Clio Historia - - Cher­nó­bil Ca­tás­tro­fe Nu­clear -

EL USO DE LA ENER­GÍA NU­CLEAR A LO LAR­GO DEL SI­GLO XX HA CON­VER­TI­DO EN INHABITABL­ES MU­CHOS PUN­TOS DEL PLA­NE­TA, UNO DE ELLOS SE EN­CUEN­TRA EN UCRA­NIA. En la fa­tí­di­ca no­che del 26 de abril de 1986 se pro­du­jo el ac­ci­den­te nu­clear más gra­ve de to­da la His­to­ria, cuan­do el reac­tor nú­me­ro cua­tro de la cen­tral nu­clear Vla­dí­mir Ilich Le­nin de­to­nó y se in­cen­dió.

La no­ti­cia, co­mo no po­día ser de otra for­ma, con­mo­cio­nó a la opi­nión in­ter­na­cio­nal de­jan­do unas se­cue­las me­dioam­bien­ta­les que a día de hoy no han si­do su­pe­ra­das to­da­vía. Geo­grá­fi­ca­men­te, el desas­tre tu­vo lu­gar en la ciu­dad de Chernóbil, en la an­ti­gua Unión de Re­pú­bli­cas So­cia­lis­tas So­vié­ti­cas. Es­ta ur­be se en­cuen­tra si­tua­da a tan so­lo dos ho­ras de Kiev, la ca­pi­tal de Ucra­nia, a po­cos ki­ló­me­tros del río Dnié­per, la ar­te­ria flu­vial de ese país, y a die­ci­sie­te ki­ló­me­tros de la fron­te­ra con Bie­lo­rru­sia.

Un sar­cas­mo del des­tino, cuan­do las au­to­ri­da­des so­vié­ti­cas inau­gu­ra­ron la cen­tral nu­clear de Chernóbil se ins­ta­ló fren­te a la en­tra­da del com­ple­jo una es­ta­tua de Pro­me­teo, el ti­tán de la mi­to­lo­gía grie­ga que ro­bó el fue­go a los dio­ses y a quien Zeus cas­ti­gó en­ca­de­nán­do­lo a una ro­ca pa­ra que un águi­la le de­vo­ra­ra las en­tra­ñas.

Asi­mis­mo, eti­mo­ló­gi­ca­men­te el nom­bre de la ciu­dad de Chernóbil sig­ni­fi­ca “ajen­jo” en ru­mano, una plan­ta que se men­cio­na en la Bi­blia. En los ver­sícu­los 10 y 11 del capítulo oc­ta­vo del Li­bro del Apo­ca­lip­sis se des­cri­be la si­guien­te pro­fe­cía: “To­có la trom­pe­ta el ter­cer Án­gel… en­ton­ces ca­yó del cie­lo una es­tre­lla

EL DESAS­TRE TU­VO LU­GAR EN LA CIU­DAD DE CHERNÓBIL, EN LA AN­TI­GUA UNIÓN DE RE­PÚ­BLI­CAS SO­CIA­LIS­TAS SO­VIÉ­TI­CAS.

gran­de, ar­dien­do co­mo una an­tor­cha. Ca­yó so­bre ella la ter­ce­ra par­te de los ríos y so­bre los ma­nan­tia­les de agua. La es­tre­lla se lla­ma Ajen­jo. La ter­ce­ra par­te de las aguas se con­vir­tió en ajen­jo y mu­cha gen­te mu­rió por las aguas, que se ha­bían vuel­to amar­gas…”.

Te­naz, in­vi­si­ble y si­len­cio­sa, la ra­diac­ti­vi­dad se ase­me­ja a la pes­te ne­gra que aso­ló el Vie­jo Con­ti­nen­te en el si­glo XIV. Ca­sual­men­te, en la mi­to­lo­gía es­la­va exis­te una fi­gu­ra di­vi­na lla­ma­da Cher­no­bog, co­no­ci­do co­mo el dios ne­gro, que es­tá vin­cu­la­do a la des­truc­ción y al reino in­fra­hu­mano del in­fierno. Hay una ex­pre­sión ucra­nia­na que re­za: “Oja­lá que el dios ne­gro te ex­ter­mi­ne”.

El Or­ga­nis­mo In­ter­na­cio­nal de Ener­gía Ató­mi­ca desa­rro­lló la Es­ca­la In­ter­na­cio­nal de Even­tos Nu­clea­res –más co­no­ci­da por sus si­glas en in­glés, INES– en sie­te ni­ve­les pa­ra va­lo­rar un ac­ci­den­te nu­clear y es­ta­ble­cer su im­por­tan­cia en ma­te­ria de se­gu­ri­dad (en el re­cua­dro de es­ta pá­gi­na). Es­ta es­ca­la es lo­ga­rít­mi­ca, es­to sig­ni­fi­ca que ca­da ni­vel re­pre­sen­ta una mag­ni­tud diez ve­ces más gra­ve que el ni­vel in­me­dia­ta­men­te an­te­rior.

El pri­mer ac­ci­den­te nu­clear de la His­to­ria su­ce­dió en Ma­yak (Ru­sia) en 1957, que tu­vo una mag­ni­tud 6 de la es­ca­la INES; ese mis­mo año se re­gis­tró otro en Winds­ca­le (Reino Uni­do) con una mag­ni­tud 5, se­gui­do de un ter­ce­ro en 1979 en Th­ree Mi­le Is­land (Es­ta­dos Uni­dos) de mag­ni­tud 5. El ac­ci­den­te de Chernóbil tu­vo una mag­ni­tud 7, la mis­ma que el in­ci­den­te de Fu­kus­hi­ma, ocu­rri­do en el año 2011.

Pa­ra co­no­cer el ori­gen de la ciu­dad de Chernóbil hay que echar la vis­ta atrás has­ta el Me­dioe­vo, la pri­me­ra men­ción de la que dis­po­ne­mos da­ta de fi­na­les del si­glo XII. Du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial fue se­ve­ra­men­te afec­ta­da por el bom­bar­deo de las tro­pas ale­ma­nas y en la Gue­rra Fría

pa­só a for­mar par­te del pro­gra­ma es­tra­té­gi­co del go­bierno so­vié­ti­co.

El Krem­lin pre­ten­día con­ver­tir­la en la cen­tral nu­clear más gran­de del mun­do con do­ce reac­to­res nu­clea­res, de los que ca­da uno se­ría ca­paz de ge­ne­rar una ener­gía de 1.000 MW. Cuan­do se pro­du­jo la ex­plo­sión cua­tro reac­to­res ya es­ta­ban en fun­cio­na­mien­to y dos en cons­truc­ción.

Al pa­re­cer el de­to­nan­te de la ca­tás­tro­fe fue un en­sa­yo ru­ti­na­rio de se­gu­ri­dad en el que se con­ca­te­na­ron una su­ce­sión de erro­res y coin­ci­den­cias, con un re­sul­ta­do fa­tí­di­co. A la una de la ma­dru­ga­da –ho­ra lo­cal– tu­vie­ron lu­gar dos enor­mes ex­plo­sio­nes. La pri­me­ra fue quí­mi­ca y la se­gun­da te­nía ca­rac­te­rís­ti­cas de una ex­plo­sión nu­clear. Se­gún tes­ti­gos ocu­la­res, la pri­me­ra ex­plo­sión fue se­gui­da por una lla­ma ro­ja y la se­gun­da por una lla­ma azul, mi­nu­tos des­pués apa­re­ció un hon­go nu­clear so­bre el reac­tor.

Los cin­co ji­ne­tes del Apo­ca­lip­sis que, en for­ma de ver­ti­do, sa­lie­ron a la su­per­fi­cie fue­ron el yo­do-131, el ce­sio-173, el es­tron­cio-90, el xe­nón-133 y el plu­to­nio-239. El yo­do es al­ta­men­te ra­dio­ac­ti­vo y se de­po­si­ta en la glán­du­la ti­roi­des; el ce­sio es le­tal y arra­sa to­do lo que to­ca; el es­tron­cio se de­po­si­ta en los hue­sos y la mé­du­la es­pi­nal cau­san­do la muer­te de for­ma in­mi­nen­te; el xe­nón tie­ne un tiempo de ac­ti­vi­dad de seisciento­s años y, fi­nal­men­te, el plu­to­nio es el má­xi­mo res­pon­sa­ble de la con­ta­mi­na­ción nu­clear.

Pa­ra que com­pren­da­mos la gra­ve­dad del ac­ci­den­te nu­clear va­ya por de­lan­te un da­to, se re­gis­tra­ron ra­dia­cio­nes su­pe­rio­res a los vein­te mil roent­gens por ho­ra, cuan­do la do­sis le­tal es de cien pa­ra el mis­mo es­pec­tro de tiempo.

La emi­sión de las par­tí­cu­las se ele­va­ron has­ta un ki­ló­me­tro y me­dio de al­tu­ra, a es­ta al­ti­tud el vien­to las arras­tró a ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, aun­que la ciu­dad más afec­ta­da fue Prip­yat, don­de vi­vían los tra­ba­ja­do­res de la plan­ta nu­clear. Los ha­bi­tan­tes de esa po­bla­ción con­tem­pla­ron un ne­fas­to sol de me­dia­no­che que in­va­dió la os­cu­ri­dad co­mo una in­men­sa nu­be ra­dio­ac­ti­va.

A con­ti­nua­ción vi­nie­ron mi­nu­tos de in­cer­ti­dum­bre, por­que la ra­dio­ac­ti­vi­dad no se ve, no se hue­le y no se es­cu­cha, tan so­lo se sa­bo­rea. Las pa­pi­las gus­ta­ti­vas son las pri­me­ras en de­tec­tar­la de­bi­do al so­bre­es­tí­mu­lo me­tá­li­co.

Los pri­me­ros en apa­re­cer en el lu­gar de la ca­tás­tro­fe fue­ron va­rias uni­da­des de bom­be­ros, cu­ya mi­sión era im­pe­dir que las lla­mas se ex­ten­die­ran y con­te­ner los in­cen­dios ge­ne­ra­dos en la plan­ta, en los cua­les se al­can­za­ron tem­pe­ra­tu­ras de has­ta dos mil qui­nien­tos gra­dos cen­tí­gra­dos. El fue­go es­tu­vo ba­jo con­trol tres ho­ras des­pués de la de­to­na­ción.

Du­ran­te los días si­guien­tes de­ce­nas de he­li­cóp­te­ros –pi­lo­ta­dos por ve­te­ra­nos de Af­ga­nis­tán– lan­za­ron are­na des­de el ai­re jun­to con otros ma­te­ria­les –bo­ro, do­lo­mi­ta, ba­rro y un de­ri­va­do del plo­mo– pa­ra con­te­ner la con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca.

En un pri­mer mo­men­to el go­bierno ne­gó ro­tun­da­men­te el ac­ci­den­te, pe­ro las alar­mas ra­diac­ti­vas sal­ta­ron en la pe­nín­su­la es­can­di­na­va, por lo que el Krem­lin no tu­vo más re­me­dio que re­co­no­cer la evi­den­cia cua­ren­ta y ocho ho­ras des­pués.

A pe­sar del fa­lle­ci­mien­to a con­se­cuen­cia de las ex­plo­sio­nes, la hos­pi­ta­li­za­ción de al­gu­nos tra­ba­ja­do­res y bom­be­ros y el pe­li­gro in­mi­nen­te de llu­via ra­diac­ti­va, no se or­de­nó la eva­cua­ción de la zo­na has­ta trein­ta y seis ho­ras des­pués del co­mien­zo del desas­tre. Al fi­nal se reali­zó el des­alo­jo de 335.000 per­so­nas y se es­ta­ble­ció una “zo­na de ex­clu­sión” a lo lar­go de un pe­rí­me­tro de trein­ta ki­ló­me­tros.

En una zo­na de diez ki­ló­me­tros cua­dra­dos al­re­de­dor de la cen­tral nu­clear los ár­bo­les adop­ta­ron una co­lo­ra­ción ma­rro­ná­cea-ro­ji­za y aca­ba­ron se­cán­do­se co­mo con­se­cuen­cia de la ra­dia­ción ab­sor­bi­da, es lo que se de­no­mi­nó co­mo “bos­que ro­jo”.

La alar­ma ra­diac­ti­va afec­tó has­ta tre­ce paí­ses eu­ro­peos, es­ti­mán­do­se que más de cin­co mi­llo­nes de per­so­nas es­tu­vie­ron ex­pues­tas a la ra­dia­ción, de las cua­les 400.000 es­tu­vie­ron gra­ve­men­te en­fer­mas. La nu­be ra­diac­ti­va se ex­ten­dió so­bre Es­can­di­na­via y Ucra­nia, des­pués de un re­bo­te en la cor­di­lle­ra al­pi­na re­tor­nó el pe­li­gro ra­diac­ti­vo has­ta Po­lo­nia.

IN­TE­RIOR DEL CEN­TRO DE CON­TROL DEL REAC­TOR 3 DE CHERNÓBIL. LA TER­CE­RA TROM­PE­TA DEL APO­CA­LIP­SIS

ES­TA­TUA DE PRO­ME­TEO DE­LAN­TE DE LA CEN­TRAL NU­CLEAR DE CHERNÓBIL. MAG­NI­TUD 7 DE LA INES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.