Clio Historia - - La Cul­tu­ra -

el sue­ño de na­po­león AU­TOR: Jor­ge Ba­rro­so EDI­TO­RIAL: Guan­te Blan­co, 2020. Rús­ti­ca.

qué de­ci­dió cen­trar es­ta vo­lu­mi­no­sa obra en la ex­pe­di­ción a Egip­to y Si­ria que di­ri­gió Na­po­león an­tes de con­ver­tir­se en lí­der de los fran­ce­ses re­vo­lu­cio­na­rios?

–To­do em­pe­zó ha­ce al­go más de tres años, cuan­do des­de un pro­gra­ma de ra­dio lla­ma­do Mun­do In­só­li­to, de­di­ca­do a te­mas re­la­cio­na­dos con el mis­te­rio, me pro­pu­sie­ron ha­blar so­bre al­gún enig­ma his­tó­ri­co. Y el te­ma en cues­tión fue uno de los mis­te­rios que más ha cir­cu­la­do en los úl­ti­mos años so­bre la vi­si­ta de Na­po­león a las tie­rras egip­cias: la ex­ten­di­da his­to­ria de que el ge­ne­ral

Bo­na­par­te, la no­che del 12 al 13 de agos­to de 1799, en­tró en la lla­ma­da

Cá­ma­ra del Rey, den­tro de la Gran Pi­rá­mi­de, pa­ra pa­sar allí una no­che a so­las, y que, de­bi­do a ello, pa­re­ce ser que su­frió una es­pe­cie de “cam­bio”. Ese fue el ori­gen que me in­ci­tó a bus­car to­da la in­for­ma­ción po­si­ble so­bre aque­lla cam­pa­ña y que, al com­pro­bar que ape­nas ha­bía na­da es­cri­to so­bre aque­lla fas­ci­nan­te ex­pe­di­ción, me de­ci­die­se em­pe­zar a es­cri­bir es­te en­sa­yo.

–¿Qué de­be­mos agra­de­cer­le a es­te fas­ci­nan­te sue­ño orien­tal de Na­po­león?

–Re­su­mien­do mu­cho, po­dría­mos de­cir que si la ex­pe­di­ción mi­li­tar aca­bó sien­do un tre­men­do fra­ca­so en lo que a lo mi­li­tar se re­fie­re, no su­ce­dió lo mis­mo en lo que res­pec­ta a lo cul­tu­ral y cien­tí­fi­co. Hay que re­cor­dar que en aque­lla cam­pa­ña Na­po­león se hi­zo acom­pa­ñar por un equi­po de 167 sa­bios, cien­tí­fi­cos y ar­tis­tas, lo que nos pue­de pro­por­cio­nar un po­ten­te in­di­cio so­bre lo que el ge­ne­ral te­nía en men­te a la ho­ra de pre­pa­rar aque­lla cam­pa­ña, y que gra­cias a ellos, y a he­chos co­mo el des­cu­bri­mien­to de la fa­mo­sa pie­dra de Ro­set­ta, que se pro­du­jo en ju­lio de 1799, o a la pu­bli­ca­ción de una mag­ní­fi­ca obra ti­tu­la­da Des­crip­tion de L´Egy­pte, rea­li­za­da en­tre 1809 y 1828, gra­cias a los di­bu­jos y es­tu­dios que aque­llos sa­bios hi­cie­ron du­ran­te su es­tan­cia en Egip­to, na­ce­ría una nue­va cien­cia: la egip­to­lo­gía.

–Si hay al­go que des­ta­car de su li­bro, es la abru­ma­do­ra car­ga do­cu­men­tal que apor­ta pa­ra re­cons­truir es­ta fas­ci­nan­te epo­pe­ya. ¿Có­mo fue el tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción?

–Quie­ro des­ta­car que, pa­ra con­tar es­ta his­to­ria, una de las ma­yo­res di­fi­cul­ta­des que hay que ven­cer a la ho­ra de dis­cer­nir qué po­ner y qué no es la gran abun­dan­cia de fuen­tes re­fe­ren­tes a la fi­gu­ra de Na­po­león Bo­na­par­te; de­ce­nas de bio­gra­fías, sus Me­mo­rias, li­bros ge­ne­ra­les so­bre sus cam­pa­ñas mi­li­ta­res o li­bros que se cen­tran más en la co­mi­sión cien­tí­fi­ca, al­go que exi­ge cier­to con­trol y una se­lec­ción al­go ri­gu­ro­sa de las ci­tas que ex­pon­go en el li­bro y que me han ser­vi­do pa­ra re­cons­truir es­ta fas­ci­nan­te epo­pe­ya.

–¿Es cier­to que Na­po­león Bo­na­par­te pa­só una no­che a so­las en el in­te­rior de la Gran Pi­rá­mi­de, co­mo ase­gu­ran al­gu­nas fuen­tes?

–Pues, ten­go que de­cir que, tras in­ves­ti­gar to­do lo que hay es­cri­to so­bre es­ta cam­pa­ña, pue­do ase­gu­rar que no, que no es cier­to que Na­po­león pa­sa­ra una no­che en la Gran Pi­rá­mi­de. No exis­te nin­gu­na fuen­te his­tó­ri­ca que ava­le es­te he­cho o en la que ni tan si­quie­ra se ha­ga una mí­ni­ma men­ción so­bre a aquel su­ce­so. Y so­bre es­te mis­te­rio, así co­mo otros dos más re­la­cio­na­dos con Na­po­león y aque­lla cam­pa­ña, tra­to al fi­nal del li­bro, don­de tra­zo un re­co­rri­do de las di­ver­sas his­to­rias que lle­va­ron a crear es­te mi­to mo­derno.

–¿Qué tie­ne el per­so­na­je de Na­po­león pa­ra que hoy día, dos siglos des­pués, si­ga sien­do tan atrac­ti­vo?

–Creo, sin­ce­ra­men­te, que la fi­gu­ra de Na­po­león es fas­ci­nan­te.

Po­si­ble­men­te sea la per­so­na más in­flu­yen­te de los úl­ti­mos dos­cien­tos años y, pa­ra ser sin­ce­ros, sin él no se po­dría en­ten­der el mun­do ac­tual. Tal vez a la fi­gu­ra de Na­po­león le pa­se co­mo otras gran­des fi­gu­ras his­tó­ri­cas que, de una ma­ne­ra u otra, han cam­bia­do los designios o el de­ve­nir his­tó­ri­co, co­mo

Ale­jan­dro Magno, Ju­lio Ce­sar, Je­sús de Na­za­ret, Car­lo­magno, Cris­tó­bal Co­lón… que por mu­cha in­for­ma­ción que exis­ta tam­bién exis­te una enor­me can­ti­dad de des­co­no­ci­mien­to y de da­tos erró­neos que, sin du­da, han ge­ne­ra­do to­do ti­po de hi­pó­te­sis o his­to­rias so­bre sus fi­gu­ras, sus vi­das y sus obras.

–El lec­tor que de­ci­da aden­trar­se en las pá­gi­nas de es­te li­bro des­cu­bri­rá un Na­po­león dis­tin­to al que mu­chos ha­bía­mos co­no­ci­do, ¿ver­dad?

–Esa ha si­do, por lo me­nos, una de las in­ten­cio­nes de es­te tra­ba­jo, la de dar a co­no­cer a un Na­po­león tal vez al­go des­co­no­ci­do pa­ra el gran pú­bli­co. Por eso le he da­do mu­chí­si­ma im­por­tan­cia a su in­fan­cia, a có­mo fue su ju­ven­tud y sus es­tu­dios en las es­cue­las mi­li­ta­ras en Fran­cia y su as­cen­so co­mo mi­li­tar y sus gran­des éxi­tos, co­mo los de To­lón o las con­quis­tas en Ita­lia, an­tes de dar co­mien­zo a la aventura en Egip­to. Por to­do es­to, he tra­ta­do de ce­ñir­me lo más po­si­ble a los he­chos y su­ce­sos que mar­ca­ron su ca­rác­ter y su am­bi­ción. Hay que te­ner cla­ro, y eso es al­go que he que­ri­do tras­mi­tir en el li­bro, que en el des­tino de Na­po­león las cir­cuns­tan­cias per­so­na­les desem­pe­ña­ron un gran pa­pel, co­mo su­ce­dió, por ejem­plo, con el afec­to cie­go que tu­vo por su fa­mi­lia o la com­pli­ca­da re­la­ción con su mu­jer, Jo­se­fi­na. Aun­que el li­bro tra­te so­bre una cam­pa­ña mi­li­tar, he in­ten­ta­do dar­le una ma­yor im­por­tan­cia a las con­di­cio­nes y ac­tos de su vi­da pri­va­da, bus­can­do ese la­do sen­si­ble a las reali­da­des hu­ma­nas, y los mó­vi­les y las ra­zo­nes que lle­va­ron a Na­po­león a desa­rro­llar su obra, su com­por­ta­mien­to y sus sue­ños. Creo que de es­te mo­do la His­to­ria re­sul­ta más com­ple­ta y emo­cio­nan­te, por­que la acer­ca­mos a no­so­tros. Por otra par­te, he tra­ta­do de no abru­mar al lec­tor con da­tos y más da­tos re­fe­ren­tes a las ba­ta­llas, o con de­ma­sia­das ci­fras, ya que creo que eso so­lo abu­rre y re­tra­sa lo que, a mi en­ten­der, es más im­por­tan­te, la fa­ce­ta hu­ma­na, los sen­ti­mien­tos y los es­ta­dos de áni­mo. Y, pa­ra ter­mi­nar, de­cir que sin co­no­cer to­do lo que he con­ta­do en el li­bro es muy com­pli­ca­do en­ten­der la pos­te­rior his­to­ria de Na­po­león ya co­mo Em­pe­ra­dor fran­cés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.