Es­pi­ru­li­na: el po­der de las al­gas

Cocina Vegetariana Extra - - Especial Bebidas -

En las úl­ti­mas dé­ca­das las al­gas se han con­ver­ti­do en nu­trien­tes esen­cia­les en las die­tas más na­tu­ra­les y de ten­den­cia ve­ge­ta­ria­na. Y es que tie­nen un te­so­ro es­con­di­do en su in­te­rior, por­que las ver­du- ras del mar apor­tan vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les, pro­teí­nas en­tre otros nu­trien­tes esen­cia­les pa­ra el co­rrec­to desa­rro­llo de nues­tro or­ga­nis­mo.

Aun­que te pue­da pa­re­cer que ade­re­zar nues­tras co­mi­das con la mi­nús­cu­la al­ga es­pi­ru­li­na es al­go nue­vo, lo cier­to es que ya es­ta­ba pre­sen­te en las die­tas de az­te­cas y afri­ca­nos des­de ha­ce mi­le­nios.

Con for­ma de es­pi­ral y de co­lor azul ver­do­so, la es­pi­ru­li­na ( Spi­ru­li­na ma­xi­ma) es una al­ga uni­ce­lu­lar pre­sen­te en la Tie­rra des­de ha­ce más de tres mil mi­llo­nes de años. Cre­ce y se mul­ti­pli­ca es­pon­tá­nea­men­te en la­gos sa­la­dos o en aguas na­tu­ra­les de me­dio al­ca­lino. Su co­lor pro­vie­ne de la pre­sen­cia de clo­ro­fi­la que le da el tono ver­de y de fi­co­cia­ni­na, pig­men­to que le da el to­que azu­la­do.

Fue su to­na­li­dad la que hi­zo que el bo­tá­ni­co Jean Léo­nard se fi­ja­ra en ella en 1967, en un pa­seo por un mer­ca­do in­dí­ge­na del Chad. Allí la ven­dían en for­ma

de ga­lle­ta se­ca y la con­su­mían de for­ma ha­bi­tual. Has­ta en­ton­ces se des­co­no­cía en Eu­ro­pa, pe­ro no en Amé­ri­ca, don­de los az­te­cas del la­go Tex­co­co co­mer­cia­ban con ella y la ha­bían in­clui­do en su die­ta des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les.

Aho­ra se sa­be que cre­ce de for­ma na­tu­ral en la­gos de Áfri­ca y al­re­de­dor de la is­la de Ha­wai, Chi­na y Ja­pón. Sin em­bar­go, se cul­ti­va ya en to­do el mun­do y pa­re­ce que pue­de con­ver­tir­se en uno de los ali­men­tos fun­da­men­ta­les de es­te si­glo.

Con­cen­tra­do de nu­trien­tes

Es un al­ga de enor­me sim­pli­ci­dad bio­ló­gi­ca con la ca­pa­ci­dad de sin­te­ti­zar sus­tan­cias nu­tri­ti­vas que al­ma­ce­na en can­ti­da­des muy sig­ni­fi­ca­ti­vas. Lo que más des­ta­ca es su con­te­ni­do en pro­teí­nas de al­ta ca­li­dad y gran di­ges­ti­bi­li­dad, que llega a ser del 70% de su pe­so. La ven­ta­ja es que ape­nas en­gor­da, por lo que pue­des ba­sar par­te de tu die­ta en ella. Ade­más, su con­te­ni­do en mu­cí­la­gos te ayu­dan a no pa­sar ham­bre por­que pro­por­cio­nan sen­sa­ción de sa­cie­dad

Tam­bién te apor­ta vi­ta­mi­nas del gru­po B, es­pe­cial­men­te vi­ta­mi­na B o tia­mi­na, B 1 2 o ri­bo­fla­vi­na, B o nia­ci­na y fo­la­tos. To­das 3 ellas te ayu­dan a man­te­ner tu piel ra­dian­te, pe­ro lo más im­por­tan­te es que in­cre­men­tan tu ren­di­mien­to in­te­lec­tual, por lo que re­pre­sen­tan un gran re­cur­so en tem­po­ra­das de exá­me­nes o de mu­cho es­trés la­bo­ral.

Des­ta­ca su con­te­ni­do en vi­ta­mi­na B por12 que es el úni­co ali­men­to de ori­gen ve­ge­tal que la tie­ne, ya que es un nu­trien­te que se en­cuen­tra só­lo en ali­men­tos de ori­gen ani­mal, co­mo la car­ne o la le­che. Por ello es un com­ple­men­to ca­si im­pres­cin­di­ble en cual­quier die­ta ve­ge­ta­ria­na. Es­ta vi­ta­mi­na fa­vo­re­ce la ab­sor­ción del hie­rro, pre­sen­te tam­bién en es­ta al­ga, y de los ali­men­tos por lo que es­tá muy in­di­ca­da en ca­sos de anemia.

Igual­men­te, des­ta­ca la pre­sen­cia de be­ta

ca­ro­teno, o la de­no­mi­na pro­vi­ta­mi­na A, ya que los ca­ro­te­nos se trans­for­man en ella en nues­tro in­tes­tino. Tie­ne diez ve­ces más que las za­naho­rias, así que pre­ci­sas de po­ca can­ti­dad de al­gas pa­ra cu­brir tus ne­ce­si­da­des nu­tri­cio­na­les.

Se di­fe­ren­cia de las al­gas ma­ri­nas por­que no contiene yo­do. Sin em­bar­go, su con­te- ni­do en ami­noá­ci­dos, mi­ne­ra­les y oli­go­ele­men­tos es muy al­to. En­tre ellos, es­tán po­ta­sio, cal­cio, cinc, mag­ne­sio, man­ga­ne­so, se­le­nio, hie­rro y fós­fo­ro.

Si hay al­go de lo que ca­re­ce es­ta al­ga, es, pre­ci­sa­men­te de gra­sas. Ape­nas contiene una can­ti­dad in­sig­ni­fi­can­te y son áci­dos gra­sos esen­cia­les que son be­ne­fi­cio­sos pa­ra tu or­ga­nis­mo. Por eso te ayu­da a man­te­ner­te en tu pe­so o a per­der al­gu­nos ki­los si lo ne­ce­si­tas.

Por lo que res­pec­ta a los hi­dra­tos de car­bono, contiene en­tre un 10 y un 25% de azú­ca­res, lo que pro­por­cio­na a tu or­ga­nis­mo un apor­te de ener­gía in­me­dia­to sin so­bre­car­gar tu pán­creas.

To­das es­tas ven­ta­jas pa­re­cen al­go de­ma­sia­do bo­ni­to pa­ra ser ver­dad, pe­ro son reales y se en­cuen­tran con­cen­tra­das en al­go tan di­mi­nu­to co­mo el al­ga es­pi­ru­li­na. ¿a qué es­pe­ras pa­ra pro­bar­la?

For­mas de pre­sen­ta­ción

La es­pi­ru­li­na la pue­des en­con­trar en cual­quier tien­da de pro­duc­tos na­tu­ra­les. Se pre­sen­ta en for­ma de cáp­su­las, ta­ble­tas o en pol­vo, por lo que se­gún la for­ma de pre­sen­ta­ción las in­di­ca­cio­nes de con­su­mo serán di­fe­ren­tes. Es una re­co­men­da­ción saludable que la do­sis dia­ria sea pres­cri­ta y su­per­vi­sa­da por una per­so­na con co­no­ci­mien­tos so­bre nu­tri­ción, so­bre to­do si es pa­ra se­guir una die­ta de adel­ga­za­mien­to. De­bes te­ner en cuenta que tie­ne un fuer­te sa­bor ma­rino, por lo que con­vie­ne que aña­das só­lo una piz­ca a tus so­pas, en­sa­la­das y be­bi­das. En cuan­to te acos­tum­bres a ella se con­ver­ti­rá en tu gran alia­da.

Me­lo­co­tón ma­rino

Be­bi­da con man­za­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.