Tus plan­tas ener­gé­ti­cas

Cocina Vegetariana Extra - - Especial Bebidas -

El mun­do ve­ge­tal te ofre­ce un am­plí­si­mo re­per­to­rio de plan­tas me­di­ci­na­les que pueden ayu­dar­te a sen­tir­te me­jor. Es di­fí­cil de­ci­dir­se por cuá­les te con­vie­nen y te recomendamos que acu­das siem­pre al con­se­jo de un ex­per­to.

No obs­tan­te, te des­cri­bi­mos al­gu­nas de las plan­tas que más ener­gía pueden apor­tar­te pa­ra que no fal­ten nun­ca en tu co­ci­na. • Ajen­jo ( Ar­te­mi­sia ab­sint­hium). Plan­ta de­di­ca­da por los an­ti­guos grie­gos a Ar­te­mi­sa (Dia­na, pa­ra los ro­ma­nos), dio­sa de la fe­cun­di­dad. Sin du­da que pa­ra ello in­flu­yó su no­ta­ble efec­to so­bre el úte­ro, ya que pro­vo­ca la mens­trua­ción y re­gu­la su ci­clo. Ade­más, es un po­ten­te tó­ni­co estomacal y au­men­ta la se­cre­ción bi­liar. • Aje­drea ( Sa­tu­re­ja mon­ta­na). Plan­ta pe­que­ña pe­ro fron­do­sa en cu­yas ho­jas alo­ja una glán­du­la re­ple­ta de esen­cia, que es lo que pro­vo­ca su in­ten­so aro­ma. Es an­ti­sép­ti­ca, ape­ri­ti­va, di­ges­ti­va, to­ni­fi­can­te, as­trin­gen­te. Es­tá muy in­di­ca­da en ca­sos de inape­ten­cia, pro­ble­mas di­ges­ti­vos y dia­rrea. Es muy po­ten­te, por lo que de­be usar­se en pe­que­ñas can­ti­da­des. • An­gé­li­ca ( An­ge­li­ca ar­chan­ge­li­ca). Ori­gi­na­ria del nor­te, se ex­ten­día por Groen­lan­dia. De­be su nom­bre a sus su­pues­tos po­de­res con­tra la pes­te pro­ve­nien­tes de sus ca­rac­te­rís­ti­cas an­ti­vi­ra­les. La le­yen­da cuenta que el pro­pio ar­cán­gel Ga­briel se la ofre­ció a un er­mi­ta­ño que se pu­do cu­rar de la pes­te. Ade­más de di­ges­ti­va y car­mi­na­ti­va, es de­cir, útil pa­ra com­ba­tir los ga­ses in­tes­ti­na­les, tie­ne un im­por­tan­te efec­to to­ni­fi­can­te y equi­li­bra­dor del sis­te­ma ner­vio­so, lo que la ha­ce muy in­di­ca­da en ca­sos de de­pre­sión, neu­ro­sis y de­bi­li­dad ner­vio­sa. Ayu­da en es­ta­dos de con­va­le­cen­cia, es­trés o de exá­me­nes.

• Car­do ma­riano ( Sily­bum ma­ria­num).

Su fruto contiene acei­tes, al­bu­mi­noi­des, ta­ni­nos y un prin­ci­pio amar­go. Ade­más, tam­bién contiene fla­vo-lig­na­nos co­mo la si­li­ma­ri­na y otros com­pues­tos pa­re­ci­dos. Tie­ne un efec­to ape­ri­ti­vo y pro­te­ge el hí­ga­do, ade­más de ser di­ges­ti­vo, diu­ré­ti­co y an­ti­pi­ré­ti­co. Si lo cue­ces te pro­por­cio­na di­ver­sas ami­nas co­mo la his­ta­mi­na, la ti­ra­mi­na y la ag­ma­ti­na. Se es­tá es­tu­dian­do la po­si­bi­li­dad de dar­le los fru­tos a per­so­nas que pa­de­cen de ten­sión ba­ja, pa­ra evi­tar caí­das de pre­sión brus­cas. • Ca­me­drio ( Teu­crium cha­maedrys). Su nom­bre cien­tí­fi­co se de­be a Teu­cro, el prín­ci­pe de Tro­ya. Si­glos atrás se le atri­buían mu­chas vir­tu­des, co­mo por ejem­plo la de cu­rar la go­ta, pe­ro ca­re­cían de fun­da­men­to. Contiene un acei­te esen­cial, ta­ni­nos y prin­ci­pios amar­gos. Tie­ne un efec­to to­ni­fi­can­te so­bre la digestión, y ade­más fa­vo­re­ce el fun­cio­na­mien­to de la ve­sí­cu­la bi­liar. Se em­plea co­mo ape­ri­ti­vo, co­mo to­ni­fi­can­te del es­tó­ma­go y ayu­da a eli­mi­nar las fla­tu­len­cias. • Es­ca­ra­mu­jo ( Ro­sa ca­ni­na). Tie­ne unas vis­to­sas flo­res blan­cas, y cre­ce sil­ves­tre en las zo­nas de ma­le­za y en los bor­des de los bos­ques. Sus fla­vo­noi­des pro­por­cio­nan una ac­ción diu­ré­ti­ca y pro­tec­to­ra ca­pi­lar. Las flo­res tie­nen una sua­ve ac­ción la­xan­te y tó­ni­ca. Tie­ne un ele­va­do con­te­ni­do en vi­ta­mi­na C, su­pe­rior in­clu­so al de las na­ran­jas, y es un po­de­ro­so an­ti­oxi­dan­te. • Gen­cia­na ( Gen­tia­na lu­tea). Dios­có­ri­des, el gran mé­di­co y bo­tá­ni­co grie­go del si­glo I d.C., ya le atri­buía sus be­ne­fi­cios he­pá­ti­cos y di­ges­ti­vos. Es una de las plan­tas ape­ri­ti­vas y di­ges­ti­vas más apre­cia­das, tan­to que los re­co­lec­to­res la han pues­to en pe­li­gro de ex­tin­ción da­do que tar­da diez años en dar sus pri­me­ros fru­tos. Tam­bién es­tá muy in­di­ca­da

en con­va­le­cen­cias de en­fer­me­da­des fe­bri­les y en ca­sos de de­pre­sión in­mu­ni­ta­ria, ya que es­ti­mu­la el apa­ra­to in­mu­no­ló­gi­co. • Gin­seng ( Pa­nax gin­seng Me­yer). La raíz del gin­seng se uti­li­za por sus pro­pie­da­des to­ni­fi­can­tes des­de ha­ce más de cua­tro mil años en Chi­na. Se in­tro­du­jo en Eu­ro­pa a par­tir del si­glo XVIII, y ha si­do ob­je­to de nu­me­ro­sos es­tu­dios cien­tí­fi­cos por sus re­co­no­ci­das vir­tu­des. Su nom­bre cien­tí­fi­co pro­vie­ne de las raí­ces grie­gas pan (to­do) akos (cu­ra­ción). Sus efec­tos afro­di­sía­cos le han da­do una gran po­pu­la­ri­dad en los paí­ses oc­ci­den­ta­les. Tie­ne mu­chí­si­mas pro­pie­da­des, y en­tre ellas ca­be des­ta­car que au­men­ta la re­sis­ten­cia fí­si­ca y la actividad in­te­lec­tual sin crear de­pen­den­cia ni cau­sar ex­ci­ta­ción ner­vio­sa. • Jen­gi­bre ( Zin­gi­ber of­fi­ci­na­le). Fue muy po­pu­lar du­ran­te el Im­pe­rio ro­mano y se vio re­le­ga­do al ol­vi­do des­pués de su caí­da, has­ta que Mar­co Po­lo lo re­cu­pe­ró en su via­je a Orien­te. Se uti­li­za su raíz, de sa­bor li­ge­ra­men­te pi­can­te. Es­tá muy in­di­ca­do pa­ra afec­cio­nes gás­tri­cas y nau­seas, así co­mo pa­ra pro­ble­mas de co­ra­zón. Fa­vo­re­ce la cir­cu­la­ción san­guí­nea y apor­ta ener­gía. Sus pro­pie­da­des an­ti­vi­ra­les le ha­cen in­di­ca­do en el tra­ta­mien­to del sín­dro­me de fa­ti­ga cró­ni­ca. • Men­ta ( Ment­ha pi­pe­ri­ta). Es una de las plan­tas mas co­no­ci­das y uti­li­za­das de en­tre las plan­tas me­di­ci­na­les. El olor es muy ca­rac­te­rís­ti­co y pe­ne­tran­te, y pro­vie­ne del men­tol que contiene su acei­te esen­cial; su aro­má­ti­co sa­bor de­ja una sen­sa­ción de fres­cor en la boca. In­cre­men­ta la se­cre­ción de ju­gos gás­tri­cos y abre el ape­ti­to. Ade­más es an­ti­sép­ti­ca, diu­ré­ti­ca y es­ti­mu­la el sis­te­ma ner­vio­so. • Oré­gano ( Ori­ga­num vul­ga­re L.). Es muy co­no­ci­da en la co­ci­na me­di­te­rrá­nea e in­dia, y tam­bién tie­ne múl­ti­ples uti­li­da­des co­mo ti­sa­na. Es­tá muy in­di­ca­da pa­ra tras­tor­nos pre­mens­trua­les, di­ges­ti­vos y ca­ta­rra­les. Es una de las plan­tas con más an­ti­oxi­dan­tes que se co­no­ce. Tam­bién re­sul­ta útil en tra­ta­mien­tos con­tra el cán­cer y el sida. • Re­ga­liz ( Glycyrrhi­za gla­bra). Sus apli­ca­cio­nes son muy am­plias, y se re­co­mien­da en ca­sos de aci­dez estomacal o pa­ra com­ba­tir la tos en los ca­sos de bron­qui­tis. Su con­te­ni­do en áci­do gli­ci­rri­cí­ni­co ele­va la ten­sión ar­te­rial, por lo que no se re­co­mien­da a per­so­nas hi­per­ten­sas. • Ro­me­ro ( Ros­ma­ri­nus of­fi­ci­na­lis). Es­ta plan­ta re­ci­be el so­bre­nom­bre de “ging­seng me­di­te­rrá­neo”, lo que ayu­da a ha­cer­se una idea de sus pro­pie­da­des. Ade­más es un buen tó­ni­co di­ges­ti­vo y con­tri­bu­ye a au- men­tar la ten­sión ar­te­rial, por lo que es muy re­co­men­da­ble pa­ra per­so­nas hi­po­ten­sas. • To­mi­llo ( Thy­mus vul­ga­ris). Es una plan­ta que cre­ce en mu­chos bos­ques me­di­te­rrá­neos y que se pue­de cul­ti­var fá­cil­men­te en ca­sa. De aro­ma in­ten­so y am­plios usos en la co­ci­na, tam­bién es pro­ta­go­nis­ta de mu­chas ti­sa­nas. Su esen­cia abre el ape­ti­to, por lo que va muy bien en ca­sos de inape­ten­cia y anore­xia. Ade­más, es di­ges­ti­va, an­ti­sép­ti­ca, ex­pec­to­ran­te y an­ti­rreu­má­ti­ca. Tam­bién es efi­caz pa­ra ali­viar los sín­to­mas del sín­dro­me pre­mens­trual. Contiene li­si­na, un ami­noá­ci­do cu­ya de­fi­cien­cia pro­vo­ca cansancio y pe­sa­dez ge­ne­ral.

Es­ca­ra­mu­jo

Ajen­jo

Aje­drea

An­gé­li­ca

Car­do ma­riano

Ca­me­drio

Gen­cia­na

Re­ga­liz

Men­ta

Gin­seng

Oré­gano

Jen­gi­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.