Clio Historia

La tum­ba de FRAN­CO. ¿Es­tá en­te­rra­do en el VA­LLE DE LOS CAÍ­DOS?

¿REAL­MEN­TE ES­TÁ EN­TE­RRA­DO EN EL VA­LLE DE LOS CAÍ­DOS?

- POR JU­LIO CO­RRAL Indira Gandhi International Airport · José Antonio Primo de Rivera · Francisco Franco · Peter · Pope Francis · Spain · Western Sahara · Madrid · U.S. State Department · United States of America · Adolf Hitler · organization · Miguel Primo de Rivera, 2nd Marquis of Estella · Benedictines · Henry Kissinger · Benito Mussolini

HA­BLAR DE FRAN­CO EN LOS ÚL­TI­MOS TIEM­POS, ES HA­BLAR DE SU TUM­BA. MIEN­TRAS UNA PAR­TE DE LA SO­CIE­DAD ES­PA­ÑO­LA QUIE­RE QUE SUS RES­TOS SEAN EX­HU­MA­DOS DEL VA­LLE DE LOS CAÍ­DOS, OTROS SEC­TO­RES DE­FIEN­DEN QUE PER­MA­NEZ­CA EN LA BA­SÍ­LI­CA, EN LA QUE LLE­VAN EN­TE­RRA­DOS DESDE HA­CE MÁS DE CUA­TRO DÉ­CA­DAS. PE­RO, ¿Y SI ES­TA PO­LÉ­MI­CA NO TIE­NE SEN­TI­DO POR­QUE EN REALI­DAD NO SE EN­CUEN­TRAN ALLÍ?

LA MUER­TE DEL DIC­TA­DOR FRAN­CIS­CO FRAN­CO SIEM­PRE HA ES­TA­DO RO­DEA­DA DE CIER­TO HA­LO DE MIS­TE­RIO. LAS CIR­CUNS­TAN­CIAS SO­CIO-PO­LÍ­TI­CAS EXIS­TEN­TES EN 1975 PRO­VO­CA­RON QUE ES­TA SE PRO­DU­JE­RA BAJO LA ATEN­TA SU­PER­VI­SIÓN DE LA CEN­SU­RA, HA­CIEN­DO QUE LAS NO­TI­CIAS QUE LLE­GA­BAN A LA SO­CIE­DAD FUE­RAN PO­CAS, Y, LAS QUE OFRE­CÍAN LOS NO­TI­CIA­RIOS, LO HI­CIE­RAN DE FOR­MA SES­GA­DA O MA­NI­PU­LA­DA. ES­TO CREÓ EL CAL­DO DE CUL­TI­VO PER­FEC­TO PA­RA QUE SE INI­CIA­RAN TODO TI­PO DE TEO­RÍAS CONS­PI­RA­TI­VAS. Una de las pri­me­ras en sur­gir, ase­gu­ra­ba que se man­tu­vo al Je­fe del Es­ta­do con vi­da has­ta el 20 de no­viem­bre, de ma­ne­ra que se hi­zo coin­ci­dir el óbi­to con el de Jo­sé An­to­nio Pri­mo de Ri­ve­ra. Pe­ro, si bien es cier­to que, se­gu­ra­men­te, la pro­lon­ga­ción de la ago­nía ocu­rrió, es­ta se pro­du­jo con la in­ten­ción de que la mayor par­te de los asun­tos pendientes, de ca­ra a la su­ce­sión, se en­con­tra­ran sol­ven­ta­dos en el mo­men­to de la de­fun­ción y no te­nien­do en cuen­ta el aniver­sa­rio del fu­si­la­mien­to del lí­der fa­lan­gis­ta.

Du­ran­te bas­tan­te tiem­po tam­bién co­rrie­ron ru­mo­res que ase­gu­ra­ban que el fa­lle­ci­mien­to del dic­ta­dor se ha­bía pro­du­ci­do mu­chos años an­tes, y que, en reali­dad, quien mu­rió el 20 de no­viem­bre era un doble que ha­bía es­ta­do su­plan­tán­do­le. Es­te es, pre­ci­sa­men­te, el ar­gu­men­to de una co­me­dia de 1988 ti­tu­la­da “Es­pé­ra­me en el cie­lo”, di­ri­gi­da por An­to­nio Mer­ce­ro. In­clu­so, hu­bo quien tras la pu­bli­ca­ción de la no­ve­la de Fer­nan­do Viz­caino “Y al ter­cer año re­su­ci­tó”, qui­so plan­tear la po­si­bi­li­dad de que el pro­pio Fran­co ha­bía fin­gi­do su muer­te y que con­ti­nua­ba vi­vo.

EL VA­LLE DE LOS CAÍ­DOS

Pe­ro qui­zá, la teo­ría que es­tá más vi­gen­te en es­tos mo­men­tos es la que ha­bla de que no se en­cuen­tra en­te­rra­do en la Ba­sí­li­ca de Cuel­ga­mu­ros. Aun­que en un pri­mer mo­men­to po­dría­mos con­si­de­rar­la co­mo una in­ven­ción más, lo cier­to es que exis­ten in­di­cios que crean dudas so­bre la versión ofi­cial, la cual, en reali­dad, po­dría res­pon­der a un guión per­fec­ta­men­te di­se­ña­do tiem­po atrás. Pa­ra em­pe­zar, al­go que no pue­de po­ner­se en du­da es que Fran­co ja­más pre­ten­dió ser en­te­rra­do en el Va­lle de los Caí­dos.

En el De­cre­to con el que se dio ini­cio a la cons­truc­ción de la Aba­día Be­ne­dic­ti­na de la San­ta Cruz del Va­lle de los Caí­dos, y que fue pu­bli­ca­do en el BOE del 1 de abril de 1940, se in­di­ca que di­cho mo­nu­men­to tie­ne por ob­je­to “… per­pe­tuar la me­mo­ria de los que ca­ye­ron en nues­tra glo­rio­sa cru­za­da…”, y pa­ra ello, la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Ar­qui­tec­tu­ra or­ga­ni­zó un con­cur­so, sien­do ele­gi­do el pro­yec­to de Pe­dro Mu­gu­ru­za, que se­ría re­em­pla­za­do pos­te­rior­men­te por el de los ar­qui­tec­tos Prie­to Mo­reno y An­to­nio me­sa, y, fi­nal­men­te, en­car­ga­do, por de­ci­sión per­so­nal del Fran­cis­co Fran­co, a Die­go Mén­dez, que ni si­quie­ra ha­bía pre­sen­ta­do un pro­yec­to.

Es evi­den­te que, en un prin­ci­pio, se ha­bía idea­do co­mo un mau­so­leo pa­ra quie­nes lu­cha­ron del la­do de los gol­pis­tas, aun­que fi­nal­men­te, y co­mo es co­no­ci­do por to­dos, se aca­bó en­te­rran­do a 33.832 sol­da­dos per­te­ne­cien­tes a am­bos ban­dos. En cual­quier ca­so, que­da cla­ro que, en nin­gún mo­men­to, se men­cio­na la po­si­bi­li­dad de que allí se en­te­rra­ra al Ge­ne­ral. Por el con­tra­rio, en el ar­chi­vo pri­va­do de Fran­cis­co Fran­co, se con­ser­van unas no­tas del pro­pio ge­ne­ral so­bre su epi­ta­fio. En ellas in­di­ca: “Pa­ra un sol­da­do co­mo yo, que ha vis­to la muer­te a su la­do tan­tas ve­ces en el cam­po de ba­ta­lla, que ha per­di­do tan­tos com­pa­ñe­ros de armas que ca­ye­ron con un he­roís­mo na­tu­ral y casi anó­ni­mo, una tum­ba en cual­quier lu­gar de Es­pa­ña, con una sen­ci­lla cruz de ma­de­ra, es en­te­rra­mien­to su­fi­cien­te y hon­ro­so”.

Se­gún re­co­ge Paul Pres­ton en uno de sus li­bros, Die­go Mén­dez afir­ma­ba lo con­tra­rio. Tal y co­mo con­ta­ba el ar­qui­tec­to, du­ran­te la inau­gu­ra­ción el 1 de abril de 1969, al pa­sar jun­to al al­tar mayor, el Je­fe del Es­ta­do le di­jo: “Mén­dez, yo aquí, eh”.

Tiem­po des­pués, tam­bién el de­li­nean­te An­to­nio Ore­jas y el ar­qui­tec­to Ra­món An­dra­da, que tra­ba­ja­ron en el di­se­ño de los pla­nos del in­te­rior de la ba­sí­li­ca, afir­ma­ron ha­ber­le es­cu­cha­do de­cir que ese era su de­seo, pe­ro es­tá co­mún­men­te acep­ta­do que ta­les afir­ma­cio­nes, ade­más de am­bi­guas, res­pon­dían úni­ca­men­te al in­te­rés par­ti­cu­lar de estas tres per­so­nas pa­ra que la cons­truc­ción en la que ha­bían tra­ba­ja­do du­ran­te años, tu­vie­ra el ho­nor de con­tar con los res­tos del Cau­di­llo.

Di­fí­cil­men­te se po­dría en­ten­der que el Ge­ne­ral Fran­co desea­se que su úl­ti­ma mo­ra­da se en­con­tra­ra jun­to a la de Jo­sé An­to­nio Pri­mo de Ri­ve­ra, que nun­ca con­tó con su sim­pa­tía, y, ade­más, ro­dea­do de mi­les de re­pu­bli­ca­nos con­tra los que lu­chó tras el gol­pe de es­ta­do y du­ran­te to­da la dic­ta­du­ra. En con­tra, lo ló­gi­co hu­bie­ra si­do que es­pe­ra­ra ha­cer­lo jun­to a sus se­res que­ri­dos.

DE­CI­SIÓN... ¿PRE­ME­DI­TA­DA?

A pe­sar de la lu­cha que se pro­du­jo du­ran­te la ago­nía del dic­ta­dor, en­tre di­ver­sas fac­cio­nes del ré­gi­men, por ele­gir el lu­gar en el que de­bía ser en­te­rra­do, y en­tre las que se ba­ra­ja­ron op­cio­nes co­mo la del Pazo de Mei­rás, o el in­te­rior del Pa­la­cio de El Par­do, si te­ne­mos en cuen­ta el ca­rác­ter me­tó­di­co de Fran­cis­co Fran­co, es ló­gi­co pen­sar que hu­bie­ra de­ja­do es­cri­to su de­seo y se ha­bría ase­gu­ra­do de que su fa­mi­lia y alle­ga­dos tu­vie­ran cla­ro cuál era su vo­lun­tad al res­pec­to. En cam­bio, días an­tes del óbi­to, el Pre­si­den­te del Go­bierno, Carlos Arias Na­va­rro, man­tu­vo una reunión con Car­men Fran­co, la hi­ja del Ge­ne­ral, y es­ta ne­gó ha­ber es­cu­cha­do a su pa­dre de­cir na­da res­pec­to a la ubi­ca­ción de la tum­ba en El Va­lle.

In­clu­so desde la em­ba­ja­da es­ta­dou­ni­den­se se des­car­ta­ba esa po­si­bi­li­dad. El 1 de agos­to de 1974, el em­ba­ja­dor en Ma­drid en­vió un te­le­gra­ma a Henry Kis­sin­ger, del De­par­ta­men­to de Es­ta­do de los Es­ta­dos Uni­dos, acerca de los “pro­ba­bles pre­pa­ra­ti­vos pa­ra el fu­ne­ral en ca­so de que se pro­duz­ca la muer­te de Fran­co” y en el que se ex­pli­ca­ba que en­tre los pla­nes pro­vi­sio­na­les pa­ra un po­si­ble fu­ne­ral, el gru­po de tra­ba­jo de Pre­si­den­cia ha­bía de­ci­di­do que se­ría en­te­rra­do en el ce­men­te­rio de El Par­do, bien en los jar­di­nes o en el in­te­rior del pro­pio pa­la­cio.

Al año siguiente, el 25 de oc­tu­bre de 1975, el en­ton­ces em­ba­ja­dor es­ta­dou­ni­den­se, Wells Sta­bler vol­vió a po­ner­se en con­tac­to con Washington pa­ra in­for­mar que se le ha da­do la ex­tre­maun­ción a Fran­co, reite­ran­do la de­ci­sión del Go­bierno es­pa­ñol de en­te­rrar­le en El Par­do.

Pe­ro los ru­mo­res so­bre la po­si­bi­li­dad de que el Va­lle de los Caí­dos pu­die­ra con­ver­tir­se en un mau­so­leo pa­ra el dic­ta­dor, afec­ta­ron in­clu­so a las más altas es­fe­ras, lo que im­pul­só que, en 1959, se pre­pa­ra­ra una no­ta in­for­ma­ti­va pa­ra los Mi­nis­tros y al­tos car­gos, en la que se ex­pli­ca­ba que “na­die pue­de afir­mar que ha­ya pro­fe­ri­do el je­fe del Es­ta­do pa­la­bras que pu­die­ran jus­ti­fi­car tal ru­mor aun del mo­do más va­go o in­di­rec­to. Es más, na­die que co­noz­ca los pla­nos de la cripta o la ba­sí­li­ca o el Va­lle en­te­ro pue­de se­ña­lar el me­nor in­di­cio de que se ha­ya pre­vis­to, ni le­ja­na­men­te, un po­si­ble em­pla­za­mien­to don­de en el fu­tu­ro pu­die­ran re­po­sar los res­tos mor­ta­les del hoy je­fe del Es­ta­do es­pa­ñol”.

En cual­quier ca­so, a fi­na­les de la dé­ca­da de los 60 Fran­cis­co Fran­co en­car­gó a su mu­jer, Car­men Po­lo, que se di­ri­gie­ra al ce­men­te­rio de Min­go­rru­bio, per­te­ne­cien­te al dis­tri­to de Fuen­ca­rral-El Par­do, pa­ra dar ins­truc­cio­nes en­ca­mi­na­das a la pre­pa­ra­ción de un pan­teón en el que se ins­ta­la­rían dos tum­bas pa­ra el ma­tri­mo­nio, una de las cua­les, y se­gún de­cla­ra­cio­nes de Ga­bino Abá­na­des Gue­rre­ro, fun­cio­na­rio de ce­men­te­rios, ten­dría gra­ba­do en le­tras de oro el nom­bre del dic­ta­dor, pe­se a que ofi­cial­men­te no hay na­die allí en­te­rra­do.

Al po­co tiem­po, y uti­li­zan­do pa­ra ello a los mis­mos ar­tis­tas que ha­bían de­co­ra­do el Va­lle de los Caí­dos, se eri­gió una ca­pi­lla de pie­dra a po­ca dis­tan­cia de la en­tra­da. El edi­fi­cio, en el que hay una do­ce­na de ban­cos, un al­tar de már­mol y un cris­to, es de uso pú­bli­co, aun­que

DI­FÍ­CIL­MEN­TE se po­dría en­ten­der que el Ge­ne­ral Fran­co desea­se que su úl­ti­ma mo­ra­da se en­con­tra­ra jun­to a la de Pri­mo de Ri­ve­ra, que nun­ca con­tó con su sim­pa­tía.

la cripta con los ni­chos se ce­dió a la fa­mi­lia Fran­co pa­ra su uso ex­clu­si­vo.

El expediente re­la­ti­vo a la cripta del ce­men­te­rio del Par­do, que se con­ser­va en el Ar­chi­vo de la Vi­lla, re­fle­ja que la cons­truc­ción se reali­zó a pe­ti­ción del Je­fe del Es­ta­do, aten­dien­do a “cir­cuns­tan­cias im­pre­vi­si­bles y de ur­gen­cia”, pe­ro no se es­pe­ci­fi­ca cuá­les. No po­de­mos ol­vi­dar que ha­bla­mos de una épo­ca en la que aún no se en­con­tra­ba ex­ce­si­va­men­te en­fer­mo, y, por tan­to, esas cir­cuns­tan­cias de­bie­ron aten­der a cues­tio­nes aje­nas a la pre­vi­sión de que se pu­die­ra producir su fa­lle­ci­mien­to.

Lo ra­cio­nal, por tan­to, es pen­sar que la vo­lun­tad de Fran­co ha­bría si­do que su tum­ba se en­con­tra­ra jun­to a la de su es­po­sa, que fue en­te­rra­da allí en 1988. Ade­más, en ese mis­mo ce­men­te­rio se en­cuen­tran tam­bién al­gu­nos de sus más es­tre­chos co­la­bo­ra­do­res y ami­gos, co­mo pue­den ser el al­mi­ran­te Luis Ca­rre­ro Blanco o Carlos Arias Na­va­rro.

Es de todo el mun­do co­no­ci­do que el dic­ta­dor se jac­ta­ba de te­ner todo “ata­do, y bien ata­do” pa­ra cuan­do lle­ga­ra el mo­men­to en que el fa­tal desen­la­ce se pro­du­je­ra. Con ello no so­lo se re­fe­ría a la su­ce­sión, sino que, a buen se­gu­ro, tam­bién alu­día a lo re­la­ti­vo a sus res­tos.

"OPE­RA­CIÓN LU­CE­RO"

En abril de 1945, an­tes de sui­ci­dar­se, Adolf Hitler ha­bía da­do ins­truc­cio­nes a sus co­la­bo­ra­do­res pa­ra que su ca­dá­ver fue­ra com­ple­ta­men­te des­trui­do. Que­ría evi­tar que, en ca­so de que los sol­da­dos so­vié­ti­cos se apo­de­ra­ran del cuer­po, es­te pu­die­ra su­frir una pro­fa­na­ción si­mi­lar a la que fue so­me­ti­do el dic­ta­dor ita­liano Be­ni­to Mus­so­li­ni.

No se­ría des­ca­be­lla­do pen­sar que en el en­torno del dic­ta­dor es­pa­ñol tam­bién se pre­vie­ra que, lle­ga­do el ca­so y si sur­gía la ocasión, al­gu­nos de los opositores al ré­gi­men fran­quis­ta po­drían te­ner in­ten­ción de rea­li­zar ac­tos sa­crí­le­gos si­mi­la­res con­tra la tum­ba o los res­tos de Fran­co. Pa­ra evi­tar­lo se ha­cía ne­ce­sa­rio or­ga­ni­zar un plan, y la mejor for­ma con­sis­ti­ría en ocul­tar el ver­da­de­ro lu­gar del en­te­rra­mien­to. Es­to se ha­bría in­clui­do en lo que se co­no­ce co­mo “Ope­ra­ción Lu­ce­ro”, en el que las hon­ras fú­ne­bres tan so­lo con­for­ma­rían el pró­lo­go a lo que es­pe­ra­ban que fue­ra “una Es­pa­ña sin Fran­co”.

Ate­nién­do­nos a la versión ofi­cial, la de­ci­sión de ele­gir el Va­lle de los Caí­dos co­mo mau­so­leo de Fran­cis­co Fran­co fue la pri­me­ra car­ta que dic­tó don Juan Carlos I, a las po­cas horas de ser co­ro­na­do, se­gu­ra­men­te pa­ra evi­tar que, co­mo ocu­rrió en su mo­men­to con Jo­sé An­to­nio Pri­mo de Ri­ve­ra, se pre­ten­die­ra dar se­pul­tu­ra a Fran­co en el Mo­nas­te­rio del Es­co­rial, lu­gar de en­te­rra­mien­to de los re­yes de Es­pa­ña. Qui­zá por ello, y por la pre­mu­ra de su re­dac­ción, el es­cri­to cuen­ta con dos cu­rio­si­da­des po­cas ve­ces men­cio­na­das. Una, que in­clu­ye la ho­ra en que

fue re­dac­ta­do, pe­se a que, en los do­cu­men­tos ofi­cia­les de la Casa Real, úni­ca­men­te se in­di­ca la fe­cha; y la otra, que es fir­ma­da uti­li­zan­do la for­mu­la “Yo el Rey”, en lu­gar de “Juan Carlos Rey”, que es la que usó a lo lar­go de su rei­na­do.

En cual­quier ca­so, el 22 de no­viem­bre de 1975, cuan­do ya ha­bían trans­cu­rri­do dos días del fa­lle­ci­mien­to del Ge­ne­ral, se en­vió di­cha mi­si­va al Abad Pri­ma­do de la Ba­sí­li­ca de El Va­lle. Pue­de dar la im­pre­sión de que la or­ga­ni­za­ción de los fu­ne­ra­les de Es­ta­do se te­nían que rea­li­zar de un mo­do im­pro­vi­sa­do, pe­ro, en reali­dad, se lle­va­ba tra­ba­jan­do en ello desde ha­cía me­ses.

En 1959, los can­te­ros de “Her­ma­nos Es­té­vez” ha­bían pre­pa­ra­do dos lá­pi­das pa­ra la tum­ba de Jo­sé An­to­nio Pri­mo de Ri­ve­ra; la que se uti­li­zó fi­nal­men­te pa­ra cu­brir los res­tos del fun­da­dor de Fa­lan­ge Es­pa­ño­la, y otra que que­dó ol­vi­da­da en los ta­lle­res de la lo­ca­li­dad ma­dri­le­ña de Al­pe­dre­te por con­si­de­rar­se de peor ca­li­dad. Seis me­ses an­tes del fa­lle­ci­mien­to de Fran­co, téc­ni­cos de Pa­tri­mo­nio Na­cio­nal se en­car­ga­ron de re­cu­pe­rar aque­lla lá­pi­da y or­de­nar que se gra­ba­ra, sien­do tras­la­da­da al Va­lle de los Caí­dos dos se­ma­nas an­tes, du­ran­te las cua­les, se tra­ba­jó en el mo­do en que ha­bría de ser co­lo­ca­da.

En un pri­mer mo­men­to se pre­ten­día que todo el pro­ce­so re­la­ti­vo a la in­hu­ma­ción fue­ra lle­va­do a ca­bo por los sa­cer­do­tes de la pro­pia ba­sí­li­ca, pe­ro el te­mor a que su inex­pe­rien­cia pu­die­ra pro­vo­car la caí­da del fé­re­tro o cual­quier otro in­ci­den­te, obli­gó a que es­ta fue­ra rea­li­za­da por per­so­nal del ce­men­te­rio de La Al­mu­de­na.

VE­LA­TO­RIO Y EN­TIE­RRO

En cual­quier ca­so, cuan­do fi­nal­men­te el de­ce­so se pro­du­jo, hu­bo que es­pe­rar a las ocho de la ma­ña­na del 22 de no­viem­bre pa­ra que se abrie­ran las puer­tas del Sa­lón de Co­lum­nas del Pa­la­cio de Orien­te, don­de se ha­bía ins­ta­la­do la ca­pi­lla ar­dien­te.

El ve­la­to­rio se lle­vó a ca­bo en un ataúd abier­to en el que re­po­sa­ba el cuer­po del Ge­ne­ral, que ha­bía si­do em­bal­sa­ma­do por los mé­di­cos fo­ren­ses Bonifacio Pin­ga y su hi­jo An­to­nio. No hay nin­gu­na du­da de que, en aquel mo­men­to, el ca­dá­ver que allí re­po­sa­ba era el de Fran­cis­co Fran­co.

A las sie­te y me­dia de la ma­ña­na, del do­min­go 23, la ca­pi­lla ar­dien­te fue ce­rra­da al pú­bli­co, mo­men­to en el que se pro­ce­dió al se­lla­do del ataúd y la en­tre­ga, pa­ra su cus­to­dia, a los je­fes de las ca­sas mi­li­ta­res y ci­vi­les Jo­sé Ra­món Ga­vi­la, Fer­nan­do Fuer­tes de Vi­lla­vi­cen­cio, y Er­nes­to Sán­chez-Ga­liano, los cua­les le­van­ta­ron un ac­ta al res­pec­to.

Fue en­ton­ces cuan­do se pro­ce­dió al tras­la­do has­ta la Ba­sí­li­ca de Cuel­ga­mu­ros. Allí, al fi­nal de la es­ca­li­na­ta del tem­plo, el pa­dre Luis Ma­ría de Lo­jen­dio, abad del lu­gar, re­ci­bió el ca­dá­ver. Se­gún afir­mó en su mo­men­to el Co­man­dan­te del Ser­vi­cio Se­cre­to don Juan Peñaranda, el abad qui­so com­pro­bar la iden­ti­dad del fa­lle­ci­do por el que iba a ce­le­brar el fu­ne­ral, y so­li­ci­tó que se abrie­ra el fé­re­tro, pe­ro ale­ga­ron que no era po­si­ble, ya que se en­con­tra­ba se­lla­do en una ca­ja de zinc.

Pa­ra tran­qui­li­zar al Abad y ga­ran­ti­zar a to­dos los pre­sen­tes que a quien se es­ta­ba en­te­rran­do era Fran­cis­co Fran­co, a lo lar­go del ac­to, el Mi­nis­tro de Jus­ti­cia y No­ta­rio Mayor del Reino, don Jo­sé Ma­ría Sán­chez

EL VE­LA­TO­RIO se lle­vó a ca­bo en un ataúd abier­to, en el que re­po­sa­ba el cuer­po del Ge­ne­ral, que ha­bía si­do em­bal­sa­ma­do por los mé­di­cos fo­ren­ses Bonifacio Pin­ga y su hi­jo An­to­nio.

Ven­tu­ra, que to­mó ju­ra­men­to a vi­va voz a los cus­to­dios del ataúd res­pec­to a la iden­ti­dad del cuer­po que con­te­nía. Pe­se a la exis­ten­cia del ac­ta y del ju­ra­men­to pres­ta­do, na­die más que los men­cio­na­dos tes­ti­gos po­dían ga­ran­ti­zar que, efec­ti­va­men­te, el ca­dá­ver que se en­te­rra­ba era el de Fran­co.

A par­tir de ese mo­men­to la ba­sí­li­ca se con­vir­tió en lu­gar de pe­re­gri­na­ción pa­ra los afi­nes al ré­gi­men to­ta­li­ta­rio, que, ca­da aniver­sa­rio, acu­den al lu­gar pa­ra la ce­le­bra­ción de di­ver­sos ac­tos de enal­te­ci­mien­to al ge­ne­ral.

Pa­ra fi­na­li­zar, es ne­ce­sa­rio apun­tar otra teo­ría, se­gún la cual, Fran­co sí se en­con­tra­ría en el in­te­rior de la Ba­sí­li­ca de Cuel­ga­mu­ros, aun­que en otra tum­ba más dis­cre­ta e iniden­ti­fi­ca­ble.

El tras­la­do se ha­bría rea­li­za­do po­co des­pués de su in­hu­ma­ción, con­tan­do con la co­la­bo­ra­ción de la fa­mi­lia y el an­ti­guo abad, y per­se­gui­ría evi­tar po­si­bles ac­tos van­dá­li­cos y pro­fa­na­cio­nes co­mo la que in­ten­tó per­pe­trar el gru­po te­rro­ris­ta GRA­PO el 7 de abril de 1999.

Aquel día un co­man­do de­jó en el in­te­rior de la ba­sí­li­ca, una mo­chi­la pre­pa­ra­da pa­ra ha­cer ex­plo­sión me­dian­te un tem­po­ri­za­dor. La de­fla­gra­ción des­tro­zó va­rios con­fe­sio­na­rios y que­mó cin­co ban­cos, pe­ro, se­gún el por­ta­voz de Pa­tri­mo­nio Na­cio­nal, no afec­tó ni a la tum­ba de Fran­co ni a la del lí­der fa­lan­gis­ta Jo­sé An­to­nio Pri­mo de Ri­ve­ra.

Pe­se a la au­sen­cia de da­ños de im­por­tan­cia se prohi­bió el ac­ce­so a la igle­sia du­ran­te va­rios días, con la ex­cu­sa de ser ne­ce­sa­rio rea­li­zar una lim­pie­za. Uno de los tra­ba­ja­do­res que par­ti­ci­pó en di­chos tra­ba­jos ase­gu­ra­ba que, du­ran­te la aper­tu­ra de la tum­ba pa­ra com­pro­bar su es­ta­do tras el aten­ta­do, es­ta se en­con­tra­ba com­ple­ta­men­te va­cía.

Hay que se­ña­lar que estas de­cla­ra­cio­nes fue­ron he­chas desde el ano­ni­ma­to, por lo que no es po­si­ble cer­ti­fi­car su ve­ra­ci­dad, ni tam­po­co, en ca­so de ser cier­tas, si el tras­la­do se ha­bía rea­li­za­do con an­te­rio­ri­dad o se hi­zo co­mo res­pues­ta a aquel aten­ta­do.

En cual­quier ca­so, todo apun­ta a que, con el tiem­po, se re­ti­re la lo­sa, con la que se ha­cían chas­ca­rri­llos en 1975, di­cien­do que se ha­bía he­cho tan pe­sa­da pa­ra evi­tar que Fran­co pu­die­ra sa­lir de allí.

Pue­de que en­ton­ces se re­suel­van las dudas plan­tea­das en es­te ar­tícu­lo. Aun­que, se­gu­ra­men­te, y a pe­sar de las di­fi­cul­ta­des que ha­brán de sor­tear los im­pli­ca­dos, los in­tere­ses de unos y otros pro­pi­cien la con­ti­nui­dad de una cons­pi­ra­ción pa­ra ocul­tar la lo­ca­li­za­ción de la ver­da­de­ra tum­ba de Fran­co.

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain