Clio Historia

MI­TO­LO­GÍA: Ecos de la ATLÁN­TI­DA

- POR JA­VIER MAR­TÍ­NEZ-PIN­NA, COAU­TOR DE “EL ENIG­MA TAR­TES­SOS” (EDI­TO­RIAL AC­TAS) Social Sciences · Indira Gandhi International Airport · Atlantic Ocean · Egypt · Zeus · Greece · Atlantis · Plato · Solon · Poseidon

“VUES­TRA CIU­DAD (ATE­NAS) ANI­QUI­LÓ, HA­CE YA MU­CHO TIEM­PO, UN PO­DER IN­SO­LEN­TE QUE IN­VA­DÍA A LA VEZ TO­DA EU­RO­PA Y TO­DA ASIA Y SE LAN­ZA­BA SO­BRE ELLAS DESDE EL FON­DO DEL MAR. EN AQUEL TIEM­PO, EN EFECTO, ERA PO­SI­BLE ATRA­VE­SAR ES­TE MAR. HA­BÍA UNA IS­LA DE­LAN­TE DE ES­TE LU­GAR QUE VO­SO­TROS LLAMÁIS LAS CO­LUM­NAS DE HÉR­CU­LES. ES­TA IS­LA ERA MAYOR QUE LI­BIA Y ASIA UNI­DAS Y LOS VIA­JE­ROS DE AQUE­LLOS TIEM­POS PO­DÍAN PA­SAR DE ES­TA IS­LA A LAS DE­MÁS IS­LAS, Y DE ESTAS IS­LAS PO­DÍAN GA­NAR TODO EL CON­TI­NEN­TE, EN LA COS­TA OPUES­TA DE ES­TE MAR QUE ME­RE­CÍA REAL­MEN­TE SU NOM­BRE… EN ES­TA ATLÁN­TI­DA UNOS RE­YES HA­BÍAN FOR­MA­DO UN IM­PE­RIO GRAN­DE Y MA­RA­VI­LLO­SO”. PLA­TÓN.

CON LA APA­RI­CIÓN DE LA PA­LA­BRA ES­CRI­TA EN MU­CHAS RE­GIO­NES SE CON­SER­VA­RON TODO TI­PO DE RE­CUER­DOS QUE, BAJO EL DIS­FRAZ DEL MI­TO, HA­BLA­BAN SO­BRE AN­TI­GUAS CI­VI­LI­ZA­CIO­NES Y CON­TI­NEN­TES PER­DI­DOS. Una de estas ci­vi­li­za­cio­nes an­ces­tra­les, sin du­da la más co­no­ci­da, es la Atlán­ti­da, so­bre cu­ya exis­ten­cia se ha de­ba­ti­do du­ran­te más de dos mil años. Se­gún Pla­tón (en sus diá­lo­gos Timeo y Cri­tias), la Atlán­ti­da es­ta­ba si­tua­da en una gran is­la en mi­tad del Océano Atlán­ti­co. Y es que, en pa­la­bras del fi­ló­so­fo grie­go, en su mo­men­to de má­xi­mo es­plen­dor el con­ti­nen­te per­di­do se ha­bría con­ver­ti­do en una gran po­ten­cia con un al­to gra­do de desa­rro­llo. Allí vi­vían una se­rie de su­per­hom­bres go­ber­na­dos por una éli­te for­ma­da por los an­cia­nos de la ciu­dad que, con ayu­da de los dio­ses, lo­gra­ron es­ta­ble­cer al­go pa­re­ci­do a una so­cie­dad per­fec­ta, con unas le­yes su­pre­mas y un có­di­go de com­por­ta­mien­to su­pe­di­ta­do a los más al­tos prin­ci­pios del ho­nor y la vir­tud.

CON­TI­NEN­TE PER­DI­DO

Al pa­re­cer, el con­ti­nen­te per­di­do, ubi­ca­do en al­gún lu­gar ig­no­to del le­jano Oc­ci­den­te, era un au­tén­ti­co ver­gel, un pa­raí­so te­rre­nal con un cli­ma apa­ci­ble y sue­los fér­ti­les que pro­du­cían todo ti­po de fru­tos, mien­tras que en el sub­sue­lo abun­da­ban los mi­ne­ra­les co­mo el ori­cal­co, se­gún Pla­tón, el más pre­cia­do de los me­ta­les so­lo des­pués del oro. Ade­más, la is­la pro­du­cía una ex­ce­len­te ma­de­ra, mien­tras que gran­des re­ba­ños pa­cían tran­qui­la­men­te por las lla­nu­ras de es­ta tie­rra ben­de­ci­da por los dio­ses.

Es­ta ex­tra­ña his­to­ria fue na­rra­da por el pa­dre de Cri­tias, des­pués de que el fa­mo­so le­gis­la­dor ate­nien­se So­lón, le con­ta­se que du­ran­te uno de sus via­jes por Egip­to es­cu­chó por bo­ca de unos sa­cer­do­tes de Sais, los acon­te­ci­mien­tos que si­guie­ron a la for­ma­ción de es­te gran im­pe­rio atlán­ti­co. Se­gún la mi­to­lo­gía, en un prin­ci­pio los dio­ses to­ma­ron la sa­bia de­ci­sión de re­par­tir­se el mun­do pa­ra po­der go­ber­nar­lo de la mejor ma­ne­ra po­si­ble; fue así co­mo Po­sei­dón re­ci­bió la Atlán­ti­da, es­ta­ble­cien­do desde en­ton­ces una lon­ge­va di­nas­tía de re­yes que lo­gró aca­pa­rar el po­der du­ran­te cien­tos de años.

Todo pa­re­cía ir bien, pe­ro la na­tu­ra­le­za de es­tos se­res se fue co­rrom­pien­do con el pa­so del tiem­po, pro­vo­can­do la ira de Zeus, quien de­ci­dió ex­ter­mi­nar el país de los atlan­tes ha­cia el año 8000 a.C., con todo ti­po de ca­tás­tro­fes, casi al mis­mo tiem­po que la ciu­dad era de­rro­ta­da des­pués de una tre­me­bun­da gue­rra con­tra los ejér­ci­tos ate­nien­ses.

PO­SEI­DÓN go­ber­nó la Atlán­ti­da, es­ta­ble­cien­do una lon­ge­va di­nas­tía de re­yes que lo­gró aca­pa­rar el po­der du­ran­te cien­tos de años.

NA­RRA­CIO­NES LE­GEN­DA­RIAS

Al mar­gen de los evi­den­tes des­fa­ses cro­no­ló­gi­cos (al­go nor­mal cuan­do nos su­mer­gi­mos en el es­tu­dio de las na­rra­cio­nes mí­ti­cas y le­gen­da­rias), lo que real­men­te lla­ma la aten­ción es la for­ma en la que Pla­tón nos des­cri­be el re­cuer­do que guar­da­ban los sa­cer­do­tes egip­cios de es­tos le­ja­nos acon­te­ci­mien­tos.

Se­gún el fi­ló­so­fo grie­go, la ca­pi­tal atlan­te es­ta­ba pre­si­di­da por una mon­ta­ña en la que se en­con­tra­ba un es­pec­ta­cu­lar pa­la­cio y el tem­plo de Po­sei­dón, ro­dea­da por unos círcu­los con­cén­tri­cos de agua que per­mi­tían la en­tra­da de todo ti­po de na­víos pro­ce­den­tes de al­ta mar. Por en­ci­ma de todo des­ta­ca­ba el gran ca­nal ex­te­rior de 50 es­ta­dios de lon­gi­tud, idea­do pa­ra co­mu­ni­car la cos­ta con el anillo ex­te­rior de agua en torno a la ciu­dad. En cuan­to al pa­la­cio, ha­bría si­do el lu­gar don­de Cli­to ha­bría con­ce­bi­do a los diez je­fes de las di­nas­tías reales. Su as­pec­to de­bía de ser so­bre­co­ge­dor, por su ta­ma­ño y por es­tar re­ves­ti­do de pla­ta con ex­cep­ción de las aris­tas de la vi­ga maes­tra, de oro, mien­tras que en el in­te­rior abun­da­ba el oro, la pla­ta, el mar­fil y el ori­cal­co.

En es­te en­cla­ve nun­ca se ha­bía pro­du­ci­do una gue­rra, ya que las le­yes de la con­fe­de­ra­ción atlan­te no so­lo im­pe­dían que los re­yes, des­cen­dien­tes de Po­sei­dón, lu­cha­sen en­tre ellos, tam­bién de­be­rían acu­dir en au­xi­lio de ca­da uno de ellos cuan­do al­guno se en­con­tra­se en pe­li­gro. Muy pro­ba­ble­men­te, es­te re­la­to es­tu­vo ins­pi­ra­do por la si­tua­ción en la que se en­con­tra­ba Gre­cia, desuni­da po­lí­ti­ca­men­te y siem­pre bajo la eter­na ame­na­za del ex­pan­sio­nis­mo per­sa.

Los re­yes atlan­tes tam­bién es­ta­ban obli­ga­dos a de­li­be­rar en con­se­jos y siem­pre con el ob­je­ti­vo de pro­mo­ver el bien co­mún pa­ra el con­jun­to de los ciu­da­da­nos. Es­tos pri­me­ros go­ber­nan­tes fue­ron, por lo tan­to, hom­bres pa­cí­fi­cos, be­ne­vo­len­tes y res­pe­tuo­sos con las le­yes pe­ro, con­for­me pa­só el tiem­po, los re­yes se con­vir­tie­ron en unos se­res ti­rá­ni­cos, so­ber­bios y con un irre­fre­na­ble de­seo de con­quis­tar el mun­do.

La ca­pi­tal ATLAN­TE es­ta­ba pre­si­di­da por una mon­ta­ña en la que se en­con­tra­ba un es­pec­ta­cu­lar pa­la­cio y el tem­plo de Po­sei­dón.

LA IRA DE ZEUS

Los sa­cer­do­tes egip­cios con­ta­ron a So­lón que des­pués de una lar­ga gue­rra en la que los ejér­ci­tos atlan­tes fue­ron des­trui­dos por los ate­nien­ses, la Atlán­ti­da su­frió te­rri­bles tem­blo­res de tie­rra y ca­ta­clis­mos. Du­ran­te un día y una no­che todo el ejér­ci­to atlan­te fue tra­ga­do de gol­pe por la Tie­rra; pos­te­rior­men­te la is­la se abis­mó en el mar y des­apa­re­ció: “So­bre­vi­nie­ron vio­len­tos te­rre­mo­tos e inun­da­cio­nes y en so­la­men­te un día y una no­che de des­gra­cia to­dos los gue­rre­ros se hun­die­ron co­mo un so­lo hom­bre en la tie­rra, y la is­la Atlán­ti­da des­apa­re­ció en el pié­la­go, por lo cual el mar es en es­tos si­tios in­tran­si­ta­ble, pues aún sub­sis­te la ca­pa de fan­go que le­van­tó el hun­di­mien­to de la is­la”. Fue en ese mo­men­to cuan­do la His­to­ria, se­gún pu­do oír el sa­bio So­lón, se con­vir­tió en le­yen­da.

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ?? TEM­PLO DE PO­SEI­DÓN
La ca­pi­tal atlan­te es­ta­ba pre­si­di­da por una mon­ta­ña, don­de se ubi­ca­ba el tem­plo de Po­sei­dón. En la ima­gen, ve­mos las rui­nas de un tem­plo de­di­ca­do a la mis­ma dei­dad, si­tua­do en Gre­cia. Aba­jo, es­ta­tua del dios Po­sei­dón.
TEM­PLO DE PO­SEI­DÓN La ca­pi­tal atlan­te es­ta­ba pre­si­di­da por una mon­ta­ña, don­de se ubi­ca­ba el tem­plo de Po­sei­dón. En la ima­gen, ve­mos las rui­nas de un tem­plo de­di­ca­do a la mis­ma dei­dad, si­tua­do en Gre­cia. Aba­jo, es­ta­tua del dios Po­sei­dón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain