Clio Historia

El ca­mino del CID: ru­ta por el DES­TIE­RRO de Don Ro­dri­go Díaz de Vi­var

- AN­TO­NIO LUIS MO­YANO POR Pope Francis · Peter · Solar · Philip II of France · Saint Martin · Sao Paulo · Moses · Michelangelo · El Cid · Indira Gandhi International Airport · San Pedro La Laguna · Benedictines · Agatha of Sicily · Alfonso X of Castile · Joseph

RU­TA POR EL DES­TIE­RRO DE DON RO­DRI­GO DÍAZ DE VI­VAR

DESDE VI­VAR HAS­TA BUR­GOS, PA­SAN­DO POR SAN PE­DRO CAR­DE­ÑA, TRANS­CU­RREN LOS PRI­ME­ROS HI­TOS EN EL CA­MINO DEL DES­TIE­RRO DE RO­DRI­GO DÍAZ DE VI­VAR. UNA BUE­NA EX­CU­SA PA­RA CO­NO­CER AL­GU­NOS EN­CLA­VES DE ES­TA PRO­VIN­CIA SI­GUIEN­DO LOS PA­SOS DE "SI­DI", LA ÚL­TI­MA NO­VE­LA DE PÉ­REZ-RE­VER­TE…

EN UN LU­GAR DE CU­YO NOM­BRE NO HAN QUE­RI­DO ACOR­DAR­SE LAS CRÓ­NI­CAS QUE RE­LA­TAN SUS HA­ZA­ÑAS, DE­BIÓ NA­CER DON RO­DRI­GO DÍAZ. So­la­men­te el anó­ni­mo au­tor del Can­tar del Mío Cid (¿1207?), tex­to que hil­va­na he­chos reales con otros pal­ma­ria­men­te ima­gi­na­rios, men­cio­na la al­dehue­la de Vi­var co­mo la cu­na del in­vic­to hé­roe cas­te­llano, pues en aque­lla épo­ca no ha­bía par­ti­das de na­ci­mien­to. Y na­die a estas al­tu­ras se atre­ve­rá a po­ner en du­da es­te ori­gen…

VI­VAR DEL CID: KI­LÓ­ME­TRO CE­RO... Con la mirada de un vi­gía que pa­re­ce es­tar es­cru­tan­do el ho­ri­zon­te mien­tras el filo de su es­pa­da des­en­vai­na­da des­can­sa so­bre el terreno, en el cen­tro de una des­am­pa­ra­da pla­zo­le­ta de Vi­var del Cid nos da la bien­ve­ni­da una exa­ge­ra­da efi­gie en gra­ni­to del Cid de un me­tro ochen­ta de al­tu­ra, obra del es­cul­tor va­len­ciano Fran­cis­co Ca­ta­lá Bla­nes, inau­gu­ra­da en 1963. “Exa­ge­ra­da” en su en­ver­ga­du­ra, pues el Cid his­tó­ri­co ape­nas su­pe­ra­ba el me­tro se­ten­ta de al­tu­ra, sien­do más bajo que do­ña Ji­me­na.

Vi­var es­ta­ba en­ton­ces in­te­gra­do por un con­jun­to de arra­ba­les cir­cun­da­do por con­tra­mu­ros de­fen­si­vos. El es­ca­so cau­dal del río Ubierna era su­fi­cien­te pa­ra nu­trir, aun­que fue­ra de ma­ne­ra intermiten­te, las rue­das del mo­lino ha­ri­ne­ro pro­pie­dad de la fa­mi­lia. Pre­ci­sa­men­te ahí, don­de hoy se al­za el Mo­lino del Cid, un me­són cu­yo nom­bre con­ser­va la me­mo­ria del Cam­pea­dor, en­con­tra­mos el ki­ló­me­tro 0 del sen­de­ro de hi­tos que con­du­cen al via­je­ro por el ca­mino del des­tie­rro: “Aquí –leemos en la le­yen­da es­cul­pi­da so­bre la pie­dra que di­bu­ja el ma­pa–, al ini­ciar es­te ca­mino, ten pre­sen­te que no va­yas de­trás de mí, que igual no te pue­do guiar. No va­yas de­lan­te de mí, que igual no te pue­do se­guir. Sim­ple­men­te ve a mi la­do co­mo un buen ami­go cas­te­llano”.

SAN PE­DRO CAR­DE­ÑA: RE­FU­GIO PA­RA DO­ÑA JI­ME­NA Cru­zan­do la ca­pi­tal bur­ga­le­sa –que vi­si­ta­re­mos des­pués–, y a vein­te ki­ló­me­tros en di­rec­ción su­r­es­te por la N-623 pa­ra to­mar la ca­rre­te­ra co­mar­cal, lle­ga­mos al que pro­ba­ble­men­te cons­ti­tu­ya uno de los en­cla­ves más emo­ti­va­men­te ci­dia­nos de nues­tro via­je: el Mo­nas­te­rio de San Pe­dro Car­de­ña. Fun­da­do por la Or­den Be­ne­dic­ti­na en­tre los años 885 y 899 –o tal vez an­tes, en el si­glo VI o VIII, se­gún al­gu­nas fuen­tes–, el ac­tual con­ven­to, que ha su­fri­do nu­me­ro­sas re­mo­de­la­cio­nes con el pa­so de los si­glos, hoy ape­nas con­ser­va pie­dras de su pri­mi­ti­vo claus­tro. Aún per­du­ra, com­ba­tien­do la ero­sión del tiem­po, la to­rre de la an­ti­gua cons­truc­ción ro­má­ni­ca del si­glo X, que se co­no­ce co­mo la To­rre de do­ña Ji­me­na, pues ase­gu­ran que aso­ma­da desde uno de sus ven­ta­na­les la es­po­sa del Cid di­vi­sa­ba, des­am­pa­ra­da en­tre lá­gri­mas, el amar­go des­tie­rro de su ca­ba­lle­ro.

Una vez den­tro vi­si­ta­re­mos la Ca­pi­lla de los Re­yes, Con­des e ilus­tres Va­ro­nes que, por aco­ger el ce­no­ta­fio que abri­ga­ra los res­tos del Cam­pea­dor y su es­po­sa, es más co­no­ci­da co­mo Ca­pi­lla del Cid. Fue en 1808 cuan­do las tro­pas na­po­leó­ni­cas vio­len­ta­ron el sar­có­fa­go y sa­quea­ron la se­pul­tu­ra del Cid y do­ña Ji­me­na.

EN LA JU­RA al mo­nar­ca Al­fon­so VI el Cid le obli­gó a con­fe­sar que no es­tu­vo im­pli­ca­do en la muer­te de su her­mano San­cho du­ran­te el cer­co de Za­mo­ra.

BUR­GOS: DESDETIERR­O A LA SE­PUL­TU­RA

A menos de do­ce ki­ló­me­tros de San Pe­dro lle­ga­mos has­ta Bur­gos, cu­ya ru­ta tu­rís­ti­ca es­tá sal­pi­ca­da de mo­nu­men­tos for­zo­sa­men­te ci­dia­nos. La ca­lle de San­ta Águe­da nos con­du­ce has­ta la igle­sia del mis­mo nom­bre, más co­no­ci­da co­mo de San­ta Ga­dea de estilo gó­ti­co (si­glo XV) cons­trui­da so­bre los res­tos del an­te­rior tem­plo ro­má­ni­co. Aquí, cuen­ta la tra­di­ción, tu­vo lu­gar la fa­mo­sa ju­ra en la que el Cid obli­gó al mo­nar­ca Al­fon­so VI a con­fe­sar que no es­tu­vo im­pli­ca­do en la muer­te de su her­mano San­cho du­ran­te el cer­co de Za­mo­ra: “¡Muy mal me con­ju­ras! –re­pli­có en­co­le­ri­za­do el mo­nar­ca–. Por­que hoy le to­mas la ju­ra a quien has de be­sar la mano. Ve­te de mis tie­rras, Cid, mal ca­ba­lle­ro pro­ba­do. ¡Y no ven­gas más a ellas, desde es­te día en un año!".

Al fi­nal de la mis­ma ca­lle se lle­ga has­ta el So­lar del Cid, don­de un sen­ci­llo con­jun­to de obe­lis­cos re­cuer­da que allí se en­con­tra­ba una de sus ca­sas, –ce­rra­da “a pie­dra y lo­do” en pa­la­bras de Ma­nuel Ma­cha­do–, cuan­do es­te fue con­de­na­do al des­tie­rro. Rea­li­za­do en 1784, su ba­sa­men­to se eri­ge so­bre los res­tos de la an­ti­gua mo­ra­da del Cid, de­rri­ba­da en 1596 por or­den de Fe­li­pe

II co­mo con­se­cuen­cia de su es­ta­do rui­no­so.

A tan so­lo trein­ta pa­sos, y en la con­fluen­cia con la ca­lle Fer­nán Gon­zá­lez lle­ga­mos has­ta el Ar­co de San Mar­tin (si­glos XIII-XIV) de estilo mu­dé­jar, an­ti­guo pór­ti­co de ac­ce­so pa­ra los cor­te­jos reales y por don­de, se di­ce, en­tró el Cid a la ciu­dad tras su des­tie­rro. De la mis­ma épo­ca es el Ar­co de San Es­te­ban, don­de desem­bo­ca el lien­zo de las an­ti­guas mu­ra­llas man­da­das cons­truir por Al­fon­so X el Sa­bio. Muy cerca se en­cuen­tra la igle­sia de San Es­te­ban, eri­gi­da en­tre los si­glos XIII-XIV so­bre una cons­truc­ción ro­má­ni­ca, y don­de quie­re la tra­di­ción que su al­tar fue­ra tes­ti­go del ma­tri­mo­nio en­tre el Cid y do­ña Ji­me­na.

En la co­no­ci­da Pla­za del Mío Cid, an­ti­gua glo­rie­ta de San Pablo, el más imponente pe­des­tal en­cum­bra la so­ber­bia ima­gen ecues­tre del Cam­pea­dor em­bis­tien­do con su des­en­vai­na­da Ti­zo­na. Su po­bla­da y exu­be­ran­te bar­ba has­ta la cin­tu­ra, que nos re­cuer­da al Moi­sés de Mi­guel Án­gel, y la bron­cí­nea pá­ti­na fu­li­gi­no­sa de la si­lue­ta que re­cor­ta su ex­cel­sa ca­pa ale­tean­do al vien­to, pa­re­ce ele­var­le aún más so­bre el ho­ri­zon­te ur­bano. La es­cul­tu­ra, inau­gu­ra­da en 1954, es obra del al­me­rien­se Juan Cris­tó­bal Gon­zá­lez Que­sa­da (1897-1961). En con­tras­te con su te­ne­bro­so as­pec­to, el ca­ri­ño­so sen­ti­do del hu­mor bur­ga­lés ha bau­ti­za­do la ima­gen de su no­ble pai­sano con el apo­do de El Mur­cié­la­go.

En la co­no­ci­da PLA­ZA DEL MÍO CID, an­ti­gua glo­rie­ta de San Pablo, el más imponente pe­des­tal en­cum­bra la so­ber­bia ima­gen ecues­tre del Cam­pea­dor em­bis­tien­do con su des­en­vai­na­da Ti­zo­na.

Desde la pla­za del Mío Cid, y atra­ve­sa­do el río Ar­lan­zon, se ex­tien­de el co­no­ci­do Puen­te de San Pablo.

EL ÚL­TI­MO RE­FU­GIO DEL CID

Cru­zan­do el via­duc­to bur­ga­lés lle­ga­mos has­ta el triun­fal Ar­co de San­ta Ma­ría que, desde el si­glo XIV, se al­za co­mo el pór­ti­co principal que per­mi­te ac­ce­so a tra­vés de las vie­jas mu­ra­llas que pre­ser­va­ban la ciu­dad de Bur­gos en tiem­pos del Cid.

Al otro la­do, en el Pa­seo del Es­po­lon­ci­llo que cir­cun­da la ori­lla del río Ar­lan­zon, de­ja­mos atrás La Gle­ra, mo­no­li­to co­ro­na­do con un cas­ti­lle­te que re­cuer­da el lu­gar don­de el Cid dur­mió ex­tra­mu­ros de la ciu­dad en su pri­me­ra no­che tras ser des­te­rra­do.

Ara­ñan­do las nu­bes, co­mo si se tra­ta­ra de au­tén­ti­cas fle­chas a pun­to de sa­lir pro­yec­ta­das ha­cia el cie­lo, desde cual­quier rin­cón del cas­co an­ti­guo se di­vi­san los ador­na­dos pi­nácu­los de su Ca­te­dral gó­ti­ca. Su ma­jes­tuo­sa ba­sí­li­ca se al­za, en pa­la­bras de Jo­sé Zo­rri­lla pa­ra “asom­bro de las na­cio­nes, mo­fa de los si­glos y el vien­to”. En su cru­ce­ro in­te­rior, una so­bria e im­per­cep­ti­ble lo­sa de már­mol de co­lor car­me­sí, de 3 me­tros de lar­go por 1,90 de an­cho, pa­sa­ría com­ple­ta­men­te des­aper­ci­bi­da si no fue­ra por el des­an­ge­la­do hi­to que nos in­di­ca lo que hay bajo nues­tros pies: los res­tos del Cid y do­ña Ji­me­na.

 ??  ??
 ??  ?? EL DES­CAN­SO DEL GUE­RRE­RO
Se cuen­ta que el ge­ne­ral Paul Thie­bault co­lo­ca­ba las re­li­quias óseas del Cid y de do­ña Ji­me­na bajo su al­co­ba cre­yen­do que, de al­gún mo­do, su “au­reo­la má­gi­ca” le in­su­fla­ría las vir­tu­des gue­rre­ras que ha­bían he­cho irre­duc­ti­ble al más in­sig­ne icono de la his­pa­ni­dad. En 1842 las osa­men­tas fue­ron re­cu­pe­ra­das y re­ubi­ca­das en un vie­jo ar­cón del ayun­ta­mien­to has­ta 1921, don­de re­ci­bie­ron otra so­lem­ne se­pul­tu­ra bajo una so­bria lá­pi­da de már­mol en la ca­te­dral bur­ga­le­sa.
EL DES­CAN­SO DEL GUE­RRE­RO Se cuen­ta que el ge­ne­ral Paul Thie­bault co­lo­ca­ba las re­li­quias óseas del Cid y de do­ña Ji­me­na bajo su al­co­ba cre­yen­do que, de al­gún mo­do, su “au­reo­la má­gi­ca” le in­su­fla­ría las vir­tu­des gue­rre­ras que ha­bían he­cho irre­duc­ti­ble al más in­sig­ne icono de la his­pa­ni­dad. En 1842 las osa­men­tas fue­ron re­cu­pe­ra­das y re­ubi­ca­das en un vie­jo ar­cón del ayun­ta­mien­to has­ta 1921, don­de re­ci­bie­ron otra so­lem­ne se­pul­tu­ra bajo una so­bria lá­pi­da de már­mol en la ca­te­dral bur­ga­le­sa.
 ??  ?? VI­VAR DEL CID
La tra­di­ción afir­ma que en es­ta al­dea na­ció el Cid, aun­que no hay do­cu­men­ta­ción que lo prue­be. La pri­me­ra vin­cu­la­ción de Ro­dri­go Díaz con Vi­var apa­re­ce en una obra de fic­ción: el Can­tar de mío Cid, com­pues­to ha­cia 1200.
VI­VAR DEL CID La tra­di­ción afir­ma que en es­ta al­dea na­ció el Cid, aun­que no hay do­cu­men­ta­ción que lo prue­be. La pri­me­ra vin­cu­la­ción de Ro­dri­go Díaz con Vi­var apa­re­ce en una obra de fic­ción: el Can­tar de mío Cid, com­pues­to ha­cia 1200.
 ??  ??
 ??  ?? PUEN­TE DE SAN PABLO
Flan­quean­do am­bos la­dos del via­duc­to se al­zan ocho ro­bus­tas y co­lo­sa­les es­ta­tuas en gra­ni­to, de casi unos tres me­tros de en­ver­ga­du­ra, obra del es­cul­tor ala­vés de ori­gen ita­liano Joa­quín Lu­ca­ri­ni Ma­ca­za­ga (1905-1950), y que son pro­ta­go­nis­tas im­pres­cin­di­bles en la his­to­ria y le­yen­da del Cam­pea­dor: Die­go Ro­drí­guez, úni­co hi­jo va­rón del Cid, los fie­les ca­ba­lle­ros Mar­tín An­to­lí­nez, Al­var Fa­ñez Mi­na­ya y Mar­tín Mu­ñoz, su es­po­sa do­ña Ji­me­na, San Si­se­bu­to, el mon­je Je­ró­ni­mo de Pé­ri­gord, obis­po de Va­len­cia; y el mo­ro ami­go del Cid, Aben­gal­bón.
PUEN­TE DE SAN PABLO Flan­quean­do am­bos la­dos del via­duc­to se al­zan ocho ro­bus­tas y co­lo­sa­les es­ta­tuas en gra­ni­to, de casi unos tres me­tros de en­ver­ga­du­ra, obra del es­cul­tor ala­vés de ori­gen ita­liano Joa­quín Lu­ca­ri­ni Ma­ca­za­ga (1905-1950), y que son pro­ta­go­nis­tas im­pres­cin­di­bles en la his­to­ria y le­yen­da del Cam­pea­dor: Die­go Ro­drí­guez, úni­co hi­jo va­rón del Cid, los fie­les ca­ba­lle­ros Mar­tín An­to­lí­nez, Al­var Fa­ñez Mi­na­ya y Mar­tín Mu­ñoz, su es­po­sa do­ña Ji­me­na, San Si­se­bu­to, el mon­je Je­ró­ni­mo de Pé­ri­gord, obis­po de Va­len­cia; y el mo­ro ami­go del Cid, Aben­gal­bón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain