Clio Historia

IN­VEN­TOS de la EDAD ME­DIA

- POR JA­VIER MAR­TÍ­NEZ-PIN­NA, AU­TOR DE "ESO NO ES­TA­BA EN MI LI­BRO DE HIS­TO­RIA DE LA EDAD ME­DIA" Europe · Spain · Francis Bacon · France · Leonardo da Vinci · Byzantium · Alfonso X of Castile · Philip VI of France · Felipe, Prince of Asturias

EN LA AC­TUA­LI­DAD, AL­GU­NOS DE LOS IN­VEN­TOS Y PRO­YEC­TOS QUE SE PRO­PU­SIE­RON EN LA EDAD ME­DIA, TA­LES CO­MO UN EX­TRA­ÑO AU­TO­MÓ­VIL PRO­PUL­SA­DO POR ENER­GÍA EÓ­LI­CA O LOS PO­LÉ­MI­COS AU­TÓ­MA­TAS QUE EN MU­CHAS OCA­SIO­NES LLE­GA­RON A CON­SI­DE­RAR­SE MÁ­QUI­NAS DIABÓLICAS, PUE­DEN PA­RE­CER IRRI­SO­RIOS, PE­RO NO POR ESO DE­BEN DE­JAR DE CON­SI­DE­RAR­SE CO­MO LOS PRI­ME­ROS PA­SOS QUE EL HOM­BRE OC­CI­DEN­TAL DIO PA­RA DO­MI­NAR EL MUN­DO CO­NO­CI­DO ME­DIAN­TE EL DESA­RRO­LLO TEC­NO­LÓ­GI­CO Y CIEN­TÍ­FI­CO.

TRA­DI­CIO­NAL­MEN­TE SE HA PEN­SA­DO QUE DU­RAN­TE LA EDAD ME­DIA LA CRIS­TIAN­DAD NO CON­TRI­BU­YÓ DE­MA­SIA­DO AL DESA­RRO­LLO DE LA CIEN­CIA, al menos si la com­pa­ra­mos con otros ám­bi­tos cul­tu­ra­les co­mo el in­dio, en don­de se pro­du­jo la mo­der­ni­za­ción de la tri­go­no­me­tría y la for­mu­la­ción de los nú­me­ros in­doa­rá­bi­gos, un sis­te­ma que re­vo­lu­cio­nó el pen­sa­mien­to ma­te­má­ti­co y que al­can­zó una enor­me di­fu­sión tras ser trans­mi­ti­do por los ára­bes a Eu­ro­pa a tra­vés de Es­pa­ña y Bi­zan­cio.

LA EU­RO­PA DEL ME­DIE­VO

Fren­te a es­ta ca­pa­ci­dad de in­ven­ti­va de otros con­ti­nen­tes, la Eu­ro­pa me­die­val se ca­rac­te­ri­zó por su in­te­rés por adap­tar to­dos es­tos ade­lan­tos, pe­ro amol­dán­do­los a sus pro­pias necesidade­s. La Cris­tian­dad fue un mun­do abier­to al co­mer­cio, pe­ro tam­bién a las in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas pro­ce­den­tes de otros ám­bi­tos cul­tu­ra­les,

mo­ti­vo es­te que ex­pli­ca su ex­tra­or­di­na­rio desa­rro­llo a par­tir del si­glo XVI has­ta ter­mi­nar con­vir­tién­do­se en el principal cen­tro de po­der del mun­do. Aun así, es in­ne­ga­ble que du­ran­te un pe­río­do de tiem­po re­la­ti­va­men­te am­plio, las ar­tes y las cien­cias eu­ro­peas ca­ye­ron en un es­ta­do de de­cai­mien­to del que re­sul­tó di­fí­cil sa­lir, aun­que en di­ver­sos ám­bi­tos, co­mo la técnica, se pro­du­je­ron no­ta­bles pro­gre­sos.

Uno de los dis­po­si­ti­vos me­cá­ni­cos más no­to­rios de la Edad Me­dia fue la rue­da hi­dráu­li­ca (ya co­no­ci­da en épo­ca ro­ma­na pe­ro que no tu­vo uti­li­dad al ser es­ta una so­cie­dad es­cla­vis­ta, en la que la fuer­za de tra­ba­jo la ejer­cían los pro­pios es­cla­vos). No en vano, a par­tir del si­glo XI el uso de las ener­gías hi­dráu­li­ca y eó­li­ca se ge­ne­ra­li­zó en las la­bo­res agrí­co­las, fa­vo­re­cien­do el in­cre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad y, por lo tan­to, el au­ge eco­nó­mi­co y de­mo­grá­fi­co du­ran­te la Ple­na Edad Me­dia.

Uno de los dis­po­si­ti­vos me­cá­ni­cos más no­to­rios de la EDAD ME­DIA fue la rue­da hi­dráu­li­ca. A par­tir del si­glo XI su uso se ge­ne­ra­li­zó en las la­bo­res agrí­co­las, fa­vo­re­cien­do el in­cre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad.

Los gran­des mo­li­nos hi­dráu­li­cos po­dían lle­gar a ge­ne­rar una po­ten­cia má­xi­ma de cin­cuen­ta ca­ba­llos de fuer­za y se uti­li­za­ción fue di­ver­sa (mo­li­nos ha­ri­ne­ros, má­qui­na de hi­lar, re­lo­je­ría…). En el con­ti­nen­te eu­ro­peo la pri­me­ra men­ción so­bre la uti­li­za­ción de re­lo­jes mo­vi­dos por una rue­da hi­dráu­li­ca la te­ne­mos en el Li­bro del sa­ber de as­tro­no­mía, del rey cas­te­llano Al­fon­so X el Sa­bio.

TEC­NO­LO­GÍA EN DESA­RRO­LLO

La apli­ca­ción de la tec­no­lo­gía me­die­val tu­vo en tér­mi­nos ge­ne­ra­les una uti­li­dad prác­ti­ca. Es­ta se mul­ti­pli­có a par­tir del si­glo XII con la in­ten­ción de me­jo­rar las téc­ni­cas tra­di­cio­na­les de pro­duc­ción (mo­li­nos, téc­ni­cas agra­rias) y pa­ra con­se­guir unos ejér­ci­tos mejor equi­pa­dos y más ope­ra­ti­vos, lo su­fi­cien­te­men­te fuer­tes co­mo pa­ra de­fen­der las fron­te­ras de los di­ver­sos reinos que se con­so­li­da­ron en Eu­ro­pa (adop­ción de la pólvora en las pri­me­ras armas de fue­go).

No fue­ron es­tos los úni­cos ám­bi­tos en don­de se apli­ca­ron nue­vos in­ven­tos, ya que otros se ge­ne­ra­li­za­ron pa­ra fa­vo­re­cer la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas. Es el ca­so de los an­te­ojos (an­te­ce­so­res de las ga­fas), de la evo­lu­ción de la in­dus­tria tex­til (en don­de re­sul­ta de­fi­ni­ti­vo la uti­li­za­ción de los bo­to­nes) o del des­cu­bri­mien­to del li­cor, fru­to de la des­ti­la­ción del al­cohol por al­qui­mis­tas is­lá­mi­cos que ha­bría si­do uti­li­za­do en un prin­ci­pio co­mo eli­xir me­di­ci­nal, pe­ro que lue­go evo­lu­cio­nó has­ta con­ver­tir­se en al­gu­nas be­bi­das na­cio­na­les co­mo el vod­ka o el whisky. Ha­blan­do de be­bi­das al­cohó­li­cas, en los si­glos cen­tra­les de la Edad Me­dia se uti­li­zó por pri­me­ra vez el lú­pu­lo en la cer­ve­za pa­ra au­men­tar su ca­pa­ci­dad de pre­ser­var­la, ha­cer po­si­ble su co­mer­cia­li­za­ción a lar­ga dis­tan­cia y, de pa­so, dar­le su sa­bor tan ca­rac­te­rís­ti­co y ex­qui­si­to.

Otro de los in­ven­tos ca­da vez más di­fun­di­do en la Cris­tian­dad du­ran­te los si­glos cen­tra­les de la Edad Me­dia fue el ja­bón, tan­to en su for­ma se­mi­lí­qui­da co­mo só­li­da que, en definitiva, me­jo­ró las con­di­cio­nes de hi­gie­ne y de sa­lud de la so­cie­dad.

LA RE­VO­LU­CIÓN DE LOS TRANS­POR­TES

Ca­be des­ta­car, por otra par­te, el avan­ce en la tec­no­lo­gía ma­rí­ti­ma, con bar­cos de múl­ti­ples más­ti­les y con el ti­món mon­ta­do al co­das­te, lo que, uni­do a la apli­ca­ción de téc­ni­cas co­mo la brú­ju­la o el as­tro­la­bio, hi­cie­ron po­si­ble la ex­pan­sión de los eu­ro­peos y el des­cu­bri­mien­to de nue­vos mun­dos. Bien es sa­bi­do que el me­dio de trans­por­te te­rres­tre tam­bién me­jo­ró con la crea­ción de caminos y vías más se­gu­ras, pe­ro no lo fue tan­to el he­cho de que el pri­mer pro­yec­to pa­ra la fa­bri­ca­ción de un au­to­mó­vil na­cie­se en la épo­ca me­die­val.

Uno de los pri­me­ros sa­bios que ha­bía pro­pues­to la po­si­bi­li­dad de desa­rro­llar una se­rie de apa­ra­tos que po­dían des­pla­zar­se por tie­rra mo­vi­dos por al­gún ti­po de ener­gía no ani­mal, fue el mon­je fran­cis­cano Ro­ger Ba­con. En el si­glo XIV un in­ge­nie­ro lla­ma­do Gui­do da Vi­ge­vano, co­no­ce­dor de la obra de Ba­con, di­se­ñó un au­to­mó­vil pro­pul­sa­do por el vien­to, que pre­sen­tó a Fe­li­pe VI de Fran­cia, un mo­nar­ca que vi­vió en una épo­ca en la que ya se em­pe­za­ban a vis­lum­brar al­gu­nos de los pro­ble­mas que eclo­sio­na­ron a par­tir del 1348. Po­cos años an­tes del ini­cio de la Gue­rra de los Cien Años, el rey pro­yec­tó un via­je a Tie­rra San­ta pe­ro an­tes le pi­dió ayu­da a su leal ser­vi­dor Gui­do da Vi­ge­vano, quien re­dac­tó una es­pe­cie de ma­nual en el que ex­po­nía con­se­jos pa­ra con­ven­cer a su soberano de con­tar con ejér­ci­tos más avan­za­dos. En el li­bro mos­tra­ba una se­rie de ideas, sor­pren­den­te­men­te in­no­va­do­ras, co­mo la uti­li­za­ción de ca­rros de com­ba­te pro­pul­sa­dos por fuer­za bru­ta e in­clu­so de au­to­mó­vi­les pro­pul­sa­dos por el vien­to, an­ti­ci­pán­do­se a lo que unos si­glos des­pués pro­pu­so Leo­nar­do da Vin­ci cuan­do ideó un mo­de­lo de ca­rrua­je que po­día re­co­rrer pe­que­ñas dis­tan­cias im­pul­sa­do por unos sim­ples mue­lles en es­pi­ral.

Es­ta inau­di­ta y, por el mo­men­to, po­co efec­ti­va re­vo­lu­ción de los trans­por­tes (ex­cep­to en el cam­po de la na­ve­ga­ción) se ce­rró con los pri­me­ros in­ten­tos que pro­ta­go­ni­za­ron un con­jun­to de ex­tra­va­gan­tes per­so­na­jes pa­ra ver cum­pli­do un sue­ño que el ser hu­mano siem­pre ha te­ni­do desde que tie­ne cons­cien­cia de sí mis­mo: vo­lar. Lo ma­lo es que estas ten­ta­ti­vas se rea­li­za­ron tra­tan­do de emu­lar el vue­lo de los pá­ja­ros sin sa­ber que, co­mo de­mos­tró en 1680 Gio­van­ni Al­fon­so Bo­re­lli, los múscu­los pec­to­ra­les de las aves po­dían rea­li­zar una fuer­za igual a 10.000 ve­ces su ma­sa, al­go que nun­ca po­dría con­se­guir el hom­bre, de ahí que los pri­me­ros in­ten­tos lle­va­dos a ca­bo en la Edad Me­dia por unos ti­pos que se subían a lo al­to de las to­rres pro­vis­tos de unas ru­di­men­ta­rias alas, ca­pas e in­clu­so sim­ples pa­ra­guas y se lan­za­ban al va­cío, ter­mi­na­sen en la ma­yo­ría de los ca­sos en des­gra­cia.

Ejem­plos te­ne­mos unos cuan­tos, in­clu­so aquí, en Es­pa­ña, en don­de vi­vió Ibn Fir­nas, un es­tram­bó­ti­co in­ven­tor que se arro­jó desde el Pa­la­cio de Arru­za­fa en Cór­do­ba en el año 875 subido a un pla­nea­dor con for­ma de ala del­ta y cu­bier­to de plu­mas. Lo más in­creí­ble de todo es que el ge­nio an­da­lu­sí sa­lió casi in­dem­ne des­pués de pla­near du­ran­te unos cuan­tos me­tros, y de­ci­mos casi por­que el ate­rri­za­je no re­sul­tó co­mo él ha­bía pre­vis­to, ya que cuan­do es­ta­ba a pun­to de to­mar tie­rra (en reali­dad ca­yó en pi­ca­do) per­dió el con­trol del apa­ra­to y se dio de bru­ces con la reali­dad (y tam­bién con la du­ra ro­ca), su­frien­do una le­sión cró­ni­ca en la espalda, ade­más de la frac­tu­ra de va­rias cos­ti­llas y al­gún que otro gol­pe en la ca­be­za. Se di­ce de Ibn Fir­nas que la idea de vo­lar la tu­vo unos años an­tes, en 852, cuan­do vio a un tal Ar­men Fir­man lan­zar­se desde lo al­to de una to­rre en Cór­do­ba ves­ti­do con una sim­ple ca­pa blan­ca, no se sabe muy bien si con la in­ten­ción de vo­lar o sui­ci­dar­se. A pe­sar del re­la­ti­vo fra­ca­so de Ibn Fir­nas en su in­ten­to de imi­tar el vue­lo de las aves, su ges­ta fue re­cor­da­da, tan­to que en 2016 se anun­ció que el ae­ro­puer­to de Cór­do­ba to­ma­ría su nom­bre.

La po­co efec­ti­va re­vo­lu­ción de los TRANS­POR­TES se ce­rró con los pri­me­ros in­ten­tos que pro­ta­go­ni­za­ron un con­jun­to de ex­tra­va­gan­tes per­so­na­jes pa­ra ver cum­pli­do el sue­ño de vo­lar.

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ?? RO­GER BA­CON.
RO­GER BA­CON.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain