La So­cie­dad THULE

Clio Seleccion - - SUMARIO - POR JA­VIER MAR­TÍ­NEZ-PINNA

DES­PUÉS DE SU LLE­GA­DA AL PO­DER HITLER TO­MÓ LA DE­CI­SIÓN DE ELI­MI­NAR UNA SE­RIE DE OR­GA­NI­ZA­CIO­NES RE­LA­CIO­NA­DAS CON EL MUN­DO DE LO OCUL­TO. LOS MO­TI­VOS POR LOS QUE EL FÜHRER OP­TÓ POR ES­TA ME­DI­DA SON CON­TRO­VER­TI­DOS, YA QUE, POR LO QUE SA­BE­MOS, SIEM­PRE SIN­TIÓ FAS­CI­NA­CIÓN POR LA MA­GIA Y EL ESO­TE­RIS­MO Y POR AL­GU­NOS DE LOS PRIN­CI­PIOS DE­FEN­DI­DOS POR ES­TE TI­PO DE SO­CIE­DA­DES CO­MO THULE. NO EN VANO, SUS IDEAS FUE­RON RE­CO­GI­DAS EN LOS LI­BROS DE AL­FRED RO­SEN­BERG, Y SIR­VIE­RON DE BA­SE PA­RA EL DE­SA­RRO­LLO DE LA SI­NIES­TRA IDEO­LO­GÍA DE HEIN­RICH HIMM­LER.

EL FORJADOR DE LA SO­CIE­DAD THULE FUE EL BARÓN SEBOTTENDORFF. Na­ció en Pru­sia en el año 1875, muy po­co des­pués de la uni­fi­ca­ción de la na­ción ale­ma­na y, por lo tan­to, en un con­tex­to pro­cli­ve pa­ra que en­tra­se en con­tac­to con las nue­vas ideo­lo­gías na­cio­na­lis­tas eu­ro­peas, pe­ro tam­bién con to­do el mun­do de lo ocul­to que por aquel en­ton­ces em­pe­za­ba a ex­ten­der­se es­po­lea­do por el triun­fo del ro­man­ti­cis­mo. Des­de fi­na­les del si­glo XIX el na­cio­na­lis­mo agre­si­vo se hi­zo fuer­te en Alemania y fo­men­tó, en­tre otras co­sas, una vi­sión del pa­sa­do que no es­ta­ba re­la­cio­na­da con la reali­dad, lo que ex­pli­ca, en bue­na me­di­da, las ab­sur­das ac­tua­cio­nes que al­gu­nos miem­bros del par­ti­do na­zi lle­va­ron a ca­bo cuan­do con­si­guie­ron el po­der en 1933. An­tes de es­te dra­má­ti­co acon­te­ci­mien­to, los miem­bros de la so­cie­dad crea­da por Sebottendorff lle­va­ron es­te na­cio­na­lis­mo de cor­te eso­té­ri­co, irra­cio­nal y ra­cis­ta has­ta unos lí­mi­tes in­sos­pe­cha­dos e inasu­mi­bles en un país eu­ro­peo que ya em­pe­za­ba a ver des­de le­jos los lo­gros le­ga­dos por los hom­bres del hu­ma­nis­mo cris­tiano re­na­cen­tis­ta y los de la Ilustración.

Se­gún sus pro­pios es­cri­tos, des­de muy jo­ven Sebottendorff ha­bría sen­ti­do una im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de via­jar por me­dio mun­do pa­ra co­no­cer nue­vas cul­tu­ras, nue­vos lu­ga­res y otras for­mas dis­tin­tas de sentir su pro­pia es­pi­ri­tua­li­dad. Fru­to de su pa­sión por la re­li­gión is­lá­mi­ca, de la que fue fiel de­vo­to, ini­ció una se­rie de via­jes pa­ra em­pa­par­se de la cul­tu­ra egip­cia y es­pe­cial­men­te tur­ca, de la que apren­dió nue­vas téc­ni­cas de me­di­ta­ción pa­ra po­ten­ciar su fe, su sa­bi­du­ría y su equi­li­brio per­so­nal, ne­ce­sa­rios to­dos ellos pa­ra lle­var a ca­bo la im­por­tan­te mi­sión que el des­tino le te­nía en­co­men­da­do. O eso es al me­nos lo que pen­sa­ba él.

IDEO­LO­GÍA ES­PI­RI­TUAL

Sebottendorff re­ci­bió su bau­tis­mo de fue­go en las Gue­rras Bal­cá­ni­cas de 1912, que sir­vió de pre­lu­dio a la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, mien­tras par­ti­ci­pa­ba en el con­flic­to co­mo sol­da­do del ejér­ci­to tur­co, lu­chan­do con ex­tre­ma va­len­tía, e in­clu­so de for­ma te­me­ra­ria, tal vez por es­tar con­ven­ci­do de la inevi­ta­bi­li­dad de su mi­sión, lo que le ha­ría in­mu­ne a las

LOS MIEM­BROS DE LA SO­CIE­DAD CREA­DA POR SEBOTTENDORFF lle­va­ron el na­cio­na­lis­mo de cor­te eso­té­ri­co, irra­cio­nal y ra­cis­ta has­ta unos lí­mi­tes in­sos­pe­cha­dos e inasu­mi­bles.

ba­las y a los pe­li­gros que se iba a en­con­trar en el cam­po de ba­ta­lla. Cu­rio­sa­men­te, es­ta mis­ma ac­ti­tud se ha creí­do ver en Hitler mien­tras lu­chó, co­mo un sim­ple ca­bo del ejér­ci­to ale­mán, en los cam­pos de ba­ta­lla fran­ce­ses en­tre 1914 y 1918.

El ca­so es que pa­ra Sebottendorff la co­sa no sa­lió del to­do co­mo él se ha­bía es­pe­ra­do, por­que el in­tré­pi­do pru­siano fue he­ri­do de gra­ve­dad, por lo que de­ci­dió vol­ver a Alemania pa­ra ins­ta­lar­se de­fi­ni­ti­va­men­te en Ba­vie­ra du­ran­te el año 1916, y así con­ti­nuar con sus es­tu­dios eso-

té­ri­cos y em­pe­zar a dar for­ma a un corpus de creen­cias en don­de se mez­cla­ban sus en­se­ñan­zas apren­di­das del mis­ti­cis­mo is­lá­mi­co con la tra­di­ción sa­gra­da pre­sen­te en List y Lie­ben­fels, re­la­cio­na­da con la exis­ten­cia de una es­cri­tu­ra sa­gra­da, las ru­nas, que pro­por­cio­na­ba in­for­ma­ción con­cre­ta so­bre el pa­sa­do mí­ti­co y pa­gano del pue­blo ale­mán. Pe­ro en su ima­gi­na­ción ca­bía más, mu­cho más.

FUN­DA­CIÓN

Co­mo re­sul­ta­do de to­das es­tas in­quie­tu­des, pe­ro tam­bién por su in­ci­pien­te odio ha­cia to­dos los mo­vi­mien­tos de iz­quier­das, de­ci­dió in­gre­sar en la Or­den de los Teu­to­nes, al­go que le sir­vió pa­ra ahon­dar en su creen­cia so­bre la exis­ten­cia de una ra­za aria su­pe­rior.

El pro­ble­ma, pa­ra él, es que su ca­rác­ter ego­cén­tri­co y me­ga­ló­mano le im­pi­dió con­ver­tir­se en un miem­bro más de una or­den con­tro­la­da por al­guien que no fue­se él mis­mo, por lo que de­ci­dió dar un pa­so ade­lan­te y ter­mi­nó crean­do su pro­pia sec­ta, a la que dio el nom­bre de Thule, en re­cuer­do de la le­gen­da­ria is­la si­tua­da en un lu­gar im­pre­ci­so del Atlán­ti­co Nor­te, y que mu­chos re­la­cio­na­ron con la des­apa­re­ci­da Atlán­ti­da.

En un prin­ci­pio, la so­cie­dad fue con­ce­bi­da co­mo un me­ro club li­te­ra­rio pa­ra enal­te­cer los va­lo­res de la cul­tu­ra ger­ma­na, pe­ro al fi­nal se ter­mi­nó con­vir­tien­do en una sim­ple ta­pa­de­ra de un gru­po de ase­si­nos, cu­yas víc­ti­mas fue­ron los prin­ci­pa­les ad­ver­sa­rios de los gru­pos ul­tra­con­ser­va­do­res ale­ma­nes de­no­mi­na­dos völ­kisch.

La fa­ma de la So­cie­dad Thule em­pe­zó a as­cen­der de for­ma ver­ti­gi­no­sa, y ade­más he­mos de en­ten­der que con­tó con una im­por­tan­te fuen­te de fi­nan­cia­ción. De es­ta ma­ne­ra, no re­sul­ta­ba ex­tra­ño en­con­trar a los in­te­gran­tes de la so­cie­dad reu­ni­dos en los sa­lo­nes de los ho­te­les más lu­jo­sos de Ba­vie­ra, ha­cien­do su­yos los prin­ci­pios de Sebottendorff, quien lle­gó a ase­gu­rar que exis­tía una cla­ra re­la­ción, e in­clu­so una con­ti­nui­dad, en­tre los arios y los cons­truc­to­res de las ca­te­dra­les gó­ti­cas, los al­qui­mis­tas y los ro­sa­cru­ces.

El desaho­go eco­nó­mi­co de la So­cie­dad Thule tam­bién per­mi-

tió a Sebottendorff com­prar en 1918 un pe­rió­di­co que te­nía me­dio si­glo de his­to­ria, el Mün­che­ner Beo­bach­ter, re­con­ver­ti­do tres años más tar­de en el Völ­kis­cher Beo­bach­ter (El ob­ser­va­dor del pue­blo), que des­pués se ter­mi­nó con­vir­tien­do en el pe­rió­di­co ofi­cial del par­ti­do na­zi.

Pa­ra los fie­les cre­yen­tes del na­zis­mo, es­te fue el úni­co me­dio que po­día ofre­cer a los ale­ma­nes una in­for­ma­ción ade­cua­da, ya que, se­gún ellos, el res­to es­ta­ría con­tro­la­do por un sis­te­ma que ellos qui­sie­ron y lo­gra­ron de­rro­tar.

Des­de es­te pe­rió­di­co, los miem­bros de Thule hi­cie­ron arre­ciar las crí­ti­cas a los ju­díos y a los enemi­gos del na­cio­na­lis­mo pan­ger­ma­nis­ta ale­mán. Y es que el ex­tre­mis­mo ideo­ló­gi­co de los in­te­gran­tes de la so­cie­dad se hi­zo más fuer­te co­mo con­se­cuen­cia del asal­to de los guar­dias ro­jos de la re­cién pro­cla­ma­da Re­pú­bli­ca So­vié­ti­ca de Ba­vie­ra a la se­de de Thule en 1919, que ter­mi­nó con el fu­si­la­mien­to in­dis­cri­mi­na­do, de al­guno de los miem­bros más des­ta­ca­dos de la or­ga­ni­za­ción, en­tre ellos la se­cre­ta­ria, la condesa Hella von Westarp y el prín­ci­pe Gus­tav von Thurn und Taxis. Es­te es el mo­ti­vo por el que Sebottendorff fue obli­ga­do a aban­do­nar su car­go e in­clu­so Alemania, por no ha­ber pre­vis­to una ac­tua­ción que, a la pos­tre, sig­ni­fi­có la apa­ri­ción de los pri­me­ros már­ti­res del mo­vi­mien­to.

EL CRE­DO DE LA SO­CIE­DAD THULE

La Thule re­co­gi­da por el barón Sebottendorff tam­bién pa­re­cía ha­cer re­fe­ren­cia a an­ti­guas creen­cias de la mi­to­lo­gía orien­tal, y más con­cre­ta­men­te las de ori­gen ti­be­tano. Se­gún es­tas le­yen­das, Thule fue el lu­gar en don­de ha­ce mu­cho tiem­po exis­tió una tie­rra

sa­gra­da ben­de­ci­da con un cli­ma tem­pla­do y una ve­ge­ta­ción exu­be­ran­te si­tua­da en la re­gión ár­ti­ca. Asom­bro­sa­men­te, el barón es­cu­chó de­cir a los maes­tros ti­be­ta­nos que en es­ta tie­rra de ex­ce­len­tes re­cur­sos se desa­rro­lló una ci­vi­li­za­ción su­pe­rior, con to­da se­gu­ri­dad la pri­me­ra del pla­ne­ta, for­ma­da por unos hom­bres ru­bios, al­tos y con la ca­be­za re­don­dea­da, pe­ro es­pe­cial­men­te con unos enor­mes po­de­res psí­qui­cos y un có­di­go de ho­nor que guia­ba sus ac­cio­nes. Pa­re­ce ser que es­ta ra­za su­pe­rior ha­bía si­do ins­trui­da por se­res se­mi­di­vi­nos lle­ga­dos a es­ta tie­rra pa­ra en­se­ñar­les to­dos los se­cre­tos de las cien­cias y el ar­te.

Des­gra­cia­da­men­te pa­ra ellos, to­do es­to lle­gó a su fin co­mo con­se­cuen­cia de un ca­ta­clis­mo que aso­ló el mun­do y que pro­vo­có un cam­bio cli­má­ti­co y la trans­for­ma­ción del pai­sa­je de la tie­rra de Thule en una es­te­pa he­la­da, en don­de el de­sa­rro­llo de la vi­da se mos­tró im­po­si­ble pa­ra unos in­di­vi­duos que se vie­ron obli­ga­dos a aban­do­nar su ho­gar pa­ra ex­po­ner­se al ma­yor de los pe­li­gros: un pro­ce­so de mes­ti­za­je con otras ra­zas que pro­vo­có la pér­di­da com­ple­ta de sus po­de­res so­bre­na­tu­ra­les.

NO ES DE EX­TRA­ÑAR QUE LOS IDEÓ­LO­GOS DEL NA­ZIS­MO tra­ta­sen de equi­pa­rar a los an­ti­guos ha­bi­tan­tes de la is­la de Thule con los asen­ta­dos en el con­ti­nen­te per­di­do de la Atlán­ti­da. Es­ta es­ta­ba ha­bi­ta­da por una ci­vi­li­za­ción su­pe­rior, for­ma­da por hom­bres ru­bios, al­tos y con la ca­be­za re­don­dea­da.

No es de ex­tra­ñar que los ideó­lo­gos del na­zis­mo tra­ta­sen de equi­pa­rar a los an­ti­guos ha­bi­tan­tes de la is­la de Thule con los asen­ta­dos en el con­ti­nen­te per­di­do de la Atlán­ti­da. Por eso, tra­ta­ron de ubi­car en es­tos lu­ga­res el ori­gen de su ra­za, sien­do ellos los úl­ti­mos des­cen­dien­tes de un li­na­je he­roi­co con el que se al­can­zó un al­to gra­do de ci­vi­li­za­ción, cu­yo co­no­ci­mien­to po­dría asom­brar al mun­do. Los miem­bros del sec­tor más ocul­tis­ta del par­ti­do na­zi es­ta­ban tan con­ven­ci­dos de es­ta idea que no aho­rra­ron en me­dios pa­ra en­con­trar evi­den­cias de ese mun­do per­di­do.

LA LE­YEN­DA DEL FÜHRER A pe­sar de to­do lo que se ha di­cho so­bre la po­si­ble re­la­ción en­tre Hitler y la So­cie­dad Thule, son mu­chos los his­to­ria­do­res que han lle­ga­do a la con­clu­sión de que el dic­ta­dor ale­mán nun­ca pu­do ha­ber per­te­ne­ci­do a di­cha or­ga­ni­za­ción (aun­que es in­ne­ga­ble que com­par­tió al­gu­na de sus ex­tra­va­gan­tes ideas).

Es­ta afir­ma­ción se ba­sa en pri­mer lu­gar, en el he­cho de que, en con­tra de lo que se ha afir­ma­do en al­gu­nas oca­sio­nes, Sebottendorff nun­ca se hi­zo miem­bro del par­ti­do na­zi e in­clu­so su li­bro fue prohi­bi­do y él mis­mo arres­ta­do cuan­do vol­vió a Alemania des­pués del ac­ce­so de Hitler a la Can­ci­lle­ría en el año 1933.

Por otro la­do, no hay que ol­vi­dar que otros miem­bros de Thule sí que per­te­ne­cie­ron al par­ti­do, e in­clu­so al­gu­nos ocu­pa­ron car­gos muy im­por­tan­tes co­mo Hans Frank, Ru­dolf Hess, Die­trich Ec­kart o Gott­fried Fe­der. Sin em­bar­go, pa­re­ce que no po­de­mos de­cir lo mis­mo de Hitler, ya que no hay nin­gu­na evi­den­cia de ello, y, ade­más, pa­re­ce demostrado que nun­ca asis­tió a nin­gu­na reunión de la so­cie­dad por no apa­re­cer men­cio­na­do en el dia­rio de reunio­nes de Johan­nes He­ring, por lo que la ad­he­sión de Hitler con Thule no pue­de ser in­ter­pre­ta­da más que co­mo otro de los epi­so­dios le­gen­da­rios que ro­dean al Führer.

JUN­TO A ES­TAS LÍ­NEAS, EL PRÍN­CI­PE GUS­TAV VON THURN UND TAXIS. A LA IZ­QUIER­DA, LA CONDESA HELLA VON WESTARP.

SU­PUES­TO MA­PA DE LA TIE­RRA DE THULE.

HITLER, JUN­TO A AL­GU­NOS DE LOS MIEM­BROS DE LA SO­CIE­DAD THULE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.