Clio Historia

La se­ma­na trá­gi­ca de BAR­CE­LO­NA

- POR ÁN­GEL SÁN­CHEZ CRES­PO Politics · Indira Gandhi International Airport · Spain · Cuba · Puerto Rico · Philippines · Mariana Islands · Conservative Party (UK) · Liberale Party · Antonio Machado · Morocco · Paris · Canadian nationality law · Madrid · Reus · Cortes · Spanish Socialist Workers' Party · Union General de Trabajadores · Sabadell · Catalan Solidarity · Regionalist League · Socialist International · People's Party · Francisco Ferrer · Carlist Party · Noordsche Compagnie

EL AÑO 1909 SE INI­CIÓ CON AL­FON­SO XIII CO­MO MO­NAR­CA Y CON EL CON­SER­VA­DOR AN­TO­NIO MAU­RA –DESDE EL 25 DE ENERO DE 1907, AL FREN­TE DEL GO­BIERNO–. ES­PA­ÑA, QUE AÚN NO SE HA­BÍA RE­CU­PE­RA­DO DEL DESAS­TRE MI­LI­TAR Y MO­RAL QUE SU­PU­SO LA PÉR­DI­DA, EN 1898, DE CU­BA, PUER­TO RI­CO, IS­LAS FI­LI­PI­NAS, IS­LAS MA­RIA­NAS E IS­LAS CA­RO­LI­NAS, QUE ERAN LAS ÚL­TI­MAS CO­LO­NIAS DE UL­TRA­MAR QUE AÚN PO­SEÍA, VI­VÍA IN­MER­SA EN UN SIS­TE­MA PO­LÍ­TI­CO DON­DE DOS PAR­TI­DOS, EL PARTIDO CON­SER­VA­DOR Y EL PARTIDO LI­BE­RAL, SE TUR­NA­BAN PE­RIÓ­DI­CA­MEN­TE EN EL GO­BIERNO.

EL AÑO 1909 SE INI­CIA CON AL­FON­SO XIII CO­MO MO­NAR­CA Y CON EL CON­SER­VA­DOR AN­TO­NIO MAU­RA –DESDE EL 25 DE ENERO DE 1907, AL FREN­TE DEL GO­BIERNO–. Es­pa­ña, que aún no se ha­bía re­cu­pe­ra­do del desas­tre mi­li­tar y mo­ral que su­pu­so la pér­di­da, en 1898, de Cu­ba, Puer­to Ri­co, Is­las Fi­li­pi­nas, Is­las Ma­ria­nas e Is­las Ca­ro­li­nas, que eran las úl­ti­mas co­lo­nias de ul­tra­mar que aún po­seía, vi­vía in­mer­sa en un sis­te­ma po­lí­ti­co don­de dos par­ti­dos, el Partido Con­ser­va­dor y el Partido Li­be­ral, se tur­na­ban pe­rió­di­ca­men­te en el go­bierno.

La al­ter­nan­cia po­lí­ti­ca que se da­ba en Es­pa­ña no era con­se­cuen­cia del jue­go limpio de­mo­crá­ti­co, sino de un sis­te­ma apa­ña­do de an­te­mano, en el que el ca­ci­quis­mo y el pu­che­ra­zo o adul­te­ra­ción de los re­sul­ta­dos ga­ran­ti­za­ban el cam­bio en­tre con­ser­va­do­res y li­be­ra­les en el po­der, de mo­do que las co­rrup­te­las se su­ce­dían y en­mas­ca­ra­ban. So­lo era cues­tión de es­pe­rar turno pa­ra que ca­da partido tu­vie­ra su mo­men­to, y po­co po­dían re­pro­char­se el uno al otro. Ya de­cía An­to­nio Ma­cha­do en su poe­ma Del pa­sa­do efí­me­ro, que aquel hom­bre, pro­ta­go­nis­ta de sus ver­sos, au­gu­ra­ba: “... que ven­drán los li­be­ra­les, cual tor­na la ci­güe­ña al cam­pa­na­rio”. Y es que en ese sis­te­ma de al­ter­nan­cia acor­da­da, la mo­nar­quía ejer­cía un pa­pel de ar­bi­tra­je. El res­to de los par­ti­dos po­lí­ti­cos que­da­ban mar­gi­na­dos del po­der, y so­lo con­se­guían re­pre­sen­ta­ción en las zo­nas ur­ba­nas don­de el ca­ci­quis­mo no lo te­nía tan fácil. Aun así, los par­ti­dos que no eran el Con­ser­va­dor o el Li­be­ral ob­te­nían una re­pre­sen­ta­ción es­ca­sa, ya que el sis­te­ma elec­to­ral de re­par­to de es­ca­ños fa­vo­re­cía des­ca­ra­da­men­te a los dos par­ti­dos ma­yo­ri­ta­rios.

EN CA­TA­LU­ÑA

En Ca­ta­lu­ña, tra­ba­ja­do­res so­cia­lis­tas, anar­quis­tas, re­pu­bli­ca­nos y otros de ten­den­cia es­tric­ta­men­te so­cie­ta­ria o pro­fe­sio­nal, se unie­ron y de­ja­ron a un la­do las an­ti­guas ren­ci­llas tras la pro­mul­ga­ción de la Ley de Ju­ris­dic­cio­nes de 1906, una ley que mi­li­ta­ri­za­ba a la so­cie­dad, al otor­gar com­pe­ten­cia a los tri­bu­na­les mi­li­ta­res pa­ra juz­gar los de­li­tos con­tra la pa­tria y el ejér­ci­to, que eran mu­chos, in­clu­yen­do la crí­ti­ca pe­rio­dís­ti­ca.

El mo­vi­mien­to obre­ro no po­día pre­su­mir de ha­ber es­ta­do uni­do; huel­gas fra­ca­sa­das, des­or­ga­ni­za­ción de los sin­di­ca­tos y odio en­tre so­cia­lis­tas y anar­quis­tas ha­bían si­do el pan de ca­da día. Aho­ra, los tra­ba­ja­do­res in­ten­ta­ban re­or­ga­ni­zar la an­ti­gua Fe­de­ra­ción Lo­cal Obre­ra bar­ce­lo­ne­sa, que to­ma­ría el nom­bre de So­li­da­ri­dad Obre­ra, co­mo re­cha­zo al acer­ca­mien­to al Partido Con­ser­va­dor de Mau­ra de So­li­da­ri­dad Ca­ta­la­na, un partido for­ma­do por los ca­ta­la­nis­tas de la Lli­ga Re­gio­na­lis­ta, el Partido Car­lis­ta, los re­pu­bli­ca­nos na­cio­na­lis­tas y los re­pu­bli­ca­nos fe­de­ra­les. El fin que per­se­guían los im­pul­so­res de la nue­va fe­de­ra­ción era la unión de to­dos los tra­ba­ja­do­res, ya que el res­to de la so­cie­dad ca­ta­la­na pa­re­cía es­tar in­te­gra­da en So­li­da­ri­dad Ca­ta­la­na, que en las elec­cio­nes ge­ne­ra­les de abril de 1907 ha­bía ob­te­ni­do cua­ren­ta y uno de los cua­ren­ta y cua­tro es­ca­ños que se ele­gían en re­pre­sen­ta­ción de las cua­tro pro­vin­cias ca­ta­la­nas. El ob­je­ti­vo in­me­dia­to era dar nue­va vi­da a las so­cie­da­des obre­ras, si­tuar­las al mar­gen de las lu­chas po­lí­ti­cas pa­ra que fue­sen el principal ins­tru­men­to de de­fen­sa de los tra­ba­ja­do­res.

En CA­TA­LU­ÑA, tra­ba­ja­do­res so­cia­lis­tas, anar­quis­tas, re­pu­bli­ca­nos y otros de ten­den­cia es­tric­ta­men­te so­cie­ta­ria o pro­fe­sio­nal, se unie­ron tras la pro­mul­ga­ción de la Ley de Ju­ris­dic­cio­nes de 1906.

El 13 de agos­to de 1907 la Fe­de­ra­ción Lo­cal So­li­da­ri­dad Obre­ra se ins­cri­bió en el Re­gis­tro de Aso­cia­cio­nes de Bar­ce­lo­na, y en el mes de mar­zo de 1908 am­plió su ám­bi­to de ac­tua­ción con­vir­tién­do­se en una Con­fe­de­ra­ción Re­gio­nal, celebrando su pri­mer con­gre­so en sep­tiem­bre de ese mis­mo año. A él asis­tie­ron de­le­ga­dos de más de cien­to vein­te en­ti­da­des obre­ras de to­da Ca­ta­lu­ña. De es­te mo­do, el mo­vi­mien­to obre­ro pa­re­cía or­ga­ni­zar­se ade­cua­da­men­te.

En el ám­bi­to na­cio­nal, Es­pa­ña, tras la pér­di­da de Cu­ba y las Fi­li­pi­nas, ha­bía bus­ca­do una mayor pre­sen­cia en el nor­te de Áfri­ca, lo­gran­do en el re­par­to co­lo­nial efec­tua­do en 1904 y en la Con­fe­ren­cia In­ter­na­cio­nal de Al­ge­ci­ras de 1906, el con­trol so­bre la zo­na nor­te de Ma­rrue­cos. Si­mul­tá­nea­men­te, el an­ti­mi­li­ta­ris­mo ha­bía arrai­ga­do pro­gre­si­va­men­te en los sec­to­res más cons­cien­tes de la cla­se obre­ra.

Por lo que res­pec­ta a los so­cia­lis­tas, se ha­bía ido ex­ten­dien­do la cam­pa­ña an­ti­mi­li­ta­ris­ta pro­mo­vi­da por la II In­ter­na­cio­nal, es­pe­cial­men­te des­pués del Con­gre­so de Pa­rís de 1900. Los anar­quis­tas eran aún más du­ros, y en Ca­ta­lu­ña lo de­mos­tra­ron con la pu­bli­ca­ción de obras co­mo el Ma­nual del sol­da­do, que fue se­cues­tra­do por las au­to­ri­da­des, y con nu­me­ro­sos ar­tícu­los en la pren­sa li­ber­ta­ria que cri­ti­ca­ban al ejér­ci­to y al mi­li­ta­ris­mo.

EL ATA­QUE DE LAS CABILAS A LOS OBRE­ROS ES­PA­ÑO­LES

Era es­ta la si­tua­ción so­cial y po­lí­ti­ca, cuan­do el 9 de ju­lio de 1909 los obre­ros es­pa­ño­les que tra­ba­ja­ban en la cons­truc­ción de un fe­rro­ca­rril que uni­ría Me­li­lla con las mi­nas de Be­ni Bu Ifrur, pro­pie­dad de la Com­pa­ñía del Nor­te Afri­cano, de ca­pi­tal fran­cés, pe­ro de na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la, y de la Com­pa­ñía Es­pa­ño­la de Mi­nas del Rif, fue­ron ata­ca­dos por las cabilas de la zo­na que se opo­nían a la pe­ne­tra­ción ex­tran­je­ra. El re­sul­ta­do de la ac­ción fue la muer­te de cua­tro tra­ba­ja­do­res. Es­te in­ci­den­te,

que cons­ti­tu­yó el ini­cio de la Gue­rra de Me­li­lla, fue uti­li­za­do por el Go­bierno de Mau­ra pa­ra de­cre­tar el envío de las Bri­ga­das Mix­tas de Ca­ta­lu­ña, Ma­drid y Cam­po de Gi­bral­tar, ade­más de otras uni­da­des mi­li­ta­res, con el ob­je­ti­vo de aca­bar con la re­be­lión ri­fe­ña y ase­gu­rar el con­trol de la zo­na de in­fluen­cia es­pa­ño­la en el nor­te de Ma­rrue­cos.

En la or­den de mo­vi­li­za­ción se in­clu­yó a los re­ser­vis­tas de los cu­pos de 1903 a 1907, me­di­da muy mal aco­gi­da por las cla­ses po­pu­la­res, de­bi­do a que la le­gis­la­ción de re­clu­ta­mien­to vi­gen­te per­mi­tía la exen­ción de in­cor­po­ra­ción a fi­las pre­sen­tan­do otra per­so­na en lu­gar del re­clu­ta­do, lo cual obli­ga­ba a es­te a pa­gar a su sus­ti­tu­to. Tam­bién era po­si­ble li­brar­se del re­clu­ta­mien­to me­dian­te el pa­go de un ca­non de seis mil reales, can­ti­dad que no es­ta­ba al al­can­ce del pue­blo. Hay que te­ner en cuen­ta que el sus­ten­to dia­rio de un tra­ba­ja­dor as­cen­día, en la épo­ca, apro­xi­ma­da­men­te, a diez reales, es de­cir, que se exi­gía pa­ra li­brar­se del alis­ta­mien­to el equi­va­len­te a casi dos años de sus­ten­to. Ade­más, la mayor par­te de los re­ser­vis­tas eran pa­dres de fa­mi­lias en las que la úni­ca fuen­te de in­gre­sos era su tra­ba­jo.

A par­tir de la pu­bli­ca­ción del de­cre­to de mo­vi­li­za­ción el día 10 de ju­lio, se su­ce­die­ron las pro­tes­tas en con­tra de la gue­rra en for­ma de ar­tícu­los en la pren­sa, de mí­ti­nes y ma­ni­fes­ta­cio­nes, que, en mu­chas oca­sio­nes, fue­ron prohi­bi­dos por el Go­bierno. En al­gu­nas lo­ca­li­da­des se vi­vie­ron mo­men­tos de ten­sión con mo­ti­vo de la sa­li­da de las tro­pas. En Ma­drid se pro­du­je­ron in­ci­den­tes en la es­ta­ción de fe­rro­ca­rril de Me­dio­día du­ran­te la no­che y la ma­dru­ga­da del 20 al 21 de ju­lio, cuan­do se pro­ce­dió al em­bar­que de la Bri­ga­da Mix­ta de Ma­drid al man­do del ge­ne­ral Pin­tos. Tam­bién los hu­bo en las es­ta­cio­nes de tren de Za­ra­go­za y de Tu­de­la. El Go­bierno, an­te la pre­sión po­pu­lar y de la pren­sa, acor­dó el 23 de ju­lio con­ce­der una pen­sión de cin­cuen­ta cén­ti­mos dia­rios a las es­po­sas e hi­jos huér­fa­nos de madre de los re­ser­vis­tas mo­vi­li­za­dos, pre­ten­dien­do así so­se­gar los áni­mos. Pe­ro eso no ali­via­ba a los re­ser­vis­tas, in­clu­so los di­chos po­pu­la­res ha­bla­ban del des­tino pro­ba­ble de los re­clu­tas. Se de­cía: “Hi­jo quin­to sor­tea­do, hi­jo muer­to y no en­te­rra­do”.

LAS PRI­ME­RAS PRO­TES­TAS

En Bar­ce­lo­na, los em­bar­ques de tro­pas en el puer­to co­men­za­ron el día 11 de ju­lio de 1909 sin que se pro­du­je­ran in­ci­den­tes. Pe­ro en la tar­de del do­min­go 18 de ju­lio, cuan­do se pro­ce­día al em­bar­que del ba­ta­llón de Ca­za­do­res de Reus, in­te­gra­do en la Bri­ga­da Mix­ta de Ca­ta­lu­ña, la ten­sión es­ta­lló. Al­gu­nos sol­da­dos arro­ja­ron al mar los es­ca­pu­la­rios y me­da­llas que va­rias aris­tó­cra­tas bar­ce­lo­ne­sas les ha­bían en­tre­ga­do an­tes de su­bir al va­por mi­li­tar Ca­ta­lu­ña, mien­tras hom­bres y mu­je­res gri­ta­ban desde los mue­lles: “¡Aba­jo la gue­rra! ¡Que va­yan los ri­cos! ¡To­dos o nin­guno!”.

La po­li­cía tu­vo que ha­cer va­rios dis­pa­ros al ai­re y de­tu­vo a va­rias per­so­nas. Las pro­tes­tas au­men­ta­ron en los días si­guien­tes cuan­do lle­ga­ron no­ti­cias de que se ha­bían pro­du­ci­do gran nú­me­ro de ba­jas en­tre los sol­da­dos es­pa­ño­les lle­ga­dos a Ma­rrue­cos.

El jue­ves 22 de ju­lio de 1909 los dipu­tados de So­li­da­ri­dad Ca­ta­la­na se hi­cie­ron eco del sen­ti­mien­to po­pu­lar y exi­gie­ron al Go­bierno la reunión in­me­dia­ta de las Cor­tes pa­ra de­ba­tir la cues­tión de la gue­rra y las con­di­cio­nes de re­clu­ta­mien­to de las tro­pas ex­pe­di­cio­na­rias. So­li­da­ri­dad Obre­ra, por su par­te, pre­ten­día con­vo­car abier­ta­men­te una huel­ga ge­ne­ral pa­ra el

Al­gu­nos SOL­DA­DOS arro­ja­ron al mar los es­ca­pu­la­rios y me­da­llas que va­rias aris­tó­cra­tas bar­ce­lo­ne­sas les ha­bían en­tre­ga­do an­tes de su­bir al va­por mi­li­tar Ca­ta­lu­ña, mien­tras hom­bres y mu­je­res gri­ta­ban: "¡Aba­jo la gue­rra!".

sá­ba­do 24 de ju­lio, pe­ro por pre­sio­nes del go­ber­na­dor ci­vil e in­de­ci­sio­nes pro­pias, aca­bó cons­ti­tu­yen­do un co­mi­té de huel­ga clan­des­tino. Es­ta­ba in­te­gra­do por An­to­ni Fa­bra i Ri­bas –un so­cia­lis­ta que in­ten­tó sin éxi­to que la mo­vi­li­za­ción bar­ce­lo­ne­sa se pos­pu­sie­ra pa­ra que coin­ci­die­ra con la huel­ga ge­ne­ral que el PSOE y la UGT iban a con­vo­car en to­da Es­pa­ña, y que, fi­nal­men­te, tu­vo lu­gar el 2 de agos­to con po­co se­gui­mien­to, de­bi­do a las me­di­das re­pre­si­vas adop­ta­das por el Go­bierno que in­clu­ye­ron la de­ten­ción, en Ma­drid, el 28 de ju­lio, de Pablo Igle­sias y el res­to de la cú­pu­la di­ri­gen­te so­cia­lis­ta–, Mi­guel Vi­lla­lo­bos Mo­reno –pro­fe­sor ra­cio­na­lis­ta que ha­bía re­pre­sen­ta­do a los peo­nes al­ba­ñi­les en el Con­gre­so de So­li­da­ri­dad Obre­ra de 1908, y cu­yo ver­da­de­ro nom­bre era Jo­sé Sán­chez Gon­zá­lez, muy pró­xi­mo al pe­da­go­go li­ber­ta­rio Fe­rrer Guar­dia–, y el anar­quis­ta Fran­cis­co Mi­ran­da, má­xi­mo di­ri­gen­te.

CO­MIEN­ZAN LOS EN­FREN­TA­MIEN­TOS

En la tar­de del lu­nes 26 de ju­lio co­men­za­ron los en­fren­ta­mien­tos en­tre pi­que­tes de huel­guis­tas y las fuer­zas del or­den. Por la no­che la huel­ga ha­bía al­can­za­do un ro­tun­do éxi­to tan­to en Bar­ce­lo­na co­mo en Sa­ba­dell, Ta­rra­sa, Ba­da­lo­na, Ma­ta­ró, Gra­no­llers y Sit­ges, pe­ro la pro­tes­ta fue to­man­do un ca­rác­ter in­su­rrec­cio­nal no pre­vis­to ini­cial­men­te. En dis­tin­tos lu­ga­res los huel­guis­tas to­ma­ron prác­ti­ca­men­te las ciu­da­des. En Sa­ba­dell se lle­gó a pro­cla­mar la Re­pú­bli­ca. El mar­tes por la ma­ña­na co­men­za­ron a le

van­tar­se ba­rri­ca­das en las ca­lles y la huel­ga se con­vir­tió en una re­be­lión po­pu­lar. De la pro­tes­ta an­ti­bé­li­ca se pa­só al in­cen­dio ge­ne­ra­li­za­do de igle­sias, con­ven­tos y es­cue­las re­li­gio­sas, an­te la im­pa­si­bi­li­dad del ejér­ci­to. El an­ti­cle­ri­ca­lis­mo se con­vir­tió así en sus­ti­tu­to del an­ti­mi­li­ta­ris­mo.

En­tre la una y me­dia y las tres y me­dia de la tar­de del mar­tes 27 de ju­lio de 1909 en Bar­ce­lo­na co­men­za­ron a ar­der los con­ven­tos. Es­to exi­gió una bue­na coor­di­na­ción, más aún si te­ne­mos en cuen­ta la con­si­de­ra­ble ex­ten­sión de la ciu­dad y las di­fi­cul­ta­des de co­mu­ni­ca­ción. Se di­jo en­ton­ces que los in­cen­dia­rios eran pe­que­ños gru­pos de ocho a diez per­so­nas que es reunien al "so de pi­tos i cam­pa­ne­tes". El pú­bli­co aplau­día la la­bor de los in­cen­dia­rios y los ve­ci­nos obli­ga­ban in­clu­so a re­tro­ce­der a los bom­be­ros cuan­do es­tos pre­ten­dían ac­tuar pa­ra so­fo­car los in­cen­dios. Pa­re­ce ser que los le­rrou­xis­tas tu­vie­ron una par­ti­ci­pa­ción importante en el in­cen­dio de los edi­fi­cios re­li­gio­sos, pe­ro tam­bién hu­bo una in­ter­ven­ción des­ta­ca­da de los anar­quis­tas ja­co­bi­nis­tas y ul­tra­vio­len­tos, que ac­tua­ron im­pul­sa­dos por una ver­da­de­ra pi­ro­ma­nía. Coin­ci­die­ron, pues, en la prác­ti­ca y en los ob­je­ti­vos, le­rrou­xis­tas y anar­quis­tas. Si que­re­mos re­fe­rir­nos a la ads­crip­ción ideo­ló­gi­ca de los in­cen­dia­rios ten­dre­mos que alu­dir a un con­glo­me­ra­do de gru­pos que iba desde los re­pu­bli­ca­nos ra­di­ca­les has­ta los mar­gi­na­dos y des­arrai­ga­dos sin ideo­lo­gía, pa­ra los que cual­quier mo­ti­vo era su­fi­cien­te pa­ra desatar su violencia.

El miér­co­les 28, la re­vuel­ta, ca­ren­te de di­rec­ción y de ob­je­ti­vos, ini­ció su de­cli­ve. Los as­pec­tos más re­le­van­tes eran en­ton­ces la au­sen­cia de au­to­ri­dad, el en­tu­sias­mo de la gen­te que com­ba­tía en las ba­rri­ca­das, la des­leal­tad de las tro­pas de guar­ni­ción en Bar­ce­lo­na, la ne­ga­ti­va de mu­chos guar­dias de se­gu­ri­dad y po­li­cías a dis­pa­rar con­tra el pue­blo y el pa­pel de la Guar­dia Ci­vil co­mo pri­me­ra fuer­za re­pre­so­ra. Es­te día ter­mi­na­ron su ta­rea los in­cen­dia­rios. El jue­ves lle­ga­ron tro­pas de re­fuer­zo pro­ce­den­tes de Va­len­cia, Za­ra­go­za, Bur­gos y Pam­plo­na, que do­mi­na­ron los úl­ti­mos fo­cos de la in­su­rrec­ción en­tre el vier­nes y el sá­ba­do.

El ba­lan­ce de los dis­tur­bios de la ciu­dad de Bar­ce­lo­na se sal­dó con un to­tal de se­ten­ta y ocho muer­tos, se­ten­ta y cin­co de ellos ci­vi­les y tres mi­li­ta­res; me­dio mi­llar de he­ri­dos y cien­to do­ce edi­fi­cios in­cen­dia­dos, de los que ochen­ta eran re­li­gio­sos. El Go­bierno Mau­ra, por me­dio de su mi­nis­tro de la Go­ber­na­ción Juan de la Cier­va y Pe­ña­fiel, ini­ció la re­pre­sión de in­me­dia­to, el 31 de ju­lio, ade­más, pa­ra ais­lar el mo­vi­mien­to in­su­rrec­cio­nal de Ca­ta­lu­ña del res­to de la Pe­nín­su­la, el mi­nis­tro lo ca­li­fi­có de se­pa­ra­tis­ta. Es­te ca­li­fi­ca­ti­vo pa­re­ce que in­flu­yó no­ta­ble­men­te en el man­te­ni­mien­to de la nor­ma­li­dad en el res­to del Es­ta­do que, sin du­da, tam­bién es­ta­ba des­con­ten­to y dis­pues­to a es­ta­llar.

Se de­tu­vo a unas dos mil per­so­nas, re­sul­tan­do casi dos­cien­tas pe­nas de des­tie­rro, cin­cuen­ta y nue­ve ca­de­nas per­pe­tuas y cin­co con­de­nas a muer­te. Ade­más se clau­su­ra­ron los sin­di­ca­tos y se or­de­nó el cie­rre de las es­cue­las lai­cas.

Los cin­co reos con­de­na­dos a muer­te fue­ron Jo­sep Mi­quel Ba­ró, un na­cio­na­lis­ta re­pu­bli­cano eje­cu­ta­do el 17 de agos­to de 1909 en el cas­ti­llo de Mont­juïc, co­mo los otros cua­tro; An­to­nio Ma­let Pu­jol, un re­pu­bli­cano le­rrou­xis­ta, eje­cu­ta­do el 13 de sep­tiem­bre; Cle­men­te Gar­cía, el jo­ven dis­ca­pa­ci­ta­do men­tal que ha­bía bai­la­do con el ca­dá­ver de una mon­ja por las ca­lles de Bar­ce­lo­na, eje­cu­ta­do el 4 de oc­tu­bre; Eu­ge­nio del

El ba­lan­ce de los dis­tur­bios de la ciu­dad de BAR­CE­LO­NA se sal­dó con un to­tal de se­ten­ta y ocho muer­tos, se­ten­ta y cin­co de ellos ci­vi­les y tres mi­li­ta­res; me­dio mi­llar de he­ri­dos y cien­to do­ce edi­fi­cios in­cen­dia­dos, de los que ochen­ta eran re­li­gio­sos.

Ho­yo, un ex guar­dia ci­vil y guar­dia de se­gu­ri­dad; y el más co­no­ci­do de to­dos ellos, Fran­cis­co Fe­rrer Guar­dia, pe­da­go­go de ten­den­cias anar­quis­tas, co­fun­da­dor de la Es­cue­la Mo­der­na. Fe­rrer, fi­nal­men­te, se­ría eje­cu­ta­do el 13 de oc­tu­bre, a pe­sar de las pe­ti­cio­nes de con­mu­ta­ción de la pena, una po­si­bi­li­dad que el pre­si­den­te del Go­bierno, el con­ser­va­dor An­to­nio Mau­ra, ni si­quie­ra se plan­teó. La pro­pia hi­ja de Fe­rrer le en­vió una car­ta al rey Al­fon­so XIII pi­dien­do cle­men­cia pa­ra su pa­dre.

La eje­cu­ción de Fe­rrer tu­vo re­per­cu­sión du­ran­te me­ses en la pren­sa mun­dial, que trans­mi­tió de Es­pa­ña la ima­gen de un país atra­sa­do y bár­ba­ro do­mi­na­do por la in­qui­si­ción re­li­gio­sa y por una mo­nar­quía re­tró­gra­da. En Pa­rís hu­bo ban­de­ras es­pa­ño­las con cres­po­nes ne­gros y que­mas de sím­bo­los na­cio­na­les. En Sui­za los ma­ni­fes­tan­tes gri­ta­ban con­tra Es­pa­ña y los cu­ras. En Ro­ma y Lis­boa se pro­du­je­ron ac­tos pa­re­ci­dos, y en Bue­nos Ai­res se lan­za­ron ar­te­fac­tos ex­plo­si­vos con­tra el consulado es­pa­ñol. Hu­bo mí­ti­nes en Sa­ló­ni­ca, y en Gé­no­va los tra­ba­ja­do­res de los mue­lles se ne­ga­ron a des­car­gar bu­ques es­pa­ño­les. En Pe­tró­po­lis, una ciu­dad de Bra­sil, se que­mó una efi­gie del rey, y en Gran Bre­ta­ña hu­bo va­rias pro­tes­tas por la eje­cu­ción de Fe­rrer. En todo el vie­jo con­ti­nen­te los di­plo­má­ti­cos es­pa­ño­les no ce­sa­ron de en­viar en sus co­mu­ni­ca­cio­nes jui­cios co­mo los de que la pro­tes­ta ha­bía al­can­za­do “in­con­ce­bi­bles e inex­pli­ca­bles pro­por­cio­nes”.

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ?? AN­TO­NIO MAU­RA
Ca­yó en des­cré­di­to tras la Se­ma­na Trá­gi­ca de 1909. En 1913 aban­do­nó el li­de­raz­go del Partido Con­ser­va­dor. Vol­ve­ría a la pre­si­den­cia del con­se­jo de mi­nis­tros en los años pre­vios a la dic­ta­du­ra de Pri­mo de Ri­ve­ra.
AN­TO­NIO MAU­RA Ca­yó en des­cré­di­to tras la Se­ma­na Trá­gi­ca de 1909. En 1913 aban­do­nó el li­de­raz­go del Partido Con­ser­va­dor. Vol­ve­ría a la pre­si­den­cia del con­se­jo de mi­nis­tros en los años pre­vios a la dic­ta­du­ra de Pri­mo de Ri­ve­ra.
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain