Clio Historia

El ni­ño que aten­tó con­tra MUS­SO­LI­NI

EL ATEN­TA­DO CON­TRA LA VI­DA DEL DUCE COS­TÓ LA VI­DA AL ME­NOR QUE LO LLE­VÓ A CA­BO. CO­MO RE­PRE­SA­LIA, SU VI­DA DU­RÓ UN MI­NU­TO EN MA­NOS DE LOS VIO­LEN­TOS FAS­CIS­TAS.

- TEX­TO: ÁN­GEL SÁN­CHEZ CRES­PO Benito Mussolini · Bologna · Rome · Carrara · Marseille · Clara Petacci · Milan · Capitoline Hill

"NA­DA PUE­DE SUCEDERME AN­TES DE QUE MI OBRA SEA TER­MI­NA­DA", le di­jo muy se­gu­ro de sí mis­mo Be­ni­to Mus­so­li­ni al je­fe del Partido Fas­cis­ta bo­lo­ñés, po­cos días des­pués del aten­ta­do que a pun­to es­tu­vo de cos­tar­le la vi­da el 31 de oc­tu­bre de 1926.

El dic­ta­dor ita­liano ha­bía acu­di­do a Bo­lo­nia pa­ra inau­gu­rar un nue­vo es­ta­dio. Tras el so­lem­ne ac­to, subió a su co­che sa­lu­dan­do a sus in­nu­me­ra­bles se­gui­do­res. Fue en ese ins­tan­te cuan­do el ado­les­cen­te de quin­ce años, An­teo Zam­bo­ni, dis­pa­ró al Duce. Mus­so­li­ni se li­bró por po­co, una ba­la ro­zó su ro­pa, pe­ro, en lu­gar de apar­tar­se a un la­do, per­ma­ne­ció de­re­cho, di­cien­do: "Na­da, no es na­da, aho­ra cal­ma y que na­die pier­da la ca­be­za".

Pe­ro las cabezas de los fas­cis­tas, que ya an­da­ban per­di­das ha­cía tiem­po, so­lo te­nían un ob­je­ti­vo, ma­tar al jo­ven o, mejor ex­pre­sa­do, ma­sa­crar­lo. Zam­bo­ni no tu­vo tiem­po de ha­cer ni un dis­pa­ro más, pues una hor­da de fas­cis­tas in­dig­na­dos se echó en­ci­ma pa­ra lin­char­le. Cuan­do se re­ti­ra­ron, su cuer­po, que fue ex­hi­bi­do an­te la mul­ti­tud, pre­sen­ta­ba na­da menos que ca­tor­ce pu­ña­la­das, un ba­la­zo y sig­nos de es­tran­gu­la­mien­to; todo en cues­tión de un mi­nu­to. Su ca­dá­ver fue lle­va­do a la Di­rec­ción de Po­li­cía. En la ro­pa no lle­va­ba nin­gún do­cu­men­to, ni ob­je­to con el que pu­die­ra iden­ti­fi­cár­se­le.

Aun­que tra­di­cio­nal­men­te se con­si­de­ró a Zam­bo­ni co­mo un anar­quis­ta pre­ma­tu­ro, lo cier­to es que es­te he­cho ja­más fue pro­ba­do. Tam­bién se afir­mó que ac­tua­ba por or­den de un fas­cis­ta enemi­go del Duce. No lo pu­do con­tar por­que lo des­pe­da­za­ron, y sus pa­dres tam­po­co, por­que acu­sa­dos de "anar­quis­tas mi­li­tan­tes", fue­ron con­de­na­dos a trein­ta años de pri­sión por ins­ti­ga­do­res.

OTROS ATEN­TA­DOS

No era la pri­me­ra vez que Mus­so­li­ni es­ca­pa­ba de la muer­te. Ya en la lla­ma­da Mar­cha so­bre Ro­ma, de oc­tu­bre de 1922, que lo lle­vó al po­der con la di­so­lu­ción del sis­te­ma par­la­men­ta­rio y el co­mien­zo del ré­gi­men fas­cis­ta, un ca­mi­sa ne­gra tro­pe­zó y tor­pe­men­te apre­tó el ga­ti­llo de su fu­sil, la ba­la ro­zó la ore­ja del lí­der fas­cis­ta.

Tras ser nom­bra­do pre­si­den­te del Con­se­jo, el 4 de no­viem­bre de 1925, el dipu­tado so­cia­lis­ta Ti­to Za­ni­bo­ni se co­lo­có

NO ERA LA PRI­ME­RA VEZ QUE MUS­SO­LI­NI ES­CA­PA­BA DE LA MUER­TE.

En la lla­ma­da Mar­cha so­bre Ro­ma, de oc­tu­bre de 1922, un ca­mi­sa ne­gra tro­pe­zó y tor­pe­men­te apre­tó el ga­ti­llo de su fu­sil, la ba­la ro­zó la ore­ja del lí­der fas­cis­ta.

con un fu­sil en la ven­ta­na de una ha­bi­ta­ción del ho­tel Dra­go­ni, fren­te al bal­cón del pa­la­cio Chi­gi, don­de es­ta­ba pre­vis­to que Mus­so­li­ni se pre­sen­ta­ra con mo­ti­vo del aniver­sa­rio de la vic­to­ria. Al­gu­nos hom­bres de los ser­vi­cios se­cre­tos del Duce lle­ga­ron an­tes y arres­ta­ron a Za­ni­bo­ni.

La ma­ña­na del 7 de abril de 1926 Mus­so­li­ni sa­lió del pa­la­cio del Cam­pi­do­glio, don­de inau­gu­ró un con­gre­so so­bre ci­ru­gía; Vio­let Gib­son, una mu­jer ir­lan­de­sa de cin­cuen­ta años le dis­pa­ró con su pis­to­la. Mus­so­li­ni que­dó con he­ri­das no gra­ves en la na­riz. Con un vis­to­so par­che, y su ha­bi­tual fan­fa­rro­ne­ría di­jo: "Las ba­las pa­san, pe­ro Mus­so­li­ni per­ma­ne­ce".

Otro aten­ta­do fue obra de Gino Lu­cet­ti, un jo­ven anar­quis­ta de Ca­rra­ra que com­ba­tió con los sol­da­dos de éli­te ita­lia­nos en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial y que lue­go, ase­dia­do por los fas­cis­tas, emi­gró a Mar­se­lla. El 11 de sep­tiem­bre de 1926 es­pe­ra­ba que Mus­so­li­ni sa­lie­ra de su ha­bi­ta­ción y le arro­jó una bom­ba de mano que gol­peó el te­cho de su co­che ca­yen­do lue­go a tie­rra y ex­plo­tan­do: ocho per­so­nas re­sul­ta­ron he­ri­das. En el in­te­rro­ga­to­rio pos­te­rior con­fe­só que que­ría ven­gar las ma­sa­cres co­me­ti­das por los ca­mi­sas ne­gras en Tu­rín, en di­ciem­bre de 1922.

Pe­ro el 28 de abril de 1945 no pu­do sal­var­se. Los par­ti­sa­nos co­mu­nis­tas lo de­tu­vie­ron jun­to a su aman­te Clara Pe­tac­ci y am­bos fue­ron fu­si­la­dos. Los ca­dá­ve­res fue­ron tras­la­da­dos ese mis­mo día a Mi­lán. En el trayecto no se per­mi­tió que na­die se acer­ca­ra a los cuer­pos, has­ta que lle­ga­ron el día 29 a la Pla­za Lo­re­to. El ser­vi­cio de po­li­cía, com­pues­to por par­ti­sa­nos y bom­be­ros, col­gó los ca­dá­ve­res ca­be­za aba­jo en una ga­so­li­ne­ra de la pla­za. El ca­dá­ver de Mus­so­li­ni fue des­fi­gu­ra­do a gol­pes de tal mo­do que su ros­tro re­sul­tó casi irre­co­no­ci­ble. Los dos, Be­ni­to y Clara, fue­ron co­lo­ca­dos uno al la­do del otro pa­ra ser fo­to­gra­fia­dos en la mor­gue. Horas más tar­de se re­ti­ra­ron los cuer­pos, que fue­ron co­lo­ca­dos en ca­jo­nes de ma­de­ra con pa­ja en su in­te­rior pa­ra se­pul­tar­se en tum­bas anó­ni­mas.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain