Clio Historia

Loui­se Bour­geo­is, la PAR­TE­RA de LUIS XIII

- POR SAN­DRA FE­RRER www.mu­je­re­sen­lahis­to­ria.com Louise Bourgeois · Felipe, Prince of Asturias · Paris · style (manner of address) · Henry IV of England · France · Europe · Marie de' Medici · Margaret of Valois · House of Valois

AYU­DÓ A TRAER AL MUN­DO A PRÍN­CI­PES Y PRIN­CE­SAS, EN­TRE ELLOS, EL QUE REINARÍA EN FRAN­CIA CO­MO LUIS XIII. CON­TRA­TA­DA POR LA REI­NA MA­RÍA DE MÉ­DI­CI, LOUI­SE BOUR­GEO­IS FUE UNA DE LAS PAR­TE­RAS MÁS SO­LI­CI­TA­DAS DE SU TIEM­PO. SU AM­PLIA EX­PE­RIEN­CIA, PLAS­MA­DA EN VA­RIOS MA­NUA­LES SO­BRE EL AR­TE DE PARTEAR, SEN­TÓ LAS BA­SES DE LA GI­NE­CO­LO­GÍA Y LA OBS­TE­TRI­CIA DE LOS SI­GLOS POS­TE­RIO­RES. SU ME­TEÓ­RI­CO AS­CEN­SO EN EL EN­TORNO REAL TER­MI­NÓ CON LA MUER­TE DE LA PRIN­CE­SA MA­RÍA DE BOR­BÓN-MONT­PEN­SIER QUE FUE UTI­LI­ZA­DA POR LOS MÉ­DI­COS PA­RA DES­PRES­TI­GIAR SU LA­BOR CO­MO PAR­TE­RA.

LOUI­SE BOUR­GEO­IS (1563-1636) na­ció y cre­ció en el ba­rrio pa­ri­sino de Saint-Ger­main en el seno de una fa­mi­lia aco­mo­da­da que le fa­ci­li­tó una bue­na edu­ca­ción. A los vein­tiún años se ca­só con el bar­be­ro y ci­ru­jano Mar­tin Bour­sier con el que tu­vo tres hi­jos. Loui­se su­frió los años con­vul­sos que se su­ce­die­ron tras la lu­cha por el po­der pro­ta­go­ni­za­da por En­ri­que de Na­va­rra y Carlos de Bor­bón, y que pro­vo­ca­ron la mar­cha de su ma­ri­do, miem­bro del ejér­ci­to real. Du­ran­te su lar­ga au­sen­cia, Loui­se per­dió bue­na par­te de su ri­que­za, por lo que tu­vo que sub­sis­tir ven­dien­do la­bo­res de pun­to y bor­da­do. Tras el re­gre­so de Mar­tin, en 1594, Loui­se em­pe­zó a pre­pa­rar­se pa­ra con­ver­tir­se en ma­tro­na. Pa­ra ello,

Su buen ha­cer y pro­fe­sio­na­li­dad pron­to la con­vir­tie­ron en una repu­tada MA­TRO­NA en el Pa­rís de prin­ci­pios del si­glo XVII. Su fa­ma se ex­ten­dió en­tre la aris­to­cra­cia y lle­gó has­ta las puer­tas de pa­la­cio.

apro­ve­chó los co­no­ci­mien­tos mé­di­cos de su ma­ri­do y del que fue­ra maes­tro de es­te, el re­co­no­ci­do ci­ru­jano fran­cés Am­broi­se Pa­ré. Du­ran­te cua­tro años es­tu­dió a con­cien­cia los li­bros que le fa­ci­li­ta­ban y em­pe­zó a prac­ti­car el ar­te de partear con las mu­je­res po­bres de Pa­rís. Has­ta que se sin­tió pre­pa­ra­da pa­ra pre­sen­tar­se al exa­men ofi­cial que le per­mi­tie­ra ad­qui­rir el tí­tu­lo de par­te­ra. A fi­na­les de 1598, Loui­se Bour­geo­is ob­te­nía una licencia ofi­cial.

EN PA­LA­CIO

Su buen ha­cer y pro­fe­sio­na­li­dad pron­to la con­vir­tie­ron en una repu­tada ma­tro­na en el Pa­rís de prin­ci­pios del si­glo XVII. Su fa­ma se ex­ten­dió en­tre la aris­to­cra­cia, y lle­gó has­ta las puer­tas de pa­la­cio. El 17 de di­ciem­bre de 1600, En­ri­que IV se

ha­bía ca­sa­do con Ma­ría de Mé­di­ci, des­pués de con­se­guir la anu­la­ción de su pri­mer ma­tri­mo­nio con Mar­ga­ri­ta de Va­lois, que fue re­pu­dia­da al no te­ner hi­jos. El rey ne­ce­si­ta­ba afian­zar su trono con un he­re­de­ro que pu­sie­ra fin a una lar­ga épo­ca de ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, re­li­gio­sa y so­cial en Fran­cia.

Cuan­do la rei­na Ma­ría que­dó em­ba­ra­za­da, se dis­pu­so todo pa­ra que el be­bé na­cie­ra sano y sal­vo. Pa­ra ello era ne­ce­sa­rio con­tar con la pre­sen­cia en pa­la­cio de una ma­tro­na con su­fi­cien­te ex­pe­rien­cia y repu­tación. Ya ha­bía lle­ga­do a oí­dos de Ma­ría el nom­bre de Loui­se, quien fue lla­ma­da a pa­la­cio pa­ra asis­tir a su pri­mer par­to real, que ten­dría lu­gar en Fon­tai­ne­bleau, el 27 de sep­tiem­bre de 1601.

A pe­sar de que en aque­llos años dis­fru­tó de la protección de los re­yes de Fran­cia, por los rin­co­nes de pa­la­cio se su­su­rra­ban crí­ti­cas ha­cia ella y sus prác­ti­cas con las par­tu­rien­tas. Crí­ti­cas que pro­ve­nían prin­ci­pal­men­te de los mé­di­cos y ci­ru­ja­nos que no veían con bue­nos ojos el éxi­to de una mu­jer.

EL PO­DER DE LA CO­MU­NI­DAD MÉ­DI­CA

Du­ran­te si­glos, el co­no­ci­do co­mo AR­TE DE PARTEAR era el úni­co ám­bi­to sa­ni­ta­rio en el que las mu­je­res te­nían un cier­to con­trol. Has­ta que los mé­di­cos em­pe­za­ron a exi­gir de las par­te­ras un tí­tu­lo ofi­cial.

En aque­lla épo­ca, las ma­tro­nas es­ta­ban vien­do co­mo po­co a po­co, su ám­bi­to de ac­tua­ción den­tro de la medicina, se es­ta­ba vien­do ca­da vez más re­du­ci­do y con­tro­la­do. Du­ran­te si­glos, el co­no­ci­do co­mo ar­te de partear era el úni­co ám­bi­to sa­ni­ta­rio en el que las mu­je­res te­nían un cier­to con­trol. Has­ta que los mé­di­cos em­pe­za­ron a exi­gir de las par­te­ras un tí­tu­lo ofi­cial. Con el tiem­po, fue­ron sien­do apar­ta­das de la pri­me­ra lí­nea de ac­tua­ción has­ta que que­da­ron co­mo ayu­dan­tes de los

gi­ne­có­lo­gos. Fue en es­te con­tex­to en el que Bour­geo­is se en­fren­tó a la co­mu­ni­dad mé­di­ca. De he­cho, la versión que es­cri­bió un mé­di­co de pa­la­cio so­bre la ac­tua­ción de la par­te­ra tras el na­ci­mien­to de Luis, era muy di­fe­ren­te a la que ella re­la­tó, si­tuán­do­la co­mo sim­ple apo­yo mien­tras era el mé­di­co quien sal­va­ba al del­fín.

Du­ran­te los pri­me­ros años del si­glo, Loui­se Bour­geo­is ha­bía per­ma­ne­ci­do en pa­la­cio ejer­cien­do su la­bor de ma­tro­na en­tre las mu­je­res de la corte.

PO­LÉ­MI­CA

Pe­ro casi trein­ta años des­pués, la muer­te de una de sus par­tu­rien­tas la co­lo­có en el cen­tro de la po­lé­mi­ca. Su­ce­dió en el ve­rano de 1627 cuan­do la prin­ce­sa Ma­ría de Bor­bón-Mont­pen­sier, cu­ña­da del por aquel en­ton­ces rey Luis XIII, fa­lle­ció días des­pués de dar a luz. La rei­na madre, Ma­ría de Mé­di­ci, en­car­gó a los mé­di­cos de la Corte una au­top­sia pa­ra de­ter­mi­nar la muer­te de la prin­ce­sa. Tres días más tar­de, Loui­se pu­bli­ca­ba su pro­pia Apo­lo­gía. Aun­que el in­for­me emi­ti­do por los doc­to­res reales no alu­día di­rec­ta­men­te a la par­te­ra, ella se sin­tió agra­via­da por­que se ha­bla­ba de una mala pra­xis du­ran­te el par­to, al que ella mis­ma ha­bía aten­di­do.

Loui­se Bour­geo­is te­nía en­ton­ces más de se­sen­ta años y sim­ple­men­te po­dría ha­ber­se re­ti­ra­do de la vi­da pú­bli­ca. Pe­ro sin­tió la ne­ce­si­dad de de­fen­der su repu­tación. Por aquel en­ton­ces ya ha­bía pu­bli­ca­do un ex­ten­so ma­nual de matronería en tres vo­lú­me­nes y se ha­bía con­so­li­da­do co­mo una de las mejores par­te­ras de Pa­rís. No que­ría que un fra­ca­so, fru­to de la fa­ta­li­dad, se­gún su versión, fue­ra la cau­sa de su de­cli­ve co­mo pro­fe­sio­nal. En su Apo­lo­gía, Loui­se ar­gu­men­tó con da­tos mé­di­cos que la muer­te de la prin­ce­sa no fue cau­sa­da por su mala pra­xis, sino que fa­lle­ció por­que ya es­ta­ba en­fer­ma, al­go que los mé­di­cos y no una par­te­ra, de­be­rían ha­ber diag­nos­ti­ca­do.

Fi­nal­men­te, Loui­se Bour­geo­is no pu­do lu­char con­tra el po­der de la co­mu­ni­dad mé­di­ca do­mi­na­da por los hom­bres. Su pro­tec­to­ra, Ma­ría de Mé­di­ci, ya no te­nía un pa­pel re­le­van­te en la Corte. Na­die, en fin, sa­lió en su de­fen­sa y su ca­so se con­vir­tió en el sím­bo­lo del fi­nal de una épo­ca de pro­ta­go­nis­mo de las par­te­ras.

En pa­la­bras de Brid­get­te She­ri­dan: “No todas las ma­tro­nas fue­ron hu­mi­lla­das pú­bli­ca­men­te co­mo Bour­geo­is, pe­ro la his­to­ria de su des­gra­cia anun­cia el fu­tu­ro de las ma­tro­nas en Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal, que si­guie­ron prac­ti­can­do su pro­fe­sión pe­ro de­bie­ron ha­cer­lo en el mar­co de los lí­mi­tes que re­de­fi­nían su pa­pel”. Unos mar­cos dic­ta­mi­na­dos por los mé­di­cos.

 ??  ??
 ??  ?? NUP­CIAS DE MA­RÍA DE MÉ­DI­CI CON EN­RI­QUE IV DE FRAN­CIA.
NUP­CIAS DE MA­RÍA DE MÉ­DI­CI CON EN­RI­QUE IV DE FRAN­CIA.
 ??  ?? LUIS XIII.
LUIS XIII.
 ??  ?? RE­TRA­TO DE MA­RÍA DE BOR­BÓN-MONT­PEN­SIER.
RE­TRA­TO DE MA­RÍA DE BOR­BÓN-MONT­PEN­SIER.
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain