MEIN KAMPF. El li­bro sa­gra­do del na­zis­mo

El li­bro sa­gra­do del na­zis­mo

Clio Seleccion - - SUMARIO - POR JA­VIER MAR­TÍ­NEZ-PINNA

"YO SÉ QUE LOS PAR­TI­DA­RIOS CONQUISTADOS POR ME­DIO DE LA PA­LA­BRA ES­CRI­TA SON ME­NOS QUE LOS CONQUISTADOS MERCED A LA PA­LA­BRA HABLADA Y QUE EL TRIUN­FO DE TO­DOS

LOS GRAN­DES MO­VI­MIEN­TOS EN EL MUN­DO HA SI­DO OBRA DE GRAN­DES ORA­DO­RES Y NO DE GRAN­DES ES­CRI­TO­RES. NO OBS­TAN­TE, LA UNI­DAD Y UNI­FOR­MI­DAD EN LA DE­FEN­SA DE CUAL­QUIER DOC­TRI­NA EXI­GEN QUE SUS INEXTINGUIBLES PRIN­CI­PIOS SE FOR­MU­LEN POR ES­CRI­TO. SEA, POR TAN­TO, ES­TE LI­BRO LA PIE­DRA ANGULAR DEL EDI­FI­CIO CON QUE CONTRIBUYO AL CON­JUN­TO DE LA OBRA". MEIN KAMPF.

LA LEC­TU­RA DEL MEIN KAMPF ES FUN­DA­MEN­TAL PA­RA CO­NO­CER DE PRI­ME­RA MANO EL CORPUS DE CREEN­CIAS DEL DIC­TA­DOR ALE­MÁN Y LOS PA­SOS QUE SE DE­BÍAN DAR PA­RA AL­CAN­ZAR LAS ME­TAS QUE SE HA­BÍA FI­JA­DO, es­pe­cial­men­te la crea­ción del gran es­ta­do nacionalsocialista. Muy po­cas ve­ces a lo lar­go de la His­to­ria se ha­bían enu­me­ra­do, de for­ma tal pre­ci­sa, las ac­cio­nes que po­cos años des­pués lle­va­ría a ca­bo un es­ta­do ex­pan­sio­nis­ta an­tes de arro­jar­se a la con­quis­ta de Eu­ro­pa: en pri­mer lu­gar Hitler abo­ga­ba por la des­truc­ción de Fran­cia pa­ra ce­rrar de una vez por to­das las con­ti­nuas ri­va­li­da­des que his­tó­ri­ca­men­te te­nía Alemania con su país ve­cino.

En se­gun­do lu­gar se es­ta­ble­ció la es­ca­sa con­ve­nien­cia de bus­car co­lo­nias fue­ra del con­ti­nen­te eu­ro­peo, por lo que la con­quis­ta del es­pa­cio vi­tal se de­bía de rea­li­zar a ex­pen­sas de Ru­sia y la Eu­ro­pa Orien­tal. En cuan­to a la po­lí­ti­ca in­ter­na, Hitler reclamaba un Ter­cer Reich au­to­ri­ta­rio y dic­ta­to­rial, con el pre­do­mi­nio de la ra­za aria que se de­bía im­po­ner pa­ra ase­gu­rar "la pre­ser­va­ción de los ele­men­tos ra­cia­les ori­gi­na­les que con­fie­ren cul­tu­ra y crean la be­lle­za y la dig­ni­dad de una hu­ma­ni­dad su­pe­rior".

Así se ex­pre­só en su Mein Kampf, pe­ro an­te di­cha de­mos­tra­ción de prin­ci­pios las dé­bi­les y con­des­cen­dien­tes de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les eu­ro-

HITLER RECLAMABA UN TER­CER REICH au­to­ri­ta­rio y dic­ta­to­rial, con el pre­do­mi­nio de la ra­za aria que se de­bía im­po­ner pa­ra ase­gu­rar "la pre­ser­va­ción de los ele­men­tos ra­cio­na­les ori­gi­na­les ale­ma­nes.

peas, su­mi­das en una gran cri­sis eco­nó­mi­ca y de con­cien­cia, no hi­cie­ron más que apar­tar su mi­ra­da cuan­do Hitler lle­gó al po­der en 1933.

LI­DE­RAZ­GO ANTISEMITA

En su au­to­bio­gra­fía, Hitler tra­tó de de­mos­trar su in­que­bran­ta­ble amor ha­cia el pue­blo ale­mán (aquel que no du­dó en sa­cri­fi­car cuan­do com­pren­dió que su mi­sión se an­to­ja­ba irrea­li­za­ble). Por es­te mo­ti­vo de­nun­ció el pe­li­gro de un com­plot ju­dío pa­ra crear un nue­vo or­den mun­dial ba­jo el li­de­raz­go se­mi­ta.

Se­gún el his­to­ria­dor Mar­tí­nez Ca­rre­ras, el ra­cis­mo de Hitler fue el prin­ci­pal ele­men­to que de­fi­ne la doc­tri­na na­zi, el úni­co que se man­tu­vo in­va­ria­ble du­ran­te los años que el dic­ta­dor es­tu­vo en el po­der. Por es­te mo­ti­vo, el odio al ju­dío apa­re­ce con­ti­nua­men­te ex­pues­to en el Mein Kampf, ya que los se­mi­tas ha­brían si­do los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles del des­mem­bra­mien­to de la Gran Alemania y su con­ver­sión en una pe­que­ña re­pú­bli­ca in­jus­ta­men­te tra­ta­da des­pués de la de­rro­ta en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial.

Si­gue sien­do ob­je­to de de­ba­te el in­ten­to de es­ta­ble­cer un mo­men­to pre­ci­so en el que el dic­ta­dor desa­rro­lló su an­ti­se­mi­tis­mo, pe­ro si ha­ce­mos ca­so a su obra, el odio al ju­dío ya la­tía con fuerza en su co­ra­zón cuan­do se en­con­tra­ba en Vie­na. En la ca­pi­tal del im­pe­rio Aus­tro-Hún­ga­ro pu­do ha­ber ac­ce­di­do por pri­me­ra vez a al­gu­nos li­be­los an­ti­se­mi­tas en don­de se in­sis­tía en el abo­mi­na­ble com­por­ta­mien­to de las éli­tes ju­días que in­fec­ta­ban la vi­da de

EL RA­CIS­MO DE HITLER fue el prin­ci­pal ele­men­to que de­fi­ne la doc­tri­na na­zi, el úni­co que se man­tu­vo in­va­ria­ble du­ran­te los años que el dic­ta­dor es­tu­vo en el po­der.

la na­ción al con­tro­lar to­dos los me­dios. Pa­ra Hitler, los pe­rió­di­cos ju­díos te­nían co­mo ob­je­ti­vo ca­var la fo­sa de la pa­tria y el Es­ta­do de los ale­ma­nes, por lo que una de las pri­me­ras ac­tua­cio­nes del fu­tu­ro Reich se­ría con­tro­lar to­dos los me­dios pa­ra que la pren­sa “ilus­tra­da”, tal y co­mo la de­no­mi­na­ba, de­ja­se de mi­nar los fun­da­men­tos de la ra­za ger­má­ni­ca con su su­til agu­de­za.

No so­lo es­to, por­que Hitler lla­mó la aten­ción so­bre la na­tu­ra­le­za ma­lé­vo­la del ju­dío, pues­to que es­te no so­lo se be­ne­fi­cia­ba de las bue­nas in­ten­cio­nes de los paí­ses que his­tó­ri­ca­men­te les ha­bían aco­gi­do, tam­bién apro­ve­cha­ba la in­ge­nui­dad de esa pa­tria pa­ra ro­bar su cul­tu­ra y uti­li­zar­la, pos­te­rior­men­te, con la in­ten­ción de ga­ran­ti­zar su bie­nes­tar per­so­nal.

El in­ten­to de so­bre­vi­vir a cos­ta de la san­gre aje­na en los Es­ta­dos in­fec­ta­dos se lle­va­ba a ca­bo a par­tir de la uti­li­za­ción de sus mé­to­dos ca­pi­ta­lis­tas pa­ra ex­plo­tar a la Hu­ma­ni­dad, pe­ro pa­ra ello an­tes se ha­cía ne­ce­sa­rio el man­te­ni­mien­to de sus in­tere­ses a tra­vés de un mo­vi­mien­to po­lí­ti­co y otro sin­di­cal por par­te del ju­dío, por lo que, co­mo com­pren­de­rá el lec­tor, la im­po­si­ción del Es­ta­do to­ta­li­ta­rio se an­to­ja­ba ne­ce­sa­rio.

Pa­ra Hitler la úni­ca me­di­da jus­ta y pa­trió­ti­ca del buen ale­mán era im­pe­dir que el ju­dío tu­vie­se cual­quier ti­po de ac­ce­so a las es­truc­tu­ras de la na­ción, con­si­de­ran­do trai­ción to­do ti­po de ac­tua­cio­nes co­mo dar am­pa­ro a los miem­bros de una ra­za que, se­gún la es­qui­zoi­de men­ta­li­dad de los miem­bros del par­ti­do na­zi, pre­ten­día eli­mi­nar al Es­ta­do ale­mán.

Pa­ra Hitler, las me­di­das más ra­cio­na­les y rea­lis­tas eran las me­nos fá­ci­les de to­mar, ya que re­que­rían de una du­re­za tal que so­lo los más

CO­MO OCU­RRE EN TO­DOS LOS REGÍMENES TO­TA­LI­TA­RIOS, la edu­ca­ción y el con­trol de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción era uno de los pi­la­res fun­da­men­ta­les pa­ra es­ta­ble­cer la dic­ta­du­ra.

fuer­tes se­rían ca­pa­ces de em­plear.

ANTIMARXISMO

En el Mein Kampf, otro de los prin­ci­pios fun­da­men­ta­les que se desa­rro­llan es el odio ha­cia la doc­tri­na mar­xis­ta y ha­cia los par­ti­dos de­mo­crá­ti­cos tra­di­cio­na­les, al con­si­de­rar­los res­pon­sa­bles, por su de­bi­li­dad, de la de­ca­den­cia de la ra­za aria.

Pa­ra el fu­tu­ro dic­ta­dor el pe­li­gro con­sis­tía en de­jar que el ju­daís­mo im­pu­sie­se por me­dio del mar­xis­mo una cul­tu­ra en la que los dé­bi­les se ter­mi­na­sen con­vir­tien­do en los due­ños y los amos de los más fuer­tes que era, des­de su pun­to de vis­ta pa­ra­noi­de, lo que real­men­te es­ta­ba su­ce­dien­do en Eu­ro­pa du­ran­te los años de entreguerras.

En su au­to­bio­gra­fía el fra­ca­sa­do pin­tor aus­tria­co con­ti­núa ad­vir­tien­do so­bre "la obra de­mo­le­do­ra del ju­daís­mo (sus­ten­ta­da en el mar­xis­mo) en las di­ver­sas es­fe­ras

de la na­ción que pue­de atri­buir­se al per­pe­tuo es­fuer­zo que es­ta ra­za rea­li­za en to­das las na­cio­nes que la hos­pe­dan".

En cuan­to a la de­mo­cra­cia tradicional y los regímenes par­la­men­ta­rios sur­gi­dos ba­jo los prin­ci­pios de la Ilustración, Hitler ase­gu­ra que par­ten de los mis­mos erro­res que el ju­deo-mar­xis­mo, ya que, es­con­di­da tras su “hi­pó­cri­ta li­ber­tad” y ma­ni­fies­ta de­bi­li­dad, que­da con­ta­mi­na­da por el an­ti­na­tu­ral con­cep­to de la igual­dad en­tre los hom­bres, tan ale­ja­do del mun­do de la na­tu­ra­le­za.

Pen­san­do de es­ta ma­ne­ra, sal­ta a la vis­ta que pa­ra Hitler el prin­ci­pal res­pon­sa­ble de la de­bi­li­dad ale­ma­na fue­se la de­mo­cra­cia, “fuen­te y ori­gen de to­dos los ma­les”. Así, ter­mi­nar con los ju­díos se ha­cía ne­ce­sa­rio si se que­ría bo­rrar las hue­llas de los regímenes par­la­men­ta­rios, aun­que pa­ra ello fue­se ne­ce­sa­rio im­po­ner de­ci­sio­nes du­ras (per­so­nal­men­te, pre­fe­ri­mos ca­li­fi­car­las co­mo in­hu­ma­nas), pe­ro, se­gún él, vi­ta­les pa­ra con­se­guir la su­per­vi­ven­cia de la na­ción.

Co­mo di­ji­mos, en el Mein Kampf, el fu­tu­ro dic­ta­dor se­ña­la que la po­lí­ti­ca ex­te­rior ale­ma­na du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial era con­tra­ria a los in­tere­ses de la na­ción. La po­lí­ti­ca co­lo­nial no so­lu­cio­na­ba los ver­da­de­ros pro­ble­mas de Alemania, es­pe­cial­men­te el desor­bi­ta­do cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal, por lo que la úni­ca so­lu­ción pa­sa­ba por con­quis­tar nue­vos te­rri­to­rios pe­ro en la mis­ma Eu­ro­pa.

Pa­ra ello (es­to pue­de explicar al­gu­nas ac­tua­cio­nes en prin­ci­pio con­tra­dic­to­rias que lle­va­rá a ca­bo el Führer du­ran­te sus años de go­bierno y, es­pe­cial­men­te du­ran­te los años que du­ró el con­flic­to) re­sul­ta­ba pre­fe­ri­ble una

alianza con In­gla­te­rra, a la que se le per­mi­ti­ría se­guir ejer­cien­do la he­ge­mo­nía en el ám­bi­to co­lo­nial, mien­tras que Ger­ma­nía ex­ten­de­ría su in­fluen­cia por el con­ti­nen­te eu­ro­peo.

Pa­ra cum­plir to­dos es­tos ob­je­ti­vos y ha­cer de Alemania un es­ta­do ra­cial­men­te pu­ro y con­so­li­dar la su­per­vi­ven­cia del mo­vi­mien­to na­zi a lo lar­go del tiem­po, se de­bían de con­cen­trar to­dos los es­fuer­zos en la con­quis­ta del apo­yo del pue­blo, aun­que pa­ra ello se tu­vie­se que re­cu­rrir al fa­na­tis­mo y la in­to­le­ran­cia, y así lo­grar el triun­fo so­bre los de­más.

Sin nin­gún ti­po de es­crú­pu­los, Hitler afir­ma en el Mein Kampf que "el por­ve­nir de un mo­vi­mien­to de­pen­de del fa­na­tis­mo, y aun de la in­to­le­ran­cia, con que lo exal­tan sus par­ti­da­rios, ex­hi­bién­do­lo co­mo el úni­co rum­bo acer­ta­do y lle­ván­do­lo ade­lan­te en opo­si­ción a ideas de ca­rác­ter si­mi­lar". EL ES­TA­DO DEL TER­CER REICH De for­ma fría y sis­te­má­ti­ca co­mo se­gún co­rres­pon­de­ría a un gran lí­der, co­mo él mis­mo se con­si­de­ra­ba, Hitler con­ti­núa des­cri­bien­do en su obra au­to­bio­grá­fi­ca los pa­sos que se de­bían dar pa­ra ha­cer del Ter­cer Reich un es­ta­do he­ge­mó­ni­co y ra­cial­men­te pu­ro. To­do lo de­jó es­cri­to. Por ello, pa­re­ce inevi­ta­ble ha­cer­se al­gu­nas pre­gun­tas pa­ra en­ten­der el de­sa­rro­llo, im­plan­ta­ción y su­per­vi­ven­cia del ré­gi­men es­ta­ble­ci­do por Adolf Hitler: ¿Cuá­les fue­ron en­ton­ces los mo­ti­vos, y cuál la res­pon­sa­bi­li­dad de las de­mo­cra­cias par­la­men­ta­rias eu­ro­peas del mo­men­to, al no reac­cio­nar an­te el cre­ci­mien­to des­me­su­ra­do de la Alemania na­zi has­ta que ya fue de­ma­sia­do tar­de?

HITLER AFIR­MA­BA EN MEIN KAMPF: "El por­ve­nir de un mo­vi­mien­to de­pen­de del fa­na­tis­mo, y aun de la to­le­ran­cia, con que lo exal­tan sus par­ti­da­rios, ex­hi­bién­do­lo co­mo el úni­co rum­bo acer­ta­do".

En Mein Kampf Hitler es­ta­ble­cía la ne­ce­si­dad de que el mo­vi­mien­to na­zi que­da­se so­me­ti­do a la au­to­ri­dad de un so­lo hom­bre al que se le de­bía ren­dir cul­to y ju­rar leal­tad pa­ra lle­var a la na­ción al lu­gar que le co­rres­pon­de­ría por de­re­cho his­tó­ri­co y ra­cial, aun­que pa­ra ello an­tes se de­bía de pu­ri­fi­car la na­ción.

Pa­ra ello de­cla­ró que no era per­mi­ti­da la re­pro­duc­ción a to­do aquel que se ha­lla­se en­fer­mo o que pa­de­cie­se cual­quier ti­po de in­ca­pa­ci­dad he­re­di­ta­ria, aun­que pa­ra ello fue­se ne­ce­sa­rio (y así ocu­rrió) lle­var a ca­bo atro­ces pro­gra­mas de es­te­ri­li­za­ción, ex­ter­mi­nio e in­clu­so la or­ga­ni­za­ción de gran­jas hu­ma­nas pa­ra ges­tar ni­ños arios.

Asi­mis­mo, co­mo ocu­rre en to­dos los regímenes to­ta­li­ta­rios (o en­tre los que an­he­lan sus for­mas), la edu­ca­ción y el con­trol de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción era uno de los pi­la­res fun­da­men­ta­les pa­ra es­ta­ble­cer la dic­ta­du­ra. La po­lí­ti­ca edu­ca­ti­va na­zi pre­ten­dió des­de el pri­mer mo­men­to for­mar a hom­bres me­dia­na­men­te edu­ca­dos, pe­ro po­see­do­res de una gran fuerza fí­si­ca y lle­nos de con­fian­za en sí mis­mos. Por es­te mo­ti­vo, en las es­cue­las se de­bía de in­ver­tir más tiem­po en el ejer­ci­cio fí­si­co que in­te­lec­tual, e in­clu­so es­ti­mu­lar el es­pí­ri­tu de ata­que y lu­cha.

Fue­ron es­tos prin­ci­pios, an­ti­ci­pa­dos en el Mein Kampf, los que des­pués se lle­va­ron a la prác­ti­ca en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo ale­mán y en la con­fi­gu­ra­ción de las Ju­ven­tu­des Hitle­ria­nas. De lo que se tra­ta­ba era de dis­po­ner de una juventud to­tal­men­te adoc­tri­na­da y dis­pues­ta a sa­cri­fi­car­se pa­ra ga­ran­ti­zar los in­tere­ses de una mi­no­ría re­fle­ja­da en la fi­gu­ra de un gran lí­der me­siá­ni­co. Y, des­gra­cia­da­men­te, así fue.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.