El saludable pla­cer de las ti­sa­nas:

Cocina Vegetariana Extra - - Sumario -

Tus plan­tas ener­gé­ti­cas; tus re­ce­tas pre­fe­ri­das; re­ce­tas afro­di­sía­cas; el pla­cer de to­mar té; ti­sa­nas y tés, las re­ce­tas; ti­sa­nas com­bi­na­das con otras be­bi­das

Gra­cias a los prin­ci­pios activos de las plan­tas, la na­tu­ra­le­za nos ofre­ce in­nu­me­ra­bles be­ne­fi­cios pa­ra nues­tro or­ga­nis­mo. Nos ayu­dan a sen­tir­nos me­jor cuan­do es­ta­mos en­fer­mos, a su­pe­rar es­ta­dos ca­ren­cia­les, a lle­var me­jor épo­cas di­fí­ci­les o de­pre­sio­nes.

Den­tro del am­plio aba­ni­co de plan­tas que po­de­mos en­con­trar en la her­bo­ris­te­ría, o en el her­ba­rio ca­se­ro, hay un buen nú­me­ro de ellas que nos apor­tan ener­gía y vi­ta­li­dad. To­mar una in­fu­sión no só­lo pro­por­cio­na­rá ese em­pu­jón que siem­pre vie­ne bien, sino que tam­bién es un buen pre­tex­to pa­ra to­mar­te un res­pi­ro y de­di­car­te unos mi­nu­tos. De ese mo­do, la ti­sa­na se­rá a la vez re­lax y ener­gía.

El po­der de las plan­tas me­di­ci­na­les. Có­mo pre­pa­rar tus ti­sa­nas

Cuan­do se tra­ta de to­mar una be­bi­da de plan­tas me­di­ci­na­les, mu­chas ve­ces se con­fun­den en­tre sí las dis­tin­tas for­mas de pre­pa­rar­la. Unos la de­no­mi­nan in­fu­sión, otros té de hier­bas e, in­clu­so, es fre­cuen­te oír de­cir “va­mos a to­mar­nos unas hier­bas”. El tér­mino más co­rrec­to pa­ra de­no­mi­nar la be­bi­da ca­lien­te o fría ela­bo­ra­da a ba­se de plan­tas me­di­ci­na­les es el de ti­sa­na, ya que en­glo­ba to­dos los mé­to­dos po­si­bles de ex­traer los prin­ci­pios activos de las mis­mas. En­tre los más co­no­ci­dos se en­cuen­tran la in­fu­sión, la de­coc­ción y la ma­ce­ra­ción.

In­fu­sión

La clá­si­ca y po­pu­lar in­fu­sión es la ti­sa­na más sua­ve de­bi­do al me­nor tiem­po de con­tac­to que man­tie­nen las plan­tas con el agua y a la tem­pe­ra­tu­ra de la mis­ma. Se sue­le rea­li­zar con las par­tes más blan­das de las mis­mas, co­mo las ho­jas y las flo­res. Se pre­pa­ra ver­tien­do agua ca­lien­te so­bre una cu­cha­ra­da pe­que­ña de una de­ter­mi­na­da plan­ta o gru­po de plan­tas que ha­yas de­po­si­ta­do pre­via­men­te en un re­ci­pien­te, co­mo una te­te­ra, una ta­za o un va­so. Tam­bién pue­des po­ner las plan­tas en un pe­que­ño co­la­dor es­tan­co que pue­des en­con­trar en mu­chos es­ta­ble­ci­mien­tos. Aun­que el agua que se uti­li­za sue­le ser ca­lien­te, exis­ten al­gu­nas es­pe­cies más de­li­ca- das con las que es me­jor uti­li­zar agua ti­bia. No con­vie­ne en nin­gún ca­so que el agua es­té hir­vien­do, ya que un ex­ce­so de ca­lor pro­vo­ca la pér­di­da de las sus­tan­cias más vo­lá­ti­les, co­mo los acei­tes esen­cia­les. Tras aña­dir el agua, de­bes ta­par el re­ci­pien­te pa­ra que no se eva­po­ren esos acei­tes y de­jar re­po­sar la in­fu­sión unos cin­co mi­nu­tos, el tiem­po que ne­ce­si­tan las plan­tas pa­ra des­pren­der sus prin­ci­pios activos. Des­pués cué­la­la y en­dúl­za­la un po­co si lo de- seas. El en­dul­zan­te ideal es la miel, aun­que lo re­co­men­da­ble es re­cu­rrir a ella só­lo en el ca­so de in­fu­sio­nes amar­gas. Lo me­jor es no aña­dir na­da y apren­der a dis­fru­tar del sa­bor na­tu­ral de las plan­tas.

Las in­fu­sio­nes no de­ben vol­ver a ca­len­tar­se en ex­ce­so y su con­ser­va­ción no ex­ce­de las do­ce ho­ras. Es me­jor que pre­pa­res en ca­da mo­men­to la que te va­yas a to­mar pa­ra po­der dis­fru­tar de to­dos sus sa­lu­da­bles be­ne­fi­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.