HIS­TO­RIA DE LAS AR­MAS

Clio Historia - - Prehis­to­ria Ins­tru­men­tos De Ca­za - POR Mª ÁN­GE­LES LÓ­PEZ DE CE­LIS

EL AR­CO Y LA FLE­CHA HAN SI­DO DES­DE SIEM­PRE HE­RRA­MIEN­TAS FUN­DA­MEN­TA­LES PA­RA LA SU­PER­VI­VEN­CIA DE LA HU­MA­NI­DAD. GRA­CIAS A ELLAS, EL HOM­BRE SE CON­VIR­TIÓ EN CA­ZA­DOR. LAS MIS­MAS PRE­SAS CAP­TU­RA­DAS LE PRO­POR­CIO­NA­BAN UNA AM­PLIA GA­MA DE MA­TE­RIA­LES PA­RA LA FA­BRI­CA­CIÓN DE SUS INS­TRU­MEN­TOS DE CA­ZA, CO­MO HUE­SOS, TEN­DO­NES, TE­JI­DOS Y PIE­LES.

POR RA­ZO­NES OB­VIAS, LA CA­ZA CON AR­CO ERA BAS­TAN­TE MÁS SE­GU­RA QUE LOS ME­DIOS UTI­LI­ZA­DOS CON AN­TE­RIO­RI­DAD, YA QUE PER­MI­TÍA MAN­TE­NER CIER­TA DIS­TAN­CIA DE SE­GU­RI­DAD CON LOS ANI­MA­LES MÁS PE­LI­GRO­SOS. Los ma­te­ria­les con los que se cons­tru­ye­ron aque­llos pri­mi­ti­vos ar­cos nos re­ve­lan mu­chos da­tos so­bre la zo­na en la que vi­vie­ron aque­llos ho­mí­ni­dos, las he­rra­mien­tas que te­nían a su dis­po­si­ción y la for­ma de uti­li­zar­las. Por ejem­plo, los ar­cos pe­que­ños eran más fá­ci­les de ma­ne­jar des­de un ca­ba­llo o un carro, mien­tras que los ar­cos gran­des eran más ade­cua­dos en el ca­so de de­rri­bar ob­je­ti­vos que se en­con­tra­sen a gran dis­tan­cia o in­clu­so den­tro de un cam­pa­men­to for­ti­fi­ca­do.

A día de hoy, cuan­do to­ma­mos en nues­tras ma­nos un ar­co y una fle­cha, no so­mos com­ple­ta­men­te cons­cien­tes de que ha­bla­mos de un ins­tru­men­to y una ac­ti­vi­dad fe­cha­da en más de vein­te mil años de an­ti­güe­dad. In­clu­so, al­gu­nas au­to­ri­da­des en la ma­te­ria da­tan el ori­gen del ti­ro con ar­co al­re­de­dor de vein­ti­cin­co mil años an­tes de la Era mo­der­na, coin­ci­dien­do con la apa­ri­ción del Hom­bre de Cro­mag­non en Eu­ro­pa y Asia. Es­te ser, un Ho­mo Sa­piens en to­do el sen­ti­do de la pa­la­bra, ca­zó con tác­ti­cas de ma­yor in­te­li­gen­cia, fa­bri­có ar­mas mu­cho más ela­bo­ra­das y mor­tí­fe­ras que sus an­te­ce­so­res y nos de­jó un tes­ti­mo­nio grá­fi­co im­pa­ga­ble so­bre sus há­bi­tos y creen­cias. Las cue­vas don­de ha­bi­tó mues­tran en sus pa­re­des ro­co­sas di­bu­jos ma­ra­vi­llo

sos so­bre aque­llos hom­bres ca­zan­do ani­ma­les de gran en­ver­ga­du­ra con ar­cos y fle­chas. Es, a par­tir de ese mo­men­to prehis­tó­ri­co, cuan­do de­be si­tuar­se la apa­ri­ción del ar­co co­mo ins­tru­men­to de ca­za.

EL LE­GA­DO DE LAS PIN­TU­RAS

Por for­tu­na, esas pin­tu­ras han lle­ga­do has­ta nues­tros días pa­ra dar tes­ti­mo­nio de la ac­ti­vi­dad cazadora de los hom­bres pri­mi­ti­vos que, con to­da se­gu­ri­dad, de­bie­ron rea­li­zar mu­chas prue­bas has­ta dar con el ar­co idó­neo que les sir­vie­ra pa­ra sus pro­pó­si­tos, así co­mo el ma­te­rial y el pun­to jus­to de ten­sión que per­mi­tie­ra im­pul­sar la fle­cha sin rom­per el ar­co. Por­que, el hom­bre no creía po­si­ble igua­lar la fuer­za de los ani­ma­les más gran­des, o la ve­lo­ci­dad de mu­chas es­pe­cies pe­que­ñas. Ne­ce­si­ta­ba de un mé­to­do al­ter­na­ti­vo, ade­más de su pro­pia fuer­za, pa­ra dis­pa­rar pro­yec­ti­les que le sir­vie­ran co­mo ar­mas.

Cuan­do nues­tros an­ces­tros ca­za­ban con lan­zas, se ex­po­nían con ma­yor me­di­da al con­tac­to con la pre­sa, lo cual aca­ba­ba fre­cuen­te­men­te con un ca­za­dor he­ri­do o in­clu­so muer­to. Se tra­ta­ba de im­pri­mir una ma­yor po­ten­cia al pro­yec­til y, ya que los bra­zos re­sul­ta­ban cor­tos, la so­lu­ción pa­sa­ba por alar­gar­los. De es­ta ma­ne­ra, na­ció el pro­pul­sor, el cual im­pri­mía más ve­lo­ci­dad y ma­yor po­ten­cia a la lan­za. Es­ta pri­me­ra ayu­da me­cá­ni­ca de la que se sir­vió el hom­bre fue el átlatl lan­za­dor, que aún uti­li­zan los abo­rí­ge­nes aus­tra­lia­nos y que con­sis­te en un tro­zo de ma­de­ra con una hen­di­du­ra en la que des­can­sa la lan­za, con un ex­tre­mo pos­te­rior apo­ya­do en un só­li­do blo­que si­tua­do de­trás de la hen­di­du­ra. De ese mo­do, el hom­bre afe­rra­ba el lan­za­dor por la par­te de­lan­te­ra y, cuan­do dis­pa­ra­ba el ar­ma, el lan­za­dor se con­ver­tía en una ex­ten­sión de su bra­zo, con lo que, ló­gi­ca­men­te, po­día im­par­tir ma­yor ace­le­ra­ción al pro­yec­til.

Los si­guien­tes mi­le­nios de la Edad de Pie­dra, has­ta el ad­ve­ni­mien­to de la Edad del Bron­ce, en el área del Me­di­te­rrá­neo, ha­cia el año 3.500 a.C., no pro­du­je­ron no­ve­da­des de im­por­tan­cia en lo que a ar­ma­men­to se re­fie­re, pe­ro fue­ron tes­ti­gos de la me­jo­ra gra­dual de las ar­mas ya exis­ten­tes.

La preo­cu­pa­ción prin­ci­pal del hom­bre pri­mi­ti­vo era con­se­guir ali­men­tos y de­fen­der­se de los gran­des ani­ma­les que po­bla­ban la tie­rra. La for­ma de vi­da era nó­ma­da y los hom­bres se ali­men­ta­ban de la car­ne que ob­te­nían de los ani­ma­les muer­tos y de los fru­tos, ho­jas y raí­ces que re­co­lec­ta­ban. Es de­cir, aún no pro­du­cían su pro­pio ali­men­to, so­lo lo con­su­mían. Con el tiem­po, apren­die­ron a ca­zar, de­ri­ván­do­se de es­ta cir­cuns­tan­cia la fa­bri­ca­ción de ar­mas y la lo­gís­ti­ca re­que­ri­da pa­ra rea­li­zar es­ta ac­ti­vi­dad en gru­pos, lo cual re­que­ría una or­ga­ni­za­ción so­cial bá­si­ca.

GRAN­DES CI­VI­LI­ZA­CIO­NES

Gran­des im­pe­rios se han es­ta­ble­ci­do, o han des­apa­re­ci­do, te­nien­do co­mo ar­ma bá­si­ca el ar­co y la fle­cha. Sien­do ri­gu­ro­sos, los pri­me­ros en uti­li­zar­los, co­mo ar­ma de gue­rra, fue­ron los egip­cios, al­re­de­dor del año 3500 a.C. Sus ar­cos eran ca­si tan al­tos co­mo ellos mis­mos y las fle­chas te­nían pun­tas de pie­dra o bron­ce. Du­ran­te la épo­ca de los pri­me­ros fa­rao­nes, se prac­ti­có el ti­ro con ar­co pa­ra ca­zar y pa­ra lu­char con­tra los an­ti­guos per­sas, que iban equi­pa­dos ex­clu­si­va­men­te con lan­zas y hon­das.

Po­co tiem­po des­pués, su uso se ge­ne­ra­li­zó en to­do el mun­do an­ti­guo, los asi­rios y

Co­rría el 1800 a.C., cuan­do los asi­rios in­tro­du­je­ron un nue­vo di­se­ño: un ar­co cons­trui­do con cue­ro, mar­fil y ma­de­ra, con lo que se con­se­guía un per­fil re­cur­vo, lo que au­men­ta­ba su po­ten­cia con res­pec­to a los egip­cios y, ade­más, con­ta­ban con una gran ven­ta­ja por­que po­dían dis­pa­rar­se des­de un ca­ba­llo. Sin du­da, fue la clave que les per­mi­tió ex­pan­dir su im­pe­rio.

Otros pue­blos crea­ron im­pre­sio­nan­tes má­qui­nas de gue­rra al ha­cer que los ca­ba­llos ti­ra­sen de ca­rros re­ple­tos de ar­que­ros. Igual­men­te, los ro­ma­nos de­ben mu­cho de la su­pe­rio­ri­dad mi­li­tar de sus ejér­ci­tos a sus ex­pe­ri­men­ta­dos ar­que­ros. Sin em­bar­go, a co­mien­zos del pe­rio­do me­die­val, los ro­ma­nos se vie­ron de­rro­ta­dos por go­dos, hu­nos y ván­da­los, su­pe­rio­res en el uso del ar­co.

ÉPO­CA MO­DER­NA

Du­ran­te es­te pe­rio­do, los ar­que­ros más no­ta­bles fue­ron, sin du­da, los in­gle­ses; sus proezas en las com­pe­ti­cio­nes pu­ra­men­te de­por­ti­vas, lu­chas y ca­ce­rías fue­ron can­ta­das en ba­la­das me­die­va­les.

La do­ta­ción de un ar­que­ro in­glés era de 24 a 36 fle­chas de di­fe­ren­tes mo­de­los. Cuan­do se le ter­mi­na­ban, se le su­mi­nis­tra­ban otras nue­vas des­de ca­rros si­tua­dos en la re­ta­guar­dia. Los en­car­ga­dos de es­te su­mi­nis­tro eran, ge­ne­ral­men­te, ni­ños que las cla­va­ban por do­ce­nas de­lan­te de ca­da ar­que­ro. Des­gra­cia­da­men­te, es­ta cir­cuns­tan­cia fue la cau­sa de la muer­te de mu­chos pe­que­ños en con­flic­tos bé­li­cos.

Los tes­ti­mo­nios de via­je­ros eu­ro­peos du­ran­te el Re­na­ci­mien­to in­di­can que el ar­co y las fle­chas fue­ron el ar­ma más im­por­tan­te en el es­te de Asia, Amé­ri­ca, Áfri­ca Cen­tral y la re­gión ár­ti­ca. Sin em­bar­go, la in­tro­duc­ción gra­dual de la pól­vo­ra de­jó a es­tas ar­mas ob­so­le­tas, es­pe­cial­men­te en el oes­te de Eu­ro­pa. Du­ran­te to­da la Edad Me­dia, el ti­ro con ar­co en la gue­rra no fue tan de­ci­si­vo y do­mi­nan­te en Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal. Los ar­que­ros eran los sol­da­dos peor pa­ga­dos en el ejér­ci­to o eran re­clu­ta­dos del cam­pe­si­na­do. Es­to se de­bió a que el ar­co y la fle­cha eran mu­cho más ba­ra­tos que el equi­po de un sol­da­do con una bue­na ar­ma­du­ra y una es­pa­da. Los ar­que­ros pro­fe­sio­na­les re­que­rían un lar­go en­tre­na­mien­to y ar­cos cos­to­sos pa­ra ser efec­ti­vos; por tal mo­ti­vo, no era ha­bi­tual, en­con­trar­los en Eu­ro­pa.

Sin em­bar­go, el ti­ro con ar­co tu­vo un desa­rro­llo im­por­tan­te en Asia y el mun­do is­lá­mi­co. Los ar­que­ros a ca­ba­llo fue­ron una de las prin­ci­pa­les fuer­zas mi­li­ta­res del ejér­ci­to de Geng­his Khan. Mu­chos pue­blos del es­te asiá­ti­co con­ti­nua­ron uti­li­zan­do ar­que­ros has­ta el si­glo XIX, y en las lu­chas in­ter tri­ba­les aún se uti­li­zan ar­co y fle­chas en al­gu­nas zo­nas de Áfri­ca Cen­tral y Amé­ri­ca del Sur.

Des­de el se­gun­do mi­le­nio a.C. has­ta el si­glo XVII, en pue­blos asiá­ti­cos y del me­dio Orien­te se uti­li­za­ron los ar­cos com­pues­tos, de ma­yor po­ten­cia y li­ge­re­za que los ar­cos mo­no­lí­ti­cos, si bien, más frá­gi­les y cos­to­sos de fa­bri­car. Su al­can­ce que­dó es­ti­ma­do en unos tres­cien­tos me­tros, aun­que exis­ten re­fe­ren­cias de al­can­ces ma­yo­res. Di­cen que un so­brino de Geng­his Khan dis­pa­ró a un blanco si­tua­do a unos qui­nien­tos trein­ta y seis me­tros, si bien, los ar­que­ros co­rea­nos es­ta­ban ca­pa­ci­ta­dos pa­ra dis­pa­rar a blan­cos co­lo­ca­dos a seis­cien­tos me­tros de dis­tan­cia.

En el si­glo XI, los nor­man­dos desa­rro­lla­ron un ar­co gran­de, co­no­ci­do co­mo long­bow, que uti­li­za­ron pa­ra de­fen­der­se de los in­gle­ses en la ba­ta­lla de Has­tings, en el 1066 d.C. A par­tir de en­ton­ces, los in­gle­ses adop­ta­ron tam­bién el long­bow co­mo ar­ma prin­ci­pal, re­co­no­cien­do que su mo­de­lo tra­di­cio­nal ha­bía que­da­do ob­so­le­to.

En la par­te norte del con­ti­nen­te ame­ri­cano, los in­dios tam­bién uti­li­za­ron el ar­co y la fle­cha pa­ra ca­zar. Pe­ro el ar­co ca­rac­te­rís­ti­co de es­tos pue­blos era más cor­to y más dé­bil, por lo que el ca­za­dor te­nía que acer­car­se bas­tan­te a la pre­sa pa­ra lo­grar de­rri­bar­la. Al­gu­nas tri­bus in­dias lle­va­ban a ca­bo cam­peo­na­tos de ca­za a lo­mos de un ca­ba­llo, y otros prac­ti­ca­ban es­te de­por­te en la sel­va.

LA FOR­MA­CIÓN DE UN AR­QUE­RO

Exis­ten mu­chos ti­pos más de ar­cos y fle­chas, de lo que se de­du­ce que el pe­rio­do de for­ma­ción de un ar­que­ro me­die­val po­día al­can­zar fá­cil­men­te los ocho años. Cier­to es que mu­chos cam­pe­si­nos sa­bían uti­li­zar el ar­co pa­ra la ca­za, pe­ro no era lo mis­mo ca­zar a un ani­mal que ac­tuar de for­ma con­jun­ta en una for­ma­ción bé­li­ca.

Cuan­do los eu­ro­peos lle­ga­ron al con­ti­nen­te ame­ri­cano lle­va­ron con ellos su co­no­ci­mien­to so­bre la cons­truc­ción de los ar­cos, por lo que con­tri­bu­ye­ron a que en Nor­tea­mé­ri­ca se man­tu­vie­se el in­te­rés por es­ta ar­ma. En 1828 se creó el pri­mer club de ar­que­ros, exac­ta­men­te en

EL TI­RO CON AR­CO TU­VO UN DESA­RRO­LLO IM­POR­TAN­TE EN ASIA Y EL MUN­DO IS­LÁ­MI­CO. LOS AR­QUE­ROS A CA­BA­LLO FUE­RON UNA DE LAS PRIN­CI­PA­LES FUER­ZAS MI­LI­TA­RES DEL EJÉR­CI­TO DE GENG­HIS KHAN.

la ciu­dad de Fi­la­del­fia, bau­ti­zán­do­lo co­mo Uni­ted Bow­men.

Cu­rio­sa­men­te, fue la gue­rra ci­vil de los Es­ta­dos Uni­dos la que im­pul­só el in­te­rés por el ti­ro con ar­co. Cuan­do la gue­rra ter­mi­nó, la Unión prohi­bió a to­dos los sol­da­dos de la Con­fe­de­ra­ción el uso de las ar­mas de fue­go. Por es­ta ra­zón, dos her­ma­nos, Will y Mau­ri­ce Thom­pson, con­vi­vie­ron con los in­dios de Flo­ri­da y apren­die­ron to­das las téc­ni­cas re­la­cio­na­das con es­ta dis­ci­pli­na. Mau­ri­ce es­cri­bió un li­bro, The Wit­chery of Ar­chery, de­ci­si­vo en la di­fu­sión de es­te de­por­te.

En 1879 se creó la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Ar­que­ros, en­car­ga­da de or­ga­ni­zar com­pe­ti­cio­nes a ni­vel na­cio­nal. El en­tu­sias­mo crea­do des­de en­ton­ces hi­zo que en 1939 apa­re­cie­se la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Ti­ro de Ca­za.

Aun­que el va­lor del ar­co co­mo ar­ma de gue­rra de­cli­nó des­pués de la apa­ri­ción de las ar­mas de fue­go, a par­tir del si­glo XVI, el re­to y la di­ver­sión que su­po­ne dis­pa­rar con ar­co ga­ran­ti­zó su exis­ten­cia. Por ejem­plo, En­ri­que VIII pro­mo­vió el ti­ro con ar­co co­mo de­por­te ofi­cial en In­gla­te­rra y en­car­gó a Sir Ch­ris­top­her Mo­rris, en 1537, la crea­ción de una so­cie­dad de ar­que­ros, que se co­no­ce­ría co­mo The Guild of St. Geor­ge (La her­man­dad de San Jor­ge). En 1545, Ro­ger As­cham pu­bli­có su fa­mo­so li­bro To­xop­hi­lus, en el que se re­co­gía to­do el sa­ber re­la­cio­na­do con la ar­que­ría, gra­cias al cual los bri­tá­ni­cos con­si­guie­ron man­te­ner la afi­ción por es­te de­por­te.

Más tar­de, a par­tir del año 1600 pro­li­fe­ra­ron to­do ti­po de so­cie­da­des re­la­cio­na­das con el ti­ro con ar­co. Las com­pe­ti­cio­nes y los tor­neos fue­ron el pri­mer pa­so en la ins­tau­ra­ción del Ti­ro con Ar­co co­mo de­por­te. El tor­neo más an­ti­guo e im­por­tan­te, ce­le­bra­do inin­te­rrum­pi­da­men­te y que aún per­sis­te en la ac­tua­li­dad, tu­vo lu­gar por vez pri­me­ra en Yorks­hi­re, In­gla­te­rra, en 1673, de­no­mi­na­do An­cient Scor­ton Sil­ve­rA­rrow Con­test.

En 1781 se fun­dó la Ro­yal To­xop­hi­li­te So­ciety (en grie­go, to­xon es ar­co, y phi­los, aman­te o ami­go), pa­ra im­pul­sar es­te de­por­te. Con el pa­so del tiem­po, las mu­je­res tam­bién lo aca­ba­ron prac­ti­can­do, y fue en 1787 cuan­do la pri­me­ra re­pre­sen­tan­te fe­me­ni­na en­tró a for­mar par­te de una so­cie­dad de ar­que­ros.

Las com­pe­ti­cio­nes de ti­ro con ar­co se di­vi­den en va­rias ca­te­go­rías: dia­na, re­co­rri­do de bos­que y de cam­po, ca­za y dis­tan­cia de vue­lo. Las prue­bas prin­ci­pa­les de un tor­neo de ti­ro con dia­na se lla­man se­ries o rounds, y el nú­me­ro de fle­chas y las dis­tan­cias al­ter­na­ti­vas es­tán es­ta­ble­ci­dos pre­via­men­te. Los fron­ta­les de las dia­nas se fa­bri­can en pa­pel y se su­je­tan a una es­te­ra de pa­ja u otros ma­te­ria­les. La dia­na es cir­cu­lar y mues­tra una se­rie con­cén­tri­ca de ani­llos al­re­de­dor de un cen­tro só­li­do. Se co­lo­ca a una al­tu­ra de 1’30 me­tros so­bre el sue­lo. De den­tro afue­ra, los co­lo­res de los ani­llos son: ama­ri­llo, ro­jo, azul, ne­gro y blanco. Es­tos aros tie­nen asig­na­dos dis­tin­tos va­lo­res pa­ra las fle­chas que impactan en ellos. La pun­tua­ción os­ci­la en­tre el 10, co­rres­pon­dien­te al ani­llo cen­tral de co­lor ama­ri­llo, has­ta el 1, en la par­te más ex­te­rior, de co­lor blanco.

El ti­ro con ar­co for­mó par­te de unos Jue­gos Olím­pi­cos, por pri­me­ra vez, en París, en 1900, co­mo ho­me­na­je al mí­ti­co guerrero Hér­cu­les, con­si­de­ra­do el pri­mer ar­que­ro de la His­to­ria. Tam­bién for­ma­ron par­te de las dis­ci­pli­nas olím­pi­cas de San Luis (1904) y de In­gla­te­rra (1908). Lue­go se in­te­rrum­pió, has­ta que fue in­clui­do de nue­vo en las Olim­pia­das a par­tir de los Jue­gos de Mú­nich de 1972, tan­to pa­ra hom­bres co­mo pa­ra mu­je­res.

Mo­der­ni­za­do el de­por­te en 1992 pa­ra au­men­tar el in­te­rés, las ti­ra­das olím­pi­cas con­sis­ten en una se­rie o ron­da cla­si­fi­ca­to­ria, una eli­mi­na­to­ria, una fi­nal, una eli­mi­na­to­ria por equi­pos y otra fi­nal por equi­pos. Las prue­bas in­di­vi­dua­les en­glo­ban a 64 ar­que­ros que dis­pa­ran to­dos al mis­mo tiem­po a dia­nas si­tua­das a 70 me­tros de dis­tan­cia. Los ar­que­ros que con­si­guen las me­jo­res pun­tua­cio­nes com­pi­ten por las me­da­llas.

El avan­ce téc­ni­co tam­bién se ha pues­to de ma­ni­fies­to en los di­se­ños de ar­cos y fle­chas, te­nien­do en cuen­ta que al dis­po­ner de nue­vos ma­te­ria­les se ha con­se­gui­do au­men­tar la ca­li­dad del ti­ro y el in­te­rés del pú­bli­co.

En cual­quier ca­so, dos son los acon­te­ci­mien­tos que mar­ca­ron la di­fe­ren­cia. El pri­me­ro co­rrió a car­go de Doug Eas­ton (1946), cuan­do uti­li­zó el alu­mi­nio pa­ra cons­truir las fle­chas. La uni­for­mi­dad y la li­ge­re­za de es­te ma­te­rial me­jo­ra­ron no­ta­ble­men­te los re­sul­ta­dos de los ar­que­ros. El se­gun­do tu­vo lu­gar en 1966, cuan­do H. W. Allen in­ven­tó el ar­co com­pues­to. Es­te ar­co uti­li­za dos po­leas des­cen­tra­das que se co­lo­can en los ex­tre­mos del cuer­po, gra­cias a las cua­les se pue­de re­du­cir la ten­sión de la aper­tu­ra y el pe­so del ar­co. Se han he­cho muy po­pu­la­res en Nor­tea­mé­ri­ca, tan­to en la mo­da­li­dad de ti­ro olím­pi­co co­mo en la ca­za.

En Es­pa­ña, tam­bién es­tá to­man­do un gran au­ge y ya se pue­de afir­mar que los prac­ti­can­tes de es­ta mo­da­li­dad so­bre­pa­san a los de la va­rie­dad tra­di­cio­nal o ar­co re­cur­vo. A día de hoy no es­tá con­tem­pla­da co­mo mo­da­li­dad olímpica, pe­ro no se­ría des­ca­be­lla­do pen­sar que no tar­da­rá mu­cho en ser aco­gi­da den­tro del Or­den Olím­pi­co, de­bi­do al in­ce­san­te nú­me­ro de adep­tos.

FRI­SO DE LOS AR­QUE­ROS. PRO­CE­DEN­TE DEL PA­LA­CIO DE DARÍO I EN SU­SA, AC­TUAL­MEN­TE CON­SER­VA­DO EN EL MU­SEO DE PÉR­GA­MO, BER­LÍN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.