Neu­má­ti­cos de in­vierno

Los neu­má­ti­cos de in­vierno pa­ra el co­che pre­sen­tan nu­me­ro­sas ven­ta­jas por su ca­pa­ci­dad de mo­tri­ci­dad y por el plus de seguridad que apor­tan cuan­do los lle­vas.

Coche Actual - - SUMARIO - CO­CHE AC­TUAL PA­RA EL CON­SOR­CIO NA­CIO­NAL DE IN­DUS­TRIA­LES DEL CAU­CHO co­cheac­[email protected]

Te con­ta­mos sus prin­ci­pa­les ven­ta­jas fren­te a unos con­ven­cio­na­les.

Ape­sar de que la ma­yor par­te de Es­pa­ña no re­gis­tra tem­pe­ra­tu­ras tan ex­tre­mas co­mo en los paí­ses nór­di­cos, los neu­má­ti­cos de in­vierno pa­ra el co­che pre­sen­tan nu­me­ro­sas ven­ta­jas que lo ha­cen más ade­cua­dos pa­ra es­ta épo­ca. En los úl­ti­mos años, los neu­má­ti­cos de in­vierno han ido au­men­tan­do su ga­ma has­ta cu­brir prác­ti­ca­men­te la to­ta­li­dad de me­di- das que per­mi­ten su mon­ta­je en cual­quier co­che.

A pe­sar de que en nues­tro país no go­zan to­da­vía de mu­cho co­no­ci­mien­to, lo cier­to es que es­ta cla­se de neu­má­ti­cos apor­ta un plus de seguridad y com­por­ta­mien­to so­bre nie­ve si­mi­lar al que ob­ten­dría­mos con un neu­má­ti­co de ve­rano so­bre una pis­ta de tie­rra, ga­ran­ti­zan­do seguridad gra­cias a su ma­yor ca­pa­ci­dad de

fre­na­da, trac­ción y ma­nio­bra­bi­li­dad so­bre fir­mes des­li­zan­tes.

Muy efi­ca­ces so­bre nie­ve. El prin­ci­pal be­ne­fi­cio de los neu­má­ti­cos de in­vierno es su al­tí­si­mo ren­di­mien­to so­bre nie­ve en com­pa­ra­ción a las ca­de­nas, no di­ga­mos so­bre los de ve­rano. Y hay que des­ta­car que, cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra es in­fe­rior a unos sie­te gra­dos o cuan­do la su­per-

Los neu­má­ti­cos de in­vierno fun­da­men­tal­men­te son ade­cua­dos pa­ra tra­ba­jar en con­di­cio­nes de ba­ja tem­pe­ra­tu­ra, mar­cán­do­se el va­lor de 7ºC co­mo el pun­to de in­fle­xión en­tre las pro­pie­da­des de los neu­má­ti­cos es­tán­dar y las de los de in­vierno. Por tan­to, con la cli­ma­to­lo­gía más du­ra, los neu­má­ti­cos de in­vierno son la elec­ción acer­ta­da

fi­cie es­tá mo­ja­da, su efec­ti­vi­dad tam­bién es ex­ce­len­te.

Las ven­ta­jas fren­te a las ca­de­nas cuan­do hay nie­ve o hie­lo en la ca­rre­te­ra son in­nu­me­ra­bles: apar­te del en­go­rro que su­po­ne po­ner las men­cio­na­das ca­de­nas, no to­do el mun­do es ca­paz de co­lo­car­las y las pres­ta­cio­nes de es­tas son mu­cho más li­mi­ta­das; ade­más pue­den ter­mi­nar da­ñan­do las cu­bier­tas y no es di­fí­cil que se suel­ten rom­pien­do cual­quier ele­men­to me­cá­ni­co. Tam­bién hay que te­ner en cuen­ta que al mar­gen de la di­fi­cul­tad que con­lle­va el mon­tar ca­de­nas, mu­chas ve­ces re­sul­ta com­pli­ca­do en­con­trar el si­tio ade­cua­do en la ca­rre­te­ra y pue­den sur­gir por ello si­tua­cio­nes de pe­li­gro. Con to­do es­to, re­sul­ta evi­den­te que si se vi­ve en una zo­na con cli­ma frío, aun­que no nie­ve a me­nu­do, es re­co­men­da­ble mon­tar neu­má­ti­cos de in­vierno en los me­ses más du­ros del año cli­ma­to­ló­gi­ca­men­te ha­blan­do. Ga­na­re­mos no­ta­ble­men­te en seguridad, co­mo­di­dad y evi­ta­re­mos mu­chos pro­ble­mas. El res­to del año hay que vol­ver a mon­tar neu­má­ti­cos con­ven­cio­na­les, ya que a tem­pe­ra­tu­ras por en­ci­ma de 7ºC ofre­cen un ni­vel de pres­ta­cio­nes su­pe­rior, aun­que en la ac­tua­li­dad se pue­den en­con­trar di­fe­ren­tes mar­cas que ofre­cen neu­má­ti­cos All Sea­son, que sir­ven pa­ra ro­dar to­do el año y en cual­quier si­tua­ción. En la ac­tua­li­dad ya hay dis­tin­tos fa­bri­can­tes que ofre­cen es­te ti­po de go­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.