Clio Historia - - Vi­rue­la Ex­pe­di­ción Bal­mis -

FRAN­CESC XA­VIER BAL­MIS I BE­REN­GUER PRO­CE­DÍA DE UNA FA­MI­LIA DE CI­RU­JA­NOS. NA­CIÓ EL 2 DE DI­CIEM­BRE DE 1753 EN ALI­CAN­TE, HI­JO DE ANTONIO BAL­MIS Y LUI­SA BE­REN­GUER. Des­de bien jo­ven si­guió la tra­di­ción fa­mi­liar y co­men­zó a tra­ba­jar co­mo prac­ti­can­te en el Hos­pi­tal Mi­li­tar de Ali­can­te. Allí es­tu­vo du­ran­te cin­co años. En 1775 Bal­mis apa­re­ce ci­ta­do en las me­mo­rias de la ex­pe­di­ción en­via­da por Car­los III con­tra los pi­ra­tas de Ar­gel, que re­sul­tó un fra­ca­so mi­li­tar en to­da re­gla. Su ex­pe­rien­cia le va­lió pa­ra ob­te­ner el tí­tu­lo de ci­ru­jano la­ti­nis­ta en 1778. Dos años des­pués, ya co­mo ci­ru­jano mi­li­tar, par­ti­ci­pó en el ase­dio de Gi­bral­tar, y en 1781 vi­si­tó por pri­me­ra vez el con­ti­nen­te ame­ri­cano co­mo miem­bro del ejér­ci­to de Ber­nar­do de Gál­vez, el mi­li­tar es­pa­ñol que to­mó par­te en la Gue­rra de la In­de­pen­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos.

En­tre 1787 y 1788 fue ci­ru­jano ma­yor del Hos­pi­tal del Amor de Dios, en Mé­xi­co, don­de tra­tó, so­bre to­do, a en­fer­mos si­fi­lí­ti­cos. Via­jó a lo lar­go y an­cho del país cen­troa­me­ri­cano pa­ra es­tu­diar las plan­tas au­tóc­to­nas e in­ves­ti­gan­do la ma­te­ria mé­di­ca

dió la pe­ne­tra­ción de es­ta téc­ni­ca, y una lar­ga po­lé­mi­ca, pre­lu­dio de su pos­te­rior di­fu­sión y am­plia acep­ta­ción. Has­ta que lle­gó el invento de la va­cu­na, la ges­ta más im­por­tan­te de la me­di­ci­na ilus­tra­da. Un mé­di­co in­glés, Ed­ward Jen­ner (1749-1823) ob­ser­vó que era fre­cuen­te que las gran­je­ras que or­de­ña­ban va­cas su­frie­ran en las ma­nos unas pús­tu­las de ca­rác­ter be­nigno cuan­do es­ta­ban en con­tac­to con­ti­nua­do con los ani­ma­les que pa­de­cían una en­fer­me­dad lla­ma­da vi­rue­la de las va­cas. En 1796 Jen­ner se dio cuen­ta de que las gran­je­ras que su­frían es­te con­ta­gio lue­go que­da­ban a sal­vo de en­fer­mar de vi­rue­la co­mún. Es de­cir, se ha­cían in­mu­nes. Jen­ner de­ci­dió pro­bar esa ob­ser­va­ción y tu­vo la idea de ino­cu­lar a una per­so­na sa­na con la vi­rue­la de las va­cas pa­ra con­fe­rir­le in­mu­ni­dad fren­te a la pe­li­gro­sa epi­de­mia. Pe­se al re­cha­zo de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, fi­nal­men­te su va­cu­na­ción aca­bó im­po­nién­do­se por los es­pec­ta­cu­la­res re­sul­ta­dos que ob­te­nía.

A fi­na­les del si­glo XVIII y prin­ci­pios del XIX, se co­men­zó a crear en Es­pa­ña un am­bien­te fa­vo­ra­ble a la va­cu­na. El pro­pio rey Car­los IV co­no­ció en su fa­mi­lia las se­cue­las de la vi­rue­la. No re­sul­ta ex­tra­ño que en es­te con­tex­to fa­vo­ra­ble na­cie­ra el pro­yec­to de una ex­pe­di­ción de­di­ca­da a pro­pa­gar la va­cu­na por las po­se­sio­nes es­pa­ño­las en ul­tra­mar. Bal­mis fue uno de sus de­fen­so­res más en­tu­sias­tas. El mo­nar­ca, co­no­ce­dor de pla­ga de la vi­rue­la apa­re­ci­da en Li­ma y en Bo­go­tá en 1802, pro­pu­so ha­cer zar­par de Cá­diz dos bar­cos con al­gu­nas va­cas con el vi­rus y ni­ños que no hu­bie­ran pa­sa­do la en­fer­me­dad con la idea de prac­ti­car va­cu­na­cio­nes bra­zo a bra­zo.

Fue fi­nal­men­te Bal­mis quien lle­vó a ca­bo el via­je. El ci­ru­jano ali­can­tino, con una di­la­ta­da ex­pe­rien­cia en al­gu­nas de las co­lo­nias de ul­tra­mar, acu­dió a la lla­ma­da del Pro­to­me­di­ca­do pre­sen­tan­do, el 18 de ju­nio de 1803, al mi­nis­tro Ca­va­lle­ro un Re­gla­men­to y un De­rro­te­ro pa­ra con­du­cir con la más po­si­ble bre­ve­dad la va­cu­na ver­da­de­ra y ase­gu­rar su fe­liz pro­pa­ga­ción en los cua­tro vi­rrei­na­tos de Amé­ri­ca, pro­vin­cias de Yu­ca­tán y Caracas y en las In­dias An­ti­lla­nas. Su ob­je­ti­vo pa­sa­ba

por crear una ca­de­na de va­cu­na­cio­nes en una se­rie de ni­ños que sal­drían de Es­pa­ña con ino­cu­la­cio­nes su­ce­si­vas.

Des­pués de no po­cos pro­ble­mas y con­flic­tos, la cor­be­ta Ma­ría Pi­ta zarpó del puer­to de A Co­ru­ña el 30 de no­viem­bre de 1803 con Bal­mis co­mo di­rec­tor, José Sal­vany co­mo sub­di­rec­tor, va­rios ayu­dan­tes y 22 ni­ños pro­ce­den­tes de la Ca­sa de Huér­fa­nos de A Co­ru­ña, acom­pa­ña­dos por la di­rec­to­ra de la ins­ti­tu­ción, Isa­bel Ló­pez Gan­da­lla. La ac­ti­tud me­tó­di­ca del di­rec­tor de la ex­pe­di­ción fue, sin du­da, la ca­rac­te­rís­ti­ca más des­ta­ca­da res­pec­to de otras an­te­rio­res que ha­bían fra­ca­sa­do.

El pun­to de des­tino ini­cial­men­te ele­gi­do era Ve­ne­zue­la, don­de la Ma­ría Pi­ta lle­gó el 20 de mar­zo de 1804 des­pués de ha­ber rea­li­za­do va­cu­na­cio­nes en Te­ne­ri­fe y Puer­to Ri­co. Des­de Te­ne­ri­fe, Bal­mis ha­bía pe­di­do que le en­via­ran dos mil ejem­pla­res del Tra­ta­do de la va­cu­na de Mou­reau pa­ra re­par­tir­los, co­mo fun­da­men­to doc­tri­nal y guía prác­ti­ca, a los va­cu­na­do­res de los lu­ga­res por don­de pa­sa­ría la ex­pe­di­ción.

Des­pués de una es­tan­cia de ca­si dos me­ses en Ve­ne­zue­la, la ex­pe­di­ción se di­vi­dió en dos par­tes: una di­ri­gi­da por Sal­vany y otra por Bal­mis. La pri­me­ra se di­ri­gió a San­ta Fe de Bo­go­tá, y des­pués a Pe­rú y Bue­nos Ai­res. El gru­po di­ri­gi­do por Bal­mis no se vio li­bre de cir­cuns­tan­cias ad­ver­sas. El 27 de ma­yo de 1804 la ex­pe­di­ción lle­ga­ba a La Ha­ba­na des­pués de una pe­no­sa na­ve­ga­ción. De aquí pa­sa­ron a la pe­nín­su­la del Yu­ca­tán, don­de lle­gó al ca­bo de sie­te días por mar, du­ran­te los cua­les va­rios miem­bros de la ex­pe­di­ción ca­ye­ron en­fer­mos por cul­pa del ca­lor y de las ma­las con­di­cio­nes del via­je.

La po­bla­ción los re­ci­bía, se­gún los lu­ga­res, co­mo au­tén­ti­cos hé­roes o sin nin­gún ti­po de in­te­rés. Pa­ra atraer la aten­ción de la gen­te pro­cu­ra­ban or­ga­ni­zar de­mos­tra­cio­nes pú­bli­cas don­de se pro­cu­ra­ba que las per­so­nas prin­ci­pa­les fue­ran las pri­me­ras en que­rer va­cu­nar­se, ya que, en pa­la­bras de Bal­mis: “El pue­blo ig­no­ran­te no se mue­ve si no es por imi­ta­ción”. La preo­cu­pa­ción de los miem­bros de la ex­pe­di­ción se di­ri­gió, des­de el pri­mer mo­men­to, a pro­cu­rar que la va­cu­na lle­ga­ra so­bre to­do “al in­fe­liz in­dio cam­pes­tre, que es el in­di­vi­duo más ne­ce­si­ta­do de es­ta so­cie­dad y el más digno de com­pa­sión cuan­do es ata­ca­do por la ma­lig­na vi­rue­la”.

Las va­cu­na­cio­nes no se ha­cían ge­ne­ral­men­te en los hos­pi­ta­les, sino en ca­sas par­ti­cu­la­res. El mo­ti­vo era que “por re­gla ge­ne­ral, quie­nes tra­tan de va­cu­nar a los hi­jos hu­yen de los hos­pi­ta­les por la he­dor y la fal­ta de lim­pie­za que so­lía ha­ber en es­tas ins­ta­la­cio­nes”. De­jan­do Mé­xi­co, la ex­pe­di­ción pu­so rum­bo a las Fi­li­pi­nas el 7 de fe­bre­ro de 1805, des­pués de año y me­dio de via­je. La eta­pa fi­nal dio co­mien­zo en Ma­ni­la, y con­ti­nuó des­pués ha­cia Ma­cao y Can­tón, en Chi­na. El 15 de ju­nio de 1806 lle­ga­ron a la is­la de San­ta Elena, al ca­bo de

EL DA­TO

BUS­TO DE FRAN­CIS­CO XA­VIER BAL­MIS EN LA FA­CUL­TAD DE ME­DI­CI­NA DE LA UMH EN SAN JUAN DE ALI­CAN­TE. GUI­SAN­DO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.