Mer­ce­des-Benz A 200 7G-DCT

Es un com­pac­to de só­lo 163 CV, pe­ro es­te co­che es el me­jor ejem­plo del sal­to evo­lu­ti­vo en tec­no­lo­gía y agra­do de con­duc­ción que hoy al­can­za es­ta ca­te­go­ría, apa­re­cien­do el nue­vo Cla­se A co­mo un re­fe­ren­te por mé­ri­tos pro­pios.

Coche Actual - - SUMARIO - J. CAR­LOS GON­ZÁ­LEZ jc­gon­za­[email protected] / FO­TOS: MIKAEL HELSING

Es el me­jor ejem­plo del sal­to evo­lu­ti­vo en tec­no­lo­gía y agra­do de con­duc­ción que hoy al­can­za un com­pac­to.

El A 200 es muy agra­da­ble, con un mo­tor de fun­cio­na­mien­to sua­ve, si­len­cio­so y con un buen ni­vel de pres­ta­cio­nes: me­nos de 8 se­gun­dos en el 0-100 km/h y por de­ba­jo de 6 en el pa­so de 80 a 120 km/h con el cam­bio au­to­má­ti­co. Los que bus­quen más de­rro­che ener­gé­ti­co tie­nen op­cio­nes de so­bra en la ga­ma, aun­que el equi­li­brio de es­ta ver­sión de ga­so­li­na es en­co­mia­ble. Res­pon­de es­tu­pen­da­men­te en cual­quier cir­cuns­tan­cia y, ade­más, gas­ta po­co si va­lo­ra­mos que no es un dié­sel. Su sis­te­ma de des­co­ne­xión se­lec­ti­va de ci­lin­dros ayu­da en el aho­rro, aun­que des­de el pues­to de con­duc­ción no se ha­ce no­tar ya que no hay ti­ro­nes, ni cam­bios de so­ni­do o un «chi­va­to» que nos ad­vier­ta de su in­ter­ven­ción. El mo­do Eco y la fun­ción de con­duc­ción «a ve­la» tam­bién apor­tan en es­ce­na­rios fa­vo­ra­bles, ya que el A 200 es ca­paz de ro­dar con enor­me sua­vi­dad. El sis­te­ma Dy­na­mic Se­lect tam­bién ofre­ce los mo­dos Com­fort, Sport e In­di­vi­dual.

El cam­bio 7G-DCT de es­ta ver­sión ha si­do desa­rro­lla­do por Ge­trag y es más li­ge­ro que el que mon­tan otras ver­sio­nes más po­ten­tes rea­li­za­do por la pro­pia Mer­ce­des y que se de­no­mi­na igual. Su fun­cio­na­mien­to es fan­tás­ti­co, res­pe­tan­do muy bien el uso ma­nual, aun­que és­te so­lo pue­de ha­cer­se con las le­vas del vo­lan­te, pues, co­mo en mu­chos Mer­ce­des au­to­má­ti­cos, la pa­lan­ca se aco­pla a la co­lum­na de la

di­rec­ción. Es uno de los po­cos de­ta­lles que si­gue sien­do mo­ti­vo de de­ba­te en cuan­to a er­go­no­mía de su pues­to de con­duc­ción, pues en es­te Cla­se A tam­bién se «en­ca­ja» más a gus­to que en sus an­te­ce­so­res. En ac­ción se tra­ta, sin du­da, de un co­che ágil y efi­caz en cur­va, de los me­jo­res de su ca­te­go­ría, in­clu­so apos­tan­do en es­ta ver­sión por un eje tor­sio­nal en el tren tra­se­ro —con llan­tas de 19 pul­ga­das es mul­ti­bra­zo o con la op­ción de amor­ti­gua­do­res de du­re­za va­ria­ble—, ya que Mer­ce­des ha rea­li­za­do una bri­llan­te pues­ta a pun­to de la sus­pen­sión, me­jo­ran­do el con­fort que le fal­ta­ba al an­te­rior Cla­se A. Es un co­che muy pre­ci­so (con una di­rec­ción muy di­rec­ta y de asis­ten­cia bien ca­li­bra­da) de reac­cio­nes muy pro­gre­si­vas y que cuen­ta con unos fre­nos efi­ca­ces.

Im­pac­tan­te ins­tru­men­ta­ción y sis­te­ma mul­ti­me­dia, más con las dos pan­ta­llas de 10,25''. Has­ta cua­tro mo­dos de uso: pan­ta­lla tác­til, man­dos del vo­lan­te, pa­nel en­tre los asien­tos y ór­de­nes vo­ca­les. Mu­chas ayu­das a la con­duc­ción, y muy in­tru­si­vo el con­trol de aban­dono del ca­rril. Aho­ra es más am­plio, pe­ro no des­ta­ca en ha­bi­ta­bi­li­dad. Hay tres ti­pos de asien­tos. Nues­tras me­di­cio­nes de­jan el ma­le­te­ro en unos «nor­ma­les» 350 li­tros. El pul­sa­dor cua­dra­do del vo­lan­te ha­ce de «ra­tón» so­bre las pan­ta­llas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.