El REICH, a la de­fen­si­va

LA EX­PAN­SIÓN DEL TER­CER REICH PA­RE­CÍA IM­PA­RA­BLE HAS­TA LA EN­TRA­DA DE ES­TA­DOS UNI­DOS EN EL CON­FLIC­TO. ES­TO, SU­MA­DO A LOS NUE­VOS ATEN­TA­DOS A LOS QUE TU­VO QUE HA­CER FREN­TE HITLER, MO­TI­VÓ EL DE­CLI­VE DEL MO­VI­MIEN­TO NA­ZI.

Clio Seleccion - - SUMARIO - POR JA­VIER MAR­TÍ­NEZ-PINNA

CON UNA FE CIE­GA EN LA FOR­TA­LE­ZA DE LA LUFT­WAF­FE DI­RI­GI­DA POR GOERING, HITLER OR­DE­NÓ EL INI­CIO DE UN DEVASTADOR ATA­QUE AÉ­REO con la in­ten­ción de do­ble­gar la ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia del an­ta­ño po­de­ro­so Im­pe­rio bri­tá­ni­co, pe­ro con lo que no con­ta­ron fue con el arro­jo de los jó­ve­nes pi­lo­tos in­gle­ses de la RAF que, con­tra to­do pro­nós­ti­co, lo­gra­ron re­sis­tir e in­fli­gir la pri­me­ra de­rro­ta al ejér­ci­to na­zi. An­te la efec­ti­vi­dad de los avio­nes de ca­za bri­tá­ni­cos (Spir­fi­re) que con­ta­ban con la ven­ta­ja que les pro­por­cio­na­ba la uti­li­za­ción del ra­dar, los ale­ma­nes op­ta­ron por ini­ciar una cam­pa­ña de bom­bar­deos ma­si­vos de las prin­ci­pa­les ciu­da­des bri­tá­ni­cas que que­da­ron de­vas­ta­das. Pa­ra los his­to­ria­do­res ac­tua­les, es­te fue uno de los gran­des erro­res de Hitler, ya que la uti­li­za­ción de los bom­bar­de­ros de la Luft­waf­fe pa­ra ata­car las ciu­da­des per­mi­tió que los ae­ró­dro­mos bri­tá­ni­cos que­da­sen prác­ti­ca­men­te in­tac­tos. El sa­cri­fi­cio de la RAF no fue en vano, pues­to que Hitler or­de­nó sus­pen­der has­ta nue­va or­den el ini­cio de la Ope­ra­ción León Ma­rino.

ES­FUER­ZOS INFRUCTUOSOS

Mien­tras Alemania re­do­bla­ba sus es­fuer­zos por do­ble­gar la re­sis­ten­cia bri­tá­ni­ca, se abrían nue­vos es­ce­na­rios bé­li­cos que obli­ga­ron a los ale­ma­nes a lu­char en va­rios fren­tes. La prin­ci­pal res­pon­sa­ble de es­ta com­ple­ja si­tua­ción fue la Ita­lia de Mus­so­li­ni, cu­yos ejér­ci­tos ro­za­ron el más ab­so­lu­to ri­dícu­lo al ser con­ti­nua­men­te de­rro­ta­dos in­clu­so por ad­ver­sa­rios mu­chos más dé­bi­les que ellos.

En 1940 los ita­lia­nos se lan­za­ron a la con­quis­ta de Egip­to des­de sus ba­ses li­bias, con la in­ten­ción de des­pla­zar a los in­gle­ses (que por aquel en­ton­ces se de­fen­dían co­mo ga­to pan­za arriba con­tra las aco­me­ti­das ale­ma­nas) y así ha­cer­se con el con­trol del ca­nal de Suez y, pos­te­rior­men­te, ac­ce­der al pe­tró­leo del Pró­xi­mo Orien­te. El sue­ño del dic­ta­dor ita­liano du­ró el tiem­po que ne­ce­si­ta­ron los bri­tá­ni­cos pa­ra or­ga­ni­zar un con­tra­ata­que que re­sul­tó de­mo­le­dor pa­ra los ejér­ci­tos del Eje. An­te es­ta si­tua­ción, Hitler or­de­nó al ma­ris­cal Rom­mel po­ner­se al fren­te del Afri­ka Korps pa­ra fre­nar a los bri­tá­ni­cos. Los ita­lia­nos tam­bién se lan­za­ron con­tra los grie­gos des­de Al­ba­nia,

