Plan de­tox pa­ra un fin de se­ma­na

Tu pro­gra­ma de de­pu­ra­ción

Cocina Vegetariana Extra - - Sumario -

Un fin se­ma­na nos ofre­ce la opor­tu­ni­dad de «pa­rar el mun­do» du­ran­te dos o tres días. Es una for­ma efi­caz de pro­por­cio­nar una pau­sa re­ju­ve­ne­ce­do­ra al pro­pio cuer­po, men­te y es­pí­ri­tu. El ré­gi­men ali­men­ti­cio es fá­cil de se­guir y, co­mo só­lo im­pli­ca cam­biar du­ran­te unos po­cos días su es­ti­lo de vi­da, sue­le con­ver­tir­se en una rá­pi­da in­tro­duc­ción a la des­in­to­xi­ca­ción.

Es­ta mo­da­li­dad de de­pu­ra­ción, a pe­sar de su bre­ve­dad, tie­ne unos efec­tos que ac­túan pro­fun­da­men­te so­bre el cuer­po. Al ofre­cer a su or­ga­nis­mo la po­si­bi­li­dad de pro­ce­sar una can­ti­dad de co­mi­da re­la­ti­va­men­te li­ge­ra, le es­tá dan­do un res­pi­ro a su sis­te­ma gas­tro­in­tes­ti­nal y ayu­da a de­pu­rar su cuer­po de re­si­duos tó­xi­cos. Sen­ti­rá el cuer­po más li­ge­ro, es po­si­ble que es­té men­tal­men­te más aler­ta y que duer­ma me­jor o más pro­fun­da­men­te.

Has­ta don­de le sea po­si­ble, des­co­nec­te el te­lé­fono mó­vil, in­ter­net, los ta­blets y el or­de­na­dor, o al me­nos eli­mi­ne re­des so­cia­les o co­mu­ni­ca­cio­nes que no sean im­pres­cin­di­bles.

Cam­bios

Qui­zá ob­ser­ve tam­bién cam­bios más su­ti­les. Que de­di­que es­te tiem­po a su cuer­po y a su men­te in­di­ca que es­tá us­ted em­pe­zan­do a preo­cu­par­se de su ver­da­de­ro yo, de lo fí­si­co y de la par­te me­nos ma­te­rial. Es un pro­gra­ma sin nin­gún pe­li­gro, pa­ra el que apli­ca­re­mos las mis­mas ideas del plan de des­in­to­xi­ca­ción de un mes. . Re­cuer­de que cual­quier du­da que ten­ga de­be con­sul­tar­la a su mé­di­co o pro­fe­sio­nal de la sa­lud. Tam­bién pue­de se­guir el plan de un día (ver pág. 29) o de una se­ma­na am­plian­do el de es­tas mis­mas pá­gi­nas.

Pre­pa­ra­ción pa­ra la de­pu­ra­ción de un fin de se­ma­na

Eli­ja un fin de se­ma­na en el que no ten­ga mu­cho que ha­cer. Si pue­de es­tar so­lo o en un lu­gar tran­qui­lo, mu­cho me­jor. Si no es po­si­ble, ex­plí­que­le a su fa­mi­lia o a sus amis­ta­des lo que quie­re ha­cer y pí­da­les que res­pe­ten las pau­tas de es­te pro­gra­ma. Ase­gú­re­se de te­ner to­do lo ne­ce­sa­rio an­tes de co­men­zar su fin de se­ma­na de­tox (pue­de ha­cer una lis­ta co­mo la que pro­po­ne­mos) y así no ten­drá que sa­lir a com­prar.

Con­vier­ta su ca­sa en un re­fu­gio

Ha­ga que su ca­sa se con­vier­ta en un re­fu­gio pa­ra sus sen­sa­cio­nes y sen­ti­mien­tos. Tie­ne a dis­po­si­ción mu­chas po­si­bi­li­da­des, pue­de ele­gir al­gu­na con la que se sien­ta me­jor, o más có­mo­da, por ejem­plo, aña­dien­do flo­res (co­lo­res y for­mas de su agra­do…), o ha­ga que el ver­de del ex­te­rior en­tre en su ho­gar. Pon­ga mú­si­ca sua­ve y tal vez val­ga la pe­na en­cen­der al­gu­na ve­la. Per­fu­me el ai­re con esen­cias de aro­ma­te­ra­pia o con sa­qui­tos de po­pu­rrí. Ase­gú­re­se de que su ca­sa reúne las con­di­cio­nes que le pi­de el cuer­po y el bie­nes­tar de su es­ta­do de áni­mo. En tiem­po frío ha­ga to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra dis­fru­tar de una bue­na tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te sin ne­ce­si­dad de lle­var de­ma­sia­da ro­pa. Pue­de ayu­dar­se de re­cur­sos tan clá­si­cos co­mo bol­sas de agua ca­lien­te, una con­for­ta­ble man­ta, etc. Si ha­ce ca­lor, ro­pa más li­ge­ra y evi­tar los ai­res acon­di­cio­na­dos, ele­gi­re­mos un sim­ple ven­ti­la­dor.

PRI­MER DÍA: JUE­VES

Em­pie­ce la jor­na­da be­bien­do un va­so de agua ca­lien­te con un li­món re­cién ex­pri­mi­do.

Ha­ga las co­mi­das nor­ma­les, pro­cu­ran­do que sean li­ge­ras. Evi­te los ali­men­tos muy ca­ló­ri­cos y pe­sa­dos. No to­me al­cohol, dul­ces, pas­tas, pas­te­les ni ga­lle­tas.

Be­ba a par­tir de hoy agua mineral a lo lar­go del día: ten­ga una bo­te­lla en la me­sa del tra­ba­jo o en un lu­gar cer­cano e in­ten­te to­mar has­ta dos li­tros dia­rios.

Ha­ga los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra el fin de se­ma­na: com­pre o pre­pa­re los ali­men­tos o pro­duc­tos de su lis­ta. Ase­gú­re­se de que tie­ne to­das las ta­reas do­més­ti­cas he­chas pa­ra así te­ner li­bre el fin de se­ma­na.

Por la no­che há­ga­se un ce­pi­lla­do de la piel. Dis­fru­te de un ba­ño con al­gu­na esen­cia de aro­ma­te­ra­pia a su elec­ción.

SE­GUN­DO DÍA: VIER­NES

Al le­van­tar­se: be­ba un va­so de agua ca­lien­te con zu­mo de li­món.

Ha­ga una die­ta li­ge­ra. Su­pri­ma las pro­teí­nas pe­sa­das, co­mo las de la car­ne, el que­so, los hue­vos y la le­che; in­clu­so si le es po­si­ble pres­cin­da tam­bién has­ta de los fru­tos se­cos. Pres­cin­di­re­mos del té o ca­fé al fi­nal de la jor­na­da la­bo­ral (si no le es to­tal­men­te po­si­ble de lle­var a ca­bo, re­duz­ca la can­ti­dad de ta­zas has­ta don­de le sea po­si­ble). Al igual que ayer, be­ba has­ta dos li­tros de agua mineral.

Evi­te la sal y el azú­car. Eli­ja la fru­ta en vez de las pas­tas y las ga­lle­tas.

Pa­ra desa­yu­nar po­dría to­mar, por ejem­plo tos­ta­das de pan in­te­gral bio y fru­ta; com­po­ta de fru­tas; en­sa­la­da de fru­tas; co­pos de ave­na con agua y un po­co de si­ro­pe (de ága­ve o de ar­ce) y le­che de so­ja.

A la ho­ra de co­mer pre­pá­re­se una gran en­sa­la­da o ver­du­ras al va­por con un po­co de pes­ca­do o de to­fu, o bien de car­ne de pollo sin gra­sa.

Cuan­do ter­mi­ne el tra­ba­jo y lle­gue a ca­sa, cám­bie­se y pón­ga­se ro­pa có­mo­da y hol­ga­da.

Pre­pa­re una ce­na li­ge­ra, por ejem­plo: una en­sa­la­da con un ali­ño que con­ten­ga acei­te de oli­va, ajo, li­món y vi­na­gre de si­dra, o un bol de so­pa de ver­du­ras. Ce­ne lo más tem­prano po­si­ble. Lo ideal se­ría al me­nos 3 ho­ras an­tes de ir­se a dor­mir.

Si a par­tir de aho­ra quie­re una be­bi­da ca­lien­te, eli­ja en­tre una ti­sa­na de hier­bas aro­má­ti­cas o de plan­tas me­di­ci­na­les (ase­gú­re­se de que no con­tie­ne ca­feí­na), una ti­sa­na de jen­gi­bre o agua ca­lien­te.

Si tie­ne tiem­po, em­pie­ce a po­ner or­den en el ba­ru­llo de co­sas que ten­ga en ca­sa.

An­tes de ir a dor­mir, ce­pí­lle­se la piel. Lue­go, dese un ba­ño de sa­les Ep­son. Ya es­tá po­nien­do en mar­cha la des­in­to­xi­ca­ción. Sé­que­se dan­do sua­ves gol­pes con la toa­lla so­bre la piel y va­ya di­rec­ta­men­te a la ca­ma.

TER­CER DÍA: SÁ­BA­DO

Al le­van­tar­se, be­ba un va­so de agua ca­lien­te con zu­mo de li­món.

Per­ma­nez­ca es­ti­ra­do en la ca­ma, tie­ne el fin de se­ma­na por de­lan­te. ¿Qué pen­sa­mien­tos y emo­cio­nes le vie­nen a la ca­be­za? Aho­ra, pón­ga­se en con­tac­to con su cuer­po: per­ci­ba có­mo es­tá so­bre la ca­ma. Es­ti­re al má­xi­mo las pier­nas y los bra­zos. ¿Es ca­paz de sen­tir la ten­sión que le opri­me en de­ter­mi­na­das zo­nas del cuer­po? To­me con­cien­cia de dón­de se le acu­mu­la el es­trés.

Le­ván­te­se po­co a po­co y pon­ga to­da su aten­ción en es­ta ac­ción. Va­le la pe­na lle­var a ca­bo unos ejer­ci­cios de es­ti­ra­mien­tos («stret­ching») o de hat­ha yo­ga (sar­van­ga­sa­na, el sa­lu­do al sol).

Abra el gri­fo de la ba­ñe­ra y pon­ga en el agua unas cuan­tas go­tas de acei­te esen­cial de ro­me­ro. Mien­tras la ba­ñe­ra se va lle­nan­do, ce­pí­lle­se la piel co­mo he­mos in­di­ca­do. Su­mér­ja­se, vi­sua­li­ce có­mo las to­xi­nas em­pie­zan a des­pren­der­se de su cuer­po y se ale­jan en el agua. Sus­ti­tú­ya­las en su ima­gi­na­ción por una luz cu­ra­ti­va, re­no­va­do­ra

y re­ju­ve­ne­ce­do­ra de to­das las cé­lu­las del or­ga­nis­mo.

Hoy se­gui­rá una mo­no­die­ta es­tric­ta y co­me­rá só­lo un ti­po de fru­ta o de ver­du­ra. Eli­ja en­tre uvas, man­za­nas o za­naho­rias. Co­ma pe­que­ñas can­ti­da­des a lo lar­go del día; si­ga los ho­ra­rios ha­bi­tua­les de co­mi­da y ha­ga pau­sas pa­ra pi­car du­ran­te la ma­ña­na y la tar­de. Mas­ti­que de­te­ni­da­men­te ca­da bo­ca­do. Prac­ti­que la to­ma de con­cien­cia mien­tras co­me.

Be­ba los dos li­tros de agua de cos­tum­bre (ca­lien­te o fría). Es­te de­be­ría ser el úni­co lí­qui­do que in­gi­rie­ra, pe­ro, si lo pre­fie­re, pue­de ele­gir un zu­mo de la fru­ta o de la ver­du­ra que hu­bie­ra ele­gi­do.

Abor­de la jor­na­da con mu­cha cal­ma. Qui­zá no­te efec­tos de­ri­va­dos de de­jar el té, el ca­fé y el azú­car. No ha­ga es­fuer­zos ago­ta­do­res, por ejem­plo, pue­de dar un sua­ve pa­seo o prac­ti­car es­ti­ra­mien­tos o yo­ga. Tam­bién son in­tere­san­tes al­gu­nos ejer­ci­cios res­pi­ra­to­rios.

Prac­ti­que un po­co de re­la­ción. Otra bue­na op­ción pue­de ser una bue­na lec­tu­ra, más o me­nos ins­pi­ra­do­ra. Qui­zá le ape­tez­ca pin­tar o es­cri­bir… Pe­ro, so­bre to­do, re­lá­je­se. No se obli­gue a ha­cer na­da. En reali­dad, cuan­to me­nos ha­ga, me­jor.

Igual­men­te ire­mos a dor­mir tem­prano. Por la no­che ce­pí­lle­se la piel.

(En el plan de­tox avan­za­do prac­ti­ca­re­mos con apli­ca­cio­nes de hi­dro­te­ra­pia, co­mo la en­vol­tu­ra cor­po­ral).

CUAR­TO DÍA: DO­MIN­GO

Al le­van­tar­se be­ba el ya ha­bi­tual va­so de agua ca­lien­te con zu­mo de li­món. n Ha­ga una se­rie sua­ve de es­ti­ra­mien­tos y/o el sa­lu­do yó­gui­co al sol.

De­sa­yu­ne una en­sa­la­da de fru­tas fres­cas (si ha­ce ca­lor) o una com­po­ta li­ge­ra de fru­ta (man­za­nas, pe­ras, uvas), sin azú­car.

Pro­cu­re se­guir las téc­ni­cas de me­di­ta­ción y de re­la­ja­ción.

Pa­ra co­mer: to­me fru­ta tro­cea­da (man­za­nas, me­lo­co­to­nes, nec­ta­ri­nas, uvas, et­cé­te­ra) y pón­ga­le yo­gur na­tu­ral por en­ci­ma.

To­me has­ta 2 li­tros de agua a lo lar­go del día.

Por la tar­de dé un sua­ve pa­seo o sién­te­se tran­qui­la­men­te en un lu­gar en el que es­té en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za. Pue­de pro­bar los ejer­ci­cios de con­cien­cia del en­torno que hay en el día 14 del pro­gra­ma de de­pu­ra­ción de un mes. Co­mo al­ter­na­ti­va, pue­de sen­tar­se en ca­sa, re­la­jar­se, dor­mir, leer...

Ce­ne tem­prano. Co­ci­nar al va­por un con­jun­to de ver­du­ras tro­cea­das (co­mo las que re­co­men­da­mos en la re­vis­ta o en el re­cua­dro de la lis­ta de la com­pra. Pue­de aña­dir hier­bas, es­pe­cias y ajo co­mo sa­zón (¡na­da de sal!) y un ali­ño pre­pa­ra­do con una cu­cha­ra­da de acei­te de oli­va y de zu­mo de li­món (con ajo y jen­gi­bre, si así le gus­ta más). Si tie­ne ham­bre, o sien­te cier­ta de- bi­li­dad, aña­da una ra­ción de arroz in­te­gral her­vi­do o una pa­ta­ta al horno.

An­tes de ir­se a dor­mir, ce­pí­lle­se la piel y lue­go dese un ba­ño con vi­na­gre de si­dra.

QUIN­TO DÍA: LU­NES

Be­ba el va­so de agua ca­lien­te con zu­mo de li­món.

Si tie­ne tiem­po, ha­ga un po­co de yo­ga o una se­rie de es­ti­ra­mien­tos. Ce­pí­lle­se la piel y lue­go to­me un ba­ño o una du­cha de esen­cias de aro­ma­te­ra­pia. Si­ga las di­rec­tri­ces del vier­nes en cuan­to al de­sa­yuno y la co­mi­da.

No de­je de be­ber has­ta dos li­tros de agua. Es el mo­men­to de plan­tear­nos si va­le la pe­na se­guir con al­gu­na de las prác­ti­ca del plan de­tox a lar­go pla­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.