En­dul­zar en ca­so de dia­be­tes

Cocina Vegetariana Extra - - SUMARIO -

Pre­sen­ta­mos un re­su­men de al­gu­nos en­dul­zan­tes que pue­den ser in­tere­san­tes en ca­so de dia­be­tes. Re­cor­de­mos que te­ner dia­be­tes no sig­ni­fi­ca que no se pue­da co­mer dul­ces. Se pue­de ha­cer con cier­tas li­mi­ta­cio­nes, lo mis­mo que ocu­rre con el con­su­mo de edul­co­ran­tes y aun así man­te­ner su ni­vel de glu­co­sa (azú­car) en san­gre den­tro de los ni­ve­les nor­ma­les. Exis­ten dos ca­te­go­rías bá­si­cas de edul­co­ran­tes o sus­ti­tu­tos de azú­car: Nu­tri­ti­vos Se les lla­ma así por­que apor­tan ca­lo­rías y ele­van la glu­co­sa en san­gre. In­clu­yen azú­ca­res co­mo sa­ca­ro­sa, dex­tro­sa, lac­to­sa, mal­to­sa, miel, ja­ra­be de maíz, mo­la­sas, con­cen­tra­dos de ju­gos de fru­tas y po­li­oles (sor­bi­tol, ma­ni­tol y xi­li­tol). De los miem­bros de es­te gru­po es par­ti­cu­lar­men­te im­por­tan­te la fruc­to­sa pa­ra per­so­nas con dia­be­tes, ya que ele­va la glu­co­sa más len­ta­men­te que el res­to de azú­ca­res. Se pue­den en­con­trar en el mer­ca­do gran va­rie­dad pro­duc­tos en­dul­za­dos con es­te com­pues­to y tam­bién en for­ma na­tu­ral pa­ra hor­near pa­nes y pas­te­les o pre­pa­rar pos­tres que no ele­ven mu­cho la glu­co­sa. No nu­tri­ti­vos Es­te gru­po no apor­ta ca­lo­rías ni sube la glu­co­sa en san­gre, sien­do los más ca­rac­te­rís­ti­cos sa­ca­ri­na, mal­to­dex­tri­nas, as­par­ta­mo y ace­sul­fa­mo po­tá­si­co. A ma­ne­ra de con­se­jo tenga pre­sen­te al re­vi­sar la eti­que­ta de pro­duc­tos ali­men­ti­cios que todo aquel in­gre­dien­te cu­yo nom­bre ter­mi­ne en osa (sa­ca­ro­sa, glu­co­sa, fruc­to­sa, mal­to­sa o lac­to­sa) re­fie­re a un azú­car sim­ple. Si la eti­que­ta es­tá ro­tu­la­da en in­glés, el equi­va­len­te es ose (glu­co­se, fruc­to­se, su­cro­se, etc.). Tra­di­cio­nal­men­te en el equi­po, y en es­ta re­vis­ta, re­co­men­da­mos evi­tar pro­duc­tos co­mo el as­par­ta­mo y ace­sul­fa­mo que en su ma­yor par­te son con­su­mi­dos por la in­dus­tria ali­men­ta­ria y no en la co­ci­na ca­se­ra.

Edul­co­ran­tes de ba­jas ca­lo­rías

Se tra­ta de “ali­men­tos li­bres” que en­dul­zan los ali­men­tos, no apor­tan ca­lo­rías y no ele­van los ni­ve­les de glu­co­sa en la san­gre; no cuen­tan co­mo car­bohi­dra­tos, gra­sas o cual­quier otro in­ter­cam­bio. Las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias de EEUU aprue­ban el uso de esos edul­co­ran­tes de ba­jas ca­lo­rías. La sa­ca­ri­na pue­de uti­li­zar­se pa­ra en­dul­zar ali­men­tos ca­lien­tes y fríos. Es se­gu­ra en las can­ti­da­des su­ge­ri­das por mé­di­cos y es­pe­cia­lis­tas. El ace­sul­fa­mo-K (ace­sul­fa­mo de po­ta­sio) es es­ta­ble al ca­lor y pue­de uti­li­zar­se pa­ra co­ci­nar. La su­cra­lo­sa es el pro­duc­to de es­te ti­po más nue­vo en el mer­ca­do, en don­de se co­mer­cia­li­za con el nom­bre de Splen­da. El ca­lor no le afec­ta el ca­lor y man­tie­ne el dul­zor en be­bi­das ca­lien­tes, pro­duc­tos hor­nea­dos y ali­men­tos pro­ce­sa­dos. Es po­si­ble que sus­ti­tuir el azú­car por un edul­co­ran­te de ba­jas ca­lo­rías afec­te la tex­tu­ra y el sa­bor del pas­tel, ga­lle­tas u otros ali­men­tos. Al­gu­nas per­so­nas uti­li­zan una com­bi­na­ción de azú­car y un edul­co­ran­te de ba­jas ca­lo­rías pa­ra re­du­cir las ca­lo­rías to­ta­les y el con­su­mo de azú­car y aun así ob­te­ner re­sul­ta­dos acep­ta­bles. Al ser ba­jos en ca­lo­rías, es­tos edul­co­ran­tes pue­den ayu­dar a las per­so­nas con so­bre­pe­so o con dia­be­tes a re­du­cir la in­ges­ta de ca­lo­rías y a man­te­ner­se den­tro de un plan de ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble. Son asi­mis­mo edul­co­ran­tes úti­les pa­ra re­du­cir el apor­te de car­bohi­dra­tos cuan­do se uti­li­zan en lu­gar del azú­car pa­ra en­dul­zar ca­fé, té, ce­rea­les y fru­tas. En ge­ne­ral hay que te­ner en cuen­ta que al­gu­nos ali­men­tos o pro­duc­tos sin azú­car que uti­li­zan edul­co­ran­tes de ba­jas ca­lo­rías po­seen en reali­dad más ca­lo­rías y más gra­sas que las ver­sio­nes que con­tie­nen azú­car (¡hay que te­ner bien en cuen­ta el con­te­ni­do en las eti­que­tas!). Si se com­pa­ran las ca­lo­rías de la ver­sión sin azú­car con las de la ver­sión nor­mal, ve­re­mos si real­men­te con­su­mi­mos menos ca­lo­rías. Al­gu­nas per­so­nas eli­gen la ver­sión nor­mal de un ali­men­to y re­du­cen el ta­ma­ño de la por­ción en lu­gar de com­prar la ver­sión sin azú­car.

Per­der pe­so pa­ra los aman­tes de los dul­ces

Si le gus­tan los dul­ces, pe­ro tam­bién desea per­der pe­so prue­be es­tos con­se­jos úti­les: • Sa­tis­fa­ga su ne­ce­si­dad de co­mer al­go dul­ce con fru­ta fres­ca o se­ca. • Co­ma una por­ción pe­que­ña de su pos­tre favorito, en lu­gar de co­mer cual­quier pos­tre. • Cuan­do co­ma fue­ra de ca­sa com­par­ta el pos­tre con un ami­go o con un fa­mi­liar. • Re­duz­ca la can­ti­dad de azú­car y de gra­sas en sus re­ce­tas fa­vo­ri­tas. • Prue­be re­ce­tas nue­vas pa­ra pre­pa­rar dul­ces con me­nor con­te­ni­do ca­ló­ri­co. • Eli­ja ver­sio­nes de sus pos­tres fa­vo­ri­tos con menos ca­lo­rías y gra­sas. • Uti­li­ce un edul­co­ran­te de ba­jas ca­lo­rías en lu­gar de azú­car pa­ra el ca­fé o el té.

Al­coho­les de azú­car

Otro ti­po de edul­co­ran­te son los al­coho­les de azú­car, que a pe­sar de su nom­bre no con­tie­ne al­cohol. Por su con­te­ni­do ca­ló­ri­co re­du­ci­do se em­plean en la fa­bri­ca­ción de ca­ra­me­los, go­ma de mas­car y pos­tres sin azú­car (apor­tan al­re­de­dor de la mi­tad de las ca­lo­rías que el azú­car y otros car­bohi­dra­tos). Al­gu­nos ejem­plos de al­coho­les de azú­car: iso­mal­ta, mal­ti­tol, ma­ni­tol, sor­bi­tol y xi­li­tol; en al­gu­nas oca­sio­nes pue­den pro­vo­car dia­rrea, es­pe­cial­men­te en los ni­ños. Es im­por­tan­te des­ta­car que los al­coho­les de azú­car ele­van el ni­vel de glu­co­sa en la san­gre en me­nor me­di­da que otros car­bohi­dra­tos.

Sus­ti­tu­tos del azú­car: miel de abe­jas, me­la­za y es­te­via. ¿Son úti­les, en ca­so de dia­be­tes?

Azú­car in­te­gral de ca­ña.

El pro­ce­der em­plea­do en la pro­duc­ción de al­gu­nos ali­men­tos, en lu­gar de me­jo­rar sus pro­pie­da­des nu­tri­ti­vas, las afec­ta por los tan­tos adi­ti­vos y quí­mi­cos em­plea­dos y uno de los ca­sos más tí­pi­cos lo ve­mos en la fa­bri­ca­ción del azú­car de ca­ña o re­mo­la­cha, dos de los en­dul­zan­tes más em­plea­dos en el mun­do. Ori­gi­nal­men­te la fa­bri­ca­ción del azú­car de ca­ña se rea­li­za­ba a par­tir de la eva­po­ra­ción di­rec­ta del ju­go y el re­sul­ta­do eran unos cris­ta­les ri­cos en las vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les con­te­ni­das en la plan­ta. Los “in­ge­nios” o fá­bri­cas de hoy en día han in­cor­po­ra­do una se­rie de pro­ce­sos de cla­ri­fi­ca­do, coc­ción, fil­tra­do, la­va­do y cris­ta­li­za­do que pro­vo­can la pér­di­da de mu­chos de sus vir­tuo­sos com­po­nen­tes. El re­sul­ta­do fi­nal es el azú­car, rica en sa­ca­ro­sa, ele­men­to ines­ta­ble que al in­cor­po­rar­se al or­ga­nis­mo bus­ca aliar­se in­me­dia­ta­men­te a las sa­les mi­ne­ra­les que le ex­tra­je­ron, en es­pe­cial el cal­cio. Se for­ma en­ton­ces el su­cra­to de cal­cio, sus­tan­cia no asi­mi­la­ble más tar­de eli­mi­na­da. Es de­cir, el or­ga­nis­mo es des­po­ja­do del cal­cio y que­da ex­pues­to a las ca­ries den­ta­les, a la pér­di­da de su ma­sa ósea, o al ra­qui­tis­mo in­fan­til en­tre otros ma­les. Cla­ro es­tá que el azú­car es una in­elu­di­ble e ins­tan­tá­nea fuen­te de ener­gía, pe­ro es pre­fe­ri­ble in­cor­po­rar­la a par­tir de las fru­tas que son más fá­ci­les de di­ge­rir, no re­car­gan el tra­ba­jo del hí­ga­do y pre­vie­nen la obe­si­dad y la dia­be­tes.

Me­la­za. Otras al­ter­na­ti­vas pa­ra sus­ti­tuir el blan­co y dul­ce cris­tal son la me­la­za, con­cen­tra­do del ju­go de ca­ña de co­lor os­cu­ro, ri­co en hie­rro y cal­cio y la miel de abe­jas, sus­tan­cia na­tu­ral rica en cal­cio, hie­rro, fós­fo­ro, acei­tes esen­cia­les, glu­co­sa, sa­ca­ro­sa, le­vu­lo­sa, dex­tri­na y vi­ta­mi­nas.

Miel. La miel y la me­la­za son ex­ce­len­tes pa­ra en­dul­zar in­fu­sio­nes, pre­pa­rar mer­me­la­das y pos­tres, pe­ro tie­nen un al­to apor­te ca­ló­ri­co por lo que re­sul­tan prohi­bi­ti­vos pa­ra las per­so­nas que no pue­den con­su­mir azú­car o lle­van ade­lan­te una die­ta de ba­jas ca­lo­rías.

En­dul­zar: ya­cón

Has­ta ha­ce muy po­co, el ya­cón (Sma­llant­hus son­chi­fo­lius) era una de tan­tas plan­tas per­di­das en la rica fo­res­ta an­di­na del Pe­rú, en don­de su cul­ti­vo es­tá fuer­te li­ga­do a las tra­di­cio­nes y con­di­cio­nes oro­grá­fi­cas de las mon­ta­ñas. El ha­llaz­go de sus vir­tu­des ha pro­pi­cia­do su pre­sen­cia en las tien­das die­té­ti­cas de los EEUU pri­me­ro y en­se­gui­da, en todo el mun­do. ¿Por qué in­clui­mos es­te ali­men­to aquí? Por­que ayu­da a adel­ga­zar, con­tie­ne an­ti­oxi­dan­tes, fa­vo­re­ce el co­les­te­rol bueno y es ri­co en inuli­na (ayu­da a eli­mi­nar el ex­ce­so de co­les­te­rol no­ci­vo). Es tam­bién ex­ce­len­te pa­ra los dia­bé­ti­cos, por­que ayu­da a re­du­cir el ni­vel de glu­co­sa en san­gre. Y so­bre todo, por­que se cree que pue­de lle­gar a con­tri­buir de for­ma de­ci­si­va a eli­mi­nar, o a re­du­cir sus­tan­cial­men­te, el no­ci­vo azú­car blan­co in­dus­trial sin te­ner que re­cu­rrir a otros pro­duc­tos no­ci­vos.

Una plan­ta pe­ren­ne

El ya­cón po­see en­tre 4 y 20 raíces car­no­sas de has­ta un pal­mo de lon­gi­tud y 10 cm de diá­me­tro, así co­mo del­ga­das raíces fi­bro­sas. La plan­ta sue­le me­dir 1,5-3 m de al­tu­ra. Sus ho­jas tie­nen for­ma aco­ra­zo­na­da, con ner­va­du­ras en la ba­se, y las flo­res son pe­que­ñas y de co­lor ama­ri­llo. Es una de las 21 es­pe­cies del gé­ne­ro Sma­llant­hus. Las raíces del ya­cón son muy ri­cas en inuli­na y FOS (fruc­to oli­go­sa­cá­ri­dos) que, al no po­der ser hi­dro­li­za­dos por el or­ga­nis­mo hu­mano, atra­vie­san el trac­to di­ges­ti­vo sin ser me­ta­bo­li­za­dos. Lo cual da un apor­te de ca­lo­rías in­fe­rior a las de la sa­ca­ro­sa, así que es ex­ce­len­tes en las die­tas hi­po­ca­ló­ri­cas y en ca­so de dia­be­tes. Los FOS y la inuli­na se con­si­de­ran ali­men­tos “fun­cio­na­les”: en es­te ca­so, la fer­men­ta­ción por la mi­cro­flo­ra del co­lon con­lle­va una me­jor ac­ti­vi­dad de las fun­cio­nes de és­te, co­mo el au­men­to fe­cal. Tam­bién po­see efec­tos fi­sio­ló­gi­cos que es­ti­mu­lan el cre­ci­mien­to de bí­fi­do bac­te­rias en el co­lon, lo que per­mi­te ca­li­fi­car­lo de pre­bió­ti­co. Es, en re­su­men, un ex­ce­len­te ali­men­to die­té­ti­co.

Re­cuer­do his­tó­ri­co... y re­cien­te

La plan­ta ha si­do do­mes­ti­ca­da en los An­des, en las re­gio­nes hú­me­das de Pe­rú y Bo­li­via, des­de ha­ce unos 3.200 años. En la cos­ta pe­rua­na se en­con­tra­ron ce­rá­mi­cas y tex­ti­les prehis­pá­ni­cos de más de 1.000 años de an­ti­güe­dad (de la cul­tu­ra Naz­ca). En 1999 se de­nun­ció el tras­la­do irre­gu­lar de cin­co va­rie­da­des ge­né­ti­cas de ya­cón del Pe­rú ha­cia el Ja­pón, lo cual ori­gi­nó la pér­di­da irre­pa­ra­ble de par­te de nues­tra ri­que­za ge­né­ti­ca, y qui­zá de cien­tos de mi­llo­nes de dó­la­res, que son los que va a ge­ne­rar en la in­dus­tria de ali­men­tos y be­bi­das por todo el mun­do.

Si­ro­pe de ya­cón, un buen en­dul­zan­te na­tu­ral

Tra­di­cio­nal­men­te el ya­cón era apre­cia­do por su tex­tu­ra cru­jien­te y sa­bor dul­ce, pe­ro aho­ra ade­más te­ne­mos a nues­tro al­can­ce ¡un po­de­ro­so edul­co­ran­te na­tu­ral! Es ri­co en FOS y ba­jo en ca­lo­rías, lo cual tam­bién fa­vo­re­ce la re­ge­ne­ra­ción de la mi­cro­flo­ra in­tes­ti­nal y la for­ma­ción de bí­fi­do bac­te­rias. Co­mo se sa­be, és­tas per­mi­ten re­gu­lar a otras bac­te­rias que se en­car­gan de la pu­tre­fac­ción de los re­si­duos en el in­tes­tino grue­so: por eso la con­cen­tra­ción de to­xi­nas se­rá me­nor y, en con­se­cuen­cia, dis­mi­nui­rá el ries­go de que se pro­duz­ca un cáncer al co­lon. En la co­ci­na se pue­de aña­dir a tar­tas y todo ti­po de pos­tres; se pue­de ha­cer tu­rrón y pla­tos dul­ces, co­mo la rica en­sa­la­da an­di­na con ya­cón, ela­bo­rar mer­me­la­das y si­ro­pes de ya­cón, in­clu­so una ti­sa­na.

En die­tas de adel­ga­za­mien­to, dia­be­tes y co­les­te­rol

Co­mo de­ci­mos, ade­más de ser una au­tén­ti­ca ben­di­ción en ca­so de dia­be­tes, el ya­cón ayu­da a co­rre­gir el ex­ce­so de co­les­te­rol no­ci­vo y los ries­gos de ar­te­rios­cle­ro­sis, de os­teo­po­ro­sis (fa­vo­re­ce una ma­yor bio­dis­po­ni­bi­li­dad del cal­cio), o de cáncer de co­lon. Y tam­bién en ca­so de un sim­ple es­tre­ñi­mien­to, gra­cias a sus vir­tu­des di­ges­ti­vas. El ya­cón es un ali­men­to que per­mi­te per­der pe­so de for­ma na­tu­ral, en pri­mer lu­gar por­que es ri­co en fi­bra, que ayu­da a de­pu­rar el or­ga­nis­mo eli­mi­nan­do re­si­duos y to­xi­nas, pe­ro tam­bién por­que con­tie­ne po­cas ca­lo-

rías, y por­que sus an­ti­oxi­dan­tes ayu­dan a me­jo­rar el me­ta­bo­lis­mo ce­lu­lar y li­pí­di­co. Re­cor­dad que pa­ra adel­ga­zar su con­su­mo irá acom­pa­ña­do de otros ali­men­tos ba­jos en ca­lo­rías, co­mo las fru­tas y ver­du­ras.

¡Po­de­mos cul­ti­var­lo en ca­sa!

El ya­cón pue­de cul­ti­var­se con re­la­ti­va fa­ci­li­dad en cual­quier huer­to o jar­dín (16-24 ºC) y se adap­ta bien a cli­mas co­mo los de la sie­rra del Pe­rú, en don­de el cli­ma es tem­pla­do y la tem­po­ra­da de cre­ci­mien­to lar­ga. Cre­ce vi­go­ro­sa­men­te de for­ma si­mi­lar al tu­pi­nam­bo y re­sis­te las he­la­das mo­de­ra­das. Las raíces de pro­pa­ga­ción pue­den guar­dar­se en el fri­go­rí­fi­co, (allí las en­tie­rran le­jos de las he­la­das has­ta la pri­ma­ve­ra). Las raíces se desa­rro­llan bas­tan­te pron­to, pe­ro allí se­rán mu­cho más dul­ces des­pués de al­gu­nas he­la­das. Si las tem­pe­ra­tu­ras son muy ele­va­das, ne­ce­si­ta­rá de un rie­go más abun­dan­te y fre­cuen­te. El cul­ti­vo del ya­cón se ini­cia los pri­me­ros días de pri­ma­ve­ra, con la siem­bra de tu­bércu­los. A par­tir de es­tos ta­llos sub­te­rrá­neos el cul­ti­vo de la plan­ta es más fá­cil. Con­vie­ne que el sue­lo sea ri­co en ma­te­ria or­gá­ni­ca, o bien po­déis aña­dir com­post. El sue­lo de­be te­ner un buen dre­na­je. La plan­ta cre­ce de for­ma na­tu­ral en zo­nas don­de las pre­ci­pi­ta­cio­nes al­can­zan va­lo­res en­tre los 500 y 1000 mi­lí­me­tros de agua caí­da al año. De lo con­tra­rio es im­por­tan­te re­gar en abun­dan­cia. El ci­clo del cul­ti­vo del ya­cón du­ra en­tre 8 y 10 me­ses, en­ton­ces se ini­cia la co­se­cha. La re­co­lec­ción de los nue­vos tu­bércu­los se ha­ce a mano, pa­ra no da­ñar­los con he­rra­mien­tas.

¿Y la es­te­via?

Pa­ra los dia­bé­ti­cos, y pa­ra todo el mun­do, la al­ter­na­ti­va más sa­lu­da­ble pa­ra en­dul­zar es el es­te­vió­si­do, prin­ci­pal edul­co­ran­te de la es­te­via ( Es­te­via re­bau­dia­na), es­pe­cie ve­ge­tal cu­yas ho­jas fue­ron em­plea­das, des­de si­glos pa­sa­dos, por los in­dios gua­ra­níes (Pa­ra­guay y Bra­sil) no só­lo pa­ra en­dul­zar, sino tam­bién por sus pro­pie­da­des me­di­ci­na­les. Tras atra­ve­sar mu­chas pe­ri­pe­cias le­ga­les, hoy por fin la es­te­via es re­co­no­ci­da co­mo plan­ta con vir­tu­des me­di­ci­na­les y se uti­li­za en todo el mun­do. La es­te­via no de­ja en la bo­ca el tí­pi­co sa­bor me­tá­li­co de los edul­co­ran­tes sin­té­ti­cos, aun­que sí un re­tro­gus­to al que no todo el mun­do se acos­tum­bra, por eso hoy en día la in­dus­tria la com­bi­na con otros edul­co­ran­tes. De to­das las pro­pie­da­des me­di­ci­na­les que pue­den enu­me­rar­se de la es­te­via des­ta­can los efec­tos que tie­ne pa­ra la ca­li­dad de vi­da de los dia­bé­ti­cos. Bue­na par­te de los afec­ta­dos por es­ta en­fer­me­dad (se cal­cu­la que más de 135 mi­llo­nes en todo el mun­do) pue­den be­ne­fi­ciar­se de las pro­pie­da­des re­gu­la­do­ras de los ni­ve­les de azú­car en san­gre que apor­ta la in­ges­ta de ho­jas tier­nas de la es­te­via. Los es­tu­dios mé­di­cos cons­ta- tan que el prin­ci­pio ac­ti­vo de la plan­ta in­du­ce a las cé­lu­las be­ta del pán­creas a pro­du­cir por ellas mis­mas im­por­tan­tes can­ti­da­des de in­su­li­na, lo que con­tri­bu­ye a re­du­cir la glu­co­sa en san­gre, tan re­la­cio­na­da con la dia­be­tes me­lli­tus 2. Ac­tual­men­te la es­te­via se co­mer­cia­li­za en polvo y en for­ma lí­qui­da (bas­tan dos o tres go­tas pa­ra en­dul­zar una ta­za de té o ca­fé).

Re­cuer­do his­tó­ri­co

En 1887, el bo­tá­ni­co sud­ame­ri­cano An­to­nio Ber­to­ni des­cu­brió la plan­ta de la es­te­via gra­cias a los in­dios gua­ra­níes del Pa­ra­guay. La lla­mó Eu­pa­to­rium en 1899. En 1900, el quí­mi­co pa­ra­gua­yo Ovi­dio Re­bau­di rea­li­za los pri­me­ros es­tu­dios del com­po­nen­te dul­ce de la ho­ja de es­te­via. En 1921, la Unión Internacional de Quí­mi­ca bau­ti­zó la sus­tan­cia edul­co­ran­te prin­ci­pal de la es­te­via co­mo es­te­vió­si­do. Diez años des­pués, dos quí­mi­cos fran­ce­ses des­cu­brían que el es­te­vió­si­do te­nía un po­der edul­co­ran­te 300 ve­ces ma­yor que el azú­car de ca­ña, y que, ade­más, no era asi­mi­la­do por el or­ga­nis­mo, y, por tan­to no en­gor­da­ba. En 1942, en In­gla­te­rra se pro­po­ne el es­te­vió­si­do co­mo un buen sus­ti­tu­ti­vo del azú­car. Tres años des­pués apa­re­cen los pri­me­ros pre­pa­ra­dos pa­ra dia­bé­ti­cos en Ar­gen­ti­na. En 1952, in­ves­ti­ga­do­res es­ta­dou­ni­den­ses con­fir­ma­ron que el es­te­vió­si­do era la sus­tan­cia na­tu­ral más dul­ce que se ha­bía en­con­tra­do has­ta el mo­men­to. Se des­cu­bre que in­flu­ye de for­ma po­si­ti­va en la glu­ce-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.