pe­ro nue­va­men­te fue­ron de­rro­ta­dos por un ejér­ci­to muy in­fe­rior, por lo que los ale­ma­nes tu­vie­ron que ve­nir, otra vez, en ayu­da de su po­co fia­ble alia­do. De re­pen­te, Hitler se vio en la ne­ce­si­dad de ocu­par Yu­gos­la­via y Gre­cia, mien­tras que en­tre 1940 y 1941 los go­bier­nos de Hun­gría, Bul­ga­ria y Ru­ma­nía fir­ma­ron pac­tos con el Reich.

Hitler vio lle­ga­do el mo­men­to de ver cum­pli­do su sue­ño de con­quis­tar ese es­pa­cio vi­tal del que tan­to ha­bía ha­bla­do en su Mein Kampf. En 1941 ini­ció la con­quis­ta de la Unión So­vié­ti­ca des­pués de mo­vi­li­zar a más de 3 mi­llo­nes de sol­da­dos ale­ma­nes, en el mar­co de la Ope­ra­ción Barbarroja. Mu­cho se ha ha­bla­do so­bre los mo­ti­vos que em­pu­ja­ron a Hitler a ini­ciar la con­quis­ta del gigante ru­so, pe­ro, en ge­ne­ral, se sue­le ad­mi­tir que en el dic­ta­dor ale­mán pe­só la ur­gen­cia de ha­cer­se con las ma­te­rias pri­mas, al­gu­nas im­pres­cin­di­bles, pa­ra con­ti­nuar la gue­rra (ce­rea­les ru­sos y pe­tró­leo del Cáu­ca­so). El ini­cio de la ope­ra­ción tu­vo unos re­sul­ta­dos es­pe­ran­za­do­res pa­ra los ale­ma­nes, in­clu­so es­pec­ta­cu­la­res, ya que en

EN 1941 HITLER ini­ció la con­quis­ta de la Unión So­vié­ti­ca des­pués de mo­vi­li­zar a más de 3 mi­llo­nes de sol­da­dos ale­ma­nes en el mar­co de la Ope­ra­ción Barbarroja.

po­cos me­ses se lo­gra­ron con­quis­tar gran­des can­ti­da­des de te­rri­to­rio (Es­ta­dos Bál­ti­cos, Bie­lo­rru­sia, Ucra­nia y una bue­na par­te de Ru­sia) y se des­tru­ye­ron mu­chas fuer­zas so­vié­ti­cas, po­bre­men­te equi­pa­das y muy mal di­ri­gi­das de­bi­do a las te­rri­bles pur­gas sta­li­nis­tas que lle­va­ron a la muer­te a la ma­yor par­te de la ofi­cia­li­dad del ejér­ci­to so­vié­ti­co. Pa­ra des­gra­cia del dic­ta­dor ale­mán, la lle­ga­da del in­vierno ru­so, con tem­pe­ra­tu­ras cer­ca­nas a los 50 gra­dos ba­jo ce­ro, uni­do a la fe­roz re­sis­ten­cia de las tro­pas si­be­ria­nas de Zhu­kov y la tác­ti­ca uti­li­za­da de los cam­pos que­ma­dos, hi­zo in­via­ble la con­quis­ta de Mos­cú por par­te de los ale­ma­nes en el año 1941.

LA EN­TRA­DA DE EE.UU.

Mien­tras to­do es­to ocu­rría en el fren­te orien­tal, en Asia tam­bién cam­bio la si­tua­ción. Cuan­do Ja­pón, acu­cia­do por la fal­ta de ma­te­rias pri­mas, se lan­zó a la con­quis­ta de In­do­chi­na, el go­bierno de EE.UU. de­cre­tó el ini­cio de un em­bar­go co­mer­cial con­tra el im­pe­rio del Sol Na­cien­te. An­te di­cha pro­vo­ca­ción, el go­bierno de To­jo res­pon­dió con el ata­que aé­reo so­bre la ba­se na­val ame­ri­ca­na de Pearl Har­bor el día 7 de di­ciem­bre de 1941. El ata­que so­bre la flo­ta del Pa­cí­fi­co pro­vo­có la en­tra­da en la gue­rra de los EE.UU. Po­cos días des­pués, Alemania e Ita­lia hi­cie­ron va­ler su alianza con Ja­pón y de­cla­ra­ron la gue­rra. La rup­tu­ra de las hos­ti­li­da­des por par­te de Hitler con­tra EE.UU. (tal vez ani­ma­do por la vic­to­ria de la po­de­ro­sa flo­ta ni­po­na) le en­fren­tó a los ge­ne­ra­les del Al­to Man­do Ale­mán, ya que, no sin mo­ti­vos, en­ten­die­ron que la vic­to­ria re­sul­ta­ría im­pro­ba­ble si Alemania de­bía en­fren­tar­se con­tra In­gla­te­rra y su gran im­pe­rio co­lo­nial, con­tra la Unión So­vié­ti­ca y su nu­me­ro­so ejér­ci­to y, fi­nal­men­te, con­tra los Es­ta­dos Uni­dos, la gran po­ten­cia in­dus­trial y eco­nó­mi­ca del mun­do.

Apro­ve­chan­do la ini­cial de­bi­li­dad de la flo­ta ame­ri­ca­na el Pa­cí­fi­co, los ja­po­ne­ses lle­va­ron a ca­bo un rá­pi­do pro­ce­so de con­quis­tas du­ran­te el año de 1942 que les lle­vó a con­tro­lar In­do­chi­na, Ma­la­sia, Bir­ma­nia, par­te de Chi­na, Fi­li­pi­nas e in­clu­so a ame­na­zar Aus­tra­lia. El Eje se mos­tra­ba ca­si im­pa­ra­ble, pe­ro a fi­na­les de es­te

EN 1943 Y 1944, cuan­do la es­tre­lla de Hitler co­men­za­ba a apa­gar­se, el dic­ta­dor ale­mán vol­vió a su­frir nue­vos aten­ta­dos pe­ro, co­mo en otras oca­sio­nes, la suer­te se pu­so de su la­do.

año la gue­rra ex­pe­ri­men­tó un gi­ro de­ci­si­vo. Des­de el ve­rano del 1942, el ob­je­ti­vo prin­ci­pal de Hitler era la to­ma de Sta­lin­gra­do, pe­ro cuan­do la ciu­dad ya se en­con­tra­ba prác­ti­ca­men­te en ma­nos de la Wehr­macht se pro­du­jo una con­tra­ofen­si­va ru­sa que lo­gró cer­car a 22 di­vi­sio­nes ale­ma­nas. Nue­va­men­te, un error de Hitler tu­vo con­se­cuen­cias ne­fas­tas pa­ra el ejér­ci­to ale­mán, pues­to que su ob­se­sión por no per­mi­tir una re­ti­ra­da es­tra­té­gi­ca pro­vo­có la captura de to­do el ejér­ci­to de Pau­lus en fe­bre­ro de 1943. En Áfri­ca, Rom­mel se vio fre­na­do tras la ba­ta­lla de El Ala­mein mien­tras ob­ser­va­ba im­po­ten­te el des­em­bar­co de un ejér­ci­to an­glo­ame­ri­cano en los puer­tos de Ma­rrue­cos y Ar­ge­lia.

Des­de ese mo­men­to los ejér­ci­tos ale­ma­nes se pu­sie­ron a la de­fen­si­va, tra­tan­do de evi­tar el avan­ce de los ejér­ci­tos alia­dos que, ca­da vez más, lo­gra­rán pre­sio­nar las fron­te­ras del de­bi­li­ta­do Reich. Si im­por­tan­te fue la de­rro­ta en Sta­lin­gra­do, ma­yo­res con­se­cuen­cias tu­vo la ba­ta­lla de Kursk en la que un ejér­ci­to ale­mán com­pues­to por ca­si un mi­llón de hom­bres, 2.700 tan­ques y 2.000 avio­nes, fue obli­ga­do a re­tro­ce­der an­te el em­pu­je de un ejér­ci­to so­vié­ti­co muy su­pe­rior en nú­me­ro. En es­te mis­mo año de 1943 los alia­dos ini­cia­ron la con­quis­ta de Ita­lia, mien­tras que el año si­guien­te comenzó con el avan­ce im­pa­ra­ble de los so­vié­ti­cos so­bre la Eu­ro­pa del Es­te, y pos­te­rior­men­te con el des­em­bar­co de tro­pas de EE.UU., In­gla­te­rra y Ca­na­dá las pla­yas de Nor­man­día. Mien­tras, en el Le­jano Orien­te los ame­ri­ca­nos po­nían con­tra las cuer­das a los ja­po­ne­ses tras las ba­ta­llas de Mar de Co­ral Mid­way y Gua­dal­ca­nal.

Du­ran­te los años de 1943 y 1944, cuan­do la es­tre­lla de Hitler co­men­za­ba a apa­gar­se, el dic­ta­dor ale­mán vol­vió a su­frir nue­vos aten­ta­dos pe­ro, tal y co­mo ha­bía ocu­rri­do en mu­chas oca­sio­nes an­te­rio­res, la suer­te y una

se­rie de coin­ci­den­cias ca­si inex­pli­ca­bles, se unie­ron pa­ra per­mi­tir que sa­lie­se prác­ti­ca­men­te in­dem­ne de unas situaciones muy com­pro­me­ti­das.

UN NUE­VO ATENTADO

En mar­zo de 1943 el ge­ne­ral Hen­ning von Tresc­kow y el co­man­dan­te Fa­bian von Schla­bren­dorff or­ga­ni­za­ron un plan pa­ra ase­si­nar a Hitler. La idea pa­re­cía per­fec­ta. Mien­tras Hitler vi­si­ta­ba a sus tro­pas en Smo­lensk, los ofi­cia­les en­car­ga­dos de lle­var a ca­bo el nue­vo atentado en­tre­ga­ron a uno de los miem­bros del sé­qui­to que via­ja­ba con Hitler en su avión per­so­nal, un pe­que­ño pa­que­te-bom­ba en don­de su­pues­ta­men­te ha­bía dos bo­te­llas de li­cor que de­bían de ser en­tre­ga­das a un ge­ne­ral de Ber­lín. En reali­dad, el pa­que­te guar­da­ba dos mi­nas ad­he­si­vas que de­be­rían ex­plo­tar mien­tras el avión es­tu­vie­se sur­can­do los cie­los de la Eu­ro­pa Orien­tal. Po­co des­pués de las tres de la tar­de del 13 de mar­zo de 1943, el avión de Hitler des­pe­ga­ba con la bom­ba en su in­te­rior, pe­ro po­co des­pués de las cua­tro de la tar­de lle­gó a su des­tino sin ex­pe­ri­men­tar nin­gún ti­po de in­ci­den­te. ¿Qué ocu­rrió real­men­te pa­ra que Hitler sal­va­se otra vez la vi­da? Al pa­re­cer, el pi­lo­to del avión de­ci­dió ga­nar al­tu­ra pa­ra evi­tar las tur­bu­len­cias pro­vo­ca­das por una tor­men­ta, por lo que la tem­pe­ra­tu­ra des­cen­dió rá­pi­da­men­te en el com­par­ti­men­to don­de se si­tua­ba la bom­ba y con­ge­ló el áci­do que for­ma­ba par­te del me­ca­nis­mo. La for­tu­na, una vez más, qui­so vol­ver a si­tuar­se del la­do de Hitler.

En­tre to­dos los aten­ta­dos que a pun­to es­tu­vie­ron de cos­tar­le la vi­da, el que más cer­ca es­tu­vo de al­can­zar su ob­je­ti­vo fi­nal fue el de julio de 1944. Por aquel en­ton­ces el Ter­cer Reich se des­mo­ro­na­ba al ser in­ca­paz de ha­cer fren­te a la pre­sión que se ejer­cía so­bre sus fron­te­ras. En el Ejér­ci­to ale­mán, los más rea­lis­tas sa­bían que la de­rro­ta ya era al­go inevi­ta­ble, por lo que al­gu­nos ofi­cia­les con­ci­bie­ron un plan pa­ra ter­mi­nar con Hitler y po­ner fin a la gue­rra. El 20 de julio un jo­ven co­ro­nel lla­ma­do Claus von Stauf­fen­berg aten­tó con­tra Hitler mien­tras es­te se en­con­tra­ba reuni­do en la Gua­ri­da del Lo­bo, con la in­ten­ción de aca­bar con su vi­da y po­ner en mar­cha la Ope­ra­ción Valkiria, un plan ope­ra­ti­vo de las re­ser­vas del ejér­ci­to que se de­be­ría po­ner en prác­ti­ca en ca­so de dis­tur­bios ci­vi­les o de una su­ble­va­ción de los mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res de las fá­bri­cas ale­ma­nas, pe­ro en es­te ca­so pa­ra des­ca­be­zar al Ter­cer Reich y per­mi­tir el es­ta­ble­ci­mien­to de con­ver­sa­cio­nes de paz con los alia­dos.

El fra­ca­so de Stauf­fen­berg fue se­gui­do por una im­pla­ca­ble re­pre­sión. Unos cin­co mil sos­pe­cho­sos fue­ron de­te­ni­dos, en­tre ellas las fa­mi­lias com­ple­tas de los prin­ci­pa­les im­pli­ca­dos. Al­gu­nos fue­ron tor­tu­ra­dos y so­me­ti­dos a rá­pi­dos jui­cios es­pec­tácu­lo, ce­le­bra­dos a par­tir del 7 de agos­to. Tras los jui­cios fue­ron con­de­na­dos a muer­te unos dos­cien­tos acu­sa­dos, por lo que el prin­ci­pal mo­vi­mien­to de re­sis­ten­cia fue des­trui­do. La lis­ta de per­so­na­jes que ca­ye­ron es ex­ten­sa y se pue­de ci­tar, al mar­gen de Claus von Stauf­fen­berg, a Wil­hem Ca­na­ris, Frie­drich Fromm y Er­win Rom­mel. Se de­bía de de­rra­mar más san­gre an­tes de que el Reich fue­se de­fi­ni­ti­va­men­te de­rro­ta­do.

EN­TRE TO­DOS LOS ATEN­TA­DOS que a pun­to es­tu­vie­ron de cos­tar­le la vi­da, el que más cer­ca es­tu­vo de al­can­zar su ob­je­ti­vo fi­nal fue el de julio de 1944.

JUN­TO A ES­TAS LÍ­NEAS, PRISIONERAS SO­VIÉ­TI­COS DE LA OPE­RA­CIÓN BARBARROJA (DE­RE­CHA).

JUN­TO A ES­TAS LÍ­NEAS, IMA­GEN DE LA BA­TA­LLA DE KURSK. ABA­JO, EL DES­EM­BAR­CO DE NOR­MAN­DÍA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.