La RE­LI­GIÓN de HITLER. Lu­cha con­tra el CRIS­TIA­NIS­MO

EL ES­TU­DIO DE LA RE­LA­CIÓN EN­TRE EL NA­ZIS­MO Y EL MUN­DO DE LAS CREEN­CIAS RE­LI­GIO­SAS HA GE­NE­RA­DO UN AU­TÉN­TI­CO DE­BA­TE EN EL QUE SE HAN VERTIDO RÍOS DE TIN­TA PA­RA TRA­TAR DE COM­PREN­DER EL PA­PEL DESEM­PE­ÑA­DO, POR LO TRAS­CEN­DEN­TAL EN LA GÉNESIS DE LA IDEO­LO­GÍA QUE

Clio Seleccion - - SUMARIO - POR JA­VIER MAR­TÍ­NEZ-PINNA

HITLER bus­có una nue­va iden­ti­dad re­li­gio­sa, en la que él fue­se el pro­ta­go­nis­ta y que es­tu­vie­ra ba­sa­da en prin­ci­pios vio­len­tos pa­ra ase­gu­rar la su­per­vi­ven­cia de una su­pues­ta ra­za su­pe­rior.

CO­MO EN OTROS ÁM­BI­TOS DE LA PO­LÍ­TI­CA NACIONALSOCIALISTA, LA RE­LA­CIÓN CON EL HE­CHO RE­LI­GIO­SO, ES­PE­CIAL­MEN­TE CON EL CRIS­TIA­NIS­MO, ES­TÁ CARACTERIZADA POR EL OPORTUNISMO, LA UTI­LI­ZA­CIÓN Y MANIPULACIÓN DE ES­TAS CREEN­CIAS CON UNA FI­NA­LI­DAD EVI­DEN­TE­MEN­TE PROPAGANDÍSTICA, Y CO­MO UNA HE­RRA­MIEN­TA MÁS PA­RA GA­NAR­SE EL AFEC­TO DEL PUE­BLO ALE­MÁN. Aun­que no po­de­mos caer en el error de in­ter­pre­tar el na­zis­mo co­mo un he­cho for­tui­to y sin unos fac­to­res determinantes que ex­pli­quen su apa­ri­ción, bien es cier­to que en lo que se re­fie­re al mun­do de la re­li­gión, jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal el con­jun­to de creen­cias per­so­na­les de Adolf Hitler, el cual ha si­do con­si­de­ra­do por al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res co­mo un fiel cre­yen­te, co­mo un ateo se­gún otros, un se­gui­dor de las an­ti­guas re­li­gio­nes pa­ga­nas e in­clu­so co­mo un apa­sio­na­do ocul­tis­ta. PER­SO­NA­LI­DAD IMPENETRABLE En el ca­so del dic­ta­dor ale­mán de­be­mos re­cor­dar que su ex­tra­or­di­na­rio ca­ris­ma, con el que fue ca­paz de ga­nar­se las sim­pa­tías de las ma­sas a pe­sar de su ex­tra­ña per­so­na­li­dad, se ge­ne­ra a par­tir del ha­lo de im­pe­ne­tra­bi­li­dad del que siem­pre hi­zo ga­la, es­pe­cial­men­te en lo que se re­fie­re a su mun­do in­te­rior.

El de­sa­rro­llo de es­tas creen­cias re­li­gio­sas es­tu­vo mar­ca­do por las cir­cuns­tan­cias que le ro­dea­ron en vi­da, en es­pe­cial du­ran­te su juventud. Se­gún al­gu­nos psi­coa­na­lis­tas, co­mo Arno Gruen, la per­so­na­li­dad de Hitler fue ma­du­ran­do en un con­tex­to muy ne­ga­ti­vo de­bi­do al com­por­ta­mien­to vio­len­to de su pa­dre, mien­tras que su ma­dre le ha­bría en­dio­sa­do por la muer­te de sus tres her­ma­nos ma­yo­res, ge­ne­ran­do una si­tua­ción de ex­tre­ma ten­sión que fue de­ter­mi­nan­te du­ran­te el res­to de su exis­ten­cia, al ha­ber desa­rro­lla­do du­ran­te su más tier­na in­fan­cia una se­rie de con­flic­tos in­ter­nos que tra­tó de evi­tar alie­nán­do­se de sí mis­mo y de sus ne­ce­si­da­des. Es­te va­cío in­te­rior ha­bría si­do re­lle­na­do por

to­do ti­po de fan­ta­sías y po­ses su­per­pues­tas, de ahí su po­si­ble pa­sión por el mun­do de lo irra­cio­nal y su fal­ta de re­mor­di­mien­tos an­te la vio­len­cia ge­ne­ra­da por sus de­ci­sio­nes per­so­na­les. En es­te sen­ti­do, la bús­que­da de una nue­va iden­ti­dad re­li­gio­sa, en la que él fue­se el pro­ta­go­nis­ta ba­sa­da en prin­ci­pios vio­len­tos pa­ra ase­gu­rar la su­per­vi­ven­cia de una su­pues­ta ra­za su­pe­rior, no se­ría más que el re­sul­ta­do es­pe­ra­do de unas cir­cuns­tan­cias per­so­na­les que, por des­gra­cia, aca­ba­ron afec­tan­do a mi­llo­nes de per­so­nas.

Otro de los ras­gos de la per­so­na­li­dad de Hitler fue su ten­den­cia a las con­tra­dic­cio­nes per­so­na­les, ya que, co­mo Führer, nun­ca du­dó en lle­var has­ta la muer­te a cien­tos de mi­les de sol­da­dos, tal y co­mo se re­fle­ja en su de­ci­sión de per­mi­tir el ani­qui­la­mien­to del 6º Ejér­ci­to ale­mán en Sta­lin­gra­do o la des­truc­ción de la ciu­dad de Ber­lín, y de mi­les de sus ha­bi­tan­tes, an­tes de fir­mar un ar­mis­ti­cio pa­ra po­ner fin a una gue­rra que ya es­ta­ba per­di­da.

CON­TRA­DIC­CIO­NES

De igual for­ma, fren­te a su in­sen­si­bi­li­dad y fal­ta de es­crú­pu­los a la ho­ra de des­ha­cer­se de los que él con­si­de­ra­ba enemi­gos, Hitler sor­pren­dió a sus co­la­bo­ra­do­res por su sin­ce­ro eco­lo­gis­mo, tan­to que se con­vir­tió en un au­tén­ti­co pre­cur­sor del mo­vi­mien­to al pro­mul­gar le­yes (úni­cas en to­da Eu­ro­pa) que pe­na­ban el mal­tra­to ani­mal.

Pues bien, to­do es­te ti­po de con­tra­dic­cio­nes son igual­men­te

vi­si­bles a la ho­ra de es­tu­diar su po­si­cio­na­mien­to re­li­gio­so y su re­la­ción con lo tras­cen­den­tal. No po­de­mos de­jar de la­do el in­te­rés que pa­ra Hitler tu­vo el es­tu­dio de las an­ti­guas sa­gas y los mi­tos de las re­li­gio­nes pa­ga­nas de ti­po ger­má­ni­co, opues­tas al ju­deo­cris­tia­nis­mo, co­mo un ele­men­to pa­ra re­sal­tar las vir­tu­des de la ra­za aria pe­ro aun así (y en es­te sen­ti­do vol­ve­mos a ob­ser­var un com­por­ta­mien­to con­tra­dic­to­rio del dic­ta­dor) no se ol­vi­da del sus­tra­to re­li­gio­so ju­deo­cris­tiano pre­sen­te en la his­to­ria ale­ma­na, al­go de­ter­mi­nan­te pa­ra en­ten­der el de- sa­rro­llo del na­zis­mo eso­té­ri­co e in­clu­so la pos­te­rior bús­que­da de al­gu­nas re­li­quias im­por­tan­tes tan­to del An­ti­guo co­mo del Nue­vo Tes­ta­men­to.

La in­de­fi­ni­ción ideo­ló­gi­ca del na­zis­mo, más allá de sus re­co­no­ci­das fo­bias, se tra­du­ce en nue­vas ac­ti­tu­des y re­fe­ren­cias con­tra­dic­to­rias del Führer en lo que se re­fie­re a la re­li­gión. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, los his­to­ria­do­res se han pues­to de acuer­do a la ho­ra de re­sal­tar la vi­sión hos­til de Hitler ha­cia las re­li­gio­nes ma­yo­ri­ta­rias ale­ma­nas, per­sis­tien­do el de­ba­te so­bre su in­te­rés por sus­ti­tuir­las por un nue­vo sis­te­ma de creen­cias ba­sa­das en la ideo­lo­gía na­zi (tal y co­mo pre­ten­die­ron sus más ín­ti­mos y es­tre­chos co­la­bo­ra­do­res).

Los he­chos bio­grá­fi­cos de es­te ex­tra­va­gan­te per­so­na­je apun­tan en es­ta mis­ma di­rec­ción, ya que, a pe­sar de ha­ber si­do cria­do por una ma­dre ca­tó­li­ca, su pa­dre pa­re­ce que le in­cul­có su te­rri­ble an­ti­cle­ri­ca­lis­mo. Ade­más, tal y co­mo re­co­no­cen la ma­yor par­te

HITLER sin­tió un pro­fun­do in­te­rés por el es­tu­dio de las an­ti­guas sa­gas y los mi­tos de las re­li­gio­nes pa­ga­nas de ti­po ger­má­ni­co, opues­tas al ju­deo­cris­tia­nis­mo.

de los que con­vi­vie­ron en al­gún mo­men­to de­ter­mi­na­do de sus vi­das con Hitler, es­te em­pe­zó des­de muy jo­ven a sen­tir­se atraí­do por el mun­do de los mi­tos y las sa­gas ger­má­ni­cas, al igual que por la as­tro­lo­gía, el yo­ga y el mis­ti­cis­mo me­die­val, por lo que de­jó de acu­dir a mi­sa y par­ti­ci­par en los sa­cra­men­tos ca­tó­li­cos. En Mein Kampf,

ya plan­tea­ba la exis­ten­cia de una di­vi­ni­dad adap­ta­da a su in­ter­pre­ta­ción de la reali­dad y de una ra­za aria he­cha a ima­gen y se­me­jan­za de es­te dios.

Tal y co­mo lle­gó a re­co­no­cer su ami­go Al­bert Speer, Hitler so­lía per­sua­dir a sus co­la­bo­ra­do­res pa­ra que re­cha­za­sen las en­se­ñan­zas de la re­li­gión ca­tó­li­ca y pro­tes­tan­te, aun­que, por otra par­te, siem­pre se mos­tró rea­cio a ha­blar en pú­bli­co con­tra el cris­tia­nis­mo en to­das sus ver­tien­tes pa­ra evi­tar el re­cha­zo de una bue­na par­te de la so­cie­dad ale­ma­na. Asi­mis­mo, se ex­pre­sa­ba Allan Bu­llock

cuan­do afir­mó que el Führer des­pre­cia­ba la re­li­gión de su in­fan­cia. Por su par­te, el his­to­ria­dor ju­dío Da­vid G. Da­lin se­ña­ló que Hitler no so­lo ha­bría aban­do­na­do su fe, sino que tam­bién ha­bría desa­rro­lla­do una fo­bia ha­cia to­do lo re­la­cio­na­do con el cris­tia­nis­mo por con­si­de­rar­lo in­com­pa­ti­ble con la idea de su­pre­ma­cía ra­cial por par­te de los arios y sus po­si­cio­na-

mien­tos dar­wi­nis­tas. Sien­do así, no es de ex­tra­ñar que des­de el as­cen­so al po­der, Hitler tra­ta­se de pur­gar la nue­va re­li­gión de to­dos los ele­men­tos cris­tia­nos.

LOS MANDAMIENTOS DEL NA­ZIS­MO A par­tir de 1936, obli­gó a los ale­ma­nes que desea­sen con­traer ma­tri­mo­nio a ha­cer­lo fren­te a una co­pia del Mein Kampf. El si­guien­te pa­so, se­gún Dou­glas Mi­ller, fue la prohi­bi­ción de los ma­tri­mo­nios en las igle­sias y la de prac­ti­car el bau­tis­mo. Al­gu­nas fes­ti­vi­da­des re­li­gio­sas, co­mo la Na­vi­dad, que­da­ron con­ve­nien­te­men­te des­po­ja­das, muy pro­gre­si­va­men­te, de sím­bo­los cris­tia­nos en fa­vor de otros de tra­di­ción ger­ma­na y so­lar, mien­tras que el nue­vo sím­bo­lo de la "re­li­gión na­zi" pa­só a ser la om­ni­pre­sen­te esvástica.

A Hitler le de­be­mos con­si­de­rar, des­de el pun­to de vis­ta re­li­gio­so, co­mo un ser prag­má­ti­co, que so­lo en­tien­de lo so­bre­na­tu­ral co­mo un ele­men­to pa­ra al­can­zar fi­nes po­lí­ti­cos, to­do lo con­tra­rio que los más in­flu­yen­tes je­rar­cas del na­zis­mo (Himm­ler, Ro­sen­berg, Goeb­bles o Bor­mann), que siem­pre se ex­pre­sa­ron fa­vo­ra­bles a la im­plan­ta­ción del neo­pa­ga­nis­mo de cor­te na­cio­na­lis­ta germano, re­cha­zan­do al cris­tia­nis­mo co­mo una de­ge­ne­ra­ción de la re­li­gión de los ju­díos. A ini­cia­ti­va de ellos, se ini­cia­rán los ata­ques con­tra pro­tes­tan­tes y ca­tó­li­cos, lo que pro­vo­có una reac­ción de de­fen­sa en­tre las je­rar­quías ecle­siás­ti­cas, es­pe­cial­men­te la ca­tó­li­ca. En­tre es­tos úl­ti­mos, hu­bo mu­chos obis­pos y sa­cer­do­tes que in­ten­ta­ron con­tem­po­ri­zar con el ré­gi­men na­zi pa­ra evi­tar el en­sa­ña­mien­to con­tra los cris­tia­nos, pe­ro es­to no evi­tó que en 1932, an­tes del ac­ce­so al po­der de Hitler, to­das y ca­da una de las dió­ce­sis ca­tó­li­cas ale­ma­nas de­cla­ra­sen que la per­te­nen­cia al par­ti­do na­zi era in­com­pa­ti­ble con la fe cris­tia­na.

De es­ta for­ma, fren­te a los pre­ten­den re­la­cio­nar el as­cen­so del Par­ti­do Nacionalsocialista con un pre­ten­di­do apo­yo por par­te de las Igle­sias pro­tes­tan­te y ca­tó­li­ca, re­sul­ta re­ve­la­do­ra la en­cí­cli­ca Con ar­dien­te preo­cu­pa­ción, fir­ma­da por el pa­pa Pío XI el 14 de mar­zo de 1937, en la que se acu­sa al Go­bierno de Hitler de "sem­brar la ci­za­ña de la sos­pe­cha, la dis­cor­dia, el odio, la ca­lum­nia y la abier­ta

A HITLER de­be­mos con­si­de­rar­lo co­mo un ser prag­má­ti­co, que so­lo en­tien­de la re­li­gión y lo so­bre­na­tu­ral co­mo un ele­men­to pa­ra al­can­zar fi­nes po­lí­ti­cos, al con­tra­rio que al­gu­nos de los je­rar­cas del na­zis­mo, co­mo Himm­ler.

hos­ti­li­dad fun­da­men­tal en con­tra de Cris­to y de su Igle­sia".

En es­ta mis­ma en­cí­cli­ca, el Pa­pa ad­ver­tía que "to­do el que to­me la ra­za o el pue­blo, o el Es­ta­do, o los re­pre­sen­tan­tes del po­der es­ta­tal… y los di­vi­ni­ce con cul­to ido­lá­tri­co, per­vier­te y fal­si­fi­ca el or­den crea­do por Dios". Re­sul­ta tre­men­da­men­te in­tere­san­te, por lo que he­mos leí­do, el co­no­ci­mien­to de las al­tas je­rar­quías ecle­siás­ti­cas de la exis­ten­cia de es­tas prác­ti­cas ocul­tis­tas y pseu­do­rre­li­gio­sas aso­cia­das a las teo­rías ra­cia­les pues­tas en prác­ti­ca por los más pres­ti­gio­sos je­rar­cas del par­ti­do na­zi. Se­gún Leo Stein, Hitler y sus co­la­bo­ra­do­res siem­pre fue­ron cons­cien­tes de la ne­ce­si­dad de con­tro­lar las ba­ses ideológicas y re­li­gio­sas de

la so­cie­dad ale­ma­na, por eso, in­ten­ta­ron in­fil­trar el na­zis­mo en las pa­rro­quias y ca­te­dra­les cris­tia­nas con la fi­na­li­dad de lle­var a ca­bo un pro­ce­so de na­zi­fi­ca­ción. Es­to lle­vó, in­clu­so, a con­tro­lar al­gu­nas ins­ti­tu­cio­nes, con la in­ten­ción ló­gi­ca de po­ten­ciar la nue­va re­li­gión caracterizada por un pro­ce­so de sin­cre­tis­mo de re­li­gio­nes mo­no­teís­tas con las an­ti­guas creen­cias pa­ga­nas de na­tu­ra­le­za ger­má­ni­ca.

CON LA IGLE­SIA HE­MOS TO­PA­DO Por si pu­die­se que­dar al­gún ti­po de du­da, bas­te re­cor­dar que el epis­co­pa­do ale­mán ter­mi­nó prohi­bien­do a los ca­tó­li­cos afi­liar­se al par­ti­do na­zi, al igual que se prohí­be a las agrupaciones del ré­gi­men par­ti­ci­par en ac­tos re­li­gio­sos y pro­ce­sio­nes cris­tia­nas. Himm­ler, el hom­bre más im­por­tan­te de la Alemania na­zi des­pués del Führer, tam­bién tu­vo opor­tu­ni­dad de pro­nun­ciar­se con­tra el cris­tia­nis­mo. Pa­ra él, uno de los gran­des ob­je­ti­vos de las SS era ac­tuar de van­guar­dia en la lu­cha con­tra el cris­tia­nis­mo. El bió­gra­fo de Himm­ler, Pe­ter Lon­ge­rich, sos­tie­ne que es­te se opo­nía con vehe­men­cia al prin­ci­pio de pie­dad cris­tia­na, por con­si­de­rar­lo un au­tén­ti­co pe­li­gro en su in­ten­to de eli­mi­nar a los que él con­si­de­ra­ba sub­hu­ma­nos. En 1937, lle­gó a de­cla­rar: "Vi­vi­mos en la épo­ca del úl­ti­mo con­flic­to con el cris­tia­nis­mo. For­ma par­te de los de­be­res de la SS dar al pue­blo ale­mán du­ran­te el pró­xi­mo me­dio si­glo las ba­ses ideológicas no cris­tia­nas so­bre las cua­les di­ri­gir y dar for­ma a sus vi­das. Es­ta ta­rea no con­sis­te so­lo en la su­pera­ción de un opo­nen­te ideo­ló­gi­co, sino un pro­ce­so que de­be ir acom­pa­ña­do en ca­da pa­so por un im­pul­so po­si­ti­vo; en es­te ca­so, sig­ni­fi­ca la re­cons­truc­ción de la he­ren­cia ale­ma­na en el más am­plio y com­ple­to sen­ti­do".

Mu­cho más tar­de, en el año 2000, la voz de las prin­ci­pa­les víc­ti­mas del te­rror na­zi se es­cu­chó con fuerza, cuan­do 220 ra­bi­nos e in­te­lec­tua­les ju­díos fir­ma­ron el do­cu­men­to Da­bru Emet, en cu­yo pun­to 5 se leen las si­guien­tes pa­la­bras: "El na­zis­mo no fue un fe­nó­meno cris­tiano… Si el ex­ter­mi­nio na­zi de los ju­díos se hu­bie­ra ter­mi­na­do de con­su­mir, su fu­ria ase­si­na se ha­bría vuel­to más di­rec­ta­men­te con­tra los cris­tia­nos. Re­co­no­ce­mos con gra­ti­tud a esos cris­tia­nos que arries­ga­ron o sa­cri­fi­ca­ron sus vi­das pa­ra sal­var ju­díos du­ran­te el ré­gi­men na­zi".

PA­RA HIMM­LER uno de los gran­des ob­je­ti­vos de las SS era ac­tuar de van­guar­dia en la lu­cha con­tra el cris­tia­nis­mo y sus creen­cias. Que­ría im­po­ner el cre­do del na­zis­mo.

UNA DELAS GRAN­DES CON­TRA­DIC­CIO­NES DE HITLER FUE SU RES­PE­TO POR LA NA­TU­RA­LE­ZA Y LOS ANI­MA­LES.

LA ESVÁSTICA SE CON­VIR­TIÓ EN EL SÍM­BO­LO DE LA RE­LI­GIÓN NA­ZI.

HIMM­LER (A LA DE­RE­CHA) SE CON­VIR­TIÓ EN UNO DE LOS GRAN­DES IDEÓ­LO­GOS DE LA RE­LI­GIÓN NA­ZI.

EL NA­ZIS­MO QUI­SO BO­RRAR LA HUELLA CRIS­TIA­NA DE AL­GU­NAS CE­LE­BRA­CIO­NES, CO­MO LA NA­VI­DAD.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.