Por qué au­men­tar el con­su­mo de lí­qui­dos

Cocina Vegetariana Extra - - Sumario - Textos de Luis Gar­cía, chef especialista en co­ci­na ve­ge­tal, Au­tor del li­bro “Co­ci­na lí­qui­da ve­ge­tal” (Ed. Di­ver­sa)

Los lí­qui­dos de­ben ser­vir pa­ra hi­dra­ta­mos, pa­ra lle­var agua y nu­trien­tes a los di­fe­ren­tes te­ji­dos, y sin em­bar­go nos em­pe­ña­mos en be­ber lí­qui­dos que nos ro­ban agua y nu­trien­tes: be­bi­das al­cohó­li­cas, re­fres­cos azu­ca­ra­dos y ga­si­fi­ca­dos, be­bi­das con mu­cha sal, ca­fé, le­che ani­mal, ba­ti­dos con lác­teos y un lar­go et­cé­te­ra que ha­ce de es­ta lis­ta al­go in­ter­mi­na­ble. Te­ner un co­rrec­to equi­li­brio hí­dri­co es fun­da­men­tal pa­ra man­te­ner el or­ga­nis­mo en per­fec­to fun­cio­na­mien­to, pues­to que las cé­lu­las ne­ce­si­tan es­tar hi­dra­ta­das pa­ra que pue­dan rea­li­zar sus fun­cio­nes co­rrec­ta­men­te. Cuan­do se pro­du­ce un dé­fi­cit de lí­qui­do en el or­ga­nis­mo, es­te de­ja de tra­ba­jar de for­ma ade­cua­da y le re­sul­ta com­pli­ca­do rea­li­zar la ma­yor par­te de sus fun­cio­nes. Los efec­tos de la des­hi­dra­ta­ción se no­tan a las po­cas ho­ras y es por ello que hi­dra­tar­se es una par­te fun­da­men­tal a te­ner en cuenta en la in­ges­ta de un ser hu­mano; po­de­mos aguan­tar días sin in­ge­rir ali­men­tos, pe­ro no sin un apor­te de agua. El agua que to­ma­mos, por otra par­te, no tie­ne la ca­li­dad que de­be­ría te­ner. Des­gra­cia­da­men­te el agua que sa­le del gri­fo vie­ne acom­pa­ña­da de me­ta­les pe­sa­dos, clo­ro y flúor en­tre otras sus­tan­cias, y el agua em­bo­te­lla­da, ade­más de no ser sos­te­ni­ble pa­ra el planeta, vie­ne con bis­fe­no­les en la ma­yo­ría de los ca­sos.

La na­tu­ra­le­za, siem­pre pre­pa­ra­da y sa­bia, ya nos pro­por­cio­na agua de­pu­ra­da, y es que las plan­tas son las me­jo­res de­pu­ra­do­ras que po­da­mos te­ner. Por ello, es fan­tás­ti­co

in­cre­men­tar el con­su­mo de fru­tas y ver­du­ras en­te­ras, li­cua­das o ba­ti­das pa­ra mul­ti­pli­car nues­tro apor­te de lí­qui­dos sa­lu­da­bles. Y, ade­más de agua, las plan­tas con­tie­nen mu­chos nu­trien­tes va­lio­sos e in­dis­pen­sa­bles pa­ra nues­tro cuer­po, por lo que cuan­do es­ta­mos to­man­do el lí­qui­do a tra­vés de las plan­tas, ade­más de be­ber esa par­te lí­qui­da fun­da­men­tal pa­ra la vi­da, es­ta­mos con­si­guien­do un apor­te de vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les, oli­go­ele­men­tos, en­zi­mas y ma­cro­nu­trien­tes ex­cep­cio­na­les pa­ra nues­tro or­ga­nis­mo. Da­do que ha­bi­tual­men­te no con­se­gui­mos to­mar la can­ti­dad óp­ti­ma de fru­tas y ver­du­ras, la co­ci­na lí­qui­da nos da múl­ti­ples so­lu­cio­nes pa­ra in­cre­men­tar la in­ges­ta de lí­qui­dos sa­lu­da­bles en nues­tro día a día. La co­ci­na lí­qui­da va más allá de ba­ti­dos y li­cua­dos, so­bre­pa­sa los sa­bo­res dul­ces pa­ra ir­se a los sa­la­dos y, ade­más de cru­da, tam­bién pue­de ser co­ci­na­da. La co­ci­na lí­qui­da lo so­por­ta to­do, y le­jos de ser mo­der­na es una co­ci­na uti­li­za­da des­de siem­pre y arrai­ga­da en nues­tra tra­di­ción cu­li­na­ria.

Te in­vi­to a que ex­plo­res las múl­ti­ples y apa­sio­nan­tes po­si­bi­li­da­des de es­ta co­ci­na lle­na de no­ve­do­sos co­lo­res, aro­mas y sa­bo­res, que te lan­ces a ex­pan­dir el uni­ver­so de tu co­ci­na y que apren­das una co­ci­na lle­na de ma­gia, de al­qui­mia y de amor. Una co­ci­na que te cui­da a ti, pe­ro tam­bién el planeta. Una co­ci­na que cam­bia el mun­do. fo­to portada del lli­bre!

Ti­pos de pre­pa­ra­dos lí­qui­dos

La co­ci­na lí­qui­da es tan am­plia y ri­ca que po­de­mos en­con­trar­la tan­to en pre­pa­ra­dos cru­dos co­mo en co­ci­na­dos; en ela­bo­ra­cio­nes in­me­dia­tas y en otras que re­quie­ren tiem­po pa­ra fer­men­tar; en la tra­di­ción y en la vanguardia ... Den­tro de to­dos los ti­pos de pre­pa­ra­dos lí­qui­dos, va­mos a ha­cer una di­vi­sión en fun­ción de su for­ma de pre­pa­ra­ción.

Lí­qui­dos cru­dos

Serán to­dos aque­llos pre­pa­ra­dos en los que en su ela­bo­ra­ción no ha­brá pre­sen­cia de ca­lor. Den­tro de ellos en­con­tra­mos:

• Zu­mos o li­cua­dos. Se tra­ta de los pre­pa­ra­dos lí­qui­dos que han si­do ex­traí­dos me­dian­te una li­cua­do­ra o ex­trac­to­ra de zu­mos y que tie­nen la ca­rac­te­rís­ti­ca de no te­ner pul­pa.

• Ba­ti­dos. Se ela­bo­ran con una ba­ti­do­ra y su ca­rac­te­rís­ti­ca es que con­tie­nen la pul­pa de los ali­men­tos uti­li­za­dos. Es­tán to­dos los ele­men­tos del ali­men­to.

• Le­ches ve­ge­ta­les. Sur­gen de tri­tu­rar un fruto se­co o una se­mi­lla ac­ti­va­dos y pos­te­rior­men­te fil­tra­dos.

• Fer­men­tos. Son pre­pa­ra­dos que re­quie­ren una bac­te­ria u hon­go y tiem­po de ac­ción pa­ra su ela­bo­ra­ción. Den­tro de la co­ci­na ve­ga­na lí­qui­da y saludable des­ta­can el re­ju­ve­lac, la kom­bu­cha y el ké­fir de agua. • Ali­ños lí­qui­dos. Son aque­llos ali­ños rea­li­za­dos a ba­se de fru. tas, ver­du­ras, sa­les y es­pe­cias, y que se uti­li­zan pa­ra acom­pa­ñar en­sa­la­das u otras re­ce­tas.

Lí­qui­dos co­ci­na­dos

Re­quie­ren ca­lor pa­ra su ela­bo­ra­ción. • Cre­mas. Re­sul­tan de tri­tu­rar ver­du­ras re­blan­de­ci­das por la ac­ción del ca­lor con el lí­qui­do de la coc­ción.

• So­pas y con­so­més. Son el re­sul­ta­do lí­qui­do de co­cer ve­ge­ta­les. Pu­rés: se tri­tu­ran los in­gre­dien­tes ya co­ci­dos con me­nor pre­sen­cia de lí­qui­do que una cre­ma.

• In­fu­sio­nes. Se ob­tie­nen ex­tra­yen­do me­dian­te agua ca­lien­te los fi­to­nu­trien­tes de las ho­jas, raí­ces, flo­res o ta­llos se­cos de de­ter­mi­na­das plan­tas. To­dos los pre­pa­ra­dos lí­qui­dos pueden ser sa­lu­da­bles y óp­ti­mos pa­ra nues­tra sa­lud, no so­lo los que son cru­dos. Los lí­qui­dos co­ci­na­dos son fá­cil­men­te di­ge­ri­bles y per­mi­ten que al­gu­nos nu­trien­tes que no son asi­mi­la­bles en su ver­sión cru­da se li­be­ren con el ca­lor, co­mo es el ca­so del li­co­peno del to­ma­te.

Tam­bién po­de­mos ob­te­ner so­pas de ve­ge­ta­les al­ta­men­te de­pu­ra­ti­vas o be­ne­fi­ciar­nos de los fi­to­nu­trien­tes que que­dan en el agua al in­fu­sio­nar­la con de­ter­mi­na­das plan­tas. Los pre­pa­ra­dos lí­qui­dos co­ci­na­dos o cru­dos re­sul­ta­rán sa­lu­da­bles te­nien­do en cuenta los in­gre­dien­tes uti­li­za­dos y su for­ma de ha­ber si­do co­ci­na­dos o tra­ta­dos. Po­de­mos crear re­ce­tas lí­qui­das no sa­lu­da­bles en el mo­men­to en el que en su ela­bo­ra­ción se ha­yan com­bi­na­do in­gre­dien­tes de for­ma in­co­rrec­ta o se ha­yan uti­li­za­do in­gre­dien­tes no óp­ti­mos, ta­les co­mo azú­car blan­co, edul­co­ran­tes ar­ti­fi­cia­les, acei­tes re­fi­na­dos, etc.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.