Clio Historia

HEDY LA­MARR: la ac­triz de Holly­wood que in­ven­tó el WI-FI

LA AC­TRIZ DE HOLLY­WOOD Y EL INI­CIO DEL WI-FI

-

EN LOS AÑOS DO­RA­DOS DEL HOLLY­WOOD CLÁ­SI­CO, UNA AC­TRIZ DE ORI­GEN AUS­TRIA­CO BRI­LLÓ CON LUZ PRO­PIA. PE­RO HEDY LA­MARR NO SO­LO ENAMO­RÓ AL PÚ­BLI­CO CON SU BE­LLE­ZA. CON UN ES­PÍ­RI­TU CREA­TI­VO Y UNA MEN­TE BRILLANTE, CUAN­DO NO ES­TA­BA EN LOS ES­TU­DIOS DE GRA­BA­CIÓN, PIN­TA­BA CUADROS O IN­VEN­TA­BA AR­TI­LU­GIOS. TRAS EL ES­TA­LLI­DO DE LA SE­GUN­DA GUE­RRA MUN­DIAL, SU ODIO A LOS NA­ZIS LA LLE­VÓ A IDEAR UN SIS­TE­MA DE TE­LE­CO­MU­NI­CA­CIO­NES QUE TER­MI­NA­RÍA CON­VIR­TIÉN­DO­SE EN LA BASE DE TO­DOS LOS SIS­TE­MAS DE CO­MU­NI­CA­CIÓN INALÁM­BRI­CA MO­DER­NOS. NO EN VANO SE LA CO­NO­CE CO­MO LA IN­VEN­TO­RA DEL WI-FI.

HEDWIG KIESLER NA­CIÓ EN UNA DE LAS ZO­NAS MÁS EX­CLU­SI­VAS DE LA HER­MO­SA VIENA IMPERIAL EL 9 DE NO­VIEM­BRE DE 1914. Su pa­dre, Emil Kiesler, era un prós­pe­ro ban­que­ro ca­sa­do con Ger­trud Licht­witz, una jo­ven hún­ga­ra die­ci­séis años más jo­ven que él. Hedwig era hi­ja úni­ca, por lo que sus pa­dres y abue­los la col­ma­ron de ca­pri­chos. Ger­trud ha­bía de­ja­do una pro­me­te­do­ra ca­rre­ra co­mo pia­nis­ta pa­ra de­di­car­se a su ho­gar y al cui­da­do de la pe­que­ña Hew­dig. Emil Kiesler ado­ra­ba a su hi­ja, a la que lla­ma­ba ca­ri­ño­sa­men­te Hedy­len­de­lein, “Prin­ce­sa Hedy”, nom­bre que ter­mi­na­ría asu­mien­do co­mo pro­pio. Aje­na a la Gran Gue­rra que aso­la­ba Eu­ro­pa, Hedy cre­ció en la Viena más lu­jo­sa, apren­dien­do a to­car el piano y acu­dien­do a se­lec­tas es­cue­las de dan­za. So­bre el re­ga­zo de su pa­dre, Hedy pa­sa­ba lar­gas horas es­cu­chan­do cuen­tos in­fan­ti­les y, cuan­do fue un po­co mayor, des­cu­brió de la mano de Emil los en­tre­si­jos me­cá­ni­cos de al­gu­nos de los ob­je­tos que caían en sus ma­nos. Pe­ro lo que por aquel en­ton­ces em­pe­zó a atra­par a Hedy fue el tea­tro. Acu­día con su madre a re­pre­sen­ta­cio­nes tea­tra­les que enamo­ra­ban a una pe­que­ña Hedy que pron­to em­pe­zó a so­ñar des­pier­ta con la po­si­bi­li­dad de con­ver­tir­se en ac­triz, or­ga­ni­zan­do en el sa­lón de su casa pe­que­ñas re­pre­sen­ta­cio­nes pa­ra su fa­mi­lia.

Cuan­do Hedy tu­vo edad de acu­dir a la es­cue­la, ini­ció sus es­tu­dios en un ex­clu­si­vo co­le­gio de la ciu­dad pa­ra lue­go ser en­via­da a un in­ter­na­do sui­zo, lu­gar en el que vi­vió una de las eta­pas más tris­tes de su vi­da y a la que pu­so fin es­ca­pán­do­se de allí. Pa­ra en­ton­ces ya era una jo­ven que ha­bía to­ma­do la fé­rrea de­ter­mi­na­ción de con­ver­tir­se en ac­triz, de­ci­sión que no sen­tó de­ma­sia­do bien en casa. Sus pa­dres acep­ta­ron que Hedy no vol­vie­ra a Sui­za, pe­ro in­sis­tie­ron en que de­bía con­ti­nuar es­tu­dian­do en Viena. Em­pe­ña­da en al­can­zar sus sue­ños, al sa­lir de cla­se em­pe­zó a acu­dir a los Es­tu­dios aus­tria­cos Sa­cha To­bi­sFilm don­de, tras mu­cho em­pe­ño, con­si­guió un pe­que­ño pa­pel en una pe­lí­cu­la. Te­nía en­ton­ces die­ci­séis años y sa­bía que no po­dría com­pa­gi­nar

la es­cue­la con su pre­sen­cia en los es­tu­dios de cine, así que co­mu­ni­có a sus pa­dres que de­ja­ba el co­le­gio. Emil y Tru­de acep­ta­ron re­sig­na­dos cre­yen­do que aque­llo era un ca­pri­cho pa­sa­je­ro más de su pe­que­ña prin­ce­sa. Pe­ro Hedy nun­ca más re­gre­só a la es­cue­la.

LA HER­MO­SA Y ESCANDAOLS­A HEY KIESLER

Du­ran­te los si­guien­tes años, Hedy se em­pe­ñó a fon­do en su in­ci­pien­te ca­rre­ra co­mo ac­triz. Po­co le im­por­ta­ba que, por el mo­men­to, so­lo re­ci­bie­ra pe­que­ños pa­pe­les en cin­tas de po­co re­co­rri­do. En 1931, Hedy dio un pa­so más en sus pla­nes y co­mu­ni­có a sus pa­dres que se mar­cha­ba a Ber­lín. Que­ría es­tu­diar en la es­cue­la de Max Rein­hardt, un repu­tado ci­neas­ta ale­mán. Una vez si­tua­da en la ca­pi­tal ale­ma­na, el siguiente pa­so era lla­mar la aten­ción de Rein­hardt. Por­que Hedy no se iba a con­for­mar con ser una alum­na más en el cen­tro dra­má­ti­co de un pres­ti­gio­so di­rec­tor de cine y tea­tro. Su de­ter­mi­na­ción y su be­lle­za (el ci­neas­ta afir­ma­ría tiem­po des­pués que Hedy era la “chi­ca más her­mo­sa del mun­do”) fue­ron más que su­fi­cien­tes pa­ra cap­tar la aten­ción de Rein­hardt, quien fi­nal­men­te le dio un pa­pel se­cun­da­rio en su pe­lí­cu­la El se­xo dé­bil.

Los si­guien­tes años, una in­ci­pien­te ac­triz Hedy Kiesler vi­vió a ca­ba­llo en­tre Ber­lín y Viena, acep­tan­do pa­pe­les pe­que­ños en dis­tin­tas pe­lí­cu­las y par­ti­ci­pan­do en obras de tea­tro. Con tan so­lo die­ci­ocho años, Hedy em­pe­za­ba a ver con­ver­ti­do en reali­dad su sue­ño de con­ver­tir­se en ac­triz pro­fe­sio­nal. Fue en aque­lla épo­ca cuan­do el di­rec­tor che­co Gus­tav Ma­cha­tý se fi­jó en ella pa­ra pro­ta­go­ni­zar la pe­lí­cu­la que la mar­ca­ría el res­to de su vi­da per­so­nal y su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal.

En la cin­ta, Hedy Kiesler no so­lo apa­re­ció des­nu­da, sino que pro­ta­go­ni­zó el pri­mer or­gas­mo de la his­to­ria del cine. So­lo era cues­tión de tiem­po que Éx­ta­sis es­tu­vie­ra en bo­ca de todo el mun­do. Prin­ci­pal­men­te pa­ra cen­su­rar sus es­can­da­lo­sas es­ce­nas y til­dar­la de in­mo­ral. Cuan­do Hedy fue ple­na­men­te cons­cien­te del re­sul­ta­do fi­nal de la pe­lí­cu­la que iba a pro­yec­tar­se no so­lo en Pra­ga, sino que iba a lle­gar a los ci­nes de su Viena na­tal, don­de ami­gos y fa­mi­lia­res (¡sus pro­pios pa­dres!) iban a ver­la en es­ce­nas com­pro­me­ti­das, se sin­tió ate­mo­ri­za­da. En su Au­to­bio­gra­fía, pu­bli­ca­da mu­chos años des­pués, la en­ton­ces ac­triz de Holly­wood Hedy La­marr ase­gu­ró que ella nun­ca ha­bía que­ri­do par­ti­ci­par en las es­ce­nas más com­pro­me­ti­das: “Cuan­do acep­té ha­cer la pe­lí­cu­la, el guión no in­cluía ni des­nu­dos ni la es­ce­na del coi­to. ¡In­ge­nuos die­ci­séis años!”. Hedy se de­fen­dió ase­gu­ran­do que sin­tió una fuer­te pre­sión por par­te de los res­pon­sa­bles de la cin­ta y que, a pe­sar de sa­lir

SU DE­TER­MI­NA­CIÓN y be­lle­za fue­ron más que su­fi­cien­tes pa­ra cap­tar la aten­ción de Rein­hardt, quien fi­nal­men­te le dio un pa­pel se­cun­da­rio en su pe­lí­cu­la El se­xo dé­bil.

des­nu­da, estas es­ce­nas se ve­rían desde una óp­ti­ca muy ale­ja­da, co­sa que fi­nal­men­te no fue así. Ma­cha­tý y su equi­po, por otro la­do, ne­ga­ron las que­jas y los re­pa­ros de Hedy.

Sea co­mo fue­re, lo cier­to fue que Éx­ta­sis ter­mi­nó es­tre­nán­do­se en los ci­nes de me­dia Eu­ro­pa y po­co tiem­po des­pués atra­ve­só el Atlán­ti­co. Cuan­do Hedy vol­vió a Viena y acu­dió con sus pa­dres al es­treno de la pe­lí­cu­la, la reac­ción de Ger­trud y Emil fue la es­pe­ra­da, sa­lie­ron in­dig­na­dos de la sa­la de pro­yec­ción. Hedy se sin­tió en­ton­ces aver­gon­za­da y asus­ta­da por el re­vue­lo que la pe­lí­cu­la es­ta­ba pro­vo­can­do en la ciu­dad, por lo que se re­clu­yó du­ran­te unas se­ma­nas en casa y lle­gó in­clu­so a tran­qui­li­zar a sus pa­dres con la pro­me­sa de aban­do­nar pa­ra siem­pre los es­ce­na­rios.

LA SE­ÑO­RA MANDL

Hedy Kiesler no cum­plió con su pro­me­sa y en 1932 acep­tó in­ter­pre­tar a Eli­za­beth de Ba­vie­ra en un mu­si­cal que se iba a es­tre­nar en el Tea­tro de Viena. Con su in­ter­pre­ta­ción de la tan que­ri­da Sis­sí, Hedy se ha­bía re­con­ci­lia­do con su pú­bli­co. Vol­vía a ser acla­ma­da por la crí­ti­ca y los ad­mi­ra­do­res no de­ja­ban de aga­sa­jar­la con ha­la­gos y ra­mos de flo­res.

En­tre los mu­chos ad­mi­ra­do­res se co­ló un ri­co mag­na­te dueño de una de las más po­de­ro­sas em­pre­sas de ar­ma­men­to de la Eu­ro­pa de en­tre­gue­rras. Fritz Mandl, ca­tor­ce años mayor que Hedy, di­vor­cia­do de su pri­me­ra es­po­sa y con una lar­ga his­to­ria de amo­ríos, que­dó pren­da­do de la be­lle­za de la jo­ven ac­triz que da­ba vi­da a Sis­sí. Em­pe­ña­do en con­quis­tar­la, acu­día a las re­pre­sen­ta­cio­nes y, co­mo ella mis­ma re­la­tó, “du­ran­te un tiem­po fui bom­bar­dea­da con flo­res. En ocasión de una de mis re­pre­sen­ta­cio­nes tea­tra­les con­ven­ció a los ujie­res pa­ra que des­fi­la­ran por los pa­si­llos de la sa­la por­tan­do las ca­nas­tas has­ta el es­ce­na­rio, don­de las de­po­si­ta­ron. Aque­lla no­che ya no ca­bían más flo­res en mi ca­me­rino”.

Du­ran­te sus pri­me­ros años en bus­ca de un lu­gar en el mun­do del cine y el tea­tro, Hedy ha­bía re­cha­za­do a al­gún que otro pre­ten­dien­te. No que­ría que na­da ni na­die se in­ter­pu­sie­ra en su ca­mino ha­cia el es­tre­lla­to. Pe­ro cuan­do Fritz mos­tró sus res­pe­tos a sus pa­dres y le pro­pu­so ma­tri­mo­nio, acep­tó ca­sar­se con él en una os­ten­to­sa ce­le­bra­ción en la igle­sia vie­ne­sa de San Carlos Bo­rromeo, el 10 de agos­to de 1933. Desde el pri­mer mo­men­to, Hedy se sin­tió atra­pa­da en una jau­la de oro cus­to­dia­da por un car­ce­le­ro ce­lo­so y ob­se­sio­na­do con pro­te­ger­la de los ojos de los de­más. “Desde ese mis­mo ins­tan­te –ase­gu­ró la ya se­ño­ra Mandl– me di cuen­ta de que es­ta­ba ob­se­sio­na­do con la pro­pie­dad. No se ha­bía ca­sa­do con­mi­go, me ha­bía com­pra­do co­mo si se tra­ta­ra de un ne­go­cio cual­quie­ra”.

Su vi­da de ca­sa­da se ca­rac­te­ri­zó por los via­jes y las fiestas de lu­jo que pron­to em­pe­za­ron a ser de­ma­sia­do abu­rri­das pa­ra al­guien co­mo Hedy. Ale­ja­da de los fo­cos, se de­ses­pe­ra­ba tras los mu­ros de las lu­jo­sas man­sio­nes en las que vi­vía jun­to a un es

po­so ca­da vez más au­sen­te. Pa­ra so­bre­lle­var el has­tío de las lar­gas horas en so­le­dad, Hedy em­pe­zó a leer li­bros de in­ge­nie­ría y se vol­có en el es­tu­dio. Du­ran­te más de cua­tro años, per­ma­ne­ció ais­la­da del mun­do y bus­can­do la ma­ne­ra de re­gre­sar a él.

Co­mo ya hi­cie­ra en su eta­pa de es­tu­dian­te en un in­ter­na­do sui­zo, Hedy ideó va­rios pla­nes pa­ra huir de su ca­da vez más po­se­si­vo ma­ri­do. Un día, apro­ve­chan­do una de las au­sen­cias de Fritz, se dis­fra­zó co­mo una sir­vien­ta y hu­yó en di­rec­ción a Pa­rís en un mo­men­to en el que en Eu­ro­pa vol­vía a so­nar tam­bo­res de gue­rra.

EL NA­CI­MIEN­TO DE UNA ES­TRE­LLA DE HOLLY­WOOD

Des­pués de per­ma­ne­cer un tiem­po en Pa­rís, Hedy se tras­la­dó a Lon­dres, don­de con­si­guió en­tre­vis­tar­se con Louis B. Ma­yer. Ma­yer, mag­na­te de una de las em­pre­sas ci­ne­ma­to­grá­fi­cas más po­de­ro­sas de Holly­wood, la Me­tro Goldwyn Ma­yer (MGM), se en­con­tra­ba en Eu­ro­pa bus­can­do nue­vos ta­len­tos. Aque­lla fue la pri­me­ra vez que se dio cuen­ta que el ha­ber pro­ta­go­ni­za­do la pe­lí­cu­la de Ma­cha­tý no le iba a abrir pre­ci­sa­men­te mu­chas puer­tas y mu­cho menos las de la pu­ri­ta­na me­ca del cine.

Al pa­re­cer, Ma­yer le es­pe­tó: “Ya vi Éx­ta­sis. Nun­ca po­dre­mos sa­lir ade­lan­te con esas co­sas en Holly­wood. Las nal­gas de la mu­jer son pa­ra su ma­ri­do, no pa­ra los es­pec­ta­do­res. Us­ted es muy agra­da­ble, pe­ro si­go pen­san­do lo mis­mo. No me gus­ta lo que la gen­te sue­le pen­sar de una muchacha que se pa­sea con las nal­gas al ai­re por la pan­ta­lla”. Le­jos de ren­dir­se, Hedy man­tu­vo la com­pos­tu­ra y se mos­tró dis­pues­ta a asu­mir las re­glas de Holly­wood.

Hedy que­ría con­quis­tar la me­ca del cine pe­ro no a cual­quier pre­cio, por lo que man­tu­vo una in­ten­sa ne­go­cia­ción con Ma­yer has­ta que con­si­guió un con­tra­to por sie­te años. Cuan­do lle­gó a los Es­ta­dos Uni­dos, se ha­bía con­ver­ti­do por obra y gra­cia de la magia de Holly­wood, en Hedy La­marr. Des­pués de ins­ta­lar­se, em­pe­zó a es­tu­diar pa­ra po­der per­fec­cio­nar su inglés y fue in­te­grán­do­se en la vi­da so­cial. Mien­tras es­pe­ra­ba un pa­pel que la con­vir­tie­ra ofi­cial­men­te en ac­triz, se en­tre­te­nía to­can­do el piano y pin­tan­do cuadros.

La opor­tu­ni­dad le lle­gó de la mano del pro­duc­tor Wal­ter Wag­ner, quien le ofre­ció un pa­pel en la pe­lí­cu­la Ar­gel. Aun­que re­ci­bió tí­mi­das opi­nio­nes por par­te de la crí­ti­ca, se me­tió en el bol­si­llo al pú­bli­co, al que enamo­ró por su be­lle­za y ele­gan­cia.

Hedy em­pe­za­ba a sen­tir­se co­mo una más en Amé­ri­ca, pe­ro no de­ja­ba de es­tar aten­ta a las te­rri­bles no­ti­cias que lle­ga­ban desde Eu­ro­pa. Tras la ane­xión de Austria a la Ale­ma­nia na­zi, bus­có la ma­ne­ra de ayu­dar a su madre a huir de Viena y re­unir­se con ella tras pa­sar una bre­ve tem­po­ra­da en Lon­dres. Du­ran­te los si­guien­tes años, fue pro­ta­go­ni­zan­do va­rios tí­tu­los con una tí­mi­da aco­gi­da por par­te de crí­ti­ca y pú­bli­co. El pa­pel de su vi­da aún es­ta­ba por lle­gar y em­pe­za­ba a sen­tir­se frus­tra­da.

En la pri­ma­ve­ra de 1939, Hedy La­marr se ca­sa­ba por se­gun­da vez. Aun­que las in­for­ma­cio­nes son con­fu­sas, por aquel en­ton­ces ha­bía con­se­gui­do di­sol­ver le­gal­men­te su pri­mer ma­tri­mo­nio con Fritz Mandl. El ele­gi­do aho­ra era Ge­ne Mar­key, uno de los guio­nis­tas más co­no­ci­dos de Holly­wood, con quien se ca­só en Mé­xi­co po­cos días des­pués de co­no­cer­lo en una fiesta. Po­cos me­ses des­pués, Hedy adop­ta­ba un ni­ño, Ja­mes, cu­ya ma­ter­ni­dad

Tras la ane­xión de Austria a la Ale­ma­nia NA­ZI, la ac­triz bus­có la ma­ne­ra de ayu­dar a su madre a huir de Viena y re­unir­se con ella tras pa­sar una bre­ve tem­po­ra­da en Lon­dres.

es­tu­vo siem­pre ro­dea­da de mis­te­rio. Al­gu­nas ver­sio­nes lle­ga­ron in­clu­so a afir­mar que era la pro­pia ac­triz su madre bio­ló­gi­ca.

Su nue­va fa­mi­lia se res­que­bra­ja­ba en po­co más de dos años, se­pa­rán­do­se a me­dia­dos de 1940. Mien­tras tan­to, pro­ta­go­ni­zó al­gu­nas pe­lí­cu­las co­mo Fru­to do­ra­do, Ca­ma­ra­da X o No pue­do vi­vir sin ti. En aque­lla épo­ca se atre­vió in­clu­so con un mu­si­cal, Las chi­cas Zieg­feld, en el que com­par­tió car­tel con La­na Tur­ner y Judy Gar­land.

LA AC­TRIZ IN­VEN­TO­RA

En el ve­rano de 1940, Hedy La­marr re­ci­bió una in­vi­ta­ción pa­ra ce­nar con unos bue­nos ami­gos. Se tra­ta­ba del fa­mo­so di­se­ña­dor de Holly­wood, Adrian Green­berg, y su es­po­sa Ja­net. A la ci­ta acu­dió tam­bién un ex­cén­tri­co com­po­si­tor con cu­rio­sos in­tere­ses cien­tí­fi­cos. Geor­ge Ant­heil era ame­ri­cano, pe­ro ha­bía pa­sa­do los úl­ti­mos años bus­can­do un hue­co en el mun­do mu­si­cal eu­ro­peo. Aho­ra ha­bía ate­rri­za­do en la me­ca del cine pa­ra par­ti­ci­par en la ban­da so­no­ra de una pe­lí­cu­la. Pa­re­ce ser que aque­lla in­vi­ta­ción fue pro­pi­cia­da por la pro­pia Hedy, quien ha­bía leí­do un cu­rio­so ar­tícu­lo so­bre en­do­cri­no­lo­gía es­cri­to por Ant­heil y, sa­bien­do que com­par­tían amis­ta­des, bus­có la ma­ne­ra de en­con­trar­se con él.

Des­pués de aquel pri­mer en­cuen­tro, Hedy y Geor­ge com­par­tie­ron una in­quie­tud co­mún por la cien­cia y la tec­no­lo­gía. Y am­bos mi­ra­ban con pro­fun­da preo­cu­pa­ción el as­cen­so del na­zis­mo en la Vie­ja Eu­ro­pa. Mien­tras Geor­ge per­día a un her­mano, Hedy su­fría por los mu­chos ami­gos ju­díos y al­gu­nos miem­bros de su fa­mi­lia que ha­bía de­ja­do en Viena. Po­co a po­co, Geor­ge y Hedy fue­ron ana­li­zan­do la si­tua­ción al otro la­do del océano y de­ba­tie­ron so­bre cómo se po­dría fre­nar el avan­ce de la Ale­ma­nia na­zi. El con­trol de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes ter­mi­nó cen­tran­do sus con­ver­sa­cio­nes.

Du­ran­te las mu­chas fiestas a las que Hedy ha­bía acu­di­do co­mo la se­ño­ra Mandl, es­cu­cha­ba con­ver­sa­cio­nes re­la­cio­na­das con es­tra­te­gias mi­li­ta­res de bo­ca de los ofi­cia­les que res­pon­dían a las in­vi­ta­cio­nes del mag­na­te de las armas. Nin­guno de ellos po­dría ha­ber ima­gi­na­do que sus pa­la­bras fue­ran re­cor­da­das años des­pués por la her­mo­sa es­po­sa de Fritz y ter­mi­na­ran sien­do úti­les pa­ra con­cre­tar jun­to a Geor­ge el sis­te­ma de ra­dio con­trol que bur­la­ra los ra­da­res enemi­gos. Tras lar­gas horas de es­tu­dio, am­bos lle­ga­ron a idear un sis­te­ma de trans­mi­sión co­di­fi­ca­do co­no­ci­do co­mo “es­pec­tro en­san­cha­do”. Los co­no­ci­mien­tos de in­ge­nie­ra de Hedy jun­to con los mu­si­ca­les de Geor­ge se con­vir­tie­ron en la base de su ge­nial in­ven­to.

Hedy no so­lo es­ta­ba en­tu­sias­ma­da por desa­rro­llar aquel sis­te­ma jun­to a Geor­ge y que creía que po­dría ser la cla­ve pa­ra de­rro­tar a las Po­ten­cias del Eje. Era una ac­triz de Holly­wood con éxi­to, pe­ro su be­lle­za la en­ca­si­lla­ba en un es­te­reo­ti­po que no le gus­ta­ba na­da: “La gen­te creía que por­que ten­go una ca­ra bo­ni­ta soy es­tú­pi­da… Ten­go que es­for­zar­me el doble pa­ra con­ven­cer a la gen­te que ten­go al­go pa­re­ci­do a un ce­re­bro”.

A fi­na­les de 1940, de­ci­die­ron com­par­tir su in­ven­to al que bau­ti­za­ron co­mo “Torpe­do ra­dio con­tro­la­do” con el Na­tio­nal In­ven­tors Coun­cil. Por des­gra­cia, los es­pe­cia­lis­tas del go­bierno de los Es­ta­dos Uni­dos in­ter­pre­ta­ron mal las in­di­ca­cio­nes de Ant­heil cuan­do ha­bla­ba de apli­car el sis­te­ma uti­li­za­do en las pia­no­las y pen­sa­ron que lo que real­men­te pro­po­nía el in­ven­tor era me­ter di­cho ins­tru­men­to den­tro de un torpe­do. Así lo re­la­tó el pro­pio Ant­heil tiem­po des­pués: “Aquí, sin lu­gar a dudas, es­tu­vo nues­tro error. Cuan­do los ca­ba­lle­ros de Washington exa­mi­na­ron nues­tro in­ven­to no le­ye­ron más allá de la pa­la­bra ‘pia­no­la’. ‘Dios mío’, pue­do ver­los di­cien­do, ‘he­mos de me­ter una pia­no­la en un torpe­do’”.

En el ve­rano de 1942 pa­ten­ta­ron el Sis­te­ma Se­cre­to de Co­mu­ni­ca­ción. Hedy no uti­li­zó su nom­bre ar­tís­ti­co pa­ra fir­mar en la pa­ten­te, sino que lo hi­zo co­mo Hedy Kiesler. Ese mis­mo año se es­tre­na­ba Tor­ti­lla Flat, una adap­ta­ción de la no­ve­la ho­mó­ni­ma de John Stein­beck, en la que com­par­tió car­tel con Spencer Tracy. Hedy no de­ja­ba de tra­ba­jar, aun­que sus pa­pe­les se­guían sien­do po­co des­ta­ca­dos, y de­di­có bue­na par­te de su tiem­po a re­cau­dar fon­dos pa­ra el ejér­ci­to ven­dien­do bo­nos de gue­rra. Du­ran­te me­ses, via­jó por bue­na par­te del te­rri­to­rio nor­te­ame­ri­cano dan­do dis­cur­sos, ac­tuan­do, par­ti­ci­pan­do en des­fi­les, fir­man­do au­tó­gra­fos, todo lo que fue­ra ne­ce­sa­rio pa­ra ani­mar a la gen­te a co­la­bo­rar con la cau­sa bé­li­ca. En po­co tiem­po re­cau­dó mi­llo­nes de dó­la­res.

En las na­vi­da­des de 1942, co­no­ció al que se con­ver­ti­ría en su ter­cer ma­ri­do, el ac­tor John Lo­der, con el que se ca­só po­cos me­ses des­pués. John fue el hom­bre con el que tu­vo sus dos hi­jos bio­ló­gi­cos, De­ni­se, quien na­ció en 1945, y Ant­hony, en 1947. En aque­lla épo­ca, pa­re­cía que Hedy ha­bía en­con­tra­do un cier­to equi­li­bro emo­cio­nal. No le fal­ta­ba el tra­ba­jo en los es­tu­dios de Holly­wood y en casa le es­pe­ra­ba el cá­li­do abra­zo de una fa­mi­lia. En sus ra­tos li­bres ex­pri­mía todas sus afi­cio­nes, mu­si­ca­les, ar­tís­ti­cas y crea­ti­vas, to­can­do el piano o di­se­ñan­do sus pro­pias jo­yas. Un es­ce­na­rio idí­li­co que pron­to em­pe­zó a des­mo­ro­nar­se. La paz y la tran­qui­li­dad die­ron pa­so a las dis­cu­sio­nes en casa y a las ten­sio­nes en los pla­tós de cine, don­de el in­ten­so tra­ba­jo la de­ja­ba ex­haus­ta. Un ac­ci­den­te de co­che de la ni­ñe­ra de su hi­jo Ant­hony, quien tam­bién iba en el vehícu­lo, fue la go­ta que col­mó el va­so. No so­lo ca­yó en­fer­ma, sino que to­mó la de­ci­sión de se­pa­rar­se de John Lo­der. Hedy se cen­tró en­ton­ces en sus hi­jos y en re­con­du­cir su ca­rre­ra tras la de­ci­sión de rom­per con la MGM.

UNA DA­LI­LA EFÍ­ME­RA

Los si­guien­tes años de su vi­da fue­ron com­pli­ca­dos. Com­pa­gi­nar su pa­pel de madre con su vi­da co­mo es­tre­lla del ce­lu­loi­de no ha­bía re­sul­ta­do ta­rea fácil. Su­frió va­rias en­fer­me­da­des y fue in­gre­sa­da por ago­ta­mien­to. Pa­re­cía no en­con­trar su lu­gar en el mun­do, ni en la vi­da fa­mi­liar ni en su fa­ce­ta pro­fe­sio­nal.

En el ve­rano de 1948, Hedy La­marr fir­ma­ba el con­tra­to de su vi­da con Ce­cil B. DeMi­lle,

pa­ra pro­ta­go­ni­zar una su­per­pro­duc­ción bí­bli­ca, San­són y Da­li­la. La cin­ta fue todo un éxi­to de ta­qui­lla que con­sa­gró de­fi­ni­ti­va­men­te a Hedy. Tras mu­chos años de tra­ba­jo, por fin ha­bía con­se­gui­do cum­plir de ver­dad su sue­ño. No so­lo era una ac­triz re­co­no­ci­da, era ri­ca y fa­mo­sa.

Por des­gra­cia, Hedy per­ma­ne­ció muy po­co tiem­po en la cús­pi­de del éxi­to. Em­pe­zó a par­ti­ci­par en los pri­me­ros pro­gra­mas de te­le­vi­sión y si­guió pro­ta­go­ni­zan­do pe­lí­cu­las de po­co re­co­rri­do. Nin­gu­na pe­lí­cu­la des­pués de San­són y Da­li­la pu­do me­jo­rar su ca­ché ci­ne­ma­to­grá­fi­co. A par­tir de la dé­ca­da de los cin­cuen­ta, su es­tre­lla em­pe­zó a de­cli­nar.

En los si­guien­tes años pro­ta­go­ni­zó un wes­tern y una co­me­dia sin que al­can­za­ra la fa­ma a la que ella se­guía as­pi­ran­do. Has­ta el pun­to es­ta­ba de­sen­can­ta­da, que Hedy se lle­gó a plan­tear aban­do­nar su ca­rre­ra en el cine. Ago­ta­da fí­si­ca y emo­cio­nal­men­te, de­ci­dió pa­sar una tem­po­ra­da en Aca­pul­co, don­de se tras­la­dó con De­ni­se y Ant­hony. Fue allí co­no­ció al ho­te­le­ro Ed­ward Stauf­fer, quien se con­ver­ti­ría en su cuar­to ma­ri­do. Lo que se su­po­nía que iba a ser

HEDY per­ma­ne­ció muy po­co tiem­po en la cús­pi­de del éxi­to. Em­pe­zó a par­ti­ci­par en los pri­me­ros pro­gra­mas de te­le­vi­sión y si­guió pro­ta­go­ni­zan­do pe­lí­cu­las de po­co re­co­rri­do.

una bre­ve es­tan­cia en Mé­xi­co ter­mi­nó sig­ni­fi­can­do la for­ma­ción de un nue­vo ho­gar ale­ja­da de los fo­cos de Holly­wood.

Pe­ro en Aca­pul­co, Hedy tam­po­co fue fe­liz. Tu­vo que to­mar la di­fí­cil de­ci­sión de man­dar a sus hi­jos a es­tu­diar a San Fran­cis­co por­que no se adap­ta­ron a la vi­da en Mé­xi­co. A prin­ci­pios de 1952, Hedy re­gre­sa­ba a Los Án­ge­les tras pe­dir el di­vor­cio por cuar­ta vez des­pués de un ma­tri­mo­nio que ha­bía du­ra­do po­co menos de nue­ve me­ses.

An­gus­tia­da con una exis­ten­cia que no le sa­tis­fa­cía, Hedy se mar­chó a Eu­ro­pa don­de ini­ció una bre­ve aven­tu­ra ci­ne­ma­to­grá­fi­ca en Ita­lia. Tam­po­co aque­llo fue su­fi­cien­te pa­ra que Hedy se sin­tie­ra rea­li­za­da tal y co­mo ella mis­ma con­fe­só: “Me vol­ví a Holly­wood. No que­ría que los ni­ños cre­cie­ran se­pa­ra­dos de mí. No que­ría tra­ba­jar. Dis­po­nía de cien­tos de hom­bres, pe­ro no sen­tía na­da especial por nin­guno. Es­ta­ba de­pri­mi­da y me sen­tía so­la”.

En el in­vierno de 1953, Hedy vol­vía a so­ñar con en­con­trar la es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal, es­ta vez jun­to a un ri­co mag­na­te del pe­tró­leo texano lla­ma­do Ho­ward Lee. Ins­ta­la­da en la man­sión de su nue­vo ma­ri­do en Hous­ton, pa­re­cía que ha­bía en­con­tra­do por fin la fe­li­ci­dad con­yu­gal y fa­mi­liar. Lee re­sul­tó ser un hom­bre ca­ri­ño­so no so­lo con ella sino tam­bién con sus hi­jos a los que tra­tó co­mo si fue­ran su­yos. Pe­ro de nue­vo Hedy se can­só de la ru­ti­na de Hous­ton y seis años des­pués de­ci­dió rom­per con Ho­ward.

De re­gre­so a Holly­wood, vol­vió a po­ner­se de­lan­te de las cá­ma­ras pa­ra pro­ta­go­ni­zar La his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, cin­ta en la que com­par­tió car­tel con los her­ma­nos Marx. Po­co des­pués, se em­bar­ca­ba en el que se­ría su úl­ti­mo pro­yec­to en la me­ca del cine, The fe­ma­le ani­mal. Aún no ha­bía ter­mi­na­do el año 1957 y Hedy ya era una ac­triz de cua­ren­ta y tres años con po­cas es­pe­ran­zas de con­ti­nuar bri­llan­do en el sép­ti­mo ar­te.

La te­le­vi­sión y la ra­dio lle­na­ron su vi­da pro­fe­sio­nal du­ran­te los si­guien­tes años mien­tras in­ten­ta­ba so­bre­lle­var su si­tua­ción per­so­nal. En 1963 se ca­sa­ba por sex­ta y úl­ti­ma vez con Le­wis Boies Jr., un brillante abo­ga­do del que tam­bién ter­mi­na­ría di­vor­cián­do­se en menos de dos años. To­dos sus amo­res y desamo­res no so­lo tras­to­ca­ron una y otra vez su es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal. Los con­ti­nuos pro­ce­sos ju­di­cia­les en los que in­clu­so sus hi­jos se vie­ron im­pli­ca­dos, fue­ron un du­ro gol­pe tras otro.

