Clio Historia

La PRI­ME­RA GUE­RRA CAR­LIS­TA: la otra gue­rra ci­vil

- POR MON­TSE­RRAT RI­CO GÓNGORA Naples · Charles IV, Holy Roman Emperor · Spain · Peter · Charles III of Spain · Peru · South America · Tyre · Americas · England · Portugal · France · Germany · Germany national football team · House of Hohenzollern · Orléans · Savoy · Europe · Indira Gandhi International Airport · Felipe, Prince of Asturias · Kingdom of the Two Sicilies · Alfonso X of Castile · Coburg · Wellington, New Zealand · Beira · John VI of Portugal · Jerome · Van Halen · Saint-Sylvain, Correze

LA OTRA GUE­RRA CI­VIL

LA MUER­TE DE FER­NAN­DO VII SUS­CI­TÓ UNA CRUEN­TA GUE­RRA CI­VIL EN­TRE LOS PAR­TI­DA­RIOS DE QUE OCU­PA­RA EL TRONO DE ES­PA­ÑA SU HI­JA ISA­BEL Y LOS TRA­DI­CIO­NA­LIS­TAS QUE, APE­LAN­DO A LA LEY SÁ­LI­CA, LO RE­CLA­MA­BAN PA­RA SU HER­MANO CARLOS MA­RÍA ISI­DRO DE BOR­BÓN. EU­RO­PA EN­TE­RA SE ES­TRE­ME­CIÓ AN­TE UNA CON­TIEN­DA SAL­VA­JE QUE DE­JÓ LA NA­CIÓN A LA CO­LA DEL PRO­GRE­SO.

EL 9 DE DI­CIEM­BRE DE 1829, EN EL SI­TIO REAL DE ARAN­JUEZ, EL IN­DE­SEA­BLE “DESEA­DO”, FER­NAN­DO VII, VOL­VIÓ A CON­TRAER MA­TRI­MO­NIO POR CUAR­TA Y ÚL­TI­MA VEZ. La “afor­tu­na­da” era es­ta vez la jo­ven vein­tea­ñe­ra Ma­ría Cris­ti­na de Bor­bón-Dos Si­ci­lias que aca­ba­ba de lle­gar del reino de Nápoles pa­ra dar­le el “sí quie­ro” a su ave­jen­ta­do, obe­so y quis­qui­llo­so tío. En el mes de mar­zo ya se co­no­cía el em­ba­ra­zo de la rei­na, ra­zón por la cual se acon­se­jó al rey que pre­vie­se el ca­so de que su es­po­sa die­ra a luz una ni­ña, por­que el or­den su­ce­so­rio a la co­ro­na es­pa­ño­la se­guía en la ho­ra en que Fe­li­pe V es­ta­ble­ció la Ley Sá­li­ca que im­pe­día el rei­na­do de las mu­je­res mien­tras hu­bie­ra des­cen­den­cia mas­cu­li­na di­rec­ta o por vía co­la­te­ral.

Se da­ba la cir­cuns­tan­cia de que ya su pa­dre Carlos IV ha­bía que­ri­do mo­di­fi­car esa ley de tra­di­ción fran­ce­sa en las Cor­tes de 1789 en el sen­ti­do de vol­ver a las le­yes his­pá­ni­cas, de mo­do que, a pro­pues­ta del con­de de Cam­po­ma­nes, se anu­ló el Au­to Acor­da­do de 1713 y se res­ta­ble­ció la es­pa­ño­lí­si­ma su­ce­sión de las Par­ti­das –Tra­ta­do ju­rí­di­co que im­pul­só el rey Al­fon­so X el Sa­bio en la Edad Me­dia–, pe­ro un des­cui­do del mi­nis­tro de Gra­cia y Jus­ti­cia don Ta­deo Ca­lo­mar­de im­pi­dió que el cam­bio fi­gu­ra­ra en la No­ví­si­ma Re­co­pi­la­ción de las Le­yes de Es­pa­ña pu­bli­ca­da en 1805. Fer­nan­do VII no de­mo­ró mu­cho en sub­sa­nar el error, y el 29 de mar­zo de 1830 –seis me­ses an­tes del na­ci­mien­to de su hi­ja Isa­bel– pu­bli­có la Prag­má­ti­ca San­ción en la que se man­da­ba ob­ser­var la Ley II, Tí­tu­lo XV de la Par­ti­da VI, ex­pe­di­da, pe­ro no pro­mul­ga­da, a pe­ti­ción de Carlos IV.

La ma­nio­bra ases­tó, co­mo no po­día ser de otro mo­do, el pri­mer gol­pe al her­mano de Fer­nan­do VII, Carlos Ma­ría Isi­dro de Bor­bón y a sus par­ti­da­rios –que fue­ron co­no­ci­dos con el nom­bre de “car­lis­tas”.

LU­CHA IDEO­LÓ­GI­CA

El 10 de oc­tu­bre de 1830 na­ció Isa­bel y un año des­pués lo hi­zo la in­fan­ta Lui­sa Fer­nan­da, lo que mo­ti­vó que los car­lis­tas se re­afir­ma­ran en sus reivin­di­ca­cio­nes.

Por fin, el 29 de sep­tiem­bre de 1833, tras una lar­ga en­fer­me­dad fa­lle­ció de apo­ple­jía Fer­nan­do VII y con su muer­te el país se con­vir­tió en un au­tén­ti­co pol­vo­rín, por­que de­trás de aque­lla apa­ren­te dispu­ta fa­mi­liar sub­ya­cía una lu­cha ideo­ló­gi­ca que en­fren­tó la tra­di­ción y el con­ser­va­du­ris­mo más ran­cio con el li­be­ra­lis­mo y las an­sias de pro­gre­so.

No pa­re­ce exa­ge­ra­do sim­pli­fi­car que la lu­cha fue en­tre la Es­pa­ña ru­ral y la Es­pa­ña de las ciu­da­des. Es por ello que las hues­tes de Carlos Ma­ría Isi­dro se nu­trie­ron de vo­lun­ta­rios de las en­ton­ces lla­ma­das Pro­vin­cias Vas­con­ga­das, de la Ca­ta­lu­ña pi­re­nai­ca o del agres­te Maes­traz­go... El ejér­ci­to, con po­cas sal­ve­da­des, se de­cla­ró par­ti­da­rio de Isa­bel, así co­mo el cuer­po ex­pe­di­cio­na­rio que ha­bía

OR­DEN DE SU­CE­SIÓN

Las Cor­tes de Cá­diz de 1812, tras la­bo­rio­sas de­li­be­ra­cio­nes, ha­bían si­do las en­car­ga­das de es­ta­ble­cer el or­den de su­ce­sión a la co­ro­na es­pa­ño­la de la ma­ne­ra siguiente: Fer­nan­do, Carlos Ma­ría Isi­dro, do­ña Car­lo­ta Joa­qui­na, do­ña Ma­ría Isa­bel, don Pe­dro Carlos –nie­to de Carlos III– y don An­to­nio Pas­cual –hi­jo de Carlos III–. Fue­ron ex­clui­dos la in­fan­ta Ma­ría Isa­bel –rei­na de Etru­ria– y el in­fan­te An­to­nio Pas­cual por ser con­si­de­ra­dos bas­tar­dos e hi­jos del in­tri­gan­te mi­nis­tro Ma­nuel Go­doy, uno más en la nó­mi­na de los aman­tes de la rei­na con­sor­te Ma­ría Lui­sa de Par­ma que se lle­vó el se­cre­to a la tum­ba de cuán­tos hi­jos de los mu­chos que alum­bró lo fue­ron a su vez de su ano­dino es­po­so Carlos IV.

lu­cha­do en 1824 en la Ba­ta­lla de Aya­cu­cho, una de las úl­ti­mas cam­pa­ñas te­rres­tres pa­ra so­fo­car en Pe­rú el mo­vi­mien­to por la in­de­pen­den­cia de Amé­ri­ca del Sur.

El pri­mer ma­ni­fies­to pa­ra sus va­sa­llos ya lo fir­mó don Carlos el 23 de oc­tu­bre de 1833 desde la po­bla­ción por­tu­gue­sa de Cas­te­lo Bran­co. Pa­ra evi­tar cual­quier ti­po de con­fron­ta­ción ci­vil el Ga­bi­ne­te de Go­bierno se cu­ró en sa­lud y obli­gó al pre­ten­dien­te y a su fa­mi­lia a emi­grar a In­gla­te­rra don­de ten­dría que vi­vir de in­cóg­ni­to bajo la iden­ti­dad de Du­que de Eli­zon­do. A cam­bio per­ci­bi­ría una ren­ta de 30.000 li­bras es­ter­li­nas anua­les.

Los des­te­rra­dos fi­ja­ron su re­si­den­cia en Por­ts­mouth, pe­ro don Carlos sa­bía que su cau­sa te­nía que zo­zo­brar si no se pre­sen­ta­ba en el cam­po de ba­ta­lla pa­ra ani­mar el es­pí­ri­tu de los je­fes car­lis­tas. De mo­do que en­tró clan­des­ti­na­men­te en el país bur­lan­do la vi­gi­lan­cia de la cua­dru­pe-alian­za (In­gla­te­rra, Por­tu­gal, Fran­cia y Es­pa­ña) que se­guía la mar­cha de los tiem­pos im­pul­sa­da por los vien­tos li­be­ra­les. Pa­ra ello con­tó con la ayu­da de Au­guet de Saint-Syl­vain cuan­do des­em­bar­có en el con­ti­nen­te en el puer­to fran­cés de Diep­pe. A fi­na­les de ju­lio de 1834, Carlos Ma­ría Isi­dro de Bor­bón con­si­guió en­trar en Es­pa­ña des­pués de cru­zar los Pi­ri­neos por caminos im­pe­ne­tra­bles te­nien­do co­mo guía al con­tra­ban­dis­ta Ga­nich de Ma­ca­ye. En­ton­ces es­ta­ble­ció la corte car­lis­ta en Oña­te.

Carlos Ma­ría Isi­dro –que de ha­ber subido al trono lo ha­bría he­cho co­mo Carlos V, por­que el otro que nos vie­ne a la me­mo­ria lo fue de Ale­ma­nia–, fue un hom­bre de pie­dad sin­ce­ra in­fluen­cia­do por los va­ti­ci­nios de una mon­ja ilu­mi­na­da, que acos­tum­bra­ba a leer la vi­da del san­to del día y que co­mul­ga­ba y con­fe­sa­ba an­tes del con­se­jo de mi­nis­tros. En sus mar­chas

LA LU­CHA fue en­tre la Es­pa­ña ru­ral y la Es­pa­ña de las ciu­da­des. Es por ello que las hues­tes de Carlos Ma­ría Isi­dro se nu­trie­ron de vo­lun­ta­rios de las en­ton­ces lla­ma­das Pro­vin­cias Vas­con­ga­das, de la Ca­ta­lu­ña pi­re­nai­ca o del agres­te Maes­traz­go...

mon­ta­ra­ces por los pue­blos de Na­va­rra un gen­til­hom­bre era el en­car­ga­do de trans­por­tar sus me­da­llas, bre­via­rios, es­tam­pas y re­li­quias.

RE­GEN­CIA DES­AFOR­TU­NA­DA

En la pri­me­ra gue­rra car­lis­ta –por­que hu­bo tres– en el ban­do rea­lis­ta dos ofi­cia­les des­ta­ca­ron so­bre los de­más: To­más de Zu

ma­la­cá­rre­gui –a quien se le atri­bu­ye la in­ven­ción de la tor­ti­lla de pa­ta­tas– y Ra­món Ca­bre­ra –co­no­ci­do por su fe­ro­ci­dad co­mo el Ti­gre del Maes­traz­go.

En el ban­do isa­be­lino o li­be­ral so­lo uno: el ge­ne­ral Bal­do­me­ro Es­par­te­ro, a quien de ma­ne­ra in­só­li­ta –pues so­lo fue el hi­jo de un hu­mil­de maes­tro de ca­rre­te­ría– se le ofre­ce­ría el trono de Es­pa­ña en pug­na con Fer­nan­do Sa­xe Co­bur­go Got­ha, con Leo­pol­do de Hohen­zo­llern, con An­to­nio de Or­leans –du­que de Mont­pen­sier– o con Ama­deo de Sa­bo­ya, que fi­nal­men­te se­ría el can­di­da­to ele­gi­do en 1871.

Es­tá de más de­cir que sien­do Isa­bel II so­lo una ni­ña y ac­tuan­do Ma­ría Cris­ti­na en ca­li­dad de re­gen­te, es­ta tu­vo que con­fiar en los li­be­ra­les la mi­sión de pre­ser­var el trono de su hi­ja. En 1840, sin em­bar­go, la re­gen­cia fue trans­fe­ri­da al vic­to­rio­so ge­ne­ral Es­par­te­ro, cuan­do la repu­tación de la rei­na ha­bía caí­do en el más ab­so­lu­to des­cré­di­to coin­ci­dien­do en el tiem­po con la pri­me­ra gue­rra car­lis­ta, lla­ma­da tam­bién de los sie­te años.

Aque­lla muchacha jo­ven, be­lla y sim­pá­ti­ca que ha­bía ve­ni­do a Es­pa­ña pa­ra ca­sar­se con su de­cré­pi­to tío des­per­tó en­ton­ces la ad­mi­ra­ción y ca­ri­ño de sus súb­di­tos, pe­ro todo cam­bió cuan­do, ape­nas tres me­ses des­pués de en­viu­dar, se ca­só se­cre­ta­men­te con un apues­to Guar­dia de Corp lla­ma­do Fer­nan­do Mu­ñoz, al que los es­pa­ño­les pron­to apo­da­rían “Fer­nan­do VIII”, des­pués de com­pren­der que ha­bía pa­sa­do a rei­nar en la al­co­ba re­gia. De aque­lla unión na­cie­ron sie­te hi­jos que fue­ron des­pa­cha­dos con discreción a Fran­cia pa­ra ser edu­ca­dos, y a los que hu­bo que do­tar a cos­ta de las siem­pre su­fri­das ar­cas pú­bli­cas. Su pro­pia vi­da, tan pri­va­da co­mo clan­des­ti­na, la con­vir­tió en rehén de los li­be­ra­les, cuan­do no dio con­te­ni­do a las crí­ti­cas fe­ro­ces de los car­lis­tas que veían en aque­lla for­ma de vi­da un sín­to­ma más de la de­pra­va­ción de los tiem­pos.

LA ME­DIA­CIÓN IN­TER­NA­CIO­NAL DEL CONFLICTO Y LOS CAMINOS HA­CIA LA PAZ

A fi­na­les del año 1834 la bru­ta­li­dad de la gue­rra car­lis­ta ha­bía lle­ga­do a ex­tre­mos inau­di­tos pa­ra aque­llos tiem­pos. Eu­ro­pa en­te­ra se es­tre­me­ció al com­pro­bar cómo se ani­qui­la­ban en­tre ellos aque­llos hom­bres que ape­nas dos dé­ca­das an­tes ha­bían he­cho cau­sa co­mún pa­ra com­ba­tir al invasor fran­cés, des­per­tan­do una co­rrien­te de sim­pa­tía y ad­mi­ra­ción por ha­ber pues­to en ja­que al mayor ejér­ci­to del con­ti­nen­te. Has­ta Lord We­lling­ton ce­dió a la adu­la­ción:

“Es­tos es­pa­ño­les ha­cen sus ejér­ci­tos con una co­sa que se lla­ma en­tu­sias­mo”.

¿CARLOS V?

Su ca­rác­ter dé­bil e in­de­ci­so qui­zá le ha­bría he­cho re­nun­ciar a sus pre­ten­sio­nes di­nás­ti­cas, pe­ro sus dos es­po­sas, no fal­tas de am­bi­ción, fue­ron las en­car­ga­das de man­te­ner vi­va la lla­ma del car­lis­mo. Se lla­ma­ron Ma­ría Fran­cis­ca de Bra­gan­za y Ma­ría Te­re­sa de Bra­gan­za, un par de her­ma­nas co­no­ci­das co­mo prin­ce­sas de Bei­ra, hi­jas de la in­fan­ta

Car­lo­ta Joa­qui­na y del alie­na­do rey Juan VI de Por­tu­gal.

Ma­ría Te­re­sa –que era viu­da– apor­tó al ma­tri­mo­nio un hi­jo: el in­fan­te don Se­bas­tián, que fue uno de los más ab­ne­ga­dos par­ti­da­rios del car­lis­mo, y cui­dó con des­ve­los ma­ter­na­les a sus tres so­bri­nos: Carlos Luis, Juan y Fer­nan­do, El pri­mer con­se­jo que Ma­ría Te­re­sa dio a su es­po­so fue el de que se ro­dea­ra de con­se­je­ros que no su­pie­ran leer ni es­cri­bir, lo que inevi­ta­ble­men­te pre­ci­pi­tó la caí­da de aquel pre­ten­dien­te al trono que aren­ga­ba a sus tro­pas en el cam­po de ba­ta­lla y com­par­tía sus vi­ci­si­tu­des co­mo un au­tén­ti­co prín­ci­pe me­die­val. Él con­si­guió en­vol­ver la con­tien­da en un ha­lo ro­mán­ti­co.

En un in­ten­to de­ses­pe­ra­do por hu­ma­ni­zar el conflicto lle­gó a Es­pa­ña en mi­sión di­plo­má­ti­ca Ed­ward Gran­vi­lle Eliot, con­de de San Ger­mans, que se tras­la­dó a las Vas­con­ga­das pa­ra arran­car el com­pro­mi­so a las dos par­tes be­li­ge­ran­tes de res­pe­tar la vi­da de los pri­sio­ne­ros y de can­jear­los en su ca­so. El Con­ve­nio de Eliot fue fir­ma­do los días 27 y 28 de abril de 1835 por el ge­ne­ral del ejér­ci­to isa­be­lino Je­ró­ni­mo Val­dés y por To­más de Zu­ma­la­cá­rre­gui por el ban­do car­lis­ta, pe­ro so­lo en­tró en vi­gen­cia en las Pro­vin­cias Vas­con­ga­das y Na­va­rra, te­nien­do que aguar­dar el res­to del te­rri­to­rio a que se hi­cie­ra efec­ti­vo has­ta 1838, en que el mis­mo fue ra­ti­fi­ca­do por los ge­ne­ra­les Van Ha­len y Ra­món Ca­bre­ra.

El Con­ve­nio es­ta­ble­cía que los pri­sio­ne­ros de un ban­do po­dían y te­nían que ser can­jea­dos por los pri­sio­ne­ros de otro ban­do de igual gra­do. Se acor­dó que los pri­sio­ne­ros so­bran­tes fue­ran re­clui­dos en de­pó­si­tos, en al­gu­nos pue­blos que go­za­rían de la in­mu­ni­dad de nos ser ata­ca­dos siem­pre que en ellos no se fa­bri­ca­ra ar­ma­men­to. En la prác­ti­ca es­tos lu­ga­res se con­vir­tie­ron en au­tén­ti­cos cam­pos de con­cen­tra­ción y ex­ter­mi­nio don­de se mu­rió de ina­ni­ción, de frío, de ago­ta­mien­to, y en los que se lle­gó a prac­ti­car in­clu­so el ca­ni­ba­lis­mo por fal­ta de ali­men­tos.

El barón Char­les Dem­bows­ki, au­tor de unos re­cuer­dos de via­je, que fue­ron pu­bli­ca­dos en Pa­rís bajo el tí­tu­lo Deux ans en Es­pag­ne et en Por­tu­gal pe­dant la gue­rre ci­vi­le 1838-1840, re­co­gió el tes­ti­mo­nio des­ga­rra­dor de un su­per­vi­vien­te, ca­pi­tán de Li­ge­ros de Ca­ba­lle­ría, con el que coin­ci­dió en una fon­da de Aran­juez el 1 de ju­nio de 1838. La odi­sea del mis­mo ha­bía co­men­za­do con la de­rro­ta del ge­ne­ral li­be­ral Bue­rens a ma­nos de don Carlos en agos­to de 1837 cerca de Vi­llar de los Na­va­rros,

EN UN IN­TEN­TO DE­SES­PE­RA­DO POR HU­MA­NI­ZAR EL CONFLICTO lle­gó a Es­pa­ña en mi­sión di­plo­má­ti­ca Ed­ward Gran­vi­lle Elliot, que in­ten­tó arran­car el com­pro­mi­so de las dos par­tes be­li­ge­ran­tes de res­pe­tar la vi­da de los pri­sio­ne­ros.

don­de fue­ron apre­sa­dos dos mil qui­nien­tos ochen­ta y cin­co hom­bres, de los que so­lo ochen­ta y cin­co eran ofi­cia­les.

La pri­me­ra me­di­da que se to­mó con ellos fue obli­gar­los a des­nu­dar­se y a ves­tir­se con un pan­ta­lón y ca­mi­sa de su­cie­dad re­pug­nan­te. Lue­go co­men­zó una mar­cha a pie, cu­ya fi­na­li

dad fue en en mu­chos ca­sos la de aca­bar con ellos por ago­ta­mien­to. Sin me­dios pa­ra la asis­ten­cia, los en­fer­mos in­ten­ta­ban cu­rar sus he­ri­das con el acei­te de las lám­pa­ras, cuan­do no eran fu­si­la­dos pa­ra no ra­len­ti­zar el avan­ce de la co­lum­na en su mar­cha ha­cia el bajo Ara­gón.

El pe­ri­plo si­guió por las tie­rras de Pe­ña­rro­ya, Vi­na­roz, Mo­re­lla y Can­ta­vie­ja, don­de se ha­bía es­ta­ble­ci­do uno de los de­pó­si­tos pa­ra el canje de pri­sio­ne­ros. El ca­pi­tán de Li­ge­ros de Ca­ba­lle­ría ofre­ció a Dem­bows­ki es­te tes­ti­mo­nio: “La no­che del 1 de enero es­ta­ba yo pro­fun­da­men­te ale­tar­ga­do cuan­do me des­per­té con so­bre­sal­to bajo la im­pre­sión si­mul­tá­nea de una mano que me apre­ta­ba la gar­gan­ta y de la más do­lo­ro­sa des­ga­rra­du­ra en el hom­bro”. Un lo­co que lo ha­bía creí­do muer­to ha­bía in­ten­ta­do de­vo­rar­lo. Y aña­de: “En las noches de los días 3 y 4, va­rios de nues­tros ago­ni­zan­tes mu­rie­ron, y por la ma­ña­na se veía en ellos la hue­lla de ho­rri­bles mor­de­du­ras. Ca­da cual tem­bla­ba por sí. El je­fe car­lis­ta, ins­trui­do de aque­llos sucesos, or­de­nó vi­gi­lar­nos. Du­ran­te la no­che del 5 nue­ve fre­né­ti­cos fue­ron sor­pren­di­dos mor­dien­do ca­dá­ve­res”.

Al día siguiente, an­te un con­se­jo de gue­rra, se man­dó fu­si­lar a quie­nes ha­bían prac­ti­ca­do el ca­ni­ba­lis­mo, acu­sa­dos de cri­men le­sa Hu­ma­ni­dad. ¡Iro­nías de la gue­rra!

LA GUE­RRA ATEM­PO­RAL

La suer­te de la con­tien­da co­rrió pa­re­ja a la de sus prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas. El ge­ne­ral Bal­do­me­ro Es­par­te­ro era un hom­bre ru­do, al que no ha­cían me­lla las ba­ta­llas, ni las mar­chas, ni las noches de in­som­nio. Su ex­pe­rien­cia en Amé­ri­ca le sir­vió pa­ra adap­tar­se a una lu­cha de gue­rri­llas, por­que los car­lis­tas so­lían pre­sen­tar ba­ta­lla en gru­pos dis­per­sos, en la pe­cu­liar geo­gra­fía de las mon­ta­ñas don­de se ha­bían he­cho fuer­tes.

Con la muer­te ines­pe­ra­da del cé­le­bre car­lis­ta To­más de Zu­ma­la­cá­rre­gui se fra­guó la pri­me­ra vic­to­ria de los li­be­ra­les por todo cuan­to va­lía su li­de­raz­go. No lo hi­zo con ho­nor en el cam­po de ba­ta­lla, sino a cau­sa de un una sep­ti­ce­mia in­fec­cio­sa, cuan­do se es­ca­pó ac­ci­den­tal­men­te una ba­la ami­ga de las as­pi­lle­ras del ofi­cial La­rri­na­ga que atra­ve­só su pier­na –cu­ya cu­ra­ción fue con­fia­da en la peor de las so­lu­cio­nes al bar­be­ro Pe­tre­qui­llo.

Co­mo en la gue­rra ci­vil que hu­bo exac­ta­men­te un si­glo des­pués, el río Ebro se con­vir­tió en lí­nea di­vi­so­ria en­tre los dos ban­dos be­li­ge­ran­tes en al­gún pun­to del te­rri­to­rio na­cio­nal. Los lu­ga­res y las vi­ci­si­tu­des de una y otra pa­re­cen a me­nu­do un cal­co. Sin fe­cha, al­gu­nas cró­ni­cas que han lle­ga­do has­ta nues­tros días es­ta­rían lla­ma­das a con­fun­dir­nos por­que la cruel­dad de la gue­rra es siem­pre atem­po­ral.

El úni­co me­dio hu­mano pa­ra bur­lar el Ebro era va­dear­lo, por eso en el año 1835 los li­be­ra­les es­ta­ble­cie­ron su cuar­tel ge­ne­ral en Brio­nes y Lo­gro­ño, y un al­ma­cén de ví­ve­res pa­ra el apro­vi­sio­na­mien­to de la tro­pa en Ha­ro, en­cla­ve es­tra­té­gi­co por ha­llar­se cerca los va­dos de Re­ven­ga y Tron­co­ne­gro.

LAS OTRAS GUE­RRAS CAR­LIS­TAS

Hu­bo una se­gun­da y una ter­ce­ra gue­rra car­lis­ta. La pri­me­ra es­ta­lló a raíz del ma­tri­mo­nio de Isa­bel II con su pri­mo Fran­cis­co de Asís, por­que los car­lis­tas cre­ye­ron que no ha­bía mejor ma­ne­ra de zan­jar el plei­to di­nás­ti­co que ca­san­do a Carlos Luis –con­de de Mon­te­mo­lín–, pri­mo­gé­ni­to don Carlos, con la rei­na. In­clu­so In­gla­te­rra es­tu­vo dis­pues­ta a apo­yar su can­di­da­tu­ra si se com­pro­me­tía a en­trar en el sis­te­ma cons­ti­tu­cio­nal y de­mo­crá­ti­co que im­pe­ra­ba en la tra­di­ción in­gle­sa, lo que era la an­tí­te­sis del car­lis­mo.

A la muer­te del con­de de Mon­te­mo­lín en 1860 su her­mano Juan re­co­gió los de­re­chos di­nás­ti­cos, pe­ro él es­ta­ba he­cho de otra ma­de­ra y ha­bía abier­to los ojos a la reali­dad his­tó­ri­ca has­ta el pun­to de que­rer con­ver­tir­se en rey de­mó­cra­ta y ul­tra­li­be­ral de Es­pa­ña. Ac­tua­cio­nes tan pue­ri­les y gro­tes­cas co­mo la de aplau­dir el des­po­jo que ha­bía rea­li­za­do Víc­tor Ma­nuel de Sa­bo­ya en Ita­lia con las mo­nar­quías tra­di­cio­na­les, cuan­do no con los Es­ta­dos Pon­ti­fi­cios, lo des­acre­di­ta­ron tan­to pa­ra los li­be­ra­les co­mo pa­ra los car­lis­tas

La chis­pa de la ter­ce­ra gue­rra la mo­ti­vó la elec­ción al trono de Es­pa­ña de un rey ex­tran­je­ro, Ama­deo de Sa­bo­ya, cuan­do los des­cen­dien­tes de Juan de Bor­bón se­guían as­pi­ran­do a él.

Aquí pa­só Es­par­te­ro la mayor par­te de ese año for­ti­fi­can­do la po­bla­ción y dan­do ins­truc­cio­nes pa­ra eri­gir un for­tín en el puen­te de Bri­ñas, cerca del pa­so de las Con­chas, en­tra­da na­tu­ral del río Ebro en La Rio­ja.

Des­pués de años de inin­te­rrum­pi­da be­li­ge­ran­cia Bal­do­me­ro Es­par­te­ro to­mó la ini­cia­ti­va de bus­car una solución al conflicto bé­li­co y con­tra todo pro­nós­ti­co man­dó lla­mar a don Mar­tín Echau­re, más co­no­ci­do co­mo el Tío Bar­go­ta. Es­te era un rús­ti­co, pe­ro hon­ra­do, arrie­ro que ha­bía go­za­do de la li­ber­tad de cru­zar las lí­neas del fren­te pa­ra apro­vi­sio­nar a las tro­pas, por lo que co­no­cía bien la zo­na.

Con el pre­tex­to de que te­nía que le­ga­li­zar una he­ren­cia en el te­rri­to­rio enemi­go, Es­par­te­ro lo man­dó lla­mar a Lo­gro­ño don­de ha­bía es­ta­ble­ci­do su re­si­den­cia con­yu­gal y le ha­bló de es­ta ma­ne­ra: "Es ne­ce­sa­rio con­cluir la gue­rra y que for­me­mos to­dos una fa­mi­lia. ¿Qué he­mos con­se­gui­do con sie­te años de lu­cha fra­tri­ci­da?". Don Mar­tín le lle­vó el men­sa­je al ge­ne­ral Ma­ro­to, que no tar­dó en ser exo­ne­ra­do cuan­do don Carlos co­no­ció sus in­ten­cio­nes, pe­ro ya no ha­bía mar­cha atrás pa­ra la paz, que se es­ce­ni­fi­có la ma­ña­na del 31 de agos­to de 1839 en la vi­lla de Ver­ga­ra –el Abra­zo de Ver­ga­ra–, aun­que Ra­món Ca­bre­ra man­tu­vo to­da­vía un año más la con­fron­ta­ción en el Maes­traz­go.

Carlos Ma­ría Isi­dro de Bor­bón es­ta vez sí que mar­chó a su des­tie­rro de­fi­ni­ti­vo, pri­me­ro a Bour­ges, has­ta que en el año 1845 se des­pla­zó a la ciu­dad ita­lia­na de Tries­te, en cu­ya ca­te­dral de San Jus­to se ha­lla to­da­vía hoy el “Es­co­rial” del car­lis­mo.

En re­com­pen­sa a sus ser­vi­cios las Cor­tes ofre­cie­ron ocho mi­llo­nes de reales al Tío Bar­go­ta, de los que so­lo re­ci­bió en diez

CARLOS MA­RÍA ISI­DRO DE BOR­BÓN es­ta vez sí que mar­chó a su des­tie­rro de­fi­ni­ti­vo, pri­me­ro a Bour­ges, has­ta que en el año 1845 se des­pla­zó a la ciu­dad ita­lia­na de Tries­tre, en cu­ya ca­te­dral de San Jus­to se ha­lla to­da­vía hoy el "Es­co­rial" del car­lis­mo.

años de ar­duas re­cla­ma­cio­nes 25.000 du­ros, can­ti­dad in­su­fi­cien­te pa­ra com­pen­sar las pér­di­das por el ce­se de su ac­ti­vi­dad du­ran­te la ne­go­cia­ción en­tre los dos ban­dos de la pri­me­ra gue­rra car­lis­ta. Pa­ra col­mo de ma­les se fil­tró quién ha­bía si­do el ver­da­de­ro agen­te de la mis­ma y el Tío Bar­go­ta tu­vo que aban­do­nar in ex­tre­mis el te­rri­to­rio de las Pro­vin­cias Vas­con­ga­das an­te el te­mor de ser ase­si­na­do por los des­con­ten­tos car­lis­tas. Cuan­do ofre­ció sus me­mo­rias a Be­ni­to Hor­te­lano en 1848 ni si­quie­ra pu­do pa­gar su im­pre­sión. ¡La mo­ra­le­ja sea a cuen­ta del lec­tor!

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ?? A la iz­quier­da, re­tra­to de Fer­nan­do
VII. A la de­re­cha, re­tra­to de Ma­ría Cris­ti­na de Bor­bón-Dos Si­ci­lias.
A la iz­quier­da, re­tra­to de Fer­nan­do VII. A la de­re­cha, re­tra­to de Ma­ría Cris­ti­na de Bor­bón-Dos Si­ci­lias.
 ??  ??
 ??  ?? ES­TA­LLA LA GUE­RRA
Obra que re­tra­ta el es­ta­lli­do de la gue­rra car­lis­ta en Ca­ta­lu­ña, en con­cre­to en Prats de Lluça­nès (Lluça­nès).
ES­TA­LLA LA GUE­RRA Obra que re­tra­ta el es­ta­lli­do de la gue­rra car­lis­ta en Ca­ta­lu­ña, en con­cre­to en Prats de Lluça­nès (Lluça­nès).
 ??  ??
 ??  ?? In­fan­te Carlos Ma­ría Isi­dro de Bor­bón.
In­fan­te Carlos Ma­ría Isi­dro de Bor­bón.
 ??  ??
 ??  ?? Jun­to a estas lí­neas, a la de­re­cha, re­tra­to de Ama­deo de Sa­bo­ya, cu­yo nom­bra­mien­to co­mo rey de Es­pa­ña ori­gi­nó la ter­ce­rra gue­rra.
Jun­to a estas lí­neas, a la de­re­cha, re­tra­to de Ama­deo de Sa­bo­ya, cu­yo nom­bra­mien­to co­mo rey de Es­pa­ña ori­gi­nó la ter­ce­rra gue­rra.
 ??  ?? La ca­te­dral de la ciu­dad ita­lia­na de Tries­te.
La ca­te­dral de la ciu­dad ita­lia­na de Tries­te.
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain