Be­bi­das ener­gé­ti­cas di­fe­ren­tes:

Cocina vegetariana Extra (Connecor) - - Sumario -

Re­ce­tas con gin­seng; re­ce­tas con jen­gi­bre; re­ce­tas con es­pi­ru­li­na

Es­ta vez os pre­sen­ta­mos zu­mos, ba­ti­dos y be­bi­das con un suplemento de gin­seng, jen­gi­bre o es­pi­ru­li­na. ¡Más vi­ta­li­dad pa­ra tod@s! To­das las re­ce­tas es­tán uni­das por es­te de­no­mi­na­dor co­mún, que les apor­ta un plus ener­gé­ti­co y be­ne­fi­cio­so pa­ra las de­fen­sas del or­ga­nis­mo. To­das las re­ce­tas pueden pre­pa­rar­se ade­más sin es­te in­gre­dien­te aña­di­do.

Las “otras” be­bi­das ener­gé­ti­cas

Has­ta aho­ra te he­mos ha­bla­do de be­bi­das de ori­gen ve­ge­tal que te apor­tan ener­gía. Co­mo has po­di­do com­pro­bar, son mu­chas. Pe­ro no son las úni­cas. Ade­más de las be­bi­das ve­ge­ta­les de le­gum­bres o ce­rea­les co­mo la de so­ja o la de ave­na, los zu­mos de fru­tas y ver­du­ras y las im­pres­cin­di­bles ti­sa­nas, la na­tu­ra­le­za te pro­por­cio­na otros po­de­ro­sos ve­ge­ta­les pa­ra que re­cu­pe­res tu vi­ta­li­dad siem­pre que lo ne­ce­si­tes.

Nos es­ta­mos re­fi­rien­do al gin­seng, al jen­gi­bre y al gran po­der de las al­gas. Son in­gre­dien­tes que se han uti­li­za­do des­de ha­ce cien­tos de años pe­ro que no son tan usua­les en nues­tra so­cie­dad. Por eso que­re­mos dar­te al­gu­nos de­ta­lles y re­ce­tas con las que en­ri­que­cer tu die­ta dia­ria.

Gin­seng, to­do un re­me­dio

Ha­ce más de cin­co mil años que en la Chi­na se em­pe­zó a uti­li­zar la raíz de gin­seng pa­ra fi­nes me­di­ci­na­les. Pa­ra es­ta cul­tu­ra, el gin­seng era una ver­da­de­ra pa­na­cea, la sus­tan­cia ca­paz de cu­rar nu­me­ro­sos y di­ver­sos ma­les.

Es­te tu­bércu­lo con for­ma an­tro­po­mór­fi­ca re­ci­bió el nom­bre de Ji Chen, es de­cir, la “raíz del hom­bre” pre­ci­sa­men­te por su as- pec­to, que en mu­chas oca­sio­nes re­cuer­da a una fi­gu­ra hu­ma­na de lar­gos miem­bros. En la­tín, el nom­bre cien­tí­fi­co que se le adjudicó fue el de Pa­nax gin­seng, que de­ri­va­ba del grie­go pa­na­kos, o lo que es lo mis­mo pan, “to­do”, y akos, “cu­ra­ción”. El mo­ti­vo no fue otro que el de sus apli­ca­cio­nes en me­di­ci­na y sus pro­pie­da­des afro­di­sía­cas.

Y no era pa­ra me­nos en nin­guno de los ca­sos, por­que la raíz del gin­seng contiene un gran nú­me­ro de sus­tan­cias ac­ti­vas, en­tre las que des­ta­can áci­dos gra­sos esen­cia-

les co­mo el li­no­lei­co, li­no­lé­ni­co, pal­mí­ti­co y olei­co, al­gu­nos ami­noá­ci­dos co­mo la ar­gi­ni­na y vi­ta­mi­nas, fun­da­men­tal­men­te del gru­po B. Tam­bién es ri­ca en mi­ne­ra

les co­mo el po­ta­sio, cal­cio, fós­fo­ro, hie­rro y mag­ne­sio.

Los efec­tos de ti­po far­ma­co­ló­gi­co se de­ben prin­ci­pal­men­te a los gin­se­nó­si­dos, sus­tan­cias es­pe­cí­fi­cas del gin­seng. La can­ti­dad de gin­se­nó­si­dos que con­tie­nen los ex­trac­tos de gin­seng va­rían de­pen­dien­do de la edad de la raíz, de don­de se ha cul­ti­va­do la plan­ta o del sis­te­ma em­plea­do pa­ra el se­ca­do. Y es que hay que te­ner pre­sen­te que pa­ra re­co­ger las raí­ces se ne­ce­si­ta es­pe­rar seis años. Ade­más, la can­ti­dad de gin­se­nó­si­dos pre­sen­tes en el ex­trac­to no de­be ser nun­ca in­fe­rior al 4%, ya que cuan­to más ele­va­da sea esa can­ti­dad, más efi­caz se­rá la raíz. Tam­bién es una plan­ta a cu­yos usos y apli­ca­cio­nes acom­pa­ñan nu­me­ro­sas creen­cias con­fu­sas. Es­to se de­be en bue­na me­di­da a que exis­ten va­rios ti­pos de gin­seng y di­ver­sos mo­dos de pre­pa­ra­ción y uso de los mis­mos. El Pa­nax re­pens o gin­seng chino cre­ce en las mon­ta­ñas del no­res­te de la chi­na. El

Pa­nax gin­seng se cul­ti­va ma­yor­men­te en Co­rea y es­tá con­si­de­ra­do por en­ten­di­dos co­mo el gin­seng por ex­ce­len­cia y el que más prin­ci­pios activos contiene. Sin em­bar­go, ca­da uno de los ti­pos de gin­seng po­see unas pro­pie­da­des par­ti­cu­la­res que los ha­cen úti­les en cier­tas cir­cuns­tan­cias y pa­ra de­ter­mi­na­dos pro­pó­si­tos. Aun­que su ori­gen es chino, el país que más lo cul­ti­va es Co­rea, cu­yo pa­nax gin­seng ha ad­qui­ri­do con el tiem­po gran re­nom­bre en el mer­ca­do el gin­seng pu­ro co­reano, es­pe­cial­men­te en Oc­ci­den­te. Sus es­pe­cies de cul­ti­vo tie­nen las pro­pie­da­des y la ca­li­dad que ten­drían las es­pe­cies sal­va­jes. Tam­bién exis­te el gin­seng ame­ri­cano o Pa­nax quin

que­fo­lius, que pro­du­ce efec­tos pa­re­ci­dos al gin­seng co­reano.

El gin­seng ame­ri­cano tie­ne in­gre­dien­tes lla­ma­dos Rb , gin­se­nó­si­dos que tie­nen efec1 tos se­da­ti­vos, y el gin­seng co­reano contiene más Rg , otros gin­se­nó­si­dos que pro­du­cen 1 un efec­to es­ti­mu­lan­te. La di­fe­ren­cia prin­ci­pal en­tre am­bos es que el co­reano es más efec­ti­vo pa­ra la fa­ti­ga cau­sa­da por es­ta­dos de ner­vios, an­sie­dad e in­som­nio; mien­tras que el ame­ri­cano es me­jor pa­ra aque­llos es­ta­dos de fa­ti­ga pro­vo­ca­da por un cansancio ge­ne­ral y pér­di­da de ener­gía. Tam­bién exis­te el gin­seng si­be­riano o eleu­te­ro­co­co, que es de la mis­ma fa­mi­lia que los an­te­rio­res pe­ro de un gé­ne­ro di­fe­ren­te ( Eleut­he­ros­coc­cus sen­ti­co­sus). Ade­más,

mo­nas se­xua­les fe­me­ni­nas. Co­mo con­se­cuen­cia, no es re­co­men­da­ble que las mu­je­res abu­sen de su con­su­mo.

Por otro la­do, exis­ten pre­sen­ta­cio­nes co­mer­cia­les que con­tie­nen al­cohol etí­li­co en su com­po­si­ción, y que no de­bes ad­mi­nis­trar a ni­ños pe­que­ños ni a quie­nes se en­cuen­tran en pro­ce­so de des­in­to­xi­ca­ción etí­li­ca.

Tam­bién de­bes te­ner en cuenta que el gin­seng in­ter­ac­cio­na con de­ter­mi­na­dos me­di­ca­men­tos, por lo que an­tes de co­men­zar el tra­ta­mien­to, es im­pres­cin­di­ble que con­sul­tes con tu mé­di­co. Es­to no es ne­ce­sa­rio si de­ci­des ha­cer­te una in­fu­sión de vez en cuan­do pa­ra te­ner un apor­te ex­tra de ener­gía, sino só­lo en ca­sos en que de­ci­das ha­cer un tra­ta­mien­to con­ti­nua­do pa­ra su­pe­rar un es­ta­do de de­cai­mien­to.

Qué de­bes te­ner en cuenta a la ho­ra de to­mar gin­seng

Re­cuer­da que el gin­seng es un ex­trac­to de plan­tas que se ven­de sin ne­ce­si­dad de re­ce­ta mé­di­ca en tien­das de die­té­ti­ca, en far­ma­cias y pa­ra­far­ma­cias. En la ma­yo­ría de los paí­ses oc­ci­den­ta­les se eti­que­ta co­mo com­ple­men­to die­té­ti­co.

Pue­des comprarlo a gra­nel en pol­vo o a tro­zos, en cáp­su­las, en ex­trac­to, en li­cor, en am­po­llas, en bol­si­tas pa­ra in­fu­sión e, in­clu­so, en ca­ra­me­los. Ten en cuenta que es­te ti­po de pro­duc­tos no pa­san el mis­mo ti­po de con­tro­les de ca­li­dad y de efi­ca­cia que tie­nen que pa­sar los me­di­ca­men­tos. Por eso, pueden exis­tir gran­des va­ria­cio­nes en la pu­re­za y la efi­ca­cia de los pro­duc­tos que se co­mer­cia­li­zan co­mo gin­seng. Se sue­len ven­der plan­tas de di­fe­ren­tes es­pe­cies y orí­ge­nes geo­grá­fi­cos, con lo que su com­po­si­ción pue­de ser muy va­ria­ble e in­clu­so com­bi­nar es­pe­cies in­com­pa­ti­bles por los efec­tos con­tra­rios que ca­da una de ellas cau­sa en tu or­ga­nis­mo.

Lo me­jor es que acu­das a un cen­tro de die­té­ti­ca o her­bo­la­rio de tu con­fian­za. Ellos po­drán ga­ran­ti­zar­te la fia­bi­li­dad del pro­duc­to por­que en el mer­ca­do hay pre­pa­ra­dos de muy ba­ja ca­li­dad, ya que con fre­cuen­cia lo mez­clan con raí­ces se­cun­da­rias que pueden producir ex­ci­ta­bi­li­dad y ce­fa­leas.

Si de­ci­des ha­cer un tra­ta­mien­to pro­lon­ga­do, ten en cuenta que la do­sis dia­ria re­co­men­da­da es de uno o dos gra­mos, ya pro­ven­ga de la raíz o de al­gún pre­pa­ra­do equi­va­len­te. No es pru­den­te so­bre­pa­sar la do­sis de un gra­mo al día, y el tra­ta­mien­to con­vie­ne que no su­pere en­tre cua­tro y seis se­ma­nas, se­gui­das de pe­río­dos de des­can­so de dos o tres me­ses. Es­to no es re­le­van­te en el ca­so de to­mar­te una ti­sa- na, ya que las bol­si­tas de in­fu­sión son una for­ma sua­ve de to­mar gin­seng y, ade­más, el mé­to­do re­co­men­da­do por los orien­ta­les, que lle­van cien­tos de años to­mán­do­lo. Sin em­bar­go, no con­vie­ne que lo mez­cles con otros es­ti­mu­lan­tes co­mo, por ejem­plo, el ca­fé o el té.

Gin­seng de li­món y men­ta

Cho­co­la­te con gin­seng

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.