Clio Historia

El ca­so de la pe­re­gri­na: de FE­LI­PE II a NA­PO­LEÓN

- Indira Gandhi International Airport · Nicaragua · Panama · Spain · Austria · Felipe, Prince of Asturias · United States of America · Napoleon III · Queen Victoria of the United Kingdom · England · Alfonso XIII of Spain · London · Juan Carlos · Richard Burton · Elizabeth Taylor · Cartier SA · Hollywood · Philip II of France · Isabella II of Spain · Parma · Joseph Bonaparte · Victoria Eugenie of Battenberg

LAS CA­SUA­LI­DA­DES, LA ME­RA FOR­TU­NA Y LA IM­PLA­CA­BLE DES­GRA­CIA HAN CREA­DO A LO LAR­GO DE LA HIS­TO­RIA CA­DE­NAS IM­PEN­SA­BLES QUE HAN UNI­DO A PER­SO­NA­JES TAN DIS­PA­RES CO­MO ELI­ZA­BETH TAY­LOR Y NA­PO­LEÓN BO­NA­PAR­TE. CO­MO ES EL CA­SO DE LA PER­LA CO­NO­CI­DA CO­MO LA PE­RE­GRI­NA.

Una de las perlas que más ríos de tin­ta ha he­cho co­rrer a lo lar­go de la his­to­ria y, sin lu­gar a dudas, una de las que más ve­ces ha si­do re­tra­ta­da por los pin­to­res de cá­ma­ra es la ex­cep­cio­nal pe­re­gri­na (que re­ci­bió ese nom­bre no por los via­jes que ha­bría de rea­li­zar, sino por lo ex­tre­ma­da­men­te ra­ra).

DE LAS AGUAS DEL CA­RI­BE

De un blanco in­ma­cu­la­do y con un to­tal de casi se­sen­ta qui­la­tes (una vie­ja uni­dad de ma­sa que es­tá re­la­cio­na­da con el pe­so de las se­mi­llas del al­ga­rro­bo), es­ta per­la gran­dio­sa con for­ma de lá­gri­ma fue pes­ca­da por un es­cla­vo en el que hoy se de­no­mi­na la­gu­na de las Perlas, en la ac­tual Ni­ca­ra­gua (una la­gu­na li­to­ral co­mu­ni­ca­da con el mar Ca­ri­be). Y aca­bó en ma­nos del al­gua­cil de Pa­na­má, un tal Die­go de Te­bes que, tras su re­gre­so a Es­pa­ña, se la re­ga­ló a su ma­jes­tad Fe­li­pe II en el año de 1580.

A par­tir de en­ton­ces pa­só a for­mar par­te de las jo­yas de la co­ro­na y la lu­cie­ron el pro­pio Fe­li­pe II, Mar­ga­ri­ta de Austria, Isa­bel de Bor­bón o Ma­ría Lui­sa de Par­ma, en­tre otras per­so­na­li­da­des, tal y co­mo pue­de ob­ser­var­se en los di­fe­ren­tes óleos

en los que fue­ron re­tra­ta­dos con la per­la a lo lar­go de los años.

Sin em­bar­go, con la in­va­sión fran­ce­sa del si­glo XIX, Jo­sé Bo­na­par­te apro­ve­chó la ocasión y, co­mo mu­chos otros ele­men­tos del te­so­ro na­cio­nal, aca­bó por agen­ciar­se la gran­dio­sa per­la pe­re­gri­na.

La jo­ya acom­pa­ña­ría al her­mano de Na­po­león al exi­lio en los Es­ta­dos Uni­dos. Y, se­gún pa­re­ce, a fin de fa­vo­re­cer la co­ro­na­ción de su so­brino (que lle­ga­ría a rei­nar co­mo Na­po­león III) el que ha­bía si­do apo­da­do Pepe Bo­te­lla (aun­que el so­bre­nom­bre vino por el ro­bo de un car­ga­men­to de vino, no por su afi­ción al mo­ra­pio) por la so­ca­rro­ne­ría es­pa­ño­la ter­mi­nó ven­dién­do­la jun­to a mu­chas otras jo­yas al mar­qués de Aber­corn (con­se­je­ro de la rei­na Vic­to­ria de In­gla­te­rra).

A par­tir de ese mo­men­to, la co­ro­na es­pa­ño­la in­ten­tó re­cu­pe­rar­la en va­rias oca­sio­nes: al pa­re­cer, Al­fon­so XIII pu­jó por ella en Lon­dres sin con­se­guir­la.

APA­RE­CIÓ ELI­ZA­BETH TAY­LOR

Fi­nal­men­te, en 1969 la casa Par­ke Ber­net de Nue­va York (EE.UU.) or­ga­ni­zó una subas­ta se­ña­lan­do a la per­la co­mo la de mayor sig­ni­fi­ca­do his­tó­ri­co del mun­do.

In­ten­tó en­ton­ces com­prar­la Al­fon­so de Bor­bón (pri­mo del rey don Juan Carlos) pa­ra re­cu­pe­rar­la y re­ga­lár­se­la a su abue­la, Vic­to­ria Eu­ge­nia, bus­can­do que la per­la vol­vie­ra a ser una vez más par­te de las jo­yas de la co­ro­na es­pa­ño­la.

Sin em­bar­go, al pa­re­cer, fue un tal Ri­chard Bur­ton el que ga­nó en la gue­rra de pu­jas y se lle­vó la pe­re­gri­na por casi cua­ren­ta mil dó­la­res pa­ra re­ga­lár­se­la a su mu­jer, la ac­triz Eli­za­beth Tay­lor, que la in­cor­po­ra­ría a un co­llar de ru­bíes y dia­man­tes di­se­ña­do por Car­tier.

A par­tir de ese ins­tan­te, la pe­re­gri­na tie­ne dos his­to­rias pa­ra­le­las.

Se­gún al­gu­nos, Holly­wood dis­fru­tó de ella en el es­co­te de la ac­triz de inol­vi­da­bles ojos y, tras la muer­te de ella, se subas­tó de nue­vo al­can­zan­do el in­creí­ble pre­cio de nue­ve mi­llo­nes de eu­ros por un com­pra­dor des­co­no­ci­do.

Se­gún otros, Al­fon­so de Bor­bón con­si­guió fi­nal­men­te su pro­pó­si­to y, de he­cho, hay va­rios re­tra­tos en los que la rei­na do­ña So­fía la lu­ce co­mo col­gan­te de un co­llar de perlas en­gar­za­das.

Sea cual sea la ver­da­de­ra his­to­ria, las le­yen­das, ru­mo­res e his­to­rias que ro­dean a es­ta per­la ex­tra­or­di­na­ria da­rían, sin lu­gar a dudas, pa­ra más de una no­ve­la.

Al­gu­na vez lo he pen­sa­do…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain