PRO­DUC­TO A EXA­MEN

En oto­ño, es­te ali­men­to se mul­ti­pli­ca en en­ci­na­res, ha­ye­dos, pi­na­res... Es tiem­po de se­tas: co­cí­na­las so­las o en gui­sos de car­ne o pes­ca­do, y dis­fru­ta de un sa­bor ¡úni­co!

Cocina Diez - - Sumario - REA­LI­ZA­CIÓN/FO­TOS: NU­RIA SE­RRANO. COOR­DI­NA­CIÓN: MÍ­RIAM ALCAIRE.

Se­tas: co­no­ce sus va­rie­da­des y ca­rac­te­rís­ti­cas prin­ci­pa­les.

Tan ri­cas, tan fá­ci­les de pre­pa­rar, tan sa­nas... siem­pre que sean ap­tas pa­ra su con­su­mo, cla­ro. Por­que la re­gla nú­me­ro 1 es: no las re­co­jas en el cam­po, si no las co­no­ces bien. Cóm­pra­las en el mer­ca­do y evi­ta­rás sus­tos. Ya lo di­ce el re­frán: "to­das las se­tas son co­mes­ti­bles, aun­que al­gu­nas, una so­la vez...

To­do el año

Cham­pi­ñón.

Su con­te­ni­do en se­le­nio y vi­ta­mi­na D con­tri­bu­yen a la re­pa­ra­ción del ADN y pue­de in­hi­bir el cre­ci­mien­to de cé­lu­las can­ce­ro­sas. Ade­más, son an­ti­oxi­dan­tes. Es­tán bue­ní­si­mos al aji­llo, plan­cha, re­lle­nos, etc.

Bo­le­tus des­hi­dra­ta­do.

Las pro­pie­da­des son las mis­mas que las de los fres­cos, pe­ro no la tex­tu­ra, que em­peo­ra. Por ello, no son ap­tos pa­ra plan­cha, aun­que sí en gui­sos,

ri­sot­tos, sal­sas... Pa­ra hi­dra­tar los bo­le­tus, de­bes su­mer­gir­los me­dia ho­ra en agua ti­bia y re­uti­li­zar­la. Shitake.

Ori­gi­na­ria de Asia, sus efec­tos me­di­cio­na­les se co­no­cen des­de ha­ce si­glos. For­ta­le­ce el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co y es un alia­do car­dio­vas­cu­lar: ayu­da a re­gu­lar la ten­sión y el co­les­te­rol. Es­tá de­li­cio­sa en so­pas, así co­mo sal­tea­da con ver­du­ra.

De tem­po­ra­da

Rebozuelo.

Cre­ce en los bos­ques de ro­bles, so­to­bos­ques de ha­yas y pi­na­res. Nun­ca se agu­sa­na y es ex­ce­len­te en gui­sos tra­di­cio­na­les y es­to­fa­dos.

Trom­pe­ta ne­gra.

Es uno de los ali­men­tos que más zinc con­tie­ne, por lo que re­sul­ta muy be­ne­fi­cio­sa pa­ra el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio, pre­vi­nien­do res­fria­dos y con­ges­tio­nes. Se pue­de in­cluir en gui­sos de alu­bias, cre­mas, arro­ces, etc.

Pleurotus eryngII...

o se­ta de car­do. Pa­ra mu­chos "se­te­ros" es la me­jor. De gran va­lor gas­tro­nó­mi­co, su sa­bor es sua­ve, de­li­ca­do y con una tex­tu­ra fi­na y agra­da­ble. Se pue­de pre­pa­rar en cre­ma, con ra­vio­lis, fi­le­tea­da en car­pac­cio, con ce­bo­lla y ajo a la plan­cha...

Pleurotus ostreatus.

Aun­que no es com­pa­ra­ble con la ex­qui­si­ta se­ta de car­do, Pleurotus erin­gii, a ve­ces se ven­den co­mo tal. La Ostreatus cre­ce en los tron­cos y to­co­nes de cho­pos, ha­yas, en pe­que­ños ra­ci­mos apre­ta­dos. Se pre­pa­ra en gui­sos de car­ne y pes­ca­do y tam­bién re­bo­za­das.

IN­FO. Se pue­den con­ge­lar: en cru­do, cor­ta­das en lá­mi­nas o es­cal­da­das dos mi­nu­tos, siem­pre bien lim­pias y se­cas.

Lím­pia­las bien Eli­mi­na la su­cie­dad con un pa­ño hu­me­de­ci­do con agua y un ce­pi­llo. Es me­jor no la­var­las, pa­ra que no acu­mu­len más agua. Si fue­ra ne­ce­sa­rio, so­lo de­ben po­ner­se ba­jo el cho­rro, sin de­jar­las a re­mo­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.