA­BA­LLO, CON AR­MAS AL CIN­TO Y ARENGANDO A LAS MA­SAS. UNA IMA­GEN QUE, SIN EM­BAR­GO, TIE­NE MÁS DE MI­TO QUE DE REALI­DAD.

LA VER­DA­DE­RA HIS­TO­RIA DE THÉ­ROIG­NE DE MERICOURT SE EN­CUEN­TRA VE­LA­DA POR UN SIN­FÍN DE IMÁ­GE­NES CON­TRA­DIC­TO­RIAS Y PO­CO VE­RA­CES. A lo lar­go del si­glo XIX, su recuerdo co­mo una de las mu­je­res más ac­ti­vas en las calles del Pa­rís re­vo­lu­cio­na­rio, se fue mol­dean­do has­ta di­bu­jar la ima­gen de una ama­zo­nas que pu­so en jaque a los enemi­gos de la pa­tria y que ins­pi­ró obras de tea­tro y poe­mas co­mo los fa­mo­sos ver­sos que Char­les Bau­de­lai­re le de­di­có ha­cia 1861:

¿Ha­béis vis­to a Thé­roig­ne, aman­te de las ma­tan­zas,

ex­ci­tan­do al asal­to a un pue­blo sin cal­za­do,

con las me­ji­llas y los ojos de fue­go, re­pre­sen­tan­do a su per­so­na­je,

y su­bien­do, con el sa­ble en la mano, las es­ca­le­ras reales?

TAM­BO­RES DE RE­VO­LU­CIÓN

Thé­roig­ne ha­bía na­ci­do en la lo­ca­li­dad fran­ce­sa de Mar­court el 13 de agos­to de 1762. Hi­ja de un humilde cam­pe­sino, su ver­da­de­ro nom­bre era An­neJo­sèp­he. Su in­fan­cia es­tu­vo ro­dea­da de des­di­chas y tris­te­za, so­bre to­do cuan­do su ma­dre fa­lle­ció al dar a luz al se­gun­do de sus her­ma­nos. Cuan­do su pa­dre se vol­vió a ca­sar y for­mó una nue­va fa­mi­lia, los pe­que­ños ini­cia­ron un lar­go pe­ri­plo en busca de un nue­vo ho­gar. Thé­roig­ne vi­vió en un con­ven­to y en ca­sa de va­rios fa­mi­lia­res has­ta que en­con­tró tra­ba­jo co­mo da­ma de com­pa­ñía de una ele­gan­te aris­tó­cra­ta con la que ter­mi­nó viviendo en Lon­dres.

Fue en In­gla­te­rra don­de co­no­ció por pri­me­ra vez el amor, y por pri­me­ra vez tam­bién des­cu­brió que tam­po­co los hom­bres iban a ser su sal­va­ción. En aque­lla épo­ca tur­bu­len­ta de su vida, Thé

La ima­gen de THÉ­ROIG­NE se fue mol­dean­do has­ta di­bu­jar a una ama­zo­nas que pu­so en jaque a los enemi­gos de la pa­tria y que ins­pi­ró obras de tea­tro y poe­mas, co­mo los fa­mo­sos ver­sos que Char­les Bau­de­lai­re le de­di­có ha­cia 1861.

roig­ne bus­có la ma­ne­ra de ga­nar­se el pan por sí mis­ma apro­ve­chan­do su ta­len­to co­mo can­tan­te. Tras vi­vir en Lon­dres y Ro­ma, los tam­bo­res re­vo­lu­cio­na­rios la lle­va­ron a ins­ta­lar­se en Pa­rís en los al­bo­res de la re­vo­lu­ción.

En los pri­me­ros mo­men­tos re­vo­lu­cio­na­rios, Thé­roig­ne per­ma­ne­ció ex­pec­tan­te ob­ser­van­do los acon­te­ci­mien­tos. A pe­sar de que al­gu­nas vo­ces la si­tua­ron en la To­ma de la Bas­ti­lla o li­de­ran­do a las mu­je­res en la mar­cha a Ver­sa­lles de prin­ci­pios de oc­tu­bre de 1789, lo cier­to es que aquel tur­bu­len­to ve­rano Thé­roig­ne se ha­bía ins­ta­la­do en Ver­sa­lles don­de sí que asis­tió a la fre­né­ti­ca ac­ti­vi­dad de la Asam­blea Na­cio­nal.

LOS AMI­GOS DE LA LEY

En 1790, Thé­roig­ne re­gre­só a Pa­rís don­de fun­dó un club, Los ami­gos de la ley, y em­pe­zó a par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te en la vida po­lí­ti­ca de la ciu­dad, dan­do encendidos dis­cur­sos re­cla­man­do la igual­dad de de­re­chos de hom­bres y mu­je­res y reivin­di­can­do el de­re­cho de es­tas a po­der lle­var ar­mas.

Su voz se oía ca­da vez más al­ta, por lo que em­pe­zó a for­jar­se una am­plia lis­ta de enemi­gos, lle­gan­do in­clu­so a ser con­si­de­ra­da una es­pía. A me­dia­dos de 1791, las fuer­zas rea­lis­tas la de­tu­vie­ron acu­sán­do­la de ha­ber in­ten­ta­do aten­tar con­tra la rei­na María An­to­nie­ta. Tras­la­da­da a la for­ta­le­za de Kufs­tein, un re­gio castillo si­tua­do en­tre el Ti­rol y Ba­vie­ra, Thé­roig­ne per­ma­ne­ció pri­sio­ne­ra has­ta que fue tras­la­da­da a Vie­na, don­de fue juz­ga­da por al­ta trai­ción.

De­bi­li­ta­da por su lar­ga es­tan­cia en Kufs­tein en con­di­cio­nes de­plo­ra­bles, Thé­roig­ne sa­có fuer­zas de don­de pu­do pa­ra de­fen­der­se an­te un tri­bu­nal que la ame­na­za­ba con con­de­nar­la a muer­te. Sor­pren­den­te­men­te, fue pues­ta en li­ber­tad.

EL NA­CI­MIEN­TO DE UN MI­TO

A prin­ci­pios de 1792 vol­vía a es­tar en Pa­rís, en el cen­tro de la es­ce­na re­vo­lu­cio­na­ria don­de, ata­via­da con un tra­je es­car­la­ta, con pis­to­las al cin­to y da­gas en los bol­si­llos, vol­vió a de­fen­der la li­ber­tad de to­dos los ciu­da­da­nos, el or­den re­pu­bli­cano y la igual­dad de hom­bres y mu­je­res.

En mar­zo de 1792, Thé­roig­ne pro­nun­ció uno de sus más fa­mo­sos dis­cur­sos en la Sociedad Fra­ter­nal de las Mí­ni­mas: “Ar­mé­mo­nos, te­ne­mos el mis­mo de­re­cho por na­tu­ra­le­za y por ley; mos­tré­mos­les a los hom­bres que no somos inferiores a ellos ni en vir­tu­des ni en co­ra­je”. De las pa­la­bras pa­só a la ac­ción y, a pe­sar de la prohi­bi­ción ex­pre­sa de po­der lle­var ar­mas por ser mu­je­res, Thé­roig­ne se dis­pu­so a or­ga­ni­zar un re­gi­mien­to ex­clu­si­va­men­te fe­me­nino y par­ti­ci­pó ac­ti­va­men­te en el asal­to al pa­la­cio de las Tu­lle­rías, que tu­vo lu­gar en agos­to de 1792.

Pe­ro de nue­vo su ím­pe­tu y co­ra­je le va­lie­ron las crí­ti­cas de los que veían que es­ta­ba ani­man­do con de­ma­sia­do fer­vor a las mu­je­res a sa­lir de sus ca­sas. Fue­ron de he­cho muchas mu­je­res las que em­pe­za­ron a cri­ti­car sus re­la­cio­nes con los gi­ron­di­nos. Asi­mis­mo, sus crí­ti­cas abier­tas a los ja­co­bi­nos no ayu­da­ron a me­jo­rar su ima­gen.

Po­cos me­ses des­pués, un gru­po de mu­je­res la ata­có bru­tal­men­te. Thé­roig­ne so­bre­vi­vió a los gol­pes, pe­ro su men­te que­dó per­tur­ba­da pa­ra siem­pre.

Thé­roig­ne de Mé­ri­court ter­mi­nó sus días ol­vi­da­da, en un sa­na­to­rio, con­si­de­ra­da una de­men­te. So­la, enaje­na­da, lle­gó a so­bre­vi­vir muchos años. So­lo la muer­te, que le lle­gó en el ve­rano de 1817, ter­mi­nó con aquel te­rri­ble en­cie­rro. Dé­ca­das des­pués, su fi­gu­ra fue res­ca­ta­da del ol­vi­do y fue uti­li­za­da por los nos­tál­gi­cos de la re­vo­lu­ción pa­ra di­bu­jar a una ama­zo­nas que aban­de­ró la cau­sa re­vo­lu­cio­na­ria con­vir­tién­do­la en to­do un sím­bo­lo de la Re­vo­lu­ción fran­ce­sa, una re­vo­lu­ción que, sin em­bar­go, ter­mi­nó de­vo­rán­do­la.

THÉ­ROIG­NE se dis­pu­so a or­ga­ni­zar un re­gi­mien­to ex­clu­si­va­men­te fe­me­nino y par­ti­ci­pó ac­ti­va­men­te en el asal­to al pa­la­cio de las Tu­lle­rías, que tu­vo lu­gar en agos­to de 1792.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.