HITLER, una BIO­GRA­FÍA in­só­li­ta

Una bio­gra­fía in­só­li­ta

Clio Seleccion - - SUMARIO - POR JA­VIER MAR­TÍ­NEZ-PINNA

MU­CHO SE HA ES­CRI­TO SO­BRE LA FI­GU­RA CON­TRO­VER­TI­DA, INACCESIBLE Y PO­LÉ­MI­CA DE ADOLF HITLER. SU AC­CE­SO A LA CAN­CI­LLE­RÍA DEL REICH EN 1933 SU­PU­SO UN AU­TÉN­TI­CO TE­RRE­MO­TO PO­LÍ­TI­CO, CU­YAS CON­SE­CUEN­CIAS AÚN SE­GUI­MOS PADECIENDO, EN PAR­TE POR­QUE NUES­TRAS ES­TRUC­TU­RAS MEN­TA­LES CAM­BIA­RON DE FOR­MA RA­DI­CAL DES­PUÉS DE CO­NO­CER LA VER­DA­DE­RA BAR­BA­RIE. ASÍ ES CÓ­MO ADOLF HITLER SE CON­VIR­TIÓ EN FÜHRER.

SPERSONALIDAD I QUE­RE­MOS EN­TEN­DER LA BIO­GRA­FÍA DE HITLER, AN­TES DE­BE­MOS IN­TEN­TAR CON­TES­TAR A UNA SE­RIE DE PRE­GUN­TAS: ¿Có­mo es po­si­ble que Eu­ro­pa se de­ja­se lle­var por es­ta vo­rá­gi­ne de irra­cio­na­li­dad que su­pu­so el as­cen­so del na­zis­mo en un país co­mo Alemania? ¿Fue Hitler el res­pon­sa­ble de es­ta si­tua­ción o el re­fle­jo de una so­cie­dad, cu­yos va­lo­res tra­di­cio­na­les ha­bían que­da­do re­le­ga­dos al ol­vi­do co­mo con­se­cuen­cia de la im­po­si­ción de nue­vos plan­tea­mien­tos ideo­ló­gi­cos?

COM­PLE­JA

Otro de los ele­men­tos que de­be­mos de te­ner en cuen­ta a la ho­ra de en­ten­der las di­fi­cul­ta­des que tie­nen los his­to­ria­do­res pa­ra com­pren­der su ac­tua­ción po­lí­ti­ca es su em­pe­ño por no ofre­cer pro­gra­mas de go­bierno, ya que pa­ra él lo real­men­te im­por­tan­te era la vo­lun­tad hu­ma­na, tal y co­mo re­fle­ja en el Mein Kampf, en don­de ha­ce un lla­ma­mien­to a la ac­ción de­pen­dien­do de la co­yun­tu­ra de ca­da mo­men­to.

Hitler na­ció en Brau­nau am Inn, una pe­que­ña lo­ca­li­dad aus­tria­ca cer­ca de Linz, muy pró­xi­ma a la fron­te­ra con Alemania. Era hi­jo de Alois Hitler, un fun­cio­na­rio de adua­nas, y de Kla­ra Pölzl, por lo que per­te­ne­cía a una fa­mi­lia más o me­nos aco­mo­da­da de cla­se me­dia. De­bi­do al tra­ba­jo de su pa­dre, la fa­mi­lia Hitler se vio obli­ga­da a des­pla­zar­se con­ti­nua­men­te, lo que

les lle­vó a re­si­dir en di­ver­sas lo­ca­li­da­des co­mo Lam­bach o Linz, en don­de Adolf ini­ció sus es­tu­dios pri­ma­rios.

Se­gún re­la­ta­ron sus com­pa­ñe­ros y an­ti­guos pro­fe­so­res, du­ran­te es­tos pri­me­ros años la vi­da del jo­ven Hitler fue bas­tan­te sen­ci­lla, in­clu­so feliz, pues­to que, a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rría más tar­de, Adolf ob­tu­vo bue­nas ca­li­fi­ca­cio­nes y se ro­deó de un gru­po de com­pa­ñe­ros con los que tra­bó una sin­ce­ra amis­tad.

To­do es­to cam­bió a par­tir de su in­gre­so en la en­se­ñan­za se­cun­da- ria, en una Reals­chu­le de Linz. Po­co a po­co sus ca­li­fi­ca­cio­nes em­pe­za­ron a ba­jar e in­clu­so la re­la­ción con sus nue­vos com­pa­ñe­ros de­jó mues­tras de una se­rie de pro­ble­mas de adap­ta­ción que se­rían ha­bi­tua­les du­ran­te el res­to de su vi­da. Tal vez, es­to es al me­nos lo que ase­gu­ró Hitler, es­tos pro­ble­mas se vie­ron in­cre­men­ta­dos de­bi­do a la tor­men­to­sa re­la­ción que te­nía con su pa­dre Alois, un ser mal­tra­ta­dor que de­jó huella en su fu­tu­ra per­so­na­li­dad. Su es­ca­sa de­di­ca­ción y su apa­tía por el tra­ba­jo le lle­va­ron a re­pe­tir cur­so, pe­ro, a pe­sar de su fra­ca­so es­co­lar, fue du­ran­te es­ta eta­pa cuan­do em­pe­zó a desa­rro­llar una au­tén­ti­ca pa­sión por la lec­tu­ra de los re­la­tos na­cio­na­lis­tas ger­ma­nos que le trans­mi­tió su pro­fe­sor de His­to­ria Leo­pol­do Poetsch, los cua­les in­flu­ye­ron po­de­ro­sa­men­te en la men­ta­li­dad po­lí­ti­ca del fu­tu­ro dic­ta­dor.

Pre­ci­sa­men­te, es­tas na­rra­cio­nes his­tó­ri­cas adul­te­ra­das por creen­cias na­cio­na­lis­tas que ex­po­nían una vi­sión del pa­sa­do que na­da te­nía que ver con la reali­dad (hay co­sas que nun­ca cam­bian) le lle­vó, del mis­mo mo­do, a sen­tir­se fas­ci­na­do por los

DU­RAN­TE LOS PRI­ME­ROS AÑOS DE VI­DA DEL JO­VEN HITLER es­te fue bas­tan­te feliz, pues­to que, a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rri­ría más tar­de, Adolf ob­tu­vo bue­nas ca­li­fi­ca­cio­nes y se ro­deó de un gru­po de com­pa­ñe­ros con los que tra­bó una sin­ce­ra amis­tad.

re­la­tos mi­to­ló­gi­cos ger­má­ni­cos, a par­tir de los cua­les creó una nue­va cos­mo­vi­sión, cu­ya apli­ca­ción a la po­lí­ti­ca real tu­vo con­se­cuen­cias dra­má­ti­cas. Es muy pro­ba­ble, aun­que no po­de­mos ase­gu­rar­lo, que ya des­de jo­ven tu­vie­se ac­ce­so a los es­cri­tos de al­gu­nos de los ideó­lo­gos que des­pués lo­gra­ron im­preg­nar con una pá­ti­na de eso­te­ris­mo al ré­gi­men na­zi.

En el Mein Kampf Hitler ase­gu­ró que su ba­jo ren­di­mien­to en la edu­ca­ción fue fru­to de su in­con­for­mis­mo an­te la de­ci­sión de su pa­dre de que con­ti­nua­se con su ca­rre­ra co­mo agen­te de adua­nas, una ac­ti­vi­dad que él nun­ca ha­bía lle­ga­do a plan­tear­se por­que su sue­ño era ser ar­tis­ta. Po­si­ble­men­te es­te con­flic­to con su pa­dre pu­do afec­tar a sus es­tu­dios, pe­ro, tras la muer­te de es­te en enero de 1903, el tra­ba­jo es­co­lar de Hitler no me­jo­ró, por lo que se vio obli­ga­do a aban­do­nar la es­cue­la el año si­guien­te.

En 1905 la fa­mi­lia Hitler se mu­dó a un có­mo­do pi­so de Ur­fahar, un su­bur­bio de Linz, y allí el jo­ven Hitler pa­só los si­guien­tes tres años de for­ma in- do­len­te, exa­ge­ran­do una en­fer­me­dad que pa­de­cía, y dan­do mues­tras de su es­ca­sa vo­lun­tad pa­ra asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des de cual­quier ti­po. Si ne­gli­gen­te era su ac­ti­tud ha­cia el tra­ba­jo, no po­de­mos de­cir lo mis­mo de su afán por la lec­tu­ra.

RADICALIZACIÓN

A los die­ci­sie­te años se pro­du­jo un epi­so­dio fun­da­men­tal en su vi­da cuan­do via­jó a Vie­na pa­ra vi­si­tar la Aca­de­mia de Be­llas Ar­tes de la ciu­dad, y pe­dir in­for­ma­ción so­bre una prue­ba de ad­mi­sión que fi­nal­men­te no lo­gró su­pe­rar por su fal­ta de ta­len­to.

Es­te acon­te­ci­mien­to mar­có la vi­da de Hitler, ya que le hun­dió en la de­ses­pe­ra­ción y el des­con­sue­lo. Pa­ra col­mo de ma­les, por aquel en­ton­ces a su ma­dre se le diag­nos­ti­có un cán­cer de ma­ma el cual no pu­do su­pe­rar, pues­to que fa­lle­ció el 21 de di­ciem­bre de 1907. Tras es­te dra­má­ti­co acon­te­ci­mien­to, Adolf via­jó de nue­vo a Vie­na ini­cian­do uno de los mo­men­tos más con­vul­sos de su vi­da, en el que se vio obli­ga­do a so­bre­vi­vir re­cu­rrien­do a to­do ti­po de tra­ba­jos, co­mo ba­rrer la nie­ve o car­gar ma­le­tas en la es­ta­ción de tre­nes. Es­tos

tra­ba­jos mal re­mu­ne­ra­dos no le im­pi­die­ron caer en el mun­do de la po­bre­za, por lo que al fi­nal se vio obli­ga­do a mal­vi­vir en un hos­tal de ma­la muer­te y a re­co­rrer los co­me­do­res so­cia­les de in­di­gen­tes pa­ra echar­se al­go a la bo­ca y com­ba­tir el ham­bre.

En 1910 su si­tua­ción me­jo­ró con­si­de­ra­ble­men­te al con­se­guir ma­yo­res in­gre­sos gra­cias a la ven­ta de sus cua­dros en es­ta ciu­dad cos­mo­po­li­ta y mul­ti­cul­tu­ral, Vie­na, en don­de Hitler si­guió agu­di­zan­do su an­ti­se­mi­tis­mo y ex­tre­mis­mo ideo­ló­gi­co. Es­to es lo que él mis­mo ase­gu­ró cuan­do es­cri­bió Mein Kampf, aun­que in­ves­ti­ga­cio­nes pos­te­rio­res co­mo las de Ian Kers­haw (El mi­to de Hitler) plan­tean la po­si­bi­li­dad de que la radicalización se pro­du­jo tras el fi­nal de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial y de for­ma opor­tu­nis­ta.

Otro mo­men­to im­por­tan­te de su bio­gra­fía se pro­du­jo en ma­yo del 1913, en el que mar­chó jun­to a su ami­go Ru­dolf Haüs­ler has­ta Mu­nich, muy pro­ba­ble­men­te pa­ra elu­dir la obli­ga­ción de ha­cer el ser­vi­cio mi­li­tar en un ejér­ci­to, el aus­tria­co, que el de­tes­ta­ba por con­si­de­rar­lo in­fes­ta­do de ju­díos y es­la­vos. A pe­sar de sus in­ten­tos por pa­sar des­aper­ci­bi­do, las au­to­ri­da­des aus­tria­cas lo­gra­ron lo­ca­li­zar­le y le obli­ga­ron a vol­ver a Aus­tria, don­de, fi­nal­men­te, fue de­cla­ra­do no ap­to pa­ra pres­tar ser­vi­cio mi­li­tar. A pe­sar de es­te ve­re­dic­to, Hitler no tu­vo pro­ble­mas pa­ra in­cor­po­rar­se a fi­las en el ejér­ci­to ale­mán de for­ma vo­lun­ta­ria tras el es­ta­lli­do de la Gran Gue­rra en julio de 1914, con­si­de­ra­da por él co­mo el mo­men­to que siem­pre ha­bía es­ta­do es­pe­ran­do a lo lar­go de su vi­da.

Des­pués de un rá­pi­do en­tre­na­mien­to fue en­cua­dra­do en la 1ª Com­pa­ñía del 16º Re­gi­mien­to de In­fan­te­ría Bá­va­ro de Re­ser­va y mar­chó ha­cia el fren­te oc­ci­den­tal pa­ra ser­vir co­mo men­sa­je­ro y dar mues­tras de una enor­me va­len­tía por la que fue con­de­co­ra­do en dos oca­sio­nes con la Cruz de Hie­rro, al­go muy po­co ha­bi­tual tra­tán­do­se de un sim­ple ca­bo sin ac­ti­tu­des pa­ra el man­do, tal y co­mo fue de­fi­ni­do por va­rios de sus su­pe­rio­res.

En no­viem­bre de 1918, des­pués de mil y una ba­ta­llas, se en­con­tra­ba in­ter­na­do en el hos­pi­tal de Pa­se­walk des­pués de su­frir su uni­dad un ata­que con ga­ses ve­ne­no­sos. Fue en­ton­ces cuan­do se le in­for­mó de la ren­di­ción de Alemania, pro­vo­cán­do­le una au­tén­ti­ca cri­sis ner­vio­sa y una pro­fun­da de­pre­sión al com­pren­der (se­gún su pun­to de vis­ta) que to­dos sus sa­cri­fi­cios y el de sus com­pa­ñe-

A LOS 17 AÑOS, HITLER fue re­cha­za­do por la Aca­de­mia de Be­llas Ar­tes de Vie­na. Sin du­da, es­te acon­te­ci­mien­to mar­có la vi­da del jo­ven, al igual que la pron­ta muer­te de sus pa­dres.

ros ha­bían re­sul­ta­do en vano por cul­pa de los que él con­si­de­ra­ba trai­do­res por fir­mar el ar­mis­ti­cio, cuan­do to­do pa­re­cía in­di­car que Alemania se iba a im­po­ner a sus enemi­gos en es­ta lar­ga con­tien­da en la que se es­ta­ba de­ci­dien­do el fu­tu­ro de Eu­ro­pa.

Pa­ra Hitler, los res­pon­sa­bles de la de­rro­ta ha­bían si­do los ju­díos, los so­cial­de­mó­cra­tas y los par­ti­dos con­ser­va­do­res tra­di­cio­na­les, a los que siem­pre con­si­de­ró dé­bi­les, y que más tar­de asu­mi­rían el po­der du­ran­te la Re­pú­bli­ca de Wei­mar.

Des­pués de aban­do­nar el hos­pi­tal de Pa­se­walk Hitler re­gre­só a Mu­nich pa­ra com­pro­bar que Alemania se en­con­tra­ba su­mi­da en un cli­ma de agi­ta­ción re­vo­lu­cio­na­ria. En Ba­vie­ra se pro­cla­mó una re­pú­bli­ca con un go­bierno pro­vi­sio­nal do­mi­na­do por los so­cial­de­mó­cra­tas, pe­ro apo­ya­dos por el par­ti­do ra­di­cal USPD que fo­men­tó la crea­ción de con­se­jos re­vo­lu­cio­na­rios has­ta de­ge­ne­rar en una fa­se de caos y anar­quía de do­mi­nio co­mu­nis­ta con el que se ins­ta- ló una re­pú­bli­ca so­vié­ti­ca, du­ran­te la cual se pro­du­jo la ma­tan­za de al­gu­nos miem­bros des­ta­ca­dos de la de­re­cha mu­ni­que­sa.

EL ORI­GEN DEL PAR­TI­DO

Tras la caí­da del go­bierno so­vié­ti­co de Ba­vie­ra, a Hitler se le en­car­gó la mi­sión de in­ves­ti­gar a los par­ti­dos que fue­sen sos­pe­cho­sos de te­ner un ca­rác­ter re­vo­lu­cio­na­rio y al mis­mo tiem­po co­la­bo­rar co­mo ofi­cial edu­ca­dor en el pen­sa­mien­to na­cio­nal, dan­do mues­tras de sus ideas ca­da vez más ra­di­ca­les y de su in­te­rés por crear una ca­be­za de tur­co pa­ra jus­ti­fi­car la de­rro­ta de Alemania. El 12 de sep­tiem­bre de 1919 se unió a un nue­vo par­ti­do de ti­po na­cio­na­lis­ta, el Par­ti­do Obre­ro Ale­mán (DAP), que, con el pa­so del tiem­po, se ter­mi­nó con­vir­tien­do en el Par­ti­do Nacionalsocialista Obre­ro Ale­mán que, ba­jo la di­rec­ción de Hitler, lle­gó al po­der pa­ra es­ta­ble­cer una fé­rrea dic­ta­du­ra en 1933. Lla­ma la aten­ción que al­gu­nos de los miem­bros fun­da­do­res del

DAP for­ma­sen par­te de la So­cie­dad Thule, una or­ga­ni­za­ción aso­cia­da con ideas per­te­ne­cien­tes al mun­do de la ma­gia y el ocul­tis­mo, lo que nos re­fuer­za en la idea de la re­la­ción exis­ten­te en­tre el na­zis­mo y un con­jun­to de creen­cias de ti­po eso­té­ri­co, tal y co­mo se re­fle­ja en la or­ga­ni­za­ción de al­gu­nas ac­ti­vi­da­des por par­te de la Ahnenerbe, un ins­ti­tu­to crea­do por los na­zis pa­ra es­tu­diar el pa­sa­do mí­ti­co del pue­blo ale­mán.

En 1920 Hitler or­ga­ni­zó va­rios es­cua­dro­nes for­ma­dos por ve­te­ra­nos de gue­rra, las Stur­mab­tei­lung (SA) pa­ra man­te­ner el or­den en las reunio­nes del par­ti­do pe­ro, es­pe­cial­men­te, pa­ra aco­sar a to­dos los con­si­de­ra­dos co­mo opo­si­to­res po­lí­ti­cos y a los ju­díos.

En es­te mis­mo año adop­ta el sa­lu­do fas­cis­ta ita­liano del bra­zo en al­to y la cruz ga­ma­da co­mo em­ble­ma del par­ti­do. Po­co a po­co, la in­fluen­cia de Hitler se fue ha­cien­do no­tar en Ba­vie­ra, ya que en­tre su círculo de ami­gos (o co­la­bo­ra­do­res) se em­pe­za­ron a con­tar figuras de la ta­lla de Ru­dolf Hess, Her­mann Gö­ring, Al­fred Ro­sen­berg o Ernst Hanfs­taengl, a par­tir de los cua­les ob­tu­vo im­por­tan­tes do­na­cio­nes. A pe­sar de to­do, su for­ta­le­za po­lí­ti­ca no era tan des­ta­ca­ble co­mo él mis­mo se creía, ni si­quie­ra en la mis­ma Ba­vie­ra, pues­to que su in­ten­to de con­se­guir el po­der a la ma­ne­ra de Mus­so­li­ni en Ita­lia, se sal­dó con un des­ta­ca­do fra­ca­so en 1923 tras el fa­lli­do gol­pe de es­ta­do del Putsch de Mú­nich. Co­mo con­se­cuen­cia del gol­pe Hitler fue acu­sa­do de al­ta trai­ción, un cri­men con­de­na­do por la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca de Wei­mar con la ca­de­na per­pe­tua, por lo que su si­tua­ción se vio se­ria­men­te com­pro­me­ti­da. Aun así, Hitler vol­vió ha­cer ga­la de su sa­ga­ci­dad y su ins­tin­to pa­ra sa­lir in­dem­ne de es­te ti­po de ad­ver­si­da­des. Apro­ve­chan­do que la mi­ra­da de me­dia Ba­vie­ra es­ta­ba pues­ta so­bre él, uti­li­zó el jui­cio co­mo una pla­ta­for­ma po­lí­ti­ca pa­ra de­nun­ciar a los que con­si­de­ra­ba trai­do­res a la na­ción ale­ma­na, ga­nán­do­se las sim­pa­tías de una bue­na par­te de los pre­sen­tes en la sa­la. No so­lo eso, por­que a di­fe­ren­cia de los otros par­ti­ci­pan­tes en el gol­pe, Hitler asu­mió la res­pon­sa­bi­li­dad de sus ac­tos, pe­ro se ne­gó a re­co­no­cer que ha­bía co­me­ti­do un cri­men.

De es­ta ma­ne­ra el día 1 de abril de 1924 Hitler fue de­cla­ra­do cul­pa­ble pe­ro, fren­te a to­da ló­gi­ca, con­de­na-

EN 1919 HITLER se unió a un nue­vo par­ti­do de ti­po na­cio­na­lis­ta, el Par­ti­do Obre­ro Ale­mán, que, con el pa­so del tiem­po, se ter­mi­nó con­vir­tien­do en el Par­ti­do Na­cio­na­lis­ta Obre­ro Ale­mán.

do a tan so­lo cin­co años de pri­sión de los que so­lo se hi­cie­ron efec­ti­vos nue­ve me­ses, un tiem­po bre­ve que pa­só en la pri­sión de Lands­berg (ro­dea­do de co­mo­di­da­des y pri­vi­le­gios) pa­ra, en­tre otras co­sas, es­cri­bir el Mein Kampf.

Tras sa­lir de pri­sión el mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio de Hitler pa­re­cía abo­ca­do al fra­ca­so. Los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos em­pe­za­ban a re­mi­tir, o por lo me­nos no pa­re­cían tan acu­cian­tes co­mo en los años an­te­rio­res, mien­tras que por otra par­te el par­ti­do se en­con­tra­ba to­tal­men­te frag­men­ta­do, con lu­chas de po­der in­ter­nas que ter­mi­na­ron con el ale­ja­mien­to tem­po­ral de Hitler de la po­lí­ti­ca. Es­te pe­río­do fue apro­ve­cha­do pa­ra or­ga­ni­zar el par­ti­do y do­tar­le de las es­truc­tu­ras ne­ce­sa­rias pa­ra que de­ja­se de ser una fuerza po­lí­ti­ca de ti­po lo­cal y pa­sa­se a ad­qui­rir re­le­van­cia a ni­vel na­cio­nal.

Hitler si­guió po­ten­cian­do sus do­tes de ora­to­ria y or­ga­ni­zó las Ju- ven­tu­des Hitle­ria­nas y la Liga de las Mu­cha­chas Ale­ma­nas, mien­tras que por otra par­te crea las SS, cu­yos miem­bros de­be­rían de rea­li­zar un ju­ra­men­to de leal­tad ha­cia su per­so­na. Pa­cien­te­men­te de­jó pa­sar el tiem­po has­ta en­con­trar el mo­men­to ne­ce­sa­rio pa­ra lle­var a ca­bo su pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio y es­te lle­gó con la Gran De­pre­sión de 1929 cu­yas con­se­cuen­cias so­bre la po­bla­ción ale­ma­na fue­ron te­rri­bles al pro­vo­car el au­men­to del pa­ro, la po­bre­za e in­clu­so fal­ta de pan, lo que lle­vó a mi­llo­nes de ale­ma­nes a ale­jar­se de los par­ti­dos de­mo­crá­ti­cos tra­di­cio­na­les y tra­tar de bus­car so­lu­cio­nes en los de cor­te ex­tre­mo y po­pu­lis­ta. En po­cos me­ses, el par­ti­do na­zi y el co­mu­nis­mo se con­vir­tie­ron en las fuer­zas po­lí­ti­cas más re­le­van­tes de Alemania, mien­tras que en el res­to de Eu­ro­pa la frag­men­ta­ción so­cial y el ex­tre­mis­mo ideo­ló­gi­co an­ti­ci­pa­rán el es­ta­lli­do de un con­flic­to cu­yos re­sul­ta­dos no se po­dían pre­ver.

FO­TO DE IN­FAN­CIA DE HITLER. ES­TE ES­TÁ UBI­CA­DO ARRIBA, A LA DE­RE­CHA.

SÍM­BO­LO DE LA IDEO­LO­GÍA NA­ZI DESA­RRO­LLA­DA POR HITLER.

FO­TO DE IN­FAN­CIA DE HITLER.

JUN­TO A ES­TAS LÍ­NEAS, PAU­LA, LA HER­MA­NA DE HITLER, PIE­ZA CLA­VE DEL DE­SA­RRO­LLO DE SU PER­SO­NA­LI­DAD.

1933, EL CAN­CI­LLER, ADOLF HITLER (IZQ.) JUN­TO CON EL PRE­SI­DEN­TE DE LA RE­PÚ­BLI­CA, VON HINDEMBURG (EN EL CEN­TRO, CON CASCO MI­LI­TAR).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.