Clio Historia

EMI­LIO HERRERA LI­NA­RES. El in­ven­tor del TRA­JE ES­PA­CIAL

- POR JA­VIER MAR­TÍ­NEZ-PIN­NA Indira Gandhi International Airport · organization · Philip II of France · France · Legion of Honour · American Legion · Paris · style (manner of address) · Zeppelin · Christopher Columbus · Buenos Aires · Albert Einstein · Spain · Geneva · Cadena SER · Juan de Herrera · Legion · Legion · Spanish Army · Strait of Gibraltar · Second Spanish Republic · Alfonso XIII of Spain · Auguste Piccard

EMI­LIO HERRERA LI­NA­RES FUE UN IN­VEN­TOR ADE­LAN­TA­DO A SU TIEM­PO, EL CUAL SU­PO VIS­LUM­BRAR EL FU­TU­RO DE LA AE­RO­DI­NÁ­MI­CA Y SEN­TAR LAS BA­SES PA­RA LA CREA­CIÓN DEL TRA­JE ES­PA­CIAL. SU AMOR POR ES­PA­ÑA LE EM­PU­JÓ A OL­VI­DAR SU IDEO­LO­GÍA Y TRA­BA­JAR POR UN FU­TU­RO MEJOR PA­RA ES­TE PAÍS.

EL 13 DE FE­BRE­RO DE 1879 NA­CÍA EN GRA­NA­DA UN NI­ÑO QUE CON EL PA­SO DEL TIEM­PO RE­SUL­TÓ SER UN PER­SO­NA­JE EX­CEP­CIO­NAL. Nos re­fe­ri­mos a Emi­lio Herrera Li­na­res, el in­ven­tor del tra­je es­pa­cial. El jo­ven Emi­lio tu­vo la suer­te de pa­sar su in­fan­cia en un am­bien­te cul­to y fa­vo­ra­ble al co­no­ci­mien­to, ya que su pa­dre, un co­ro­nel de In­fan­te­ría, era un hom­bre con in­quie­tu­des cien­tí­fi­cas has­ta tal pun­to que lle­gó a or­ga­ni­zar un au­tén­ti­co la­bo­ra­to­rio do­més­ti­co en el ho­gar fa­mi­liar. Ade­más de su in­te­rés por la cien­cia, el pres­ti­gio­so co­ro­nel era tam­bién un gran afi­cio­na­do a la pres­ti­di­gi­ta­ción (lle­gó a rea­li­zar fun­cio­nes pri­va­das) mien­tras que su es­po­sa, Ri­ta Li­na­res, era una vir­tuo­sa pia­nis­ta.

UNA MEN­TE BRILLANTE

Du­ran­te su eta­pa es­co­lar, Emi­lio Herrera de­mos­tró te­ner un gran ta­len­to pa­ra las ma­te­má­ti­cas y no tu­vo nin­gún ti­po de di­fi­cul­tad pa­ra ob­te­ner bri­llan­tes ca­li­fi­ca­cio­nes. Con 15 años in­gre­só en la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da con la in­ten­ción de ini­ciar la ca­rre­ra de ar­qui­tec­tu­ra (los Herrera eran des­cen­dien­tes de Juan de Herrera, el fa­mo­so ar­qui­tec­to que par­ti­ci­pó en el di­se­ño de El Es­co­rial pa­ra el rey Fe­li­pe II), pe­ro su pa­dre juz­gó pre­fe­ri­ble que su hi­jo in­gre­sa­se en la Aca­de­mia de In­ge­nie­ros Mi­li­ta­res de Gua­da­la­ja­ra en ju­lio de 1896.

Es­te mis­mo año, Emi­lio Herrera su­frió la pér­di­da de su pa­dre, un acon­te­ci­mien­to que pro­vo­có un no­ta­ble cam­bio en su com­por­ta­mien­to. Has­ta es­te mo­men­to, Emi­lio ha­bía si­do un jo­ven in­tro­ver­ti­do, ce­lo­so guar­dián de su in­de­pen­den­cia, pe­ro desde en­ton­ces se con­vir­tió en un “gra­nu­ja” dis­pues­to a es­can­da­li­zar a los que te­nían la mala for­tu­na de con­ver­tir­se en víc­ti­mas de sus bro­mas. Se­gún sus pro­pias pa­la­bras, un día tu­vo la for­tu­na de ca­tar un ex­ce­len­te champagne fran­cés, fue tal su en­tu­sias­mo que, ni cor­to ni pe­re­zo­so, es­cri­bió una apa­sio­na­da car­ta a la viu­da Clicquot (que es así co­mo se lla­ma­ba el es­pu­mo­so) pa­ra pe­dir­le su mano y pro­me­ter­le amor eterno, con la con­di­ción de que le en­via­se ca­da día (dos los fes­ti­vos) una bo­te­lla de su champagne.

Cu­rio­sa­men­te, los ad­mi­nis­tra­do­res de la bo­de­ga en­ca­ja­ron bien la bro­ma y res­pon­die­ron a la pe­ti­ción con una nue­va car­ta con la que trans­mi­tie­ron a Herrera su pe­sar por no po­der

"Du­ran­te su eta­pa es­co­lar, HERRERA de­mos­tró te­ner un gran ta­len­to pa­ra las ma­te­má­ti­cas y no tu­vo nin­gún ti­po de di­fi­cul­tad pa­ra ob­te­ner bri­llan­tes ca­li­fi­ca­cio­nes".

cum­plir su de­seo de­bi­do al fa­lle­ci­mien­to de la viu­da Clicquot ha­cía 80 años.

PRI­ME­RAS EXPERIENCI­AS

A pe­sar de sus ba­rra­ba­sa­das y de ha­cer la vi­da im­po­si­ble a más de un des­di­cha­do pro­fe­sor de la Aca­de­mia, al fi­nal con­si­guió gra­duar­se en 1901 co­mo pri­mer te­nien­te de In­ge­nie­ros. En 1903 acu­dió a la Es­cue­la Prác­ti­ca de Ae­ros­ta­ción, don­de una se­rie de ofi­cia­les pu­die­ron rea­li­zar va­rias as­cen­sio­nes en glo­bo, una ex­pe­rien­cia que, sin du­da, cau­ti­vó a Herrera.

Dos años des­pués, en 1905 los ser­vi­cios de Herrera fue­ron re­que­ri­dos pa­ra for­mar par­te del equi­po que de­bía pro­ta­go­ni­zar la as­cen­sión desde Bur­gos en dos globos es­fé­ri­cos pa­ra ob­ser­var el eclip­se de sol del día 30 de agos­to. La as­cen­sión has­ta 5.000 me­tros fue todo un éxi­to y, ade­más, le per­mi­tió al mi­li­tar gra­na­dino de­mos­trar que las sombras vo­lan­tes vi­si­bles en los eclip­ses se pro­du­cían en la at­mós­fe­ra. En oc­tu­bre de es­te mis­mo año, jun­to a Fer­nán­dez Du­ro, par­ti­ci­pó en el Gran Pre­mio del Ae­ro Club de Fran­cia, un pres­ti­gio­so con­cur­so de globos, con­si­guien­do un se­gun­do pre­mio que les sir­vió pa­ra ser nom­bra­dos ca­ba­lle­ros de la Le­gión de Ho­nor.

En enero de 1909, se ca­só con Ire­ne Agui­le­ra, des­pués de su­pe­rar la opo­si­ción de la fa­mi­lia de la no­via, quie­nes con­si­de­ra­ban al mi­li­tar gra­na­dino co­mo una es­pe­cie de crá­pu­la re­cor­da­do por las fe­cho­rías aco­me­ti­das du­ran­te su es­tan­cia en la Aca­de­mia. Más preo­cu­pan­te re­sul­tó pa­ra la fa­mi­lia la idea de rea­li­zar la luna de miel en un glo­blo, pro­yec­to que fue re­cha­za­do por un via­je a Pa­rís, gra­cias a lo cual en­tró en con­tac­to con el co­ro­nel Kin­de­lán, quien se en­con­tra­ba en la ca­pi­tal fran­ce­sa dan­do los pri­me­ros pa­sos pa­ra la ad­qui­si­ción de un di­ri­gi­ble y los pri­me­ros ae­ro­pla­nos pa­ra el Ejér­ci­to es­pa­ñol.

En 1910 ob­tu­vo el tí­tu­lo de pi­lo­to de di­ri­gi­ble y a par­tir del año siguiente mar­chó a la nue­va Es­cue­la de Avia­ción mi­li­tar de Cua­tro Vien­tos co­mo par­te de los pri­me­ros cin­co ofi­cia­les que re­ci­bie­ron for­ma­ción por par­te de avia­do­res fran­ce­ses pa­ra con­ver­tir­se en pi­lo­tos mi­li­ta­res de ae­ro­pla­nos.

NUE­VOS PRO­YEC­TOS

El 7 de fe­bre­ro de 1914, ya co­mo je­fe del Ae­ró­dro­mo de Cua­tro Vien­tos, con­si­guió por pri­me­ra vez cru­zar en ae­ro­plano el Es­tre­cho de Gi­bral­tar, ha­za­ña es­ta por la que el rey le nom­bró (jun­to a Or­tiz Echa­güe) gen­til­hom­bre de cá­ma­ra. Du­ran­te los años que du­ró la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, Herrera reali­zó va­rios es­tu­dios y pro­pu­so in­tere­san­tes pro­yec­tos so­bre trans­por­te oceá­ni­co me­dian­te di­ri­gi­ble y ae­ro­na­ves. Con es­ta idea en la ca­be­za, di­se­ñó un di­ri­gi­ble (que nun­ca lle­gó a cons­truir­se) con el que es­ta­ble­cer una lí­nea en­tre La Coruña y Nue­va York. Po­co des­pués, y con la ayu­da de la casa Zep­pe­lin, se fun­dó la Com­pa­ñía Tran­saé­rea Co­lón pa­ra es­ta­ble­cer una lí­nea Sevilla-Bue­nos Ai­res, aun­que, nue­va­men­te, to­dos es­tos pro­yec­tos que­da­ron en pa­pel mo­ja­do.

A fi­na­les de 1918 fue as­cen­di­do a co­man­dan­te y re­ci­bió el en­car­go de crear el La­bo­ra­to­rio Ae­ro­di­ná­mi­co de Cua­tro Vien­tos, en el que des­ta­có el fa­mo­so tú­nel ae­ro­di­ná­mi­co en cir­cui­to ce­rra­do que lle­gó a ser vi­si­ta­do, en­tre otros, por Al­bert Eins­tein en 1923, con quien Herrera tra­bó una es­tre­cha amis­tad. Fue por estas mis­mas fe­chas cuan­do en­tró en con­tac­to con Juan de la Cier­va, ini­cian­do un pro­ce­so de co­la­bo­ra­ción que fue de­ter­mi­nan­te pa­ra ex­pli­car el na­ci­mien­to del Au­to­gi­ro. En es­tos años, su ac­ti­vi­dad do­cen­te la com­pa­gi­nó con sus tra­ba­jos de in­ves­ti­ga­ción so­bre la pro­pul­sión a reac­ción o so­bre el fu­tu­ro de la as­tro­náu­ti­ca.

En 1930 se inau­gu­ró la Es­cue­la Su­pe­rior Ae­ro­náu­ti­ca, con la que Herrera co­la­bo­ró has­ta el ini­cio de la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la, pe­ro el año siguiente se pro­du­jo un he­cho que mar­có el res­to de su vi­da. Con la pro­cla­ma­ción de la Se­gun­da Re­pú­bli­ca es­pa­ño­la Herrera se en­con­tró an­te un gran di­le­ma. Él era un hom­bre de arrai­ga­das con­vic­cio­nes ca­tó­li­cas y mo­nár­qui­co, ade­más, co­mo gen­til­hom­bre de cá­ma­ra, se en­con­tra­ba li­ga­do por

A FI­NA­LES DE 1918 fue as­cen­di­do a co­man­dan­te y re­ci­bió el en­car­go de crear el La­bo­ra­to­rio Ae­ro­di­ná­mi­co de Cua­tro Vien­tos, el cual fue vi­si­ta­do por Al­bert Eins­tein en 1923.

ju­ra­men­to al rey Al­fon­so XIII, por lo que mar­chó ha­cia Pa­rís pa­ra po­ner­se a las ór­de­nes del mo­nar­ca exi­lia­do. Es­te le agra­de­ció su leal­tad y ho­no­ra­bi­li­dad, y le re­cor­dó que ha­bía aban­do­na­do Es­pa­ña pa­ra no con­tri­buir a un de­rra­ma­mien­to de san­gre en­tre los es­pa­ño­les, por lo que le pi­dió que se pu­sie­se a las ór­de­nes del nue­vo ré­gi­men y que con­tri­bu­ye­se, en la me­di­da de sus po­si­bi­li­da­des, a in­cre­men­tar el bie­nes­tar de sus com­pa­trio­tas. Pos­te­rior­men­te, Herrera re­gre­só a Es­pa­ña y fir­mó su com­pro­mi­so de ser­vir con leal­tad a la Re­pú­bli­ca, un ju­ra­men­to que le mar­có el res­to de su vi­da.

EL TRA­JE ES­PA­CIAL

Co­mo di­rec­tor de la Es­cue­la Su­pe­rior Ae­ro­téc­ni­ca los si­guien­tes años se preo­cu­pó por la ex­plo­ra­ción es­tra­tos­fé­ri­ca. Has­ta ese mo­men­to los ae­ro­pla­nos y los globos li­bres ha­bía al­can­za­do la na­da des­de­ña­ble al­tu­ra de 11.000 me­tros, pe­ro en 1932 Au­gus­te Pic­card lle­ga­ba has­ta los 16.201 me­tros. An­te es­ta si­tua­ción, Herrera se plan­teó una as­cen­sión a la es­tra­tos­fe­ra en bar­qui­lla abier­ta has­ta los 20.000 me­tros; pa­ra ello de­bía de di­se­ñar un tra­je ade­cua­do que ter­mi­nó con­vir­tién­do­se en el an­te­ce­sor de los tra­jes es­pa­cia­les. Pa­ra com­pro­bar su efi­ca­cia, el mi­li­tar es­pa­ñol se in­tro­du­jo con una es­ca­fan­dra es­tra­tos­fé­ri­ca en una cá­ma­ra de depresión a menos 70 gra­dos cen­tí­gra­dos si­tua­da en la Es­cue­la de Me­cá­ni­cos de Cua­tro Vien­tos, re­sul­tan­do el en­sa­yo com­ple­ta­men­te sa­tis­fac­to­rio.

La Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la re­sul­tó dra­má­ti­ca pa­ra Herrera. A pe­sar de sus con­vic­cio­nes, de­ci­dió res­pe­tar su ju­ra­men­to de leal­tad a la Re­pú­bli­ca, a la que sir­vió has­ta la fe­cha de su muer­te. El mo­men­to

HERRERA re­gre­só a Es­pa­ña y fir­mó su com­pro­mi­so de ser­vir con leal­tad a la Re­pú­bli­ca, un ju­ra­men­to que le mar­có el res­to de su vi­da.

más do­lo­ro­so de su vi­da se pro­du­jo en sep­tiem­bre de 1937, cuan­do su se­gun­do hi­jo fue de­rri­ba­do y muer­to en el fren­te del Ebro. A prin­ci­pios de 1939, cuan­do la de­rro­ta de la Re­pú­bli­ca era ya evi­den­te, Herrera ini­ció su exi­lio en Pa­rís que du­ra­ría has­ta la fe­cha de su muer­te, acon­te­ci­da en la ciu­dad de Ginebra el 13 de sep­tiem­bre de 1967. A lo lar­go de te todo es­te tiem­po con­ti­nuó des­ta­can­do por su ge­nio in­ven­ti­vo y la ela­bo­ra­ción de com­ple­jos es­tu­dios cien­tí­fi­cos, pro­du­cien­do desde un no­ve­do­so sis­te­ma de doble pro­yec­ción geo­grá­fi­ca has­ta un fle­xi­cal­cu­la­dor pa­ra fun­cio­nes e in­te­gra­les elíp­ti­cas. An­ti­ci­pán­do­se a otros in­ves­ti­ga­do­res lo­gró vis­lum­brar el pa­pel que ten­dría la bom­ba ató­mi­ca a la ho­ra de ex­pli­car el fi­nal de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Du­ran­te sus úl­ti­mos años (lle­gó a ser nom­bra­do pre­si­den­te del Go­bierno la Re­pú­bli­ca en el exi­lio) y desde su exi­lio en Pa­rís, Herrera man­tu­vo su in­di­si­mu­la­do amor ha­cia Es­pa­ña, tal y co­mo ob­ser­va­mos en sus Me­mo­rias, que nun­ca lo­gró con­cluir, y en el apo­yo mo­ral que ofre­ció a to­dos los es­pa­ño­les que bus­ca­ron su protección y con­se­jo has­ta el día de su muer­te.

 ??  ??
 ??  ?? ANÉC­DO­TAS
Co­mo anéc­do­ta se cuen­ta que los pi­lo­tos fran­ce­ses nun­ca vi­ra­ban ha­cia la de­re­cha, ya que sus avio­nes (Henry Far­man) ten­dían a en­ca­bri­tar­se, por lo que al fi­nal siem­pre lo ha­cían a la iz­quier­da. An­te la ac­ti­tud de sus ne­fas­tos pro­fe­so­res, los alum­nos es­pa­ño­les se lan­za­ron a in­ves­ti­gar por su cuen­ta y en po­cos días apren­die­ron a vi­rar a la de­re­cha.
ANÉC­DO­TAS Co­mo anéc­do­ta se cuen­ta que los pi­lo­tos fran­ce­ses nun­ca vi­ra­ban ha­cia la de­re­cha, ya que sus avio­nes (Henry Far­man) ten­dían a en­ca­bri­tar­se, por lo que al fi­nal siem­pre lo ha­cían a la iz­quier­da. An­te la ac­ti­tud de sus ne­fas­tos pro­fe­so­res, los alum­nos es­pa­ño­les se lan­za­ron a in­ves­ti­gar por su cuen­ta y en po­cos días apren­die­ron a vi­rar a la de­re­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain