Clio Historia

CU­RIO­SI­DA­DES his­tó­ri­cas: La con­de­sa de CHIN­CHÓN y el ori­gen del gin-to­nic

UNA CON­DE­SA ES­PA­ÑO­LA, EL PA­LU­DIS­MO, UN ÁR­BOL Y LA IMA­GI­NA­CIÓN DE LOS IN­GLE­SES DIE­RON LU­GAR A LA FA­MO­SA BE­BI­DA QUE HOY CON­SU­MI­MOS.

- TEX­TO: ÁN­GEL SÁN­CHEZ CRES­PO Europe · Rome · France · Carl Linnaeus · Indonesia · India · Sri Lanka · Indira Gandhi International Airport · Una

CUEN­TA LA HIS­TO­RIA, QUE TIE­NE MÁS TIN­TES DE LE­YEN­DA QUE DE HIS­TO­RIA, QUE FRAN­CIS­CA EN­RÍ­QUEZ DE LA RI­VE­RA, SE­GUN­DA ES­PO­SA DE LUIS JE­RÓ­NI­MO FER­NÁN­DEZ DE CA­BRE­RA Y BO­BA­DI­LLA, VI­RREY DE PE­RÚ Y CUAR­TO CON­DE DE CHIN­CHÓN, ALLÁ POR EL AÑO 1632, EN­FER­MÓ DE FIE­BRES EN TIE­RRAS AME­RI­CA­NAS. Ha­bía ob­ser­va­do la con­de­sa que los in­dí­ge­nas usa­ban la cor­te­za de un ár­bol pa­ra com­ba­tir­las y eso les da­ba bue­nos re­sul­ta­dos. Se de­ci­dió a pro­bar, con tan­to éxi­to que pu­do sa­nar y con­ver­tir­se en la pri­me­ra per­so­na de Eu­ro­pa en agra­de­cer las cua­li­da­des de es­te ve­ge­tal, al que lue­go se de­no­mi­nó ár­bol de la quina.

Otra de las di­fe­ren­tes ver­sio­nes exis­ten­tes ha­bla de in­dios re­ce­lo­sos a mos­trar la fór­mu­la que sus cu­ran­de­ros em­plea­ban, y que fue una jo­ven sir­vien­ta in­dí­ge­na la que, agradecida por el buen tra­to dis­pen­sa­do por la con­de­sa, le pro­por­cio­nó los polvos má­gi­cos pa­ra su cu­ra­ción, por lo que desde en­ton­ces co­men­za­ron a de­no­mi­nar­se polvos de la con­de­sa, cas­ca­ri­lla de la con­de­sa o chin­cho­na, por ser con­de­sa de Chin­chón.

ORI­GEN PE­CU­LIAR

No fal­tan ver­sio­nes re­fe­ri­das a la pri­me­ra es­po­sa del vi­rrey, Ana Oso­rio Man­ri­que, co­mo la pro­ta­go­nis­ta de la his­to­ria. Lo mis­mo pue­de de­cir­se del mo­do en que la cor­te­za del ár­bol de la quina lle­gó a Eu­ro­pa. Casi todas las teo­rías coin­ci­den en que fue­ron los je­sui­tas los in­tro­duc­to­res del pro­duc­to en el Vie­jo Con­ti­nen­te, que de Ro­ma pa­só a Fran­cia, don­de tu­vo una gran acep­ta­ción.

La his­to­ria de la con­de­sa de Chin­chón tu­vo su con­ti­nui­dad años más tar­de. Carlos Lin­neo (1707-1778), cien­tí­fi­co sue­co crea­dor de la no­men­cla­tu­ra bi­no­mial pa­ra iden­ti­fi­car ta­xo­nó­mi­ca­men­te ani­ma­les y plan­tas, pu­so el nom­bre Cin­cho­na al gé­ne­ro que abar­ca las di­fe­ren­tes es­pe­cies de ár­bol de la quina, en ho­nor a la “chin­cho­na” de la con­de­sa de Chin­chón.

Has­ta co­mien­zos del si­glo XIX no se con­si­guió ais­lar y ex­traer el prin­ci­pio activo de la cor­te­za de la cin­cho­na, la quinina, que se co­mer­cia­li­zó en for­ma de pas­ti­llas pa­ra ha­cer fren­te a la malaria, que por en­ton­ces cas­ti­ga­ba a los co­lo­nos eu­ro­peos en Áfri­ca y Asia. A me­dia­dos de si­glo, los ho­lan­de­ses y bri­tá­ni­cos es­ta­ble­cie­ron plan­ta­cio­nes del ár­bol de la quina en In­do­ne­sia, In­dia y Cei­lán.

Pre­ci­sa­men­te los bri­tá­ni­cos son los pro­ta­go­nis­tas de otra in­tere­san­te his­to­ria con re­la­ción a es­te pro­duc­to. El sa­bor, ex­tre­ma­da­men­te amar­go, de las pas­ti­llas de quinina, ha­cía pa­sar un cal­va­rio ca­da vez que ha­bía que to­mar­las. Mez­cla­das con agua y un po­co de li­ma o li­món, el tra­go se ha­cía más lle­va­de­ro. Ha­bían in­ven­ta­do la tó­ni­ca, idea que rá­pi­da­men­te se

HAS­TA CO­MIEN­ZOS DEL SI­GLO XIX no se con­si­guió ais­lar y ex­traer el prin­ci­pio activo de la cor­te­za de la cin­cho­na, la quinina, que se co­mer­cia­li­zó en for­ma de pas­ti­llas pa­ra ha­cer fren­te a la malaria.

apre­su­ra­ron a apro­ve­char co­mer­cial­men­te al­gu­nas em­pre­sas. Aún fue­ron un po­co más le­jos... Si a la tó­ni­ca se le aña­día un cho­rri­llo ge­ne­ro­so de ginebra, re­sul­ta­ba una be­bi­da muy di­ges­ti­va que se co­no­ció con el nom­bre de gin-to­nic. Tó­ni­ca y gin-to­nic tie­nen su ori­gen en la quinina, o lo que es lo mis­mo, en el ár­bol de la quina y en aque­lla cor­te­za que, en su mo­men­to, di­ce la his­to­ria o le­yen­da, sa­nó a la con­de­sa de Chin­chón.

AFÁN RE­CO­LEC­TOR

La cor­te­za de los ár­bo­les de la quina se re­co­lec­ta­ba por los in­dí­ge­nas tra­tan­do de cau­sar el me­nor da­ño po­si­ble a la plan­ta. Una vez des­cor­te­za­do el ár­bol, cu­brían la he­ri­da con ho­jas y mus­go pa­ra evi­tar la muer­te del ve­ge­tal.

Du­ran­te el si­glo XIX, los eu­ro­peos, menos cui­da­do­sos, lle­ga­ron a des­tro­zar gran­des ma­sas de ár­bo­les de la quina en su afán por ha­cer un rá­pi­do ne­go­cio. Ac­tual­men­te, al­gu­nas de las sus­tan­cias con­te­ni­das en la cor­te­za se si­guen uti­li­zan­do con fi­nes mé­di­cos, en­tre otros, en el tra­ta­mien­to de al­gu­nas en­fer­me­da­des del co­ra­zón.

 ??  ?? BUS­TO DE FRAN­CIS­CA EN­RÍ­QUEZ DE LA RIE­RA, CON­DE­SA DE CHIN­CHÓN (AL FON­DO).
BUS­TO DE FRAN­CIS­CA EN­RÍ­QUEZ DE LA RIE­RA, CON­DE­SA DE CHIN­CHÓN (AL FON­DO).
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain