Clio Historia

Y CO­MIE­RON PER­DI­CES

- Spain · House of Medici · Saturnino Calleja · Catherine de' Medici · Margaret of Valois · House of Valois

¿Por qué al aca­bar una his­to­ria de­ci­mos "y vi­vie­ron fe­li­ces y co­mie­ron per­di­ces"? Y es que es­ta es, sin du­da, una de las fór­mu­las más po­pu­la­res usa­das co­mo si­nó­ni­mo de fe­li­ci­dad. Así la usó el es­cri­tor Sa­tur­nino Ca­lle­ja (1855-1915), y su ori­gi­nal di­ce : "Fue­ron fe­li­ces y co­mie­ron per­di­ces y a mí no me die­ron por­que no qui­sie­ron". La ex­pre­sión no es así so­lo por­que ri­me, sino por­que en la épi­ca la per­diz era una co­mi­da ca­ra que so­lo po­dían per­mi­tir­se la gen­te adi­ne­ra­da. Era si­nó­ni­mo de bo­nan­za y ade­más, la per­diz ha si­do en Es­pa­ña du­ran­te mu­cho tiem­po el ani­mal fa­vo­ri­to pa­ra la ca­za.

Tam­bién po­de­mos en­con­trar otras re­fe­ren­cias al uso de es­ta ex­pre­sión, por ejem­plo, en la corte de Ca­ta­li­na de Mé­di­ci se uti­li­za­ba la car­ne de per­diz pa­ra des­per­tar el de­seo se­xual y fa­vo­re­cer la con­cep­ción y de ahí su alu­sión al fi­nal fe­liz con el bo­da en un cuen­to. Tam­bién, el as­tró­lo­go de la corte de Mar­ga­ri­ta de Va­lois ase­gu­ra­ba que pa­ra ser ama­do por el ma­ri­do o la es­po­sa, ha­bía que ca­zar una per­diz y sa­car­le el co­ra­zón. El hom­bre, de­bía sa­car­le el co­ra­zón a una per­diz hem­bra, y la mu­jer, a una per­diz ma­cho. Así, se­rían fe­li­ces por siem­pre.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain