Clio Historia

En bus­ca de la ciu­dad per­di­da de SHAMBHALA

EL REINO PER­DI­DO DEL BU­DIS­MO

- POR IVÁN MOURIN

LA MI­TO­LO­GÍA BU­DIS­TA, SHAMANISTA E HINDUISTA MEN­CIO­NA UNA CIU­DAD MÍS­TI­CA, OCUL­TA EN EL HI­MA­LA­YA DE LA HU­MA­NI­DAD CO­RRIEN­TE, UN PA­RAÍ­SO DE CO­NO­CI­MIEN­TO Y ARMONÍA, FUEN­TE DE LA RE­LI­GIÓN Y LA SA­BI­DU­RÍA: SHAMBHALA. ES­TE MIS­MO REINO PER­DI­DO SER­VI­RÍA PA­RA INS­PI­RAR A JA­MES MIL­TON Y ES­CRI­BIR LA OBRA DE FIC­CIÓN “HO­RI­ZON­TES PER­DI­DOS”, LLA­MAN­DO AL REINO SHAN­GRI-LA, Y QUE SE TO­MA­RÍA CO­MO AL­GO MÁS POR EX­PE­DI­CIO­NA­RIOS QUE EMPRENDERÍ­AN SU BÚS­QUE­DA.

EL BU­DIS­MO ASE­GU­RA QUE, PA­RA AL­CAN­ZAR SHAMBHALA (TRA­DU­CI­DO DEL TI­BE­TANO, “FUEN­TE DE FE­LI­CI­DAD”), ES NE­CE­SA­RIA LA PRE­PA­RA­CIÓN ES­PI­RI­TUAL Y MEN­TAL, YA QUE NO SE PUE­DE AC­CE­DER A ES­TA ME­DIAN­TE GUÍAS O MA­PAS. Pa­ra co­no­cer los orí­ge­nes de es­ta ciu­dad-le­yen­da, ha­bría que re­mon­tar­se a si­glos an­tes de la crea­ción de la ra­ma bu­dis­ta maha­ya­na, a una re­li­gión ti­be­ta­na ado­ra­do­ra del sol, y que re­co­no­cía a Shambhala co­mo un reino de armonía, paz y be­lle­za, en don­de el co­no­ci­mien­to que ali­men­ta­ba a sus gen­tes so­lo es­ta­ba al al­can­ce de unos po­cos dig­nos (“ilu­mi­na­dos”, co­mo se in­di­ca en el tan­tra de Ka­la­cha­kra). Se­gún la tra­di­ción, las gran­des en­se­ñan­zas se en­cuen­tran a sal­vo allí, desde que Bu­da Shak­ya­mu­ni adoc­tri­nó al pri­mer rey de Shambhala en di­cho tan­tra.

PRI­ME­RAS RE­FE­REN­CIAS

No es has­ta el si­glo III a.C. cuan­do sur­gen las pri­me­ras re­fe­ren­cias es­cri­tas so­bre el reino per­di­do en la In­dia. En el tex­to épi­co mi­to­ló­gi­co hin­dú “Mahab­há­ra­ta”, de au­tor des­co­no­ci­do, se di­ce que Shambhala es el lu­gar de na­ci­mien­to del Kal­ki, dé­ci­mo y úl­ti­mo ava­tar (en­car­na­ción) de Vis­nú.

Si­glos más tar­de, en la co­lec­ción de tex­tos re­li­gio­sos hin­duis­tas “Bha­ga­va­ta-pu­ra­na”, tam­bién se na­rra el na­ci­mien­to de Kal­ki en la mí­ti­ca ciu­dad de Sham­ba­la: “En la al­dea Śamb­ha­la, en el ho­gar de Vis­nú Iaśā, Kal­ki apa­re­ce­rá. Via­jan­do rá­pi­da­men­te, mon­tan­do en su ca­ba­llo lla­ma­do De­va­dat­ta, el Se­ñor del Uni­ver­so con su es­pa­da des­trui­rá a los in­fie­les, do­ta­do con las cua­li­da­des de sus ocho opu­len­cias (ri­que­za, fuer­za, fa­ma, in­te­li­gen­cia, be­lle­za y re­nun­cia­ción). Re­co­rrien­do ve­loz­men­te la Tie­rra, a de­ce­nas de mi­llo­nes de la­dro­nes (con as­pec­to de re­yes) ma­ta­rá. De­va­pi, el her­mano de Ma­ru, na­ci­do en la di­nas­tía de Iks­wa­ku, en el pue­blo de Ka­la­pa am­bos es­tán vi­vien­do, do­ta­dos de gran­des po­de­res.Ellos vol­ve­rán aquí al fi­nal de ka­li iu­ga, ins­trui­dos por Va­su­de­va. Pro­mul­ga­rán la re­li­gión tal co­mo ha­bía si­do". Si­guien­do las des­crip­cio­nes da­das por el bu­dis­mo ti­be­tano, Sham­ba­la se ca­rac­te­ri­za­ba por te­ner una for­ma cir­cu­lar, muy pa­re­ci­da a la flor de lo­to de ocho pé­ta­los o rue­da de Dhar

ma, don­de se alo­ja­rían ocho re­gio­nes di­fe­ren­cia­das, ro­dea­das ca­da una de ellas por un anillo mon­ta­ño­so. Ka­la­pa, la ca­pi­tal del reino, se al­za­ría en el nú­cleo cen­tral, cer­ca­da de mon­tes he­la­dos, y allí es­ta­ría ubi­ca­do el pa­la­cio de oro y pie­dras pre­cio­sas Kin­gos. El reino en­con­tra­ría en la re­gión no­roes­te de Jam­bud­vi­pa (la “tie­rra fí­si­ca”), go­ber­na­da por re­yes-sa­cer­do­tes.

Si­guien­do las des­crip­cio­nes da­das por el bu­dis­mo ti­be­tano, SHAMBHALA se ca­rac­te­ri­za por te­ner for­ma cir­cu­lar, y alo­jar ocho re­gio­nes, ro­dea­das ca­da una por un anillo mon­ta­ño­so.

UBI­CA­CIÓN: DES­CO­NO­CI­DA

La men­ción más co­no­ci­da a Shambhala es la que la ubi­ca en al­gún pun­to en­tre el ex­ten­so de­sier­to de Go­bi, uno de los más gran­des del mun­do, y el Hi­ma­la­ya. Asi­mis­mo, se­gún las creen­cias bu­dis­tas, la ciu­dad es­ta­ría res­guar­da­da por una ba­rre­ra psí­qui­ca que evi­ta­ría, tan­to su vi­sión co­mo su ac­ce­so, a aque­llos que no fue­ran me­re­ce­do­res de en­trar en ella.

Es­ta le­yen­da pro­vie­ne del he­cho de que mu­chos que han si­do los que han partido ha­cia es­te len­gen­da­rio reino y no han re­gre­sa­do, prin­ci­pal­men­te por mo­rir con­ge­la­dos o pre­ci­pi­ta­dos por grie­tas, aun uti­li­zan­do guías que ase­gu­ran ser co­no­ce­do­res de su lo­ca­li­za­ción y mé­to­do de ac­ce­so. Unas cau­sas de lo más na­tu­ra­les, con­si­de­ran­do la con­di­ción de la cor­di­lle­ra y de la inex­pe­rien­cia de mu­chos de los que se han atre­vi­do a as­cen­der por es­ta...

Sin em­bar­go, los la­mas ti­be­ta­nos in­sis­ten en la ne­ce­si­dad de años de pre­pa­ra­ción es­pi­ri­tual pa­ra po­der ac­ce­der a Shambhala. Ten­zin Gyat­so, de­ci­mo­cuar­to Da­lái La­ma, ha­bló de la exis­ten­cia de es­te reino en 1985, en la ciu­dad de Bodh­ga­ya du­ran­te una ini­cia­ción ka­la­cha­kra: “Aun­que los que tie­nen una afi­lia­ción especial pue­den real­men­te ir allí me­dian­te su co­ne­xión kár­mi­ca, sin em­bar­go, no es un lu­gar fí­si­co que po­da­mos en­con­trar en reali­dad. So­lo pue­do de­cir que es una tie­rra pu­ra, una tie­rra pu­ra den­tro del ám­bi­to hu­mano.

Y a menos que uno ten­ga el mé­ri­to y la aso­cia­ción kár­mi­ca real, uno no pue­de real­men­te lle­gar allí”.

Por su par­te, Jam­gon Ju Mip­ham Gyat­so, es­cri­tor de ori­gen ti­be­tano, ubi­ca la ciu­dad y el pa­la­cio en Kai­la­sa, o mo­nte Tí­bet, y el res­to del reino en ocho ca­de­nas de mon­ta­ñas al nor­te del río Si­ta, se­gún in­di­ca en “Gran co­men­ta­rio so­bre el Ka­la­cha­kra”.

En el hin­duis­mo, el tex­to “Ma­jab­há­ra­ta” si­túa Sham­ba­la con un po­co más de de­ta­lle en el Hi­ma­la­ya, en con­cre­to en­tre los ríos Gan­ges y Rat­ha­prá, y que re­ci­bi­ría el nom­bre de Ka­la­pa. Tam­bién hay quie­nes dan una ubi­ca­ción más real: la lo­ca­li­dad de Samb­hal, en Mo­ra­da­bad, en el es­ta­do de Ut­tar Pra­desh.

Fi­nal­men­te, la tra­di­ción chi­na con­ti­núa dan­do lo­ca­li­za­ción a es­te lu­gar mís­ti­co en la fron­te­ra del Tí­bet, en la ca­de­na mon­ta­ño­sa Kun­lun, mien­tras que la mi­to­lo­gía ru­sa ha­bla de una ciu­dad de ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res en su país, y que se lla­ma­ría Bie­lo­vod­ye, o Tie­rra de las Aguas Blan­cas.

La men­ción más co­no­ci­da a la le­gen­da­ria ciu­dad de SHAMBHALA es la que la ubi­ca en al­gún pun­to en­tre el ex­ten­so de­sier­to de Go­bi, uno de los más gran­des del mun­do, y el Hi­ma­la­ya.

LA GUAR­DIA IN­MOR­TAL

Men­cio­na­da en la pro­fe­cía de Shambhala, la guar­dia que cus­to­dia la ciu­dad se le ha atri­bui­do una fuer­za in­hu­ma­na, y una con­di­ción al­ta­men­te co­di­cia­da: la in­mor­ta­li­dad. Pe­ro no so­lo eso, sino que, ba­sán­do­se en las des­crip­cio­nes, da­das de aque­llos que pa­re­cen ha­ber­se to­pa­do con uno de es­tos, con­cuer­da con uno de las cria­tu­ras más co­no­ci­das de la crip­to­zoo­lo­gía: el Ye­ti.

Es­ta cria­tu­ra mi­to­ló­gi­ca se­ría ve­ne­ra­da desde ha­ce si­glos por los pue­blos hi­ma­la­yos, sien­do men­cio­na­da por pri­me­ra vez en un me­dio oc­ci­den­tal, a tra­vés del “Dia­rio de la So­cie­dad Asiá­ti­ca de Ben­ga­la”, de Ja­mes Prin­sep, en el que se na­rra las experienci­as vi­vi­das por el ex­cur­sio­nis­ta B. H. Hodg­son en nor­te de Ne­pal, sien­do una el en­con­tro­na­zo que tu­vie­ron los guías lo­ca­les que ha­bía con­tra­ta­do con un ser pe­lu­do, al­to y bípe­do, que es­ca­pó por la mon­ta­ña. Aun­que di­jo que se tra­ta­ba de un oran­gu­tán, los que es­ta­ban pre­sen­tes no lo con­fir­ma­ron así.

Mu­chas más han si­do las pu­bli­ca­cio­nes so­bre los avis­ta­mien­tos de di­chos “hom­bres de las nie­ves”, ca­be des­ta­car que es­te tér­mino fue acu­ña­do por Henry New­man, re­dac­tor en Cal­cu­ta del dia­rio “The Sta­tes­man”, quien se en­tre­vis­tó con los por­tea­do­res de una ex­pe­di­ción bri­tá­ni­ca di­ri­gi­da por un co­man­dan­te bri­tá­ni­co, que se en­con­tra­ron con di­cho ser, y que hu­yó dan­do un sal­to ha­cia la pen­dien­te.

La pe­rio­dis­ta y ex­plo­ra­do­ra Ale­xan­dra Da­vid-Néel, quien es­tu­vo ca­tor­ce años en el Tí­bet, vio a uno de es­tos su­pues­tos guar­dia­nes: “Pu­de ver cla­ra­men­te su ros­tro im­pa­si­ble, per­fec­ta­men­te cal­ma­do y sus ojos abier­tos con la mirada fi­ja en al­gún ob­je­to dis­tan­te e in­vi­si­ble si­tua­do en al­gún lu­gar en el es­pa­cio. El hom­bre no co­rrió. Pa­re­cía vi­vir del suelo, avan­zan­do a sal­tos. Pa­re­cía co­mo si hu­bie­ra si­do do­ta­do con la elas­ti­ci­dad de una pe­lo­ta, y se re­cu­pe­ró ca­da vez que sus pies to­ca­ron el suelo. Sus pa­sos te­nían la re­gu­la­ri­dad de un pén­du­lo”.

EN BUS­CA DE LA SA­BI­DU­RÍA

La pri­me­ra in­cur­sión, al menos eu­ro­pea, de la que se tie­ne cons­tan­cia en bus­ca de la ciu­dad de Shambhala se re­mon­ta al año 1627, cuan­do el mi­sio­ne­ro je­sui­ta por­tu­gués Es­tê­vao Ca­ce­lla es­cu­chó ha­blar so­bre es­te mí­ti­co lu­gar, ob­te­nien­do po­ca in­for­ma­ción al res­pec­to: “Hi­ci­mos tan­tas pre­gun­tas co­mo pu­di­mos so­bre el reino de Cat­hay (Chi­na), pe­ro no he­mos es­cu­cha­do na­da con es­te nom­bre, que es com­ple­ta­men­te des­co­no­ci­do aquí. Sin em­bar­go, hay un reino que es muy fa­mo­so en es­te lu­gar y que di­cen que es muy gran­de, lla­ma­do Xem­ba­la (Shambhala), jun­to a otro lla­ma­do So­po (Sog-po/Mon­go­lia). El rey no co­no­ce la ley de Xem­ba­la y nos lo ha pre­gun­ta­do mu­chas ve­ces. Cree­mos po­dría ser el reino de Cat­hay por­que el de So­po per­te­ne­ce a los tár­ta­ros, que en­ten­de­mos que es­tán cons­tan­te­men­te en

LA PRI­ME­RA IN­CUR­SIÓN, al menos eu­ro­pea, de la que se tie­ne cons­tan­cia en bus­ca de la ciu­dad de Shambhala se re­mon­ta al año 1627, cuan­do el mi­sio­ne­ro je­sui­ta por­tu­gués Es­tê­vao Ca­ce­lla es­cu­chó ha­blar so­bre es­te mí­ti­co lu­gar.

gue­rra con Chi­na, se­gún la in­for­ma­ción pro­por­cio­na­da por el rey, quien tam­bién di­ce que el rey de Chi­na go­bier­na so­bre una po­bla­ción más gran­de. Sin em­bar­go, él cree que la gen­te de So­po es más fuer­te, ya que nor­mal­men­te de­rro­ta a los chi­nos. Es­to es­ta­ría de acuer­do con todo lo que ya se sabe so­bre la gue­rra en­tre los tár­ta­ros y los chi­nos. Ade­más, co­mo el reino de Cat­hay es muy gran­de y el úni­co en es­te la­do que es­tá al la­do de la de los tár­ta­ros, co­mo in­di­ca en el ma­pa, pa­re­ce que po­de­mos de­du­cir con al­gu­na pro­ba­bi­li­dad que es el reino co­no­ci­do aquí co­mo Xem­ba­la. El he­cho de que no se co­noz­ca aquí con el otro nom­bre no con­tra­di­ce nues­tra su­po­si­ción, ya que ni Chi­na, ni Tar­ta­ria ni Tí­bet son co­no­ci­dos con es­tos nom­bres, las per­so­nas aquí no tie­nen co­no­ci­mien­to de ellos: Chi­na lo lla­man Gue­na, Tar­tary, So­po, y Tí­bet, Bot­han­ta. Se nos di­ce que el ca­mino al reino de Xem­ba­la es muy di­fí­cil. Sin em­bar­go, con­fío en el Se­ñor por­que co­mo Él nos ha traí­do has­ta aquí con nues­tros pen­sa­mien­tos en­fo­ca­dos en ese reino, así nos lle­va­rá adon­de po­da­mos ver­lo de cerca, y así el pró­xi­mo año le en­via­ré no­ti­cias a Su Re­ve­ren­cia. Con la ayu­da del Se­ñor, tra­ta­ré de en­trar en el reino de Xem­ba­la, don­de qui­zás, ya sea allí o en otro reino de la zo­na, nues­tro Se­ñor nos da­rá la opor­tu­ni­dad de ser­vir­lo, y el pró­xi­mo año in­for­ma­ré a Su Re­ve­ren­cia de todo lo que po­de­mos des­cu­brir”.

El ar­tis­ta y fi­ló­so­fo ru­so Ni­ko­lái Roe­rich, re­fle­jó en su ex­ten­sa co­lec­ción

de pin­tu­ras los ha­llaz­gos de las ex­pe­di­cio­nes que lo lle­va­ron por Asia Cen­tral en bus­ca de Shambhala y de la es­pi­ri­tua­li­dad, du­ran­te la se­gun­da dé­ca­da del si­glo XX, pre­sen­tes hoy en día en el Roe­rich Museum de Nue­va York. Es­cri­bió lo siguiente so­bre el po­der es­pi­ri­tual y el co­no­ci­mien­to que re­si­de en el Hi­ma­la­ya: “To­dos los maes­tros via­ja­ron a las mon­ta­ñas. El co­no­ci­mien­to más ele­va­do, las can­cio­nes más ins­pi­ra­das, los so­ni­dos y los co­lo­res más es­plén­di­dos son crea­dos en las mon­ta­ñas. El Su­pre­mo es­tá en las mon­ta­ñas más altas. Las altas mon­ta­ñas se ele­van co­mo tes­ti­gos de la gran reali­dad… ¡Hi­ma­la­yas! Aquí es­tá la mo­ra­da de Ris­his. Aquí re­so­nó la Flau­ta sa­gra­da de Krish­na. Aquí tro­nó el Ben­di­to Gau­ta­ma Bud­ha. Aquí se ori­gi­na­ron to­dos los Ve­das. Aquí vi­vió Pan­da­vas. Aquí, Ge­sar Khan. Aquí, Ar­ya­var­ta. Aquí es­tá Shambhala. Hi­ma­la­yas, jo­ya de la In­dia. Hi­ma­la­yas, te­so­ro del Mun­do. Hi­ma­la­yas, el sím­bo­lo sa­gra­do de la As­cen­sión”.

Cuen­tan que ad­qui­rió la sa­bi­du­ría de Shambhala, y que fue lo que le dio la de­ter­mi­na­ción pa­ra crear, y que se lle­va­ra ade­lan­te, el “Pac­to Roe­rich”, fir­ma­do por el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se en 1935, jun­to a otros trein­ta y cua­tro paí­ses, pa­ra la protección de las ins­ti­tu­cio­nes ar­tís­ti­cas, cien­tí­fi­cas y los mo­nu­men­tos his­tó­ri­cos.

Al­re­de­dor del año 1924, el je­fe de la po­li­cía se­cre­ta so­vié­ti­ca, Gleb Bo­kii, y su ami­go, el co­no­ci­do es­cri­tor de la épo­ca Ale­xan­der Bar­chen­ko, in­ten­ta­ron ob­te­ner la sa­bi­du­ría de la mí­ti­ca ciu­dad de Shambhala pa­ra uti­li­zar­la en la crea­ción de hu­ma­nos perfectos, pe­ro no fue más allá por en­fren­ta­mien­tos po­lí­ti­cos in­ter­nos.

Por otro la­do, los na­zis tam­bién en­via­ron ex­pe­di­cio­nes, co­mo las del bió­lo­go y ca­za­dor Ernst Schäf­fer, en 1931, 1934 y 1938, pe­ro po­día ha­ber ha­bi­do más, en don­de se tra­tó de en­con­trar a an­te­pa­sa­dos arios que vi­vie­ran en la ciu­dad per­di­da, y ob­te­ner sus po­de­res pa­ra me­jo­rar la ra­za.

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ?? AL­CAN­ZAR EL NIR­VA­NA
En la re­li­gión Bön, re­ci­be el nom­bre Ol­mo­lun­grung, y la for­ma del reino es cua­dra­da. Lleno de ri­que­zas, es el lu­gar que de­be ser bus­ca­do pa­ra re­na­cer si se quie­re al­can­zar el nir­va­na del mo­do más rá­pi­do.
AL­CAN­ZAR EL NIR­VA­NA En la re­li­gión Bön, re­ci­be el nom­bre Ol­mo­lun­grung, y la for­ma del reino es cua­dra­da. Lleno de ri­que­zas, es el lu­gar que de­be ser bus­ca­do pa­ra re­na­cer si se quie­re al­can­zar el nir­va­na del mo­do más rá­pi­do.
 ??  ??
 ??  ?? BU­TÁN
Es un país del sur de Asia ubi­ca­do en la cor­di­lle­ra del Hi­ma­la­ya y sin sa­li­da al mar. Los orí­ge­nes del país se re­mon­tan al si­glo VIII de nues­tra era y se re­la­cio­nan con la mí­ti­ca ciu­dad de Shambhala.
BU­TÁN Es un país del sur de Asia ubi­ca­do en la cor­di­lle­ra del Hi­ma­la­ya y sin sa­li­da al mar. Los orí­ge­nes del país se re­mon­tan al si­glo VIII de nues­tra era y se re­la­cio­nan con la mí­ti­ca ciu­dad de Shambhala.
 ??  ?? CO­NE­XIÓN NA­ZI
Los al­tos car­gos del na­zis­mo se in­tere­sa­ron en el mi­to de Shambhala y rea­li­za­ron va­rias ex­pe­di­cio­nes en su bús­que­da.
CO­NE­XIÓN NA­ZI Los al­tos car­gos del na­zis­mo se in­tere­sa­ron en el mi­to de Shambhala y rea­li­za­ron va­rias ex­pe­di­cio­nes en su bús­que­da.
 ??  ?? EX­PE­DI­CIÓN SO­VIÉ­TI­CA EN BUS­CA DE SHAMBHALA.
EX­PE­DI­CIÓN SO­VIÉ­TI­CA EN BUS­CA DE SHAMBHALA.
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ?? ALE­XAN­DER BAR­CHEN­KO.
ALE­XAN­DER BAR­CHEN­KO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain