Clio Historia

ALOE VE­RA: LA PLAN­TA DE LA IN­MOR­TA­LI­DAD

- Cleopatra VII of Egypt · Alexander the Great · Aristotle · Indira Gandhi International Airport

Es una de las plan­tas más cé­le­bres y con más pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas que co­no­ce­mos. Pa­ra mu­chos es casi una plan­ta mi­la­gro­sa. Su nom­bre tam­bién la des­cri­be a la per­fec­ción. El tér­mino Aloe Ve­ra de­ri­va de la pa­la­bra ára­be “alloeh”, cu­yo sig­ni­fi­ca­do es “sus­tan­cia amar­ga brillante”, mien­tras que “Ve­ra” en la­tín se co­rres­pon­de con el tér­mino “ver­da­de­ro.”

Pa­ra los mé­di­cos grie­gos el aloe ve­ra era fun­da­men­tal, un re­me­dio pa­ra todo, al­go muy especial. Pe­ro fue la egip­cia la ci­vi­li­za­ción que real­men­te más uti­li­zó el Aloe y le otor­gó par­te del pa­pel en la le­yen­da.

No en vano, se re­fe­rían a ella co­mo la “plan­ta de la in­mor­ta­li­dad”. Se di­ce que la rei­na Cleo­pa­tra no du­dó en ha­cer uso de ella. Al pa­re­cer uti­li­za­ba en sus ru­ti­nas ha­bi­tua­les de be­lle­za un co­li­rio pa­ra con­se­guir un bri­llo úni­co en sus ojos, y pa­ra que su piel ga­na­ra en tex­tu­ra y se vie­ra sa­lu­da­ble uti­li­za­ba los ba­ños con ju­go de Aloe Ve­ra.

Pe­ro su uso no era so­lo es­té­ti­co, tam­bién lo uti­li­za­ban en los em­bal­sa­mien­tos de fa­rao­nes. Los ca­dá­ve­res se em­bal­sa­ma­ban con Aloe por su efecto bac­te­ri­ci­da y fun­gi­ci­da. Se creía que al im­pe­dir la des­com­po­si­ción del cuer­po se al­can­za­ría la vi­da eter­na tan­to cor­po­ral co­mo es­pi­ri­tual.

El Pa­pi­ro Ebers (con fe­cha an­te­rior al año 1500 a.C.) es la obra más an­ti­gua co­no­ci­da en la cual es­ta mi­la­gro­sa plan­ta es ci­ta­da. Más tar­de, Dios­có­ri­des, en el si­glo I d.C., en su her­ba­rio grie­go, des­cri­be am­plia­men­te las pro­pie­da­des de la plan­ta tan­to me­di­ci­na­les co­mo cos­mé­ti­cas. Por ejem­plo, so­bre el zu­mo del Aloe ex­pli­ca que “in­cor­po­ra­do con miel, re­suel­ve los car­de­na­les y las oje­ras, mitiga las es­ca­bro­sas in­fla­ma­cio­nes que en los ojos se en­gen­dran y mo­de­ra la co­me­zón de los la­gri­ma­les”.

ALE­JAN­DRO MAGNO TAM­BIÉN SU­CUM­BIÓ

Tam­bién en los paí­ses asiá­ti­cos la plan­ta de Aloe era fun­da­men­tal en los tra­ta­mien­tos mé­di­cos. En con­cre­to, Ale­jan­dro Magno (356-323 a.C.) cu­ra­ba las he­ri­das de sus ejér­ci­tos con el ju­go de Aloe y pe­día que se plan­ta­ra in­clu­so en los ca­rros de com­ba­te pa­ra po­der ha­cer uso de ella y que es­tu­vie­ra fres­ca du­ran­te sus cam­pa­ñas. Al pa­re­cer fue Aris­tó­te­les quien le con­ven­ció pa­ra con­quis­tar la is­la So­co­tra, pa­ra po­der con­se­guir las plan­ta­cio­nes de Aloe y que su su­mi­nis­tro fue­ra su­fi­cien­te pa­ra aten­der a to­dos los he­ri­dos.

QUE­DA CONS­TAN­CIA DE LA IM­POR­TAN­CIA DE ALOE VE­RA EN

LAS PAREDES DE TUM­BAS Y MO­NU­MEN­TOS FU­NE­RA­RIOS DEL AN­TI­GUO EGIP­TO, DON­DE SE HAN EN­CON­TRA­DO DI­BU­JOS DE ES­TA PLAN­TA DE FOR­MA RE­PE­TI­DA.

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain