Re­pa­ra­cio­nes en el ta­ller

Cuan­do lle­ves tu co­che al ta­ller, es­ta­te aten­to. Pue­den co­brar­te el pre­su­pues­to, de­ben fa­ci­li­tar­te las pie­zas sustituidas, por ley han de ex­po­ner el pre­cio de la ho­ra de tra­ba­jo... Co­no­ce bien tus de­re­chos y así po­drás ejér­cer­los co­mo co­rres­pon­de.

Coche Actual - - SUMARIO - SO­NIA RE­CIO sre­[email protected]

To­do lo que tie­nes que sa­ber pa­ra que no te en­ga­ñen. Co­no­ce bien tus de­re­chos y así po­drás ejer­cer­los co­mo co­rres­pon­de.

No to­dos los ta­lle­res ac­túan de ma­la fe, pe­ro al­gu­nos sí tras­pa­san la fi­na lí­nea de la trans­pa­ren­cia po­nien­do en cla­ra des­ven­ta­ja a los clien­tes. An­tes o des­pués, to­dos los que te­ne­mos un co­che va­mos a pa­sar por un es­ta­ble­ci­mien­to es­pe­cia­li­za­do pa­ra su man­te­ni­mien­to o arre­glo, y con­vie­ne te­ner pre­sen­tes al­gu­nos de los en­ga­ños más ha­bi­tua­les pa­ra no caer en la tram­pa.

¿En ese ta­ller pue­de arre­glar tu co­che?

No to­dos los ta­lle­res es­tán capacitados pa­ra to­do ti­po de re­pa­ra­cio­nes. En el ex­te­rior de­ben lu­cir una pla­ca me­tá­li­ca que in­di­ca, me­dian­te pic­to­gra­mas, los tra­ba­jos en los que es­tán es­pe­cia­li­za­dos: ca­rro­ce­ría, un mar­ti­llo; pin­tu­ra, una pis­to­la de pin­tar; elec­tri­ci­dad, una fle­cha que­bra­da; me­cá­ni­ca, una lla­ve in­gle­sa, etc. An­tes de de­jar el co­che, com­prue­ba que pue­den en­car­gar­se de­bi­da­men­te de él ya que te arries­gas a que lo que ha­gan ni sea co­rrec­to ni ten­ga ga­ran­tía.

¿El pre­su­pues­to de re­pa­ra­ción es gra­tui­to?

Los ta­lle­res, co­mo mu­chos otros es­ta­ble­ci­mien­tos, pue­den co­brar­te por ela­bo­rar un pre­su­pues­to de la re­pa­ra­ción o el man­te­ni­mien­to del co­che. In­fór­ma­te an­tes pa­ra evi­tar sor­pre­sas, so­bre to­do si al fi­nal de­ci­des no de­jar en ese ta­ller el vehícu­lo: ten­drás que abo­nar el pre­su­pues­to si así es­ta­ba es­ti­pu­la­do.

¿El pre­su­pues­to in­clu­ye to­dos los con­cep­tos?

Con in­de­pen­den­cia de si te co­bran o no el pre­su­pues­to, de­bes exi­gir­lo an­tes de que co­mien­cen los tra­ba­jos en el ta­ller. En ese do­cu­men­to de­be fi­gu­rar de for­ma de­ta­lla­da el cos­te de las pie­zas y de las ho­ras por mano de obra.

Si en el trans­cur­so de la re­pa­ra­ción se de­tec­ta­se al­gún otro fa­llo en el vehícu­lo que obli­ga­se a la sus­ti­tu­ción de otras pie­zas no con­tem­pla­das en el pre­su­pues­to, el ta­ller de­be con­tac­tar en un pla­zo má­xi­mo de 48 ho­ras con el clien­te pa­ra que le dé o de­nie­gue el con­sen­ti­mien­to. Pe­ro, ¡cui­da­do!, pue­de que en la le­tra pe­que­ña de ese pre­su­pues­to in­di­que que re­nun­cias a es­te de­re­cho, con lo que la fac­tu­ra fi­nal de la re­pa­ra­ción pue­de ser mu­cho más al­ta que la cal­cu­la­da.

¿Sa­bes cuán­to cues­ta la mano de obra?

El pre­cio de la mano de obra no es es­tán­dar: de­pen­de de ca­da ta­ller. Por ello, no es­tá de más que co­noz­cas esa ta­ri­fa que, por otro la­do, de­be ser pu­bli­ca, es­tan­do ex­pues­ta en un lu­gar vi­si­ble pa­ra que lo vean los clien­tes.

¿Has leí­do el res­guar­do de de­pó­si­to del co­che?

Cuan­do de­jes el co­che en el ta­ller de­bes fir­mar un do­cu­men­to en el que fi­gu­ren los da­tos del vehícu­lo (in­clui­do el ki­lo­me­tra­je) y las ope­ra­cio­nes de re­pa­ra­ción o man­te­ni­mien­to que van a ha­cer. De­di­ca un ra­to el leer ese pa­pel y fír­ma­lo si es­tás de acuer­do, exi­gien­do al ta­ller que ha­ga lo pro­pio, y qué­da­te con una co­pia.

¿Has com­pro­ba­do có­mo son las pie­zas sustituidas?

En los cam­bios de pie­zas, és­tas de­ben ser ho­mo­lo­ga­das y se de­ben en­tre­gar al clien­te las sustituidas. Pa­ra sa­ber si es una pie­za ho­mo­lo­ga­da, hay que fi­jar­se si tie­ne las si­glas ECE se­gui­das de un có­di­go con nú­me­ros y le­tras. Úni­ca­men­te se per­mi­te el uso de pie­zas usa­das o re­ci­cla­das en ca­sos jus­ti­fi­ca­dos (por ejem­plo, que sea un co­che an­ti­guo) y, en nin­gún ca­so, es­tas pie­zas pue­den afec­tar al sis­te­ma de fre­na­do, sus­pen­sión y di­rec­ción del vehícu­lo. Ade­más, el ta­ller de­be res­pon­sa­bi­li­zar­se por es­cri­to de que es­tas pie­zas es­tán en buen es­ta­do.

Si el ta­ller no dis­po­ne de la pie­za que hay que cam­biar, por ley de­be con­se­guir un re­cam­bio de un vehícu­lo fa­bri­ca­do en Es­pa­ña en un pla­zo má­xi­mo de 15 días, 30 si es un co­che im­por­ta­do. En ca­so de que se in­cum­plan es­tos pla­zos, se pue­de exi­gir por es­cri­to que el ta­ller fa­ci­li­te un vehícu­lo de sus­ti­tu­ción o re­cla­mar, al ta­ller o al fa­bri­can­te de la pie­za, los gas­tos que su­pon­gan no te­ner­lo re­pa­ra­do en un pla­zo nor­mal.

¿La fac­tu­ra in­clu­ye to­dos los con­cep­tos?

To­dos los ta­lle­res es­tán obli­ga­dos a en­tre­gar una fac­tu­ra fir­ma­da y se­lla­da, con el detalle de la re­pa­ra­ción y des­glo­san­do el cos­te de las pie­zas y de la mano de obra. En el dor­so de ese do­cu­men­to de­be fi­gu­rar la ga­ran­tía de la re­pa­ra­ción. Si hay al­go con lo que no es­tás de acuer­do, so­li­ci­ta una ho­ja de re­cla­ma­cio­nes y acu­de a la ofi­ci­na de con­su­mo más cer­ca­na a en­tre­gar­la en un pla­zo má­xi­mo de dos me­ses.

¿Tie­nes de­re­cho a ga­ran­tía de la re­pa­ra­ción?

Sí, to­das las re­pa­ra­cio­nes tie­nen una ga­ran­tía de tres me­ses o 2.000 km re­co­rri­dos. Las pie­zas que no su­fren des­gas­te (ca­rro­ce­ría, pa­ra­cho­ques…) tie­nen ga­ran­tía de dos años. En am­bos ca­sos, el co­mien­zo de cómpu­tos es des­de la fe­cha de en­tre­ga del co­che por el ta­ller; si con pos­te­rio­ri­dad esas pie­zas o ele­men­tos son ma­ni­pu­la­dos por per­so­nas aje­nas al ta­ller ini­cial, la ga­ran­tía que­da in­va­li­da­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.