A me­dia­dos de los se­sen­ta, ya era una ac­triz del pa­sa­do con muy po­co di­ne­ro en la cuen­ta co­rrien­te. Fue en aque­lla épo­ca que de­ci­dió acep­tar la pu­bli­ca­ción de Éx­ta­sis y yo, su su­pues­ta bio­gra­fía es­cri­ta por dos ne­gros y de la que ella lle­gó a re­ne­gar y a ase­gu­rar que no plas­ma­ba su ver­da­de­ra per­so­na­li­dad. Fue­ran o no cier­tas las his­to­rias que en el li­bro se con­ta­ban, Hedy se em­bol­só una importante su­ma de di­ne­ro.

1966 fue un año di­fí­cil pa­ra Hedy. No so­lo en­tró en li­ti­gios con la edi­to­rial con la que ha­bía fir­ma­do el con­tra­to pa­ra Éx­ta­sis y yo. Em­pe­za­ba a su­frir epi­so­dios de con­fu­sión men­tal, se sen­tía per­di­da y so­la a lo que se su­mó una de­ten­ción por ha­ber con­du­ci­do ebria. Me­ses des­pués vol­vía a en­fren­tar­se a la jus­ti­cia, es­ta vez acu­sa­da de ha­ber ro­ba­do en una tien­da. A pe­sar de que fi­nal­men­te fue ab­suel­ta, el re­vue­lo me­diá­ti­co afec­tó pro­fun­da­men­te a Hedy.

Holly­wood ya no que­ría a Hedy La­marr, por lo que fue des­apa­re­cien­do de la vi­da pú­bli­ca mien­tras que su cuer­po fue inexo­ra­ble­men­te en­ve­je­cien­do. Ya no era la im­pac­tan­te be­lle­za aus­tria­ca de pelo negro y mirada in­fi­ni­ta que ha­bía enamo­ra­do a los apa­sio­na­dos del cine du­ran­te las dé­ca­das de 1930 y 1940. Aho­ra em­pe­za­ba a ser una mu­jer ma­du­ra con una sa­lud frá­gil. Lle­gó a que­dar­se prác­ti­ca­men­te cie­ga.

Los úl­ti­mos años de su vi­da los pa­só en Flo­ri­da don­de de nue­vo vol­vía a ser de­te­ni­da por ro­bar en una tien­da. Sus hi­jos ha­cía tiem­po que ha­bían to­ma­do su pro­pio ca­mino y su madre ha­bía fa­lle­ci­do, por lo que la so­le­dad se con­vir­tió en su com­pa­ñe­ra de via­je. Has­ta que la muer­te la en­con­tró mien­tras dor­mía el 19 de enero del año 2000. Tres años des­pués, De­ni­se y Ant­hony lle­va­ron sus ce­ni­zas a Viena. Hedy des­can­sa­ba pa­ra siem­pre en su ho­gar, don­de na­ció co­mo Hedy Kiesler y vi­vió co­mo Hedy La­marr pa­ra con­ver­tir­se sin ima­gi­nár­se­lo en la pre­cur­so­ra de uno de los sis­te­mas de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes más de­ter­mi­nan­tes de la his­to­ria re­cien­te. En una lá­pi­da ins­ta­la­da en un me­mo­rial le­van­ta­do en la ca­pi­tal aus­tria­ca se gra­ba­ron estas pa­la­bras: “Las pe­lí­cu­las su­ce­den en un lu­gar y tiem­po de­ter­mi­na­dos. La tec­no­lo­gía es pa­ra siem­pre. Hedy La­marr. Ac­triz. In­ven­to­ra”.

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ?? HEDY LA­MARR.
HEDY LA­MARR.
 ??  ?? TORPE­DO RA­DIO CON­TRO­LA­DO Es­te fue el in­ven­to que desa­rro­lla­ron la ac­triz Hedy La­marr y el pia­nis­ta Geor­ge Ant­heil.
TORPE­DO RA­DIO CON­TRO­LA­DO Es­te fue el in­ven­to que desa­rro­lla­ron la ac­triz Hedy La­marr y el pia­nis­ta Geor­ge Ant­heil.
 ??  ?? HEDY LA­MARR.
HEDY LA­MARR.
 ??  ?? SAN­SÓN Y DA­LI­LA LA PRO­DUC­CIÓN BÍ­BLI­CA SU­PU­SO EL GRAN ÉXI­TO CI­NE­MA­TO­GRÁ­FI­CO DE HEDY LA­MARR.
SAN­SÓN Y DA­LI­LA LA PRO­DUC­CIÓN BÍ­BLI­CA SU­PU­SO EL GRAN ÉXI­TO CI­NE­MA­TO­GRÁ­FI­CO DE HEDY LA­MARR.
 ??  ?? HEDY LA­MARR.
HEDY LA­MARR.
 ??  ?? AMOR POR LA PIN­TU­RA
HEDY LA­MARR FUE TAM­BIÉN UNA GRAN APA­SIO­NA­DA DEL AR­TE, AL­GO QUE LE LLE­VÓ A PIN­TAR VA­RIAS OBRAS A LO LAR­GO DE SU VI­DA.
AMOR POR LA PIN­TU­RA HEDY LA­MARR FUE TAM­BIÉN UNA GRAN APA­SIO­NA­DA DEL AR­TE, AL­GO QUE LE LLE­VÓ A PIN­TAR VA­RIAS OBRAS A LO LAR­GO DE SU VI­DA.
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain