Es­ta­do NACIONALSOCIALISTA. La EU­RO­PA de ENTREGUERRAS

El as­cen­so de los to­ta­li­ta­ris­mos en la Eu­ro­pa de entreguerras

Clio Seleccion - - SUMARIO - POR JA­VIER MAR­TÍ­NEZ-PINNA

DES­PUÉS DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL LA DE­MO­CRA­CIA PA­RE­CÍA HA­BER­SE IM­PUES­TO EN CA­SI TO­DOS LOS ES­TA­DOS EU­RO­PEOS, con la ex­cep­ción de los regímenes co­mu­nis­tas de Hun­gría y la Unión So­vié­ti­ca. A pe­sar del apa­ren­te triun­fo del par­la­men­ta­ris­mo, muy pron­to los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y so­cia­les pro­vo­ca­ron una cri­sis de los sis­te­mas de­mo­crá­ti­cos tra­di­cio­na­les has­ta tal pun­to que en 1939 los regímenes to­ta­li­ta­rios ya eran pre­do­mi­nan­tes en el vie­jo con­ti­nen­te.

La des­es­ta­bi­li­za­ción fue re­sul­ta­do del im­pac­to de la Re­vo­lu­ción Bol­che­vi­que de 1917 que fa­vo­re­ció la apa­ri­ción de mo­vi­mien­tos re­vo­lu­cio­na­rios de iz­quier­das en unos paí­ses que es­ta­ban to­tal­men­te de­vas­ta­dos tras la Gran Gue­rra, y tam­bién por el de­sa­rro­llo de nue­vos par­ti­dos de de­re­chas con ten­den­cias au­to­ri­ta­rias.

HITLER Y STALIN

Los par­ti­dos fas­cis­tas y los regímenes to­ta­li­ta­rios co­mu­nis­tas com­par­tían, se­gún C. J. Frie­drich, una se­rie de ca­rac­te­res co­mu­nes: la im­po­si­ción de una ideo­lo­gía ofi­cial que cu­bría to­dos los as­pec­tos de la vi­da hu­ma­na, la crea­ción de un sis­te­ma de par­ti­do úni­co con­tro­la­do por un dic­ta­dor, el con­trol po­li­cia­co y la con­cen­tra­ción de to­dos los me­dios de pro­pa­gan­da, de la edu­ca­ción y el con­trol cen­tral y di­rec­ción de to­da la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca.

Pa­ra Hans Kohn, "en Ru­sia y en Alemania –y don­de­quie­ra que pe­ne­tró el to­ta­li­ta­ris­mo– los hom­bres eran im­pul­sa­dos por una fe fa­ná­ti­ca, por una cer­te­za ab­so­lu­ta y cie­ga que re­cha­za­ba la

¿CÓ­MO LLE­GÓ HITLER AL PO­DER? ¿QUÉ CIR­CUNS­TAN­CIAS SE DIE­RON EN EU­RO­PA PA­RA QUE TRIUNFARAN LOS RÉGIMENES TO­TA­LI­TA­RIOS? ES­TAS SON LAS CLA­VES DEL INI­CIO DE LA SE­GUN­DA GUE­RRA MUN­DIAL.

UNO DE LOS ELE­MEN­TOS que más po­lé­mi­ca ha ge­ne­ra­do es el es­tu­dio de la re­pre­sión po­lí­ti­ca y los ase­si­na­tos en ma­sa co­me­ti­dos tan­to por el na­zis­mo co­mo por el sta­li­nis­mo.

ac­ti­tud crí­ti­ca del hom­bre mo­derno. El to­ta­li­ta­ris­mo en Ru­sia y Alemania rom­pió los di­ques de la ci­vi­li­za­ción que el si­glo XIX ha­bía creí­do que eran du­ra­de­ros". La ci­ta del his­to­ria­dor y fi­ló­so­fo de ori­gen che­co nos sir­ve pa­ra iden­ti­fi­car las dos dic­ta­du­ras más de­vas­ta­do­ras del si­glo XX, a cu­yo fren­te se si­tua­ron dos per­so­na­jes cu­yo go­bierno se tra­du­jo en la ma­sa­cre in­mi­se­ri­cor­de de mi­llo­nes de in­di­vi­duos.

In­du­da­ble­men­te, uno de los ele­men­tos que más po­lé­mi­ca ha ge­ne­ra­do es el es­tu­dio de la re­pre­sión po­lí­ti­ca y los ase­si­na­tos en ma­sa co­me­ti­dos tan­to por el na­zis­mo co­mo por el sta­li­nis­mo, por ha­ber­se plan­tea­do, en mu­chas oca­sio­nes, co­mo una for­ma de es­ta­ble­cer, por mo­ti­vos pu­ra­men­te ideo­ló­gi­cos, cuál de ellos fue más san­gui­na­rio (y eso sin te­ner en cuen­ta la exis­ten­cia de pseu­do­his­to­ria­do­res que in­clu­so han lle­ga­do a ne­gar, e in­clu­so jus­ti­fi­car, las atro­ci­da­des de uno de es­tos dos sis­te­mas). Pa­ra Overy, "des­de el pun­to de vis­ta in­te­lec­tual, es­ta com­pa­ra­ción es tan es­té­ril co­mo el an­te­rior in­ten­to de me­ter a to­dos los dic­ta­do­res en el mis­mo sa­co del to­ta­li­ta­ris­mo, sin ha­cer di­fe­ren­cias. Na­die po­ne en du­da los ho­rro­res que ha­bía en el cen­tro de las dos dic­ta­du­ras, pe­ro de na­da sir­ve com­pa­rar la vio­len­cia y la cri­mi­na­li­dad de los dos regímenes con el fin, sen­ci­lla­men­te, de ha­cer que pa­rez­can más se­me­jan­tes en­tre sí; ni tra­tar de des­cu­brir, me­dian­te la re­cons­truc­ción es­ta­dís­ti­ca, cuál fue más cri­mi­nal. La ta­rea del his­to­ria­dor no con­sis­te en de­mos­trar cuál de los dos hom­bres era más mal­va­do o es­ta­ba más des­qui­cia­do, sino en in­ten­tar com­pren­der los pro­ce­sos his­tó­ri­cos y es­ta­dos de áni­mo que em­pu­ja­ron a am­bas dic­ta­du­ras a ase­si­nar a es­ca­la tan co­lo­sal".

EX­TRE­MIS­MO IDEO­LÓ­GI­CO Es ne­ce­sa­rio, pues, re­co­no­cer las con­ver­gen­cias que unen a los regímenes to­ta­li­ta­rios de los años de entreguerras (en­tre ellos el na­zis­mo y el sta­li­nis­mo) pa­ra com­pren­der los mo­ti­vos por los que lo­gra­ron im­po­ner­se en ca­da uno de sus es­ta­dos. Hitler y Stalin apa­re­cie­ron en un mo­men­to his­tó­ri­co con­cre­to yam­bos re­pre­sen­tan la idea des uper per­so­na­li­dad, cu­yo ori­gen lo vis­lum­bra­mos en la obra de Nietzs­che.

Am­bos com­par­ten la idea de la re­pre­sión to­tal de la opo­si­ción pa­ra ha­cer in­dis­cu­ti­ble su au­to­ri­dad, el con­trol de to­da la pro­duc­ción cul­tu­ral y de los me­dios de pro­pa­gan­da o el in­te­rés por la cons­truc­ción de una uto­pía so­cial so­bre una mon­ta­ña de ca­dá­ve­res. Tan­to en Alemania co­mo en Ru­sia, al igual que en otros paí­ses de la Eu­ro­pa cen­tral, bal­cá­ni­ca y me­di­te­rrá­nea, la dic­ta­du­ra no la edi­fi­có un so­lo hom­bre, ya que es­ta so­lo pu­do flo­re­cer gra­cias a la com­pli­ci­dad de am­plios gru­pos so­cia­les en un mo­men­to en el que eclo­sio­na el ex­tre­mis­mo ideo­ló­gi­co co­mo con­se­cuen­cia de los gra­ves pro­ble­mas pro­vo­ca­dos por la gue­rra y la de­pre­sión eco­nó­mi­ca. El ex­tre­mis­mo ideo­ló­gi­co (es­to es al­go que en nues­tros días de­be­ría­mos te­ner muy en cuen­ta) alen­tó la uti­li­za­ción de so­lu­cio­nes vio­len­tas pa­ra im­po­ner un mo­de­lo de es­ta­do en con­tra de una par­te im­por­tan­te de una po­bla­ción a la que se per­si­gue por no acep­tar la ideo­lo­gía del gru­po opre­sor.

LA DIC­TA­DU­RA DE STALIN En cuan­to a la dic­ta­du­ra de Stalin, nos en­con­tra­mos que en la Unión So­vié­ti­ca a par­tir de 1924 los má­xi­mos di­ri­gen­tes co­mu­nis­tas ini­cia­ron una cruen­ta lu­cha por ha­cer­se con el po­der tras la muer­te de Le­nin. En es­ta con­fron­ta­ción des­ta­ca­ron dos de los lí­de­res más res- pe­ta­dos del par­ti­do co­mu­nis­ta. Trotsky ya ha­bía demostrado su enor­me ca­pa­ci­dad po­lí­ti­ca con la or­ga­ni­za­ción de la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre y del Ejér­ci­to Ro­jo, mien­tras que Stalin con­tro­la­ba los re­sor­tes del par­ti­do en 1924 al ocu­par el car­go de se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PCUS (Par­ti­do Co­mu­nis­ta de la Unión So­vié­ti­ca). Ade­más, es­te úl­ti­mo con­ta­ba con el apo­yo de la vie­ja guar­dia bol­che­vi­que, en­tre otros de Ka­me­nev, Zi­no­viev y Bu­ja­rin, por lo que al fi­nal lo­gró apar­tar a Trotsky (ase­si­na­do por unos agen­tes al ser­vi­cio del dic­ta­dor so­vié­ti­co en 1940) e im­po­ner sus con­cep­cio­nes po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas. En 1929 Stalin ya ha­bía eli­mi­na­do a to­dos los po­si­bles com­pe­ti­do­res en la di­rec­ción del PCUS y te­nía las ma­nos li­bres pa­ra im­po­ner una te­rri­ble dic­ta­du­ra totalitaria ba­sa­da en el te­rror. Es­ta dic­ta­du­ra se ca­rac­te­ri­zó por el cul­to a la per­so­na­li­dad del lí­der y por el ini­cio de una te­rri­ble re­pre­sión que lle­vó a la eli­mi­na­ción de to­da la opo­si­ción po­lí­ti­ca den­tro del par­ti­do úni­co.

En 1934, Stalin creó la NKVD, una po­li­cía po­lí­ti­ca en­car­ga­da de lle­var a ca­bo una bru­tal re­pre­sión y las fa­mo­sas pur­gas, cu­yo pun­to cul­mi­nan­te se pro­du­jo en­tre 1936 y 1939 que, se­gún ci­fras ofi­cia­les, pro­vo­ca­ron el ase­si­na­to de más de un mi­llón de opo­si­to­res po­lí­ti­cos. Al mis­mo tiem­po, unos ocho mi­llo­nes de per­so­nas, la ma­yor par­te de ellos pe­que­ños cam­pe­si­nos, fue­ron en­via­das a los cam­pos de tra­ba­jos for­za­dos (los gu­lags), don­de no tar­da­ron en mo­rir.

EN 1929 Stalin ya ha­bía eli­mi­na­do a to­dos los po­si­bles com­pe­ti­do­res en la di­rec­ción del PCUS y te­nía las ma­nos li­bres pa­ra im­po­ner una te­rri­ble dic­ta­du­ra totalitaria ba­sa­da en el te­rror.

LA APA­RI­CIÓN DEL FAS­CIS­MO Mien­tras en el la Unión So­vié­ti­ca se con­so­li­da­ba el ré­gi­men to­ta­li­ta­rio de Stalin du­ran­te el pe­río­do de entreguerras, en la Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal mu­chas na­cio­nes se de­ja­ron se­du­cir por el fas­cis­mo. Co­mo di­ji­mos, los go­bier­nos de­mo­crá­ti­cos no siem­pre fue­ron ca­pa­ces de re­sol­ver los gra­ves pro­ble­mas que su­frie­ron sus paí­ses des­pués de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial (es­pe­cial­men­te in­ten­sos fue­ron en Alemania e Ita­lia). Por es­ta ra­zón, par­te de la po­bla­ción dio la es­pal­da a la de­mo­cra­cia li­be­ral y de­fen­die­ron la ne­ce­si­dad de con­tar con go­bier­nos fuer­tes y au­to­ri­ta­rios pa­ra, en un pri­mer mo­men­to, evi­tar con­ta­gios re­vo­lu­cio­na­rios, y pos­te­rior­men­te so­bre­po­ner­se a los de­vas­ta­do­res efec­tos de la cri­sis eco­nó­mi­ca del 1929. El pa­ro y la apa­ri­ción de nue­vos gru­pos y par­ti­dos po­lí­ti­cos de ca­rác­ter ra­di­cal se tra­du­je­ron en una cre­cien­te des­con­fian­za ha­cia los go­ber­nan­tes tra­di­cio­na­les que po­co pu­die­ron ha­cer, pa­ra fre­nar la im­pa­ra­ble con­flic­ti­vi­dad mo­ti­va­da por el in­cre­men­to del ex­tre­mis­mo ideo­ló­gi­co al que ya he­mos he­cho re­fe­ren­cia (prin­ci­pal pe­li­gro pa­ra la su­per­vi­ven­cia del par­la­men­ta­ris­mo). Fue así có­mo en Ita­lia, y des­pués en Alemania, em­pe­za­ron a cues­tio­nar­se los prin­ci­pios li­be­ra­les del Es­ta­do, lo que lle­vó a un ver­ti­gi­no­so re­tro­ce­so de los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos. La bur­gue­sía y las cla­ses me­dias an­he­la­ban la crea­ción de unos go­bier­nos fuer­tes y au­to­ri­ta­rios que im­pu­sie­sen dis­ci­pli­na y or­den en sus paí­ses, mien­tras que las cla­ses me­nos fa­vo­re­ci­das vie­ron en la re­vo­lu­ción la úni­ca sa­li­da a sus pro­ble­mas.

En Alemania, la lle­ga­da al po­der del na­zis­mo fue pos­te­rior y so­lo se pro­du­jo co­mo con­se­cuen­cia de los efec­tos ca­tas­tró­fi­cos que tu­vo la Gran De­pre­sión ini­cia­da en 1929. En Alemania el des­em­pleo as­cen­dió en 1932 has­ta los seis mi­llo­nes de pa­ra­dos, lo que pro­vo­có mi­se­ria e in­clu­so ham­bre en am­plias ca­pas de la po­bla­ción. En es­te am­bien­te se in­ten­si­fi­ca­ron las ac­ti­vi­da­des vio­len­tas de los na­zis que has­ta ese mo­men­to (des­de el gol­pe de es­ta­do de 1923) ha­bían per­ma­ne­ci­do re­la­ti­va­men­te tran­qui­los. En las elec­cio­nes de 1930 pa­sa­ron de 12 a 107 es­ca­ños, sien­do el se­gun­do par­ti­do más vo­ta­do del Par­la­men­to (Reichs­tag). En 1932 la cri­sis po­lí­ti­ca se ha­bía in­ten­si­fi­ca­do, mo­ti­vo por el que se con­vo­ca­ron nue­vas elec­cio­nes en las que re­sul­tó ven­ce­dor Hin­den­burg, con el apo­yo de la de­re­cha mo­de­ra­da y los so­cial­de­mó­cra­tas. En julio de 1932, los na­zis ha­bían ob­te­ni­do 230 es­ca­ños so­bre los 608 que for­ma­ban el par­la­men­to, lo que re­pre­sen­ta­ba el 37,3 de los vo­tos to­ta­les, pe­ro a pe­sar de que­dar le­jos de la ma­yo­ría ab­so­lu­ta el par­ti­do de Hitler se con­vir­tió en el pri­me­ro del país. En enero del 1933, cuan­do la fuerza del na­zis­mo pa­re­cía em­pe­zar a men­guar el can­ci­ller Von

LOS GO­BIER­NOS DE­MO­CRÁ­TI­COS no fue­ron ca­pa­ces de re­sol­ver los pro­ble­mas tras la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, lo que lle­vó a de­fen­der la ne­ce­si­dad de con­tar con go­bier­nos fuer­tes y au­to­ri­ta­rios.

Pap­pen co­me­tió un error de cálcu­lo, al per­sua­dir al pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Hin­den­burg pa­ra que nom­bra­se a Hitler can­ci­ller en un go­bierno de coa­li­ción con­tro­la­do por la de­re­cha, ba­jo la creen­cia de que el lí­der nacionalsocialista per­de­ría in­fluen­cia en­tre los vo­tan­tes ale­ma­nes. Cra­so error, por­que a par­tir de es­te mo­men­to, Hitler se em­pleó a fon­do pa­ra con­ver­tir a Alemania en un Es­ta­do to­ta­li­ta­rio y dar na­ci­mien­to al Ter­cer Reich. Una vez en el go­bierno, el nue­vo can­ci­ller ig­no­ró a sus so­cios de coa­li­ción e in­cre­men­tó su ra­di­ca­lis­mo pa­ra aca­pa­rar to­dos los re­sor­tes del po­der. En me­dio de un am­bien­te en­ra­re­ci­do con­si­guió del pre­si­den­te Hin­den­burg el per­mi­so pa­ra la con­vo­ca­to­ria de nue­vas elec­cio­nes pa­ra mar­zo del año 1933, ce­le­bra­das en un cli­ma de vio­len­cia ex­tre­ma y con las SA y SS hos­ti­gan­do cons­tan­te­men­te a los gru­pos de la opo­si­ción. Po­cos días an­tes de las elec­cio­nes se pro­du­jo in­cen­dio del Reichs­tag, po­si­ble­men­te pro­vo­ca­do por los pro­pios na­zis, pe­ro del que se cul­pó a los co­mu­nis­tas. Pa­ra Hitler fue la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra sus­pen­der de­re­chos fun­da­men­ta­les y apro­bar del nue­vo par­la­men­to una ley que otor­ga­ba al can­ci­ller ple­nos po­de­res du­ran­te cua­tro años pa­ra go­ber­nar sin con­trol del Reichs­tag, y de es­ta ma­ne­ra ter­mi­nar con la te­rri­ble ines­ta­bi­li­dad en la que se en­con­tra­ba Alemania des­de el fi­nal de la Gran Gue­rra.

Así, apro­ve­chan­do la de­bi­li­dad de la Re­pú­bli­ca de Wei­mar y de los par­ti­dos de­mo­crá­ti­cos tra­di­cio­na­les, Hitler ter­mi­nó con­vir­tién­do­se en un dic­ta­dor, ya que uti­li­zó la nue­va ley pa­ra eli­mi­nar a to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos, ex­cep­to el NSDAP. A pe­sar de to­do, Hitler aún no se sen­tía se­gu­ro en el po­der, por lo que se de­di­có a cons­truir un Nue­vo Es­ta­do en don­de no tu­vie­se ca­bi­da nin­gún ti­po de opo­si­ción a su li­de­raz­go. Pa­ra ello se apo­yó en cier­tos sec­to­res de la oli­gar­quía eco­nó­mi­ca y en el ejér­ci­to. El 30 de ju­nio de 1934 lle­vó a ca­bo una bru­tal de­pu­ra­ción den­tro del par­ti­do du­ran­te la no­che de los cu­chi­llos lar­gos, en la que se pro­du­jo la de­ten­ción y muer­te del lí­der de las SA, Röhm, y de des­ta­ca­dos opo­si­to­res del par­ti­do. En agos­to de es­te mis­mo año fa­lle­cía Hin­den­burg y Hitler apro­ve­chó es­ta cir­cuns­tan­cia pa­ra aso­ciar la can­ci­lle­ría a la pre­si­den­cia del Reich, lo que le con­vir­tió en el je­fe de las fuer­zas ar­ma­das, la Wehr­macht, a las que do­tó de un gran po­der pa­ra ini­ciar la con­quis­ta de Eu­ro­pa.

IMA­GEN DEL DIC­TA­DOR RU­SO JO­SEF STALIN.

JUN­TO A ES­TAS LÍ­NEAS, MUS­SO­LI­NI Y ADOLF HITLER.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.