Clio Historia

LA HIS­TO­RIA OCUL­TA DEL LEN­GUA­JE DEL ABA­NI­CO

- Spain · Indira Gandhi International Airport

AUN­QUE PA­REZ­CA UN ELE­MEN­TO INOFEN­SI­VO, UN ADORNO DES­TI­NA­DO A ACA­BAR CON LOS SOFOCOS DEL CA­LOR, EL ABA­NI­CO ES­CON­DE UNA HIS­TO­RIA MUY IN­TERE­SAN­TE. GRA­CIAS AL LEN­GUA­JE DEL ABA­NI­CO SE RE­SOL­VÍAN MU­CHOS ASUN­TOS E IN­TRI­GAS EN NUES­TRA SO­CIE­DAD HA­CE AÑOS. ERA UN AR­MA DE SE­DUC­CIÓN. Y es que, ¿sa­bías que, se­gún se sos­ten­ga el aba­ni­co o la aber­tu­ra que pre­sen­te el mis­mo, pue­de sig­ni­fi­car una co­sa u otra muy dis­tin­ta? Amor, pa­sión, ce­los y trai­ción se po­dían ex­pre­sar en Es­pa­ña a gol­pe de aba­ni­co. Así lo ex­pre­só Jo­seph Ad­di­son: “Los hom­bres tie­nen las es­pa­das, las mu­je­res el aba­ni­co, y el aba­ni­co es, PRO­BA­BLE­MEN­TE, UN AR­MA IGUAL DE Efi­CAZ”. Se tra­ta de un len­gua­je muy su­til en el cual los hom­bres ju­ga­ban un pa­pel ca­pi­tal. Pe­se a que en sus ini­cios ellos tam­bién por­ta­ban cier­to aba­ni­co de me­nor ta­ma­ño, des­pués su uso se con­vir­tió en casi ex­clu­si­vo de la mu­jer. Los si­glos XVIII y XIX fue­ron los años más importante en el uso de es­ta prác­ti­ca. En­ton­ces se asen­ta­ron de­ter­mi­na­dos ges­tos que hoy to­da­vía ten­drían vi­gen­cia. Vamos a re­pa­sar al­gu­nos de los más sig­ni­fi­ca­ti­vos. Por ejem­plo, si co­lo­cas el aba­ni­co abier­to en la ore­ja iz­quier­da cu­brién­do­la, es­tás pi­dien­do que no re­ve­len un se­cre­to, pe­ro si lo que quie­res es de­mos­trar una ne­ga­ti­va de­be­rás de­jar el aba­ni­co so­bre la me­ji­lla iz­quier­da. Tam­bién pue­des pre­gun­tar si al­guien te quie­re si le en­tre­gas el aba­ni­co ce­rra­do de for­ma dis­cre­ta, ade­más si pa­sas el aba­ni­co por los ojos sig­ni­fi­ca “per­dón” o “lo sien­to”. Y si lo que se sien­te es odio, es­te sen­ti­mien­to se pue­de de­mos­trar si mue­ves el aba­ni­co de una mano a otra y si so­lo me es sim­pá­ti­co, lo de­mos­tra­ré al dar re­pe­ti­dos gol­pe­ci­tos en la mano iz­quier­da. Quie­ro que me be­se, pues so­lo hay que apo­yar el aba­ni­co en los labios. Y lo clá­si­co, un sí, pues ce­rrar el aba­ni­co len­ta­men­te, si es no, ce­rrar el aba­ni­co de ma­ne­ra ta­jan­te.